Organización del centro escolar profesor Francisco S. Plaza del Río






descargar 144.93 Kb.
títuloOrganización del centro escolar profesor Francisco S. Plaza del Río
página1/5
fecha de publicación08.07.2015
tamaño144.93 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5

organización del centro escolar


profesor Francisco S. Plaza del Río





Innovación y Cambio

en los Centros Escolares



componentes del grupo




Almagro Gamarro, Juan Fco.

García Romero, Sonia B.

Carmona Cáceres, Ana Mª

Maroto Fernández, Eva Mª

Cid Jiménez, Paco

Troyano León , Salva

2º Lengua Extranjera. Curso 1998/1999

Facultad de Ciencias de la Educación Universidad de Málaga

índice

presentación 2

innovación y cambio en los centros escolares 3

escuelas de verano y movimientos de renovación pedagógica 5

escuelas de familia 6

resistencia a la innovación educativa 8

la formación del profesorado 10

introducción 10

evolución histórica de la formación del profesor en España 10

la formación de los formadores responsables de la formación del profesorado 12

formación inicial 14

los planes de estudio respecto a la formación inicial 15

los distintos programas de la formación inicial 15

la formación permanente del profesorado 16

introducción. una crítica general 16

fases del proceso de formación 16

origen y desarrollo de la formación permanente 17

el efecto de la formación permanente en el profesor 17

algunas conclusiones 18

centros y organismos con recursos para la formación del profesorado 19

bibliografía 22

internet, vídeos utilizados 23

Presentación

El presente trabajo se estructura en tres bloques:

  • En primer lugar se intenta definir qué entendemos por innovación, o renovación pedagógica.

Repasamos lo que ha supuesto para la renovación pedagógica en España las Escuelas de Verano y los Movimientos de Renovación Pedagógica. Causas de su aparente declive actual.

No podemos obviar la importancia que los padres tienen en la educación de sus hijos, de cómo esta educación no puede mantenerse al margen del ámbito escolar. Qué es una escuela de padres y qué beneficios tiene.

Pero innovar o renovar en la escuela no es tarea fácil para el docente, muchos son los factores que intervienen en la resistencia a la innovación educativa.

  • El segundo bloque está dedicado a la formación del profesorado. Veremos los modelos de profesores que han coexistido (y coexisten), lo que supone la formación inicial del profesorado o la necesaria formación permanente como reciclaje continuo de los docentes.

Presentaremos la figura del formador de formadores.

  • Como último bloque introduciremos los diferentes recursos o apoyos que el docente puede encontrar en diferentes organismos tanto públicos como privados tras el paso por la Universidad.

Como final comentar que en la dirección de Internet que hemos habilitado para este trabajo incluimos el resumen del mismo, los esquemas utilizados en clase, el contenido íntegro del presente trabajo, además de otros aspectos que puedan resultar de interés para nuestros compañeros: direcciones en Internet con material interesante, direcciones de sindicatos y asociaciones en Málaga...

URL: members.tripod.com/educac/innova.htm

En Málaga, abril de 1999

Innovación y cambio en los centros escolares

La innovación en el ámbito educativo no es un concepto nuevo. Podemos ver una evolución del concepto de ‘innovación’ (o ‘renovación’) motivado por la propia evolución de la sociedad. Innovar es cambiar lo establecido, pero no todo cambio conlleva una mejora. Innovar no es tanto inventar nuevas cosas, sino más bien aprovechar todo lo que hay a nuestro alcance, adaptándolo según nuestras necesidades.

“Resulta innecesario insistir en que una Reforma educativa, como las que ahora ocupa parte de nuestros esfuerzos, es en sí misma un ambicioso proyecto de innovación”. Esta frase pertenece a D. Javier Solana Madariaga, quien fuera Ministro de Educación y Ciencia cuando se implantó la LOGSE en España. La LOGSE ha introducido en el panorama educativo español cambios substanciales, donde se habla de democratización del saber, bienestar del pueblo, educadores comprometidos con el progreso, esfuerzo renovador, facilitar la investigación educativa... Muchas palabras repletas de propuestas en apariencia convincentes, pero que la realidad que plante la materialización de la misma en los centros educativo todavía no se deja entrever sino parcialmente. Introducir una nueva Ley, por muy innovador que quiera presentarse es algo complejo, máxime cuando se pretende introducir a expensas de unos docentes que no parecen estar preparados para el cambio, o con unos medios marcadamente deficientes. Pero tampoco es cuestión de escudarnos en negativismos y negarle a esta Ley lo que le pertenece, es decir, reconocer en la actual legislación educativa un potencial innegable, un instrumento que bien canalizado puede dar muy buenos frutos. Docentes como Inmaculada Serrano (MCEP Málaga, maestra en el Colegio Platero) reconoce en esta Ley esta innovación que planteara el Ministro, es cierto, pero no podemos obviar que todavía hay mucho camino por recorrer tanto por parte de los propios docentes como de una Administración que debe poner más medio y escudarse menos en palabras.

