Hace bastante tiempo atrás venía siempre pensando en ciertas interrogantes de mi vida y como plasmarlo, he pensado que paseando brevemente a lo largo de los






descargar 60.93 Kb.
títuloHace bastante tiempo atrás venía siempre pensando en ciertas interrogantes de mi vida y como plasmarlo, he pensado que paseando brevemente a lo largo de los
fecha de publicación10.07.2015
tamaño60.93 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Economía > Documentos
Hace bastante tiempo atrás venía siempre pensando en ciertas interrogantes de mi vida y como plasmarlo, he pensado que paseando brevemente a lo largo de los años, es posible hacer una HISTORIA DE NUESTRA VIDA MATRIMONIAL pero, para poderlo hacer hay que incluir aquellos pasajes más relevantes de nuestras vidas. Hoy me he motivado a transcribir esas preguntas que siempre me hice y que se me acrecentaron cuando oí aquel rollo de Ideal que diera Diego Contreras en el cursillo de agosto del 79 donde participara; entre otras ¿quién soy?.. ¿De dónde vengo?.. ¿Qué quiero y adónde voy?...
Pero ante todo debo empezar diciendo a MI SEÑOR: Gracias por el don de la vida, por sus bondades, por la mujer que me dio y por los hijos que me permitió criar, por mis nietos y por mis amigos que han sido pilares de amor para seguir creciendo en ti… GRACIAS PADRE.
Para tratar de ordenar esas ideas comenzaré diciendo que procedo del hogar formado por Antonio Ramón Contreras Castro y Olga Josefina Lira Rangel.

Antonio Ramón era hijo de Ramón J. Contreras Bello, oriundo de Capacho viejo, Estado Táchira, descendiente de madrileños y de Ana Francisca Castro Velasco, India tachirense descendiente de los Castro de San Cristóbal. En este hogar nacieron ocho hijos, dos varones y seis mujeres. Mi papá era el menor nacido morocho con Romelia el 15 de Marzo del año 1912. (Mas adelante veremos la herencia dejada por estos como morochos)
Olga Josefina era hija de Agustín Lira Herrera, nativo de Naguanagua estado Carabobo y Berta Margarita Rangel Delgado, natural de Turmero Edo. Aragua. (Ambos hijos de isleños) De este hogar nacieron siete hijos, dos varones y cinco mujeres, mi mamá era la mayor nacida el 19 de Marzo de 1.922.

Cuando Antonio Ramón se viene a Caracas, se viene porque la situación para ellos en San Cristóbal no les era nada fácil, ya habían tenido que emigrar a Colombia (donde había vivido su infancia y a su papá lo habían traído a Caracas preso pues se le acusó de parcializarse con Castro siendo el uno de los llamados de los “60” venidos de los Andes a tomar Caracas.) además, que la abuela Ana tenía parentesco con el entonces presidente de la República, el General Castro. A la caída del presidente Castro, les expropiaron sus bienes, razón por la cual quedaron en la calle. Los habían sacado a punta de lanza. Para la época él contaba con cinco u ocho años.
Llega a Caracas y se hospeda con su hermano mayor de nombre Alfonso, así, andando en los quince años aproximadamente, se dirige a su primo y padrino el entonces Ministro de Guerra y Marina don Eleazar López Contreras para solicitarle que le facilitara su ingreso en la naciente Fuerza Aérea, el cual le dio cinco bolívares y lo mandó a Maracay, pero lo envió a la caballería para que posteriormente le ingresaran a la Fuerza Aérea según eran sus deseos.
Pasa el tiempo y es enviado al servicio del General Gómez, entonces presidente de la República y pasa a formar parte de su escolta presidencial. Teniendo él la oportunidad de poder hablar con el presidente Gómez, le pide ver a su padre, quien estaba preso en la Rotunda donde había sido recluido cuando lo traen de San Cristóbal, (prisión esta que estaba en Caracas, sótanos de la plaza Concordia) el Presidente le da un permiso especial para dirigirse a Caracas y así ver a su papá, y cual no es su sorpresa que cuando se encuentran no se conocen, habían pasado doce años aproximadamente que no se veían, el abuelo tenia la barba blanca que le llegaba al piso y las piernas agujereadas por los grillos (cadenas con bolas de hierro que le ponían en los tobillos) luego de su encuentro, el oficial que le recibió le dijo: ¡Contreras puedes llevarte a tu padre, el Sr. Presidente le a dado libertad!.
Todo esto que he narrado, es consecuencia de un diálogo continuo, profundo y largo a través del tiempo que siempre tuve con mi papá, pues me gustaba conocer de sus ancestros y de su historia.
Me contaba lo que ellos llamaron “el paso de los asilados”, que era el retorno de los expatriados por el puente Internacional que une a Venezuela con Colombia los cuales lanzaban morocotas para celebrar el regreso. Como subsistieron después de la expropiación y me decía que su mamá quien era Franciscana, hacía muñecas de trapo para vender y con eso logró levantar a sus hijos. Pasados los años cada uno de ellos había tenido ya la oportunidad de hacer su vida.
Claro, al verse con su padre ahora en libertad y con una barba que le arrastraba, no le quedó otro recurso que llevarlo a vivir casa de su hermano mayor inicialmente. Pasa el tiempo y es destacado en el cuartel Ambrosio Plaza (hoy Hospital Militar en San Martín). (Como vemos nunca pudo ingresar a la Aviación), en todas estas correrías se encontraría con Olga Josefina, quien era una muchacha de aproximadamente quince años, para esos tiempos vivían en la parroquia Palo Grande sector las Piñas y como él estaba en San Martín, le fue fácil conocerla, recordemos que para aquella época, Caracas no llegaría al millón de habitantes. Era si se quiere un pueblo grande y su comando estaba relativamente cerca de donde ella vivía. Posteriormente ya se casaría y llevaría a su padre a vivir con ellos.
De Olga Josefina, tenemos pocas anécdotas, pues su vivir y transitar en la capital, era llevadera con una vida ordinaria y cotidiana al lado de sus hermanas y hermanos, llevando después de su mamá la jefatura de la casa, haciendo sus que haceres tradicionales y cumpliendo con las normativas de su casa. Hay una anécdota infantil muy contada por ella cual fue un día que una amiga le invitó a misa para comer “salmón”, ella se fue y luego de oír toda la misa pregunto que cuando repartirían el salmón, a lo que la amiga le contestó que no era comer salmón sino oír el Sermón, esto la llevó a llegar tarde a su casa y fue castigada por su mamá quien se caracterizó por ser una mujer bastante estricta (yo fui uno de sus consentidos).
El abuelo Lira (como le llamábamos) al principio hizo oposición al encuentro de Antonio con Olga, pero después dio luz verde, el fue un alto funcionario (como ingeniero ecléctico que era) de la entonces “Luz Eléctrica de Venezuela” (así llamaban a los ejecutivos o jefes de áreas). Y mi papá, con el pasar del tiempo, laboraría también en esta empresa.
De esta unión nacemos ocho hijos a saber; José del Carmen, Carmen Josefina, Gladys Marina, Rafael Antonio (+), Zoila Rosa, Julio Cesar, Yajaira Cecilia (+) y William Eduardo.

