Somos el Partido Socialista. El Partido que hace del progreso, la igualdad y de la justicia social su razón de ser






descargar 62.6 Kb.
títuloSomos el Partido Socialista. El Partido que hace del progreso, la igualdad y de la justicia social su razón de ser
fecha de publicación10.06.2015
tamaño62.6 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Economía > Documentos
cabecera.jpg





DISCURSO DE

IDOIA MENDIA

Secretaria General PSE-EE

COMITÉ NACIONAL

17/12/2014

Arratsaldeon.

Bigarren aldiz, gure Kongresua ospatu genuenetik, Sozialiston Batzar Nazional hau biltzen dugu, egoera politikoa aztertzeko eta hurrengo hilabeteetako erronkak finkatzeko.

Martxan jarri gara. Hiru hilabete eskas hauetan, zuek aukeratutako Batzorde Exekutiboak atsedenik gabe lanean jarri da.

Gure barne organuak berritu ditugu. Udal eta Foru Hauteskundetarako hautagaiak aukeratu. Agintaldi honetarako lan-plana egin.

Hiritarrak dituzten arazoak konpontzeko hainbat ekimen. Gobernuaren Aurrekontuak zuzendu.

Eta Euskadi modernizatzeko erreformak landu.

Martxan jarri gara. Eta zuek zarete lan guzti honen ikuskariak.

Celebramos este Comité tres meses después del Congreso Extraordinario en el que renovamos nuestros órganos nacionales.

Es, por tanto, el segundo Comité Nacional ante el que esta Ejecutiva comparece. Y es éste el primer hecho que me gustaría destacar. Porque no es habitual celebrar dos Comités Nacionales en tan poco tiempo.

Lo dije en aquel Congreso de septiembre y lo estamos demostrando: vamos a rendir cuentas ante vosotros. Vais a ser los primeros auditores de nuestra gestión.

Hoy os traemos el Plan de Trabajo de la Comisión Ejecutiva para el presente mandato.

Los diferentes Secretarios de Área os presentan sus proyectos para estos años. Para que controléis y participéis en su gestión.

Porque queremos hacer de nuestra acción política una labor compartida.

Queremos ampliar nuestra base de militantes y simpatizantes para hacer de nuestro Partido una organización más grande y más fuerte.

Queremos actualizar nuestros instrumentos de participación, para que nuestro Partido sea realmente una organización abierta, con capacidad de reactivar y fortalecer los vínculos con la ciudadanía y con todos aquellos sectores sociales que quieren reencontrarse nuevamente con nosotros.

Queremos ser un Partido capaz de ofrecer diálogo y entendimiento para afrontar los grandes desafíos que tiene el País.

Queremos un Partido que pueda ganarse la confianza de la ciudadanía, que ofrezca un proyecto claro y alternativo para hacerse cargo de la situación del País y de los problemas de sus gentes.

Queremos un partido que trabaje por hacer de Euskadi un País moderno e integrador, en el que el progreso y el bienestar sean un patrimonio colectivo.

Somos el Partido Socialista. El Partido que hace del progreso, la igualdad y de la justicia social su razón de ser.

Estamos en un momento político trascendental que exige especial acierto por nuestra parte.

A seis meses de unas elecciones municipales y forales en las que nos jugamos mucho. Unas elecciones que, estoy segura, van a marcar un punto de inflexión para los Socialistas, en Euskadi y en el conjunto de España.

Un tiempo trascendental, también, para la ciudadanía.

Porque si algo está quedando en evidencia en esta larga crisis son dos cosas:

  • Que las derechas siguen sin ver la realidad, porque Rajoy cree que es “historia pasada” y Urkullu le secunda al decir que “lo peor ya ha pasado”.

  • Que esa crisis sigue, porque siguen las consecuencias sociales y económicas de unas políticas neoliberales profundamente equivocadas.

Queda en evidencia que es la derecha, con sus recortes, la principal responsable de que la crisis esté afectando a los sectores más débiles de la sociedad. La responsable de facilitar los despidos, de rebajar los salarios y de empobrecer a las clases medias.

Y está quedando en evidencia que necesitamos un Partido Socialista fuerte para dar un giro a esta situación.