El cambio o innovación puede emanar desde el propio docente, o ser la Administración quien los sugiera con medios o legislaciones educativas (la LOGSE, por ejemplo). No obstante, una verdadera renovación-innovación no puede existir al margen de la investigación-acción. ¿Qué entendemos por investigación-acción? En resumen podríamos decir que es la labor del docente en su práctica diaria, investigar su propia acción con objeto de mejorar el proceso de enseñanza/aprendizaje. Es imposible innovar o renovar si no somos conscientes del cambio que planteamos, si no ponemos en práctica mecanismos de evaluación capaces de decirnos si aquello que introducimos en nuestra práctica educativa se adecua o no a las propias necesidades de la sociedad y de nuestros alumnos. Pero el docente no investiga sólo, en tanto la programación y el desarrollo del curriculum no es una tarea individual, sino en la que participan diferentes docentes del mismo centro. El propio Javier Solana reconocía en referencia a la LOGSE que en el propio centro, gracias a la flexibilidad en la programación, sería más fácil la investigación educativa, “llamada a convertirse en un instrumento privilegiado de formación permanente, como ha sucedido en algunos países de nuestro entorno”.

En este punto nos cabe una duda. Parece plantearse una figura del profesor demasiado ambiciosa: un docente que programa, que trabaja en equipo, que innova o renueva en lo pedagógico, que debe investigar o evaluar su propia labor, que debe motivar, que debe asumir nuevos roles que les plantea la sociedad... Quizás demasiadas cosas para las cuales no parecen haberse activado las mediadas necesarias desde la Administración, y no sólo esto, ni tan siquiera parece contemplarse en los planes de estudios de los que seremos los docentes del mañana. Parece paradójico hablar de tantas cosas interesantes, y dejarlo todo, o casi todo, en manos de unos docentes que pueden caer fácilmente en el inmovilismo. A raíz de la actual Reforma educativa se plantea un acercamiento entre la Administración y los centros docentes, a través de la inspección educativa, como mejora en el funcionamiento y de “ayuda en los procesos de renovación”. Hasta qué punto esto ha ocurrido. En este punto las cosas no parecen haber cambiado demasiado.

La pedagogía ha cambiado al ritmo que han cambiado las ideas, tomando estudios y formulaciones tanto teóricas como prácticas, desde Piaget a Vigotski, Ausubel, Decroly, Montessori, Freinet... o la importancia de la pedagogía teórica que emana de nuestras universidades. No existe el modelo ideal de enseñanza, ni una forma mejor o peor que otra, sino que cada situación es diferente y es la observación de nuestra realidad concreta la que nos llevará a utilizar unas técnicas u otras, combinar varias metodologías, una organización diferente del aula, la revisión de los contenidos, la manera de trabajar...

La jerarquizacíon del saber ha cambiado. Antaño el profesor era un transmisor de conocimiento que no parecía tener competencia, hoy día las influencia de los medios de comunicación han quitado este puesto a un docente que no parece adaptarse al cambio. Es por ello que decimos que la pedagogía, y dentro de ésta la innovación, no tiene razón de ser al margen de la sociedad, en tanto esta influye sobremanera en unos niños y niñas altamente influenciables, o incluso en los propios adultos. Debemos fomentar una verdadera capacidad crítica. Es muy fácil dejarnos llevar por la corriente y la renovación pedagógica no ser sino meros ejemplos limitados, y reducidos, de prácticas educativas que no tienen una continuidad o están trastocadas. La figura del profesor debe cambiar, quien sabe si ya no ha cambiado, pero hasta qué punto está el docente a la altura de la circunstancias.