Cada uno de ellos al igual que yo, tomaría su propio rumbo, se casarían y formarían su familia, yo mientras, crecería y me formaría como todo muchacho, jugué metras, gurrufío, volé papagayos, hice todas las travesuras propias de la edad, llevé palo parejo pues según dicen era un poquito travieso (por cierto, como consecuencia de una caída de un alto donde volaba papagayos, me originó la epilepsia por la cual mi mamá sufriría mucho, hoy es prueba superada, gracias a Dios) pero como este recuento pertenece a los Contreras Pons, es este el que a partir de ahora desarrollaremos.
Mas adelante trataré de narrar un poco más de esa unión matrimonial lo que se plasmará solo para el recuerdo futuro de lo que fuimos los Contreras Lira. Ahora pasaré a comentar un poco el encuentro de Julio y Gloria.
María Gloria Pons Caravaca, es hija de Segismundo Pons Grivé y de Pilar Caravaca Argilés, ambos nativos de Barcelona España, de dicho hogar nacen cuatro hijos a saber: Miguel, Segismundo, (+) Josefa María y María Gloria, quien también crecería, estudiaría y haría sus amistades con las que compartió hasta que se casó conmigo.
Según cuenta ella, era una muchacha muy tranquila razón por la cual tenia que conseguirse a alguien un poco mas inquieto que ella a fin de balancear las cargas. Y.... ese fui yo.
España, para aquella época estaba sumida en la guerra civil y el joven Segismundo era miembro del ejercito leal, una vez terminada la guerra, España se encontraba en crisis y generalmente los hombres comenzaron a emigrar en busca de mejor futuro puesto que la patria estaba en ruinas, ya para los efectos estaban casados Segismundo y Pilar y había nacido su prole. Se deja ver que para esos emigrantes se les vendía muy bien el venir a la América, pues resultaban ser países del nuevo continente con grandes proyecciones.
Ese joven prueba la aventura de salir de su patria y emigrar a Venezuela, haciendo el recorrido en barco, pasaron mas de 40 días de navegación corría el año 1952 (ya estaba aquí una hermana de Pilar de nombre Lola) trae un oficio de especialización en química pero aquí todavía no se conocía su especialidad (era ingeniero químico) y se dedica a realizar distintas tareas, contaban tanto Pilar como él, que mandar a España cien bolívares (el Dólar costaba 4:50 Bs. y al cambio eran más de 100 pesetas x Bolívar ¿?) allá resultaba mucho dinero y Pilar le preguntaba que tareas estaba haciendo para poder mandar tanto dinero. Pasó el tiempo y pudo mandar buscar a su familia (para los efectos, Gloria ya contaba con tres años).
Recién llegados fueron a vivir a Alta Vista y contaba Pilar que cuando llegaron a la Guaira y subieron por la autopista de noche, vieron los ranchos todos iluminados y se le ocurrió preguntar que era eso que parecía un nacimiento, a lo que le respondieron... ¡esos son los ranchos de Caracas! y ella estupefacta dijo: ¡entonces, aquí la gente tiene mucho dinero!