Que cuando al Partido Socialista no está bien, la gente lo pasa mal. Y que hoy es mucha la gente que lo está pasando mal.

Lo estamos viendo en el conjunto de España.

Y lo que es peor, con el PP, la brecha entre los que más tienen y los que menos tienen es cada día más grande.

Cada nueva decisión, cada nueva reforma, cada nuevo recorte de servicio público es un ataque a los más débiles. Es un torpedo en la línea de flotación de la igualdad y la cohesión social. Es un ataque directo a la convivencia.

La reforma laboral del PP solo está sirviendo para abaratar y favorecer los despidos, para reducir los salarios y aumentar la precariedad y la temporalidad laboral.

La reforma fiscal de Montoro, solo ha servido para amnistiar a los defraudadores, para beneficiar a las grandes rentas, y penalizar a los autónomos y a los pequeños empresarios.

O la reforma de las pensiones, que provoca el empobrecimiento de nuestros jubilados. Después de tres décadas de democracia, 2015 va a ser el primer año en el que las pensiones pierdan poder adquisitivo en España.

Y somos nosotros, los Socialistas, la única alternativa sensata y creíble que puede poner fin a estos desmanes.

Somos los únicos con un proyecto serio para salir de la crisis con equidad y justicia para todos.

Pero la alternativa a esta derecha y sus políticas no son esas nuevas fuerzas, que resultan muy atractivas cuando actúan de tertulianos televisivos, pero que hacen aguas a la hora de proponer soluciones viables y creíbles.

No podemos perder mucho tiempo con ellos.

No sabemos dónde van y es imposible saber lo que proponen de verdad a los ciudadanos.

Mientras otros deciden qué quieren ser de mayores, nosotros tenemos claro lo que somos y lo que proponemos: conseguir que los ciudadanos sean más libres, y sólo serán más libres si son más iguales.

Porque un ciudadano no es plenamente libre si no tiene garantizada su atención sanitaria cuando tiene un problema de salud.

No pude ser libre si no puede formarse y educarse para llegar tan lejos como sus capacidades les permitan.

No puede ser libre si al final de la vida no tiene garantizada una pensión digna.

Y hoy cada día que pasa somos más desiguales. Y no puede haber libertad si no hay igualdad.

Toca actuar, y para ello los socialistas somos los únicos con un proyecto sensato y creíble capaz de cambiar las cosas.

Y somos nosotros los que hemos construido todo el sistema público y los que hemos defendido la democracia y la libertad. Y aquí en Euskadi lo sabemos bien.

Gure gizartea gero eta desberdinagoa da.

Gehien dutenen eta gutxien dutenen arteko aldea gero eta handiagoa da.

Espainan gertzatzen ari da. Baina baita Euskadin ere.

Bai. Urkulluren politikak (edo politika faltak) txiroak txiroagoak bihurtzen ari da. Gutxien dutenen arazoak handitzen ari da.

Plan-enpleguak geldiarazten dituenean, pobrezia energetikoaren aurkako neurriak oztopatzen dituenean, Iruzur Fiskalari aurre egiteari uko egiten dionean...

Krisiaren aurkako borrokan Gobernu hau alfer hutsa da.

Eta Sozialistok gara, gure ekimenekin, hiritarren arazoak konpontzen ari garenok.

Oposizioan herriaren erantzukizuna guk hartu dugu. Eta bide honetan jarraituko dugu.

Lo decía. Está pasando en el conjunto de España, pero en Euskadi también.

También en Euskadi está empezando a prender la llama de la desigualdad.

Ya no sólo hay vascos de primera y de segunda (a los ojos del imaginario nacionalista). Los hay, y cada vez más, en función de dónde nazcas, en función de dónde trabajes (si es que trabajas), de si tienes dinero o no.

Si no fuera por los Socialistas, en Euskadi la desigualdad sería mayor.

Porque tenemos un Gobierno, perezoso y sin iniciativa, que renuncia a utilizar las herramientas que tiene a su alcance para hacer frente a la crisis.

Un Gobierno que simplemente se deja arrastrar por la corriente.

Porque tenemos un Gobierno que ha abandonado las políticas de inserción y que ha convertido Lanbide en un instrumento ineficaz para ayudar a los desempleados a encontrar un empleo.