Sin perder el carácter socializador de la escuela, las aspiraciones que hace unas décadas se tenía de la educación era la de mejora de las condiciones sociales, la escolarización plena parecía hacer posible que las diferencias entre al clases sociales se minimizaran. Sin embargo, esto no parece haberse cumplido, es más, incluso podríamos hablar de un acrecentamiento de las diferencias en tanto la clase dominante parece consolidar su situación de poder. En este discurso coincidimos con autores como Fernández Enguita. Hoy día la escuela parece cumplir otro papel, estar al servicio de la sociedad, pero ¿de qué manera? ¿acaso la escuela debe estar al servicio de la empresa? Es verdad que no podemos obviar la realidad laboral que hoy día nos afecta, pero tampoco podemos hacer de la escuela un instrumento de una sociedad neoliberal que parece estar condenada al fracaso, al menos en lo emocional. Hablamos de crisis de valores, quizás no es tanto crisis como cambios en las percepciones de la realidad, seguramente somos más materialistas pero es casi imposible no serlo cuando la estructura económica dominante no puede existir si esto no se cumple, como decía un reconocido economista británico: la mejor manera de colaborar con nuestra sociedad es consumiendo. Ante esto la escuela no debe tanto plantear marcadas diferencias (pues podría suponer un fraude al alumno) como forjar una capacidad crítica en los alumnos, y es aquí donde los proyectos educativos que plantean una cierta renovación deben asumir un nuevo rol docente dentro de una nueva sociedad en constante cambio. Veamos en la educación, al menos en la educación primaria, un fin social, de personas concretas en un mundo confuso, donde la interacción con el medio debe producirse desde la crítica tanto en lo moral como en lo intelectual, teniendo siempre presente que la sociedad no está regida por reglas inamovibles, sino que nosotros como ciudadanos podemos plantear mucho cambios.

Tanto la Administración como el propio docente han de conectar el propósito de cambio, con los intereses tanto del alumnado como del profesorado que participa en el mismo. Durante mucho tiempo se ha hablado de la pedagogía centrada en el alumno, hoy día se plantea la pedagogía centrada en el profesor.

Tal y como dice Stenhouse “no hay desarrollo del curriculum sin desarrollo del profesorado”. Para la Administración el profesorado es el ‘instrumento’ vital de cambio y para el profesor este ‘instrumento’ es el alumno. Pero, ¿siempre es así en la práctica real?

Para el éxito del cambio es necesario la motivación, el aprendizaje significativo, la constante renovación práctica en permanente revisión y perfeccionamiento. Sin olvidar que cada grupo de alumnos es diferente, y diferentes también sus intereses.

Toda innovación debe substentarse en una adecuada formación del profesorado, ya sea para aplicar una determinada reforma educativa dentro de las peculiaridades que imprimen la propia idiosincrasia personal, o para llevar a cabo propuestas que consideremos renovadoras. Por otro lado, el intercambio de experiencias y propuestas entre profesores, no sólo son fundamentales en tanto sirven para evitar el aislamiento en que puede caer el docente, sino para confrontar nuestra labor educativa con las de otros compañeros.
  1   2   3   4   5

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Organización del centro escolar profesor Francisco S. Plaza del Río iconANÁlisis de las prácticas lectoras del alumnado y acciones llevadas...

Organización del centro escolar profesor Francisco S. Plaza del Río iconRoma se encontrará en el centro del mediterráneo, que es como decir...

Organización del centro escolar profesor Francisco S. Plaza del Río icon¡Estimado Profesor si ya leíste el Guión del Profesor puedes continuar!

Organización del centro escolar profesor Francisco S. Plaza del Río icon26-9-13 (18 L, 2 C, visto por 352) calle de leganitos se encuentra...

Organización del centro escolar profesor Francisco S. Plaza del Río iconAntiguos molinos hidráulicos en la cuenca alta del río chama, municipio...

Organización del centro escolar profesor Francisco S. Plaza del Río iconPromoción comercial de las exportaciones de camarones en el Estado...

Organización del centro escolar profesor Francisco S. Plaza del Río iconEl proyecto Educativo forma parte del Plan de Centro, es el documento...

Organización del centro escolar profesor Francisco S. Plaza del Río iconRoma Marco Geográfico: Ciudad y capital tanto de Italia como de la...

Organización del centro escolar profesor Francisco S. Plaza del Río iconEl Doctor Francisco Sintura Varela, Ex Vicefiscal General de la Nación,...

Organización del centro escolar profesor Francisco S. Plaza del Río icon2. Objetivos propios para la mejora del rendimiento escolar y la...






© 2015
contactos
h.exam-10.com