(Claro en España el decir rancho significaba finca, hacendado) a lo que todos los que venían en el carro rieron.
Se cuenta también otra anécdota y es que cuando fueron a hacer las compras diarias de los alimentos, el Sr. Pons pidió una mano de cambures y Pilar con mucho celo le dijo: ¡mira, eso debe costar mucho dinero! (claro en España los cambures eran como las manzanas para nosotros en aquel tiempo, llegaban de importación y resultaban ser muy costosos).


Pasado el tiempo, se mudan a Santa Mónica y allí establecen un comercio de quincallería y tintorería que atendería Pilar. A los efectos el Sr. Pons seguiría ahora sí, ejerciendo su profesión cual era hacer los baños químicos donde se teñirían piezas metálicas. (Anodizados).
A todas estas, Gloria estudiaba y visitaba con frecuencia a su hermana mayor, la cual ya estaba casada y vivía en la Urbanización las Acacias, su cuñado Lázaro le apoyaría para la compra de una motoneta Vespa para facilitarle su traslado al colegio, dicho cuñado trabajaba en Moto Palace, una empresa que representaba la marca Vespa, allí trabajaba yo. (Fue mi primer trabajo oficial después de salir de la Marina).
Entre Lázaro y yo se formó una buena amistad lo que me permitía visitar su casa y estábamos involucrados en las competencias de moto y automóviles. Esto por supuesto nos acercaba mas, pero también había un club denominado “Caracas Vespa club” en el cual participábamos de distintos paseos en moto.
Tengo la oportunidad de conocer a esa joven llamada Gloria de la cual y hasta los momentos no me había fijado en ella. (Aun cuando Pepita su hermana bajaba a los niños en la hora de la tarde para esperar al papá y Gloria le acompañaba)
Un día hicimos un paseo a Maracay y tuvimos la oportunidad de conversar más detenidamente, (aquí diríamos comenzó nuestra amistad) pues se había caído de la moto y me acerqué a auxiliarla.
Otro día participábamos de unas competencias de motocross en la Guaira y nos apostamos en un cerro donde habían otros compañeros de trabajo, uno de ellos al ver que yo le pedía un cigarrillo a ella me preguntó; ¿cómo es eso, ya le pides permiso para fumar? Yo sonreí pero acto seguido él dejó caer otra piedrita y dijo: ¡imagínate, si eso es ahora como será después!
Ella contestó, nosotros no somos novios “todavía”. En efecto, para mi solo era una amiga más pero para ella como buena cazadora ya tenía la escopeta montada y me tenía en la mira.
Pasamos poco más o menos un año como novios y comenzó la planificación de la boda, no solo fijamos fecha de matrimonio sino que además nos dedicamos a comprar nuestros enseres del hogar.
Alquilamos un pequeño apartamento en el edificio Perretti de la Pastora (parroquia ésta que me vio nacer) y allí fuimos a vivir durante el primer año de matrimonio.
Este matrimonio se llevó a cabo en la casa de la tía Lola hermana de Pilar (con quien siempre tuve muy buena relación) esta vivía en la Urb. El Marqués, allí recibimos a una serie de amigos y familiares que compartieron la fiesta aquel 18 de Abril de 1970.

En este apartamento de la Pastora nació nuestra primera hija, Tatiana María el 31 de Enero del 71, (seria pastoreña como yo) a partir de allí se aproximaba el vencimiento del contrato y nos comunicaron del incremento que nos harían en la renta, imagínense pagábamos 150 bolívares mensuales y nos llevaban a 190 ¡qué barbaridad! Comenzamos a planificar la compra de nuestro propio apartamento pues no pensábamos pagar tan alta renta y acto seguido iniciamos la búsqueda, luego de visitar tantos edificios en distintos lugares, conseguimos el que se ajustaba a nuestro presupuesto, compramos en el Dorado un apartamento suficientemente cómodo como para nosotros pues para ese momento éramos tres y el apartamento tenía tres habitaciones.
Fuimos en búsqueda de Erika quien se presentaría el 7 de Febrero del año 1974. (Podíamos decir que fue la única planificada, pues Tatiana llegó a la primera de cambio y Suzet sería en un “descuido”. Vale destacar que para esa época no teníamos la formación ni los conocimientos suficientes para el cuidado y la planificación familiar).