Porque en Euskadi, si no fuese por los socialistas, tendríamos un Gobierno que permitiría que haya vascos que se les corta la luz porque no tienen dinero para pagar sus facturas.

Porque tenemos un Gobierno que no está reclamando que se persiga a los que defraudan o a los que huyen con su dinero a otros países para evitar pagar impuestos en Euskadi.

Un Gobierno que ha tumbado, por enésima vez, la posibilidad de tener un Plan de Lucha contra el Fraude que acabe con estas situaciones.

Y lo hace, además, de la mano (supuestamente izquierda) de Bildu, que tras décadas llamando a la revolución, se ha convertido en el más ardoroso defensor de las esencias forales en cuanto han pisado la moqueta de los despachos.

Bildu ha sido el aliado del PNV para impedir que en Euskadi pueda existir un Plan Conjunto de Lucha contra el Fraude que permita perseguir a los tramposos y recuperar el dinero que hoy se nos escapa por las rendijas fiscales.

No estamos pidiendo milagros. Son cuestiones de sentido común.

Se trata de conseguir que el dinero común se destine a hacer frente a los problemas comunes. Pero es imposible cuando algunos prefieren rehuir su responsabilidad.

Ya nos lo advierte el economista francés Thomas Piketty: sin impuestos no puede existir un destino común, ni la capacidad colectiva de actuar.

Y hoy la sociedad vasca no puede tener un destino común (por muchas ikurriñas que icemos), mientras PNV y Bildu impidan luchar de forma eficaz contra el fraude.

O que el Parlamento, en el que estamos representados todos los vascos, decida sobre los impuestos que pagamos todos.

Yo quiero que todos los ciudadanos vascos, vivamos donde vivamos, seamos iguales, que paguemos los mismos impuestos, que tengamos los mismos servicios públicos y las mismas oportunidades.

Ésa es la Euskadi que yo quiero, la Euskadi de la igualdad.

Por eso me rebelo contra los discursos demagógicos y la utilización interesada de datos falsos para atacar las políticas y los servicios de protección social que tanto nos ha costado levantar en Euskadi y que hasta ahora nos distinguían del resto de España.

No podemos permitirlo.

No podemos permitir que por puros intereses electorales, Maroto y el PP prendan la llama de la xenofobia en nuestra sociedad y traten de criminalizar al inmigrante.

Pero no nos engañemos.

En el fondo, lo que esconden todos estos insultos, lo que hay detrás de tanto desatino, no es otra cosa que el intento del PP de acabar con el sistema de protección social.

Y en esta tarea no están solos.

Porque si hoy el sistema de protección social está en crisis no es sólo por la irresponsabilidad de Maroto y del PP. Lo es también por la incapacidad del Gobierno Vasco y de su consejero Aburto, para hacer una gestión eficaz de las políticas sociales y de impulsar la necesaria reforma de Lanbide.

Tras dos años de fracaso al frente de la cartera más sensible que puede haber en un período de crisis (la de Empleo y Políticas Sociales), el consejero Aburto va a dejar el Departamento empantanado, sin haber resuelto ninguno de los problemas que tenía y sin hacer de Lanbide un verdadero agente activo en la lucha contra el paro en Euskadi.

Un Lanbide que realmente atienda a los parados, que los ayude con planes de formación y con itinerarios personalizados para la búsqueda de empleo. Cosa que hoy no hace. O lo hace de forma deficiente.

Aburto lleva meses con la cabeza puesta en el Salón Árabe del Ayuntamiento de Bilbao y no se ocupa de dar respuesta a los 168.000 parados de Euskadi. Y le da igual los 65.000 preceptores de la RGI.

Porque en Bilbao también hay parados. 30.000, en concreto (más que la media de Euskadi) y 16.000 demandantes de RGI.

Aquí en Bilbao, tiene el señor Aburto un buen puñado de víctimas de su fracaso, de su desidia, de su mala gestión, que necesitaban un consejero que resolviese sus problemas, en vez de un candidato pegando carteles.

En la gestión de las políticas sociales hace falta rigor y responsabilidad. Y menos demagogia y cálculos electorales.

Para defender el sistema. Para sostenerlo. También para ampliarlo a más gente.