Este apartamento nos resultaba costoso pues su precio era de 69.000,00 bolívares y La cuota mensual de 551,90 ¡cuanta plata!...sin embargo nos metimos en ese compromiso y allí vivimos poco más de 23 años.
Aquí también vería la luz, Suzet Nathalí, coincidencialmente el mismo día 31 de Enero, igual que Tatiana solo que sería el año 75.
Podríamos comentar que estos tres partos fueron por cesárea todos en la clínica Venezuela en Candelaria y atendidos por el Dr. Rasquin y estos partos estaban en el orden de los dos a cuatro mil bolívares... ¡que barbaridad!
Recuerdo que poco después de nacida Suzet, mi cuñada Begoña, la esposa del hermano de Gloria, (Segis) le recomienda hacerse un “papanicolau”, examen este que se haría en la misma clínica arrojando resultados positivos, acto seguido el mismo Dr. Rasquin la remite al Hospital Anticanceroso de Caracas, ubicado en el Cementerio, aquí le atendería el Dr. Ascaso, subdirector de este hospital y le indicaría que tenía que comenzar a hacerse una serie de exámenes a fin de clarificar el estado.
Aquí comienza un “vía crucis” que tardaría poco mas de dos años, pues después de esta caería ahora con una “cistitis hemorrágica crónica”.
Pasaríamos de una clínica a otra, exámenes, conos, operaciones, rayos, y paren de contar. Quiero recordar una anécdota (entre otras) vivida con el Dr. Raúl Vera en la clínica la Floresta, cuando se le va a hacer uno de sus últimos tratamientos me dirijo a él diciéndole que ya la economía había tocado fondo, el Dr. Vera me preguntó: ¿tú quieres la salud de tu mujer o prefieres pensar en los bolívares? Pues eso me lo dejas de mi cuenta.
Cuando voy a la administración para pedir la cuenta me encuentro con que los honorarios profesionales de los médicos que habían participado no aparecieron, pero además, las costas de la clínica solo eran el 50 % de los valores. (Ahora hablo para dentro, seguro que mi Dios andaba en todo esto y ya tenía tocado el corazón de este excelente profesional). Pero además el Dr. Urdaneta, (asistente de Vera) cuando sale de pabellón me dice: si antes teníamos el 90 % para perder, ahora tenemos el mismo porcentaje para ganar. Hoy cuando escribo estas líneas, Gloria está a nuestro lado, superando no solo esa prueba sino además todas aquellas que se le han presentado inclusive las mas recientes de carácter similar pero con la Gracia de Dios, todas se han superado.
Aquí vale resaltar que con motivo de su gravedad, sus padres se vendrían a vivir con nosotros apoyándonos en todas nuestras necesidades, (para la época vivían en el Llanito y habían dejado el apartamento. de los Castores) atendiendo a las niñas, llevándoles al colegio, atendiendo a Gloria y a mí etc. etc. Nuestra vida matrimonial transcurriría educando y formando a nuestras hijas y por supuesto con todos los ingredientes correspondientes a un matrimonio, alegrías, tristezas, peleas, encuentros, paseos, viajes, disfrutes y goces acompañados claro está por los “dolores que siguen a los gozos”. (Aquí parodio al Padre Gil con el título de su libro).
Poco tiempo después, los viejos regresarían a su casa (vendieron el apto del Llanito y se mudaron a los Castores) pero lamentablemente no pudieron instalarse en su totalidad otra vez, pues el viejo salió con Pilar a hacerse unos exámenes y la respuesta también resultaría positiva, razón por la cual tendría que operarse, lamentablemente luego de abrirlo le cerraron sin hacer nada, pues estaba invadido.
Estando el viejo convaleciente, fui invitado a participar de un cursillo de cristiandad, (hubo una persecución atroz por los compañeros de trabajo que ya lo habían hecho) corría el año 79 y en el mes de Agosto ingresé.
Viví una de las mas grandes experiencias, tuve la oportunidad de mirarme a mi mismo, y de encontrarme directamente con el Señor. (¿recuerdan las preguntas del inicio?) Vi la necesidad de hacer en mi vida un cambio, sí, un cambio pero radical pues entendí que para seguir creciendo en sabiduría y conocimiento de mi Señor era necesario, tener que hacerlo, porque de lo contrario el cursillo se hubiera perdido en mí.
Este mismo mes también ingresaría Gloria y comenzaríamos una nueva vida.
A lo largo de estos treinta y un años de cursillos trabajaríamos a los pies del Señor no solo Gloria y yo, sino además Tatiana, quien mas tarde también haría cursillos y se incorporaría a estas actividades, luego Erika y Suzet vivieron esta experiencia. (claro crecieron y se formaron en los pasillos de Mosén Sol, ayudaron siendo muy niñas en las distintas tareas, mas tarde harían reflexiones para jóvenes cada una a su tiempo y a su edad y la que seguiría los pasos de la mamá seria Tatiana en las salas de rollos).
Por nuestra parte dentro del Movimiento de Cursillos creceríamos con distintos carismas, Gloria dentro de una sala de rollos hasta hacerse Rectora paseándose por distintas ciudades del país dando cursillos, y yo dedicado a todos los pedimentos del movimiento, trabajaríamos conjuntamente en las actividades fuertes como: convivencias, asambleas, ultreyas y otras actividades a las que nos llamaran, estuvimos aproximadamente dieciséis años en el secretariado, hicimos no se cuantas escuelas de formación y de dirigentes, asistimos a no se cuantos cursillos de dirigentes, participamos de varios cursillos de parejas, lavamos baños, acompañamos en la cocina, pintamos la casa de cursillos y sus salones, pulimos muebles del CEMS, (Instituto este que fundo el finado Padre Gil para la formación de sacerdotes de la hermandad de Operarios y la que nos permitió compartir con el 98 % de los muchachos que pasaron por esta casa y que hoy son Sacerdotes) ayudamos en la mudanza de Trípode (Editorial también fundada por ese curita venido de Galicia el famoso Padre Gil) y sabe Dios cuantas cosas mas nos permitió hacer.
Y como antes dije, nuestras hijas a su edad nos acompañaron en todas las actividades interiores y exteriores, luego cada una optaría por lo que consideró mejor.
Pasaron los años y nos pasó lo que a los bueyes según decía el padre Gil, nos cansamos, pero además al llegar a Valencia aún cuando seguimos en activo fuimos bajando la guardia y encontramos un chinchorro bello, tan bello que hasta Tatiana que ya era base, le gustó y se acomodó en él.
Recuerdo mucho al viejo Pons, pues el no pudo hacer el cursillo pero viviendo mi experiencia se estimuló de tal forma que el cura Castaño (+) quien conocía de su salud, le hizo “cursillista honorario” y llegó a participar de clausuras, cuando se enteraba que se estaba dando un cursillo, hacía su Vía Crucis en la casa, recuerdo que recostado de la pared, pues ya no tenía todo el dominio de su organismo. (Fue para él, un orgullo el haber sido nombrado honorario)
Su enfermedad y la de Gloria, nos acercó de tal manera que Pasábamos largas horas conversando, compartiendo sus inquietudes narrándome aquellas anécdotas que antes les cité, jugando canasta. Pero era algo que él había implementado en la enfermedad de Gloria y que luego lo haríamos rutinario con motivo de su reposo. Pasábamos largas horas con Miguel (su hijo y Berta esposa de éste) jugando canasta.
A todas estas, mi mamá, quien no fue de muy buena salud, cayó con una insuficiencia renal que terminó llevándosela, nos había acompañado recién nacida Suzet a unas vacaciones en Los Caracas, paseo este que le vino muy bien, pues tomó como un nuevo aire. Poco después de su muerte (el 15 de Marzo del 76, coincidencialmente, el mismo día del cumpleaños de mi papá) nos fuimos de paseo por toda Venezuela y nos llevamos a mi papá para así darle un poco de consuelo en su dolor por la perdida sufrida.
Como anécdota recuerdo, que cuando llegamos a las cuevas del guácharo le invité a entrar, y el dijo: ¡que va, que va, esto ya lo doy por visto! (no entró) igual respuesta daría cuando llegamos al teleférico de Mérida, su gran satisfacción fue el pisar su Capacho viejo, dijo entonces: “ahora ya podemos emprender el viaje de regreso”. A pesar de todo, nos acompañó con mucho gusto y disfrutó aquel viaje.


Mas adelante con Gloria recuperada, tendríamos la oportunidad de viajar para España y el padre Gil (quien y para los efectos era nuestro director espiritual) nos hizo un itinerario de la ruta a seguir.
Transitábamos por el año 81 y este paseo nos sirvió como de segunda luna de miel, Gloria tuvo la oportunidad de visitar su región de nacimiento, Cabríls en Barcelona, pues ella como antes dije, había dejado su tierra de tres años, por tanto no conocía nada.
Subimos a Montserrat conocimos la Abadía y se nos dio la oportunidad de oír el coro de niños mas espectacular que alguna vez oyera. Por supuesto, el Padre Gil (también difunto) como buen gallego no dejó fuera su tierra y en el itinerario nos marcó para que visitáramos su región, por cierto fue una de las que nos dio la mayor hospitalidad, conocimos las Rías bajas, Vigo, La toja, El Ferrol, tuvimos también el agrado de conocer a su hermano quien era el Vicario de la Catedral de Santiago de Compostela.

Llegamos a comer en un restaurante de carretera (pues así nos había dicho, “si quieren comer bien, háganlo donde vean a los camioneros”) donde disfrutamos de los mejores platos y la mejor atención en esta tierra gallega. Luego pasamos a visitar la frontera con Portugal y compramos algunos recuerdos.
Visitamos Madrid primera ciudad en recibirnos, estuvimos en las cuevas de Luis Candela, visitamos el Escorial, la Cibeles, la calle del rastro, los distintos museos, Segovia y otros lugares de Madrid. Volamos a Andalucía, (región por demás amable, donde se sucedió otra bella anécdota, llegamos a cenar y estaba cerrado, luego de tocar varias veces, nos atendió con cara muy huraña un chiquitín quien al ver que éramos turistas cambio su rostro y haciéndonos saber que aun no era la hora, podíamos pasar para esperar, nos atendió de tal manera que hasta su guitarra cogió y nos acompañó con una botella de vino, al concluir nuestra cena, nos dijo: gracias por permitirme compartir con ustedes, la cuenta ya está pagada por el dueño, cuando pregunté quien era para darle gracias, me contestó: “yo mismo joder”).
Paseamos por los techos rojos en Málaga nos embarcamos para el Peñón de Gibraltar y pasamos el mayor susto, porque cuando nos embarcamos en el ferry, se nos acercó un señor y nos dijo: “ustedes declararon esas cosas que llevan (la filmadora y la cámara) porque van a puerto libre y al regreso les pedirán factura de todo eso.” Nuestra travesía se hizo eterna pensando en lo que nos había dicho, y cual no fue nuestra suerte que cuando estamos en la cola de regreso donde revisaban también los carros, se acercó a nosotros un Guardia Civil y nos pidió los papeles, al ver que éramos venezolanos, nos pregunto si podíamos traerle alguna correspondencia a un familiar que tenía en Margarita, volando le dijimos que sí, por supuesto, nos sacó de la cola no hubo revisión y hasta luego.
Visitamos también Cádiz, paseamos la ciudad en coche tirado por caballos, fuimos a la Carraca, donde murió el precursor de la independencia de Venezuela, en resumen pasamos una luna de miel extraordinaria y ¿a qué no saben cuánto gastamos?.... toda una fortuna, no llegamos a cien mil bolívares ¡y a crédito!