Sí, compañeros. Nosotros estamos a favor de extender las ayudas a todas aquellas personas que lo necesiten. Tenemos que garantizar que la solidaridad de todos llega al que la necesita realmente.

Pero para ello es necesario que el Gobierno Vasco gestione con eficacia estas políticas, adoptando también todas las medidas para evitar picarescas y el mal uso de las mismas.

Aburto sailburuak bere burua Gobernuan izan ordez, Bilboko Udaltetxean dauka.

Eta bien bitartean, milaka langabetu Euskadin. Milaka persona diru-laguntzen eske.

Hurrengo asteetan, Aburtok Gobernutik alde egingo du bere Sailean dituen arazoak konpondu barik: Lanbide, Diru-Sarrerak Bermatzeko Errenta, langabezia…

Krisiaren momentu latzenean, Euskadin, Enplegu eta Gizarte Politiketako Sailburua desagertuta dago.

Eta ezin dugu onartu.

Estamos en política no sólo para predicar, sino para hacer una sociedad más justa e igualitaria.

Para garantizar que tengamos Sanidad y Educación de calidad para todos, para defender las políticas sociales como garantía de igualdad y de solidaridad, para impulsar.

Ésta es la realidad que nos preocupa y a la que tenemos que atender los Socialistas.

Por eso, hemos negociado los Presupuestos con el Gobierno Vasco.

Para tratar de paliar la situación de esas miles de personas que lo están pasando mal, para impulsar medidas de fomento del empleo, para ampliar los recursos para educación y sanidad, para ayudar a las familias, para reforzar y ampliar las políticas sociales y corregir la senda de la desigualdad a la que nos encamina el Gobierno de Urkullu.

En el anterior Comité Nacional, desde esta misma sala, anuncié que si el Gobierno Vasco quería empezar a hablar con los Socialistas, debía incluir un paquete de propuestas y medidas económicas de 150 millones que nosotros le exigíamos.

Era la condición previa para sentarnos hablar.

150 millones para:

  • Incentivar el empleo

  • Para ayudar a la promoción económica, a la innovación y la internacionalización de nuestras empresas.

  • Para garantizar la protección social a los más necesitados,

  • Para apoyar a la familia y la conciliación.

  • Para modernizar nuestros servicios públicos, especialmente la Sanidad y la Educación.



  • Y para aumentar la solidaridad, no sólo dentro de Euskadi, sino también hacia fuera con una política de cooperación mucho más ambiciosa.

Y lo hizo.

Pero no nos conformamos con eso. Y, por ello, hemos introducido, por medio de enmiendas, otros 35 millones de euros, porque había margen para ello.

Enmiendas con las que, entre otras cosas, hemos introducido:

  • Un millón de euros más para las AES, que se añaden al medio millón que habíamos añadido al proyecto original.

  • 200.000 euros para atender facturas de luz y gas de las familias que quedan al margen de las ayudas sociales.

  • Ayudas a la conciliación, incrementando la partida original.

  • Hemos dicho que el empleo tiene que ser el primer instrumento para la cohesión.

  • Y así, hemos reforzado los Planes Locales de Empleo (priorizando a los mayores de 45 años), la apuesta por el I+D+i y hemos impulsado un novedoso Programa de Edificación Sostenible y Accesible, dirigido a uno de los colectivos más castigados por la crisis.

  • Hemos reforzado los servicios públicos (con más de 4 millones en Educación y otros 4 más en Sanidad).

  • Y hemos impulsado las infraestructuras, como las Líneas 4 y 5 del Metro Bilbao, que siguen adelante, gracias a la presión Socialista.

En total, 185 millones dirigidos a las necesidades de los que peor lo están pasando, a impulsar el empleo y a reforzar los servicios públicos.

185 millones que van a resolver los problemas de muchas personas. Porque nuestra prioridad no es dar estabilidad a los Gobiernos, sino a las personas.

Por eso estos Presupuestos no son nuestros Presupuestos. Pero sí que son mejores para la gente y para el país gracias a nuestras aportaciones.

Y hoy quiero recordar el compromiso adquirido hace tres meses en el Congreso extraordinario, cuando me encomendasteis la tarea de ser vuestra Secretaria General, cuando la nueva Ejecutiva y este nuevo Comité Nacional asumiéramos como hoja de ruta una resolución guiada por la lucha contra la desigualdad.