Moriría el Sr. Pons (el 26 de Febrero del 80) y tropezaríamos con la desgracia de mi hermano Rafael (el 03 de Diciembre del 92), quien para mí, había sido el mugre de mis uñas, fueron momentos muy difíciles pero no insuperables.
A todas estas, ya mi papá andaba sobre los ochenta años y también con ciertas dolencias propias de la edad. Un día le visitamos y nos contó: ¿sabe quién estuvo por acá?, su “mama”, me dijo que estaba como en un juicio a la espera de la sentencia, comentamos entre nosotros; ¡imagínate! Si tiene tantos años de muerta y todavía está en juicio, ¿cómo será eso por allá?
Otro día, después de la muerte de Rafael, no le quisimos decir nada para no afectarlo, (pues decían que ese era su Querubín,) cuando llegamos nos dijo: ¿saben que rafa murió? ¡Ese tuvo un accidente! Lo importante de esta anécdota era que nadie le había contado nada, lógicamente estaba recogiendo sus pasos para luego marcharse el 29 de Diciembre del 93.
Luego de haberles narrado brevemente los intríngulis familiares, me voy a permitir contarles nuestra experiencia laboral – familiar. (Siempre con el fin de ver porque a “todo gozo sigue un dolor”)
Después de estar durante quince años en Moto Palace y alcanzar el cargo de gerente, salí de ella y el Arq. Vicente Irazábal (quien había sido mi profesor en una escuela de dirigentes) me invito a una reunión con un grupo de ingenieros y fui elegido para gerenciar una firma llamada Desarrollos Olmar, vendiendo un edificio en Charallave, el cual se colocó con gran éxito. (Nueva experiencia en ventas) En este mismo edificio compraría un local e instalaría mi primer negocio denominado “Strawberry ice land”, este negocio nos dejó gratos recuerdos y una gran experiencia.
Con motivo del famoso “viernes negro” tuvimos que cerrarlo y entregar el local, ( así como en otros párrafos anteriores digo los costos de adquisiciones y disfrute, aquí debo decirles que por menos de trescientos mil bolívares, tuve que entregarlo y asumir todas las perdidas no solo del local sino de todos los enseres del negocio) mas la situación no nos dejó continuar y resolví volver a Caracas eso sí con la cabeza en alto sin un centavo de deuda y sin un centavo en el bolsillo.
Pero como Dios nunca nos ha desamparado (dice mi comadre que soy “amigo” especial de El) a pesar de todas las pruebas a las que nos ha sometido, soy invitado por aquellos viejos amigos dejados a través de Moto Palace para formar una cámara de importadores, se hace la reunión de 44 de ellos y me eligen para presidir la Junta Directiva de Cavidrema, Cámara esta que se fundaría con el objeto de representar a sus afiliados ante los organismos públicos, permitiéndome hacer una amplia relación, ésta Cámara es inscrita en Consecomercio y Fedecámaras y me hacen miembro de la Junta Directiva de Consecomercio lo que me llevaría a tener relaciones directas no solo con directores de los ministerios de Hacienda y de Fomento sino también con sus ministros, trabajaría directamente con la Directora de Recadi, ya que teníamos que manejar la entrega de divisas para los importadores.
Cavidrema me haría desarrollar una tarea que me dejaría gran experiencia a nivel gubernamental. Asistí a una asamblea de Fedecámaras en Margarita, donde pude sacar entrevistas no solo a otros presidentes de cámaras sino también a los entonces candidatos presidenciales Carlos Andrés Pérez y Eduardo Fernández, a esta asamblea asistió también el presidente de Venezuela Dr. Jaime Lusinchi con quien compartí muy de cerca hasta sacarle unas palabras para los miembros de mi cámara, en resumen la Cámara me dejó gratos recuerdos y mucha experiencia.
Luego iría a trabajar con los representantes de diccionarios Larousse, empresa esta para la cual realizaría también una tarea por demás interesante, pues me consideraba ser buen lector, pero no buen vendedor de libros, tras la gerencia de ventas de esta firma llevaría a cabo unos objetivos bastante interesantes, pero como todo no puede ser dicha, lamentablemente me tocó dejar a esta firma para realizar una tarea de turismo, el cual para esta fecha tenía bastante auge, para ello adquirí un autobús con el fin de prestar servicio turístico, otra vez la situación del País me haría tirar por la borda esta nueva aventura de independencia.
Llegó el momento de hacer cambios estructurales y se me dio la oportunidad de viajar a Valencia para gerenciar un negocio de motos llamado Tropimoto, en Caracas han quedado Gloria y todas las muchachas, Tatiana haciendo el post grado de Psicología clínica, Erika estudia Psicopedagogía y Suzet estudia Derecho.
Yo, mientras, vivo viajando a la casa de mi hermano José en Cagua por haberla tomado como punto de domicilio, posteriormente me hospedaría en una habitación en el Trigal y comienzo la transacción de la compra de acciones de Tropimoto, motivo centro por el cual hago los cambios para Valencia.
Una vez conseguida la estabilidad laboral, reclamo la venida de Gloria y alquilamos un apartamento en Prebo, mientras, en Caracas cada una de las muchachas continuarían en lo suyo.
Posteriormente también vendrían las hijas y viviríamos aproximadamente dos años en ese apartamento. Ahora estaría otra vez la familia reunida, Erika pediría su emancipación para irse a vivir a Margarita por espacio de ocho años.
A todas estas Tropimoto cambiaría de sede para ser ampliada, alquilamos un edificio de tres pisos que nos permitió crecer comercialmente, esto también nos ayudaría a adquirir nuestra casa en la Urb. la Campiña de Naguanagua y vender el apartamento de Caracas, en otras palabras, habremos echado raíces en el estado Carabobo.
Con el valor de mis acciones nacería entonces TROPIMOTORES, ahora ya una empresa propia, esto me llevaría a cambiar de ubicación visto los altos costos del alquiler.
Ya instalados en la Campiña, iniciamos una serie de reformas a la casa (y se me pasaba por alto que Pilar, quien vivía con nosotros, también se vino a Valencia). Tatiana se abre camino profesional y Suzet que había abandonado su carrera de Derecho en Caracas, aquí no le fue posible ingresar a la universidad, lo que la llevaría a realizar estudios del idioma inglés, paralelamente laboraría con nosotros en Tropimotores. Asimismo concluidos estos estudios, pasaría a estudiar mercadeo, carrera esta que culminaría para dar inicio a sus distintas actividades.
Se dieron una serie de amistades que llevó a Tatiana a conocer a Juan Carlos Rojas (+) y se casaría con él (13 de Febrero del 99), aquí llegaría nuestro primer nieto, FRANCISCO JOSÉ el 29 de Noviembre del mismo año.
Todos cantaríamos el Aleluya, llegaría a nuestra casa la satisfacción de ver nuestro primer nieto, fruto de esa unión.
La felicidad duraría poco, no tenían tres años de casados cuando Juan Carlos sufre un accidente automovilístico y aquí perdería la vida física porque con su ausencia, nos demostraría que había ganado la Vida, pero la verdadera, la eterna. (07 de Noviembre del 2.001).
Comenzamos otro vía crucis bastante difícil carreras para arriba y carreras para abajo, culminaríamos haciendo un apartamento sobre la terraza de nuestra casa, la cual se logra con la colaboración, oración y aliento no solo de familiares sino también con nuestros amigos de Caracas, Francisco la llamaría “la casita pintada”. Esta es la que hoy les sirve de calor.
Como la vida lo que da son sorpresas, Suzet trabajando ahora en Telcel, conocería a un joven de nombre ALEXIS JOSÉ, con el cual marcaríamos la descendencia de mi papá, (recordemos que arriba digo que era morocho con su hermana Romelia) nacerían los morochos GABRIEL JOSÉ y MARÍA AUXILIADORA (el 27 de Diciembre del 2.001), nuestra casa se ve ahora rodeada de flores, ¡HAY TRES NIETOS! Que serán los descendientes de la pareja que formamos Julio y Gloria, porque hasta ahora Erika no tiene hijos.
Como podemos apreciar, a todo gozo sigue un dolor y a todo dolor sigue un gozo, palabra cierta del difunto padre Gil, pues para el mes de Julio del 2002, Pilar quien continúa con nosotros en Valencia, sufre su primera gravedad y es trasladada a Caracas para ser atendida, pues con todas las dificultades que para ese momento transitábamos, no pudimos darle nuestra atención. Pero además fallece Segis (su hijo) el 20 de Agosto del 2002 (quien también había tenido una pasantía entre nosotros) y evitaríamos que se enterara.
Luego de su recuperación vuelve a Valencia pero muy delicada de salud, pasa el año 2003 y sufre dos recaídas que nos obligan a hospitalizarla para luego quedar postrada en cama hasta el día que sería llamada por el Señor el 25 de Noviembre del 2003.