Dijimos en nuestro Congreso: “Estamos dispuestos a discutir, debatir y acordar cada reforma que se quiera plantear. Tenemos nuestras propias propuestas.

Pero los socialistas sólo llegaremos a consensos que faciliten a los ciudadanos desarrollar sus proyectos de vida con dignidad y en libertad”.

Eso es lo que dijimos, eso es lo que hemos hecho.

El Socialista no es un partido de trileros. Los socialistas no andamos escondiendo las bolitas para engañar a los ciudadanos.

Son otros los que intentan hacer creer que tienen modelos sociales y económicos alternativos, pero los cambian todos por la construcción nacional, como explicitó Arraiz el jueves pasado en su enésima oferta a Urkullu.

Son otros los que dicen querer más inversiones y más programas de empleo, pero los cambian por financiar proyectos electorales de su alcalde en Vitoria, como plantea el PP.

Nosotros nos proponemos combatir la desigualdad y garantizar los derechos sociales para todos. Lo advertimos y hemos conseguido reconducir las cuentas de Urkullu.

Nosotros nos proponemos que el Gobierno se centre en los ciudadanos y no en las patrias. El lehendakari lo ha asumido en estos presupuestos.

Nosotros propusimos hablar de empleo, servicios públicos, protección social. El Gobierno lo ha admitido

Nosotros queremos que los mayores recursos disponibles se destinen a las necesidades de las personas y no se pierdan por las grietas de un Ejecutivo sin ideas. El Ejecutivo ha aceptado nuestras propuestas.

Nosotros no engañamos, no hay bolitas que esconder, no hay trile. Hemos hecho lo que hace tres meses dijimos públicamente que íbamos a hacer.

Y lo que nos corresponde ahora, desde el 1 de enero, es vigilar el destino de cada euro, vigilar a un Gobierno despistado, más pendiente de promover candidatos que de los ciudadanos.

Facilitamos estas cuentas porque creemos que es mejor para la gente que ir a la prórroga. Sin más rodeos

Como va a ser mejor para la gente y para el país la reforma del modelo institucional que estamos planteando.

Vamos a presentar una reforma de la Ley de Territorios Históricos, para repensar el modelo de país que queremos y hacerlo más justo y eficiente.

Una reforma para:

  • Acabar con la desigualdad entre territorios.

  • Acabar con las desigualdades entre ciudadanos.

  • Acabar con el despilfarro y la duplicidad de organismos y servicios.



  • Queremos un País moderno, que garantice la igualdad entre sus ciudadanos, con un único sistema fiscal, con unos servicios iguales para todos.

  • Donde la representación de los vascos resida de verdad en su Parlamento. Por eso queremos que sea el Parlamento el que legisle sobre aquello que nos afecta a todos.

Y vamos pelear por una Ley Municipal mejor que la que ha planteado el Gobierno y que realmente atienda a las necesidades de nuestros ayuntamientos.

Que les dote de los recursos necesarios para prestar los servicios que sus ciudadanos les demandan. Y que esos recursos no dependan de la voluntad arbitraria del partido que gobierne en cada momento la Diputación Foral.

Ésa es nuestra hoja de ruta para los próximos meses.

Los grandes proyectos que tenemos a medio plazo.

Pero tenemos un reto más inmediato. Un objetivo al que todos los miembros de este Comité Nacional y este Partido estamos llamados: las elecciones municipales y forales.

Lo he dicho al comienzo: los Socialistas nos jugamos el ser en estas elecciones. Y por eso, es urgente que nos pongamos las pilas. Que hagamos de estos comicios nuestra prioridad máxima.

Y quiero deciros, que esta vez, más que nunca, esta elecciones las tenemos que afrontar en clave local.

Los ciudadanos tienen que saber que lo que se decide es el alcalde que gobernará su pueblo o su ciudad.

Y por eso es fundamental que todos los militantes y simpatizantes trabajemos desde la cercanía y el contacto directo con los ciudadanos.

Este Comité Nacional tiene que ratificar hoy a los candidatos a las alcaldías de los municipios entre 20.000 y 50.000 habitantes.