Hoy, han pasado cuarenta años de nuestro matrimonio, hemos mostrado a ustedes, parte del agua que ha corrido en este río, y yo que soy quien escribe, considero que hemos vivido todo lo que cualquier pareja puede vivir a lo largo de tantos años y estamos orgullosos de haber alcanzado cada uno de esos objetivos que el Señor nos permitiera. Erika, la que había emigrado a Margarita, regresa para unirse a Mario y traernos el nieto que nos faltaba… ¡JOSE MIGUEL! Nacido el 26 de Nov. Del 2008
Sigo pidiéndole a Dios, que nos fortalezca en la oración para seguir disfrutando de esta dicha, que nos permita decir como Mosén Sol; “no sabemos si estamos destinados a ser un río rápido que haga florecer a sus orillas jardines amenos, o si hemos de parecernos a la gota de rocío que envía Dios en el desierto a la planta desconocida; pero mas brillante o mas humilde nuestra vocación es cierta; no estamos destinados a salvarnos solos”.
Imagínense, ¡hasta nos ha permitido ver un fruto de nuestro racimo hacerlo OBISPO! y además nos lo mandan a pate` mingo, a Puerto Cabello, me refiero a Monseñor Ramón Viloria.
Y ahora... si, ahora, puedo decir como el profeta Simeón cuando tuvo al Niño Dios en sus brazos: “AHORA SEÑOR, PUEDES DEJAR A TU SIERVO IRSE EN PAZ, SEGÚN TU PALABRA; PORQUE HAN VISTO MIS OJOS TU PAZ, LA QUE HAS PREPARADO ANTE LA FAZ DE TODOS LOS PUEBLOS; LUZ PARA ILUMINACIÓN DE LAS GENTES Y GLORIA DE TU PUEBLO ISRAEL”.
Gracias a todos y cada uno de ustedes que de una u otra forma, nos han estimulado al acompañarnos en todos y cada uno de nuestros momentos tanto difíciles como alegres, gracias, ¡gracias por siempre!
EL SEÑOR TE BENDIGA Y TE GUARDE, TENGA MISERICORDIA DE TI, Y TE MUESTRE SU ROSTRO. VUELVA EL SEÑOR SUS OJOS A TI Y TE CONSEDA LA PAZ. EL SEÑOR TE BENDIGA EN EL NOMBRE DEL PADRE DEL HIJO Y DEL ESPIRITU SANTO…. ¡AMEN!

Esta bendición de San Francisco de Asís, es la que aprendió mi nieto Francisco José y es la que suele darme.
Gloria Ma. Pons de Contreras 28/08/51

Julio César Contreras Lira.11/08/46

Val. 18 de Abril del 2010.


















Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Hace bastante tiempo atrás venía siempre pensando en ciertas interrogantes de mi vida y como plasmarlo, he pensado que paseando brevemente a lo largo de los iconEl folklore es una de las manifestaciones más importantes de toda...

Hace bastante tiempo atrás venía siempre pensando en ciertas interrogantes de mi vida y como plasmarlo, he pensado que paseando brevemente a lo largo de los iconNo siempre lo peor es cierto
«España desde fuera», hace tiempo que Fernand Braudel señalaba que las guerras civiles no son exclusiva de España, ni tampoco se...

Hace bastante tiempo atrás venía siempre pensando en ciertas interrogantes de mi vida y como plasmarlo, he pensado que paseando brevemente a lo largo de los iconIntroducción a la edición inglesa
«Rechaza todo pensamiento, sea bueno o malo». Es algo bastante duro. Dios puede ser amado, pero no puede ser pensado; puede ser percibido...

Hace bastante tiempo atrás venía siempre pensando en ciertas interrogantes de mi vida y como plasmarlo, he pensado que paseando brevemente a lo largo de los iconRestaurar la poesía, que es la palabra. Murmuros al tiempo y al espacio
«lo mexicano» se entendía como una extensión de la escuela iniciada por Antonio Caso y Samuel Ramos algunos años atrás

Hace bastante tiempo atrás venía siempre pensando en ciertas interrogantes de mi vida y como plasmarlo, he pensado que paseando brevemente a lo largo de los iconO atributos del vivir. Componentes que siempre y necesariamente están...

Hace bastante tiempo atrás venía siempre pensando en ciertas interrogantes de mi vida y como plasmarlo, he pensado que paseando brevemente a lo largo de los iconUn buen diálogo hace creer en esas voces como si se tratase de las...
«escuchar» las voces de los personajes y asistir a una conversación sin que sus protagonistas se percaten de nuestra presencia: es...

Hace bastante tiempo atrás venía siempre pensando en ciertas interrogantes de mi vida y como plasmarlo, he pensado que paseando brevemente a lo largo de los iconAntes de entrar en el tema del regreso a Tierra de Israel, vayamos...

Hace bastante tiempo atrás venía siempre pensando en ciertas interrogantes de mi vida y como plasmarlo, he pensado que paseando brevemente a lo largo de los iconEs un largo periodo de tiempo que comprende desde la aparición de...

Hace bastante tiempo atrás venía siempre pensando en ciertas interrogantes de mi vida y como plasmarlo, he pensado que paseando brevemente a lo largo de los iconEn la segunda mitad del siglo XVIII el dominio inglés de los mares...

Hace bastante tiempo atrás venía siempre pensando en ciertas interrogantes de mi vida y como plasmarlo, he pensado que paseando brevemente a lo largo de los iconEste largo camino comenzó hace ya 12 años cuando aparecisteis en...






© 2015
contactos
h.exam-10.com