Hemos elegido ya a las personas. Tenemos a los mejores candidatos y candidatas.

Toca ahora salir a socializar nuestra propuesta.

Queremos recuperar la confianza de cientos de ciudadanos que sintonizan con nuestros valores.

Para ello, quiero que en todos los municipios se pongan en marcha procesos de diálogo y participación, procesos de debate abiertos a todos aquellos ciudadanos y colectivos que quieran sumar y aportarnos sus ideas, sus propuestas o sus experiencias puedan hacerlo.

Queremos contar con ellos para construir un futuro mejor.

Toca patear las calles y hablar con la gente.

Explicarles la importancia de tener un alcalde o una alcaldesa socialista en su Ayuntamiento.

Porque allí donde gobierna un socialista, el municipio es más solidario. Se progresa más equilibradamente. El empleo se convierte en prioridad. Los servicios sociales se mantienen a pesar a la crisis.

Lo dije hace unos días en la presentación de la candidatura de Mikel Torres.

No es una cuestión de simpatías personales. Es una cuestión de país. De necesidad social y política.

Porque son muchos los problemas que tenemos a nuestro alrededor y necesitamos dirigentes políticos capaces y comprometidos para solucionarlos.

La transformación social y política que queremos desarrollar en este país tiene que comenzar en los Ayuntamientos, porque son la primera puerta a la que llaman los ciudadanos cuando tienen un problema.

  • Frente a un PNV que gobierna las instituciones como si fueran un batzoki. Sólo por ellos y para ellos.

  • Frente a un Bildu, que se presenta como nuevo, pero en tres años en Gipuzkoa ha demostrado lo peor de la vieja política. Excluyente, sectaria e inútil.

  • Frente a un PP insensible a los problemas de la gente, que recorta derechos y abandona a su suerte a los sectores más desfavorecidos.

  • Frente a esas nuevas fuerzas, que prometen asaltar los cielos, pero que nunca pisan la tierra. Más empeñados en ganarnos a nosotros, que en acabar con las políticas de la derecha.

Frente a todos ellos, Somos la única fuerza que piensa en la mayoría de las personas. Somos el único Partido que antepone los intereses del País.

Somos los Socialistas los únicos que atendemos a todos, que gobernamos para todos.

Que no preguntamos el origen, sino las necesidades.

Que no queremos levantar barreras, sino derribar perjuicios.

Los únicos que creemos en derechos y libertades iguales para todos, y no en un sistema feudal de prebendas medievales.

Somos los Socialistas los únicos que queremos un país que progrese de forma equilibrada, sin dejar a nadie abandonado a su suerte.

Un país con futuro, en el que todo el mundo tenga las mismas oportunidades, independientemente de su sexo, de sus recursos, del territorio en el que viva.

Somos todos ciudadanos vascos. Y todos tenemos los mismos derechos.

Por eso es importante tener unos buenos resultados. Por eso es importante tener muchas alcaldías. Por eso es imprescindible conseguir más concejales y concejalas.

Porque sólo con alcaldes y alcaldesas socialistas podemos corregir las enormes desigualdades que están creciendo a nuestro alrededor.

En los municipios empieza el cambio que se producirá después en España y en Euskadi.

Así que ánimo. Y a la tarea.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Somos el Partido Socialista. El Partido que hace del progreso, la igualdad y de la justicia social su razón de ser iconMensaje del Partido Socialista y la Unión General de Trabajadores...

Somos el Partido Socialista. El Partido que hace del progreso, la igualdad y de la justicia social su razón de ser iconTexto íntegro sobre el plan territorial que estudiará el Consejo...

Somos el Partido Socialista. El Partido que hace del progreso, la igualdad y de la justicia social su razón de ser iconLa larga lucha de las mujeres por la igualdad y la justicia social

Somos el Partido Socialista. El Partido que hace del progreso, la igualdad y de la justicia social su razón de ser iconIntervención del presidente del gobierno, mariano rajoy, en el congreso de los diputados
«caso Bárcenas», que implica a un ex tesorero y ex gerente del Partido Popular, actualmente en prisión provisional, imputado por...

Somos el Partido Socialista. El Partido que hace del progreso, la igualdad y de la justicia social su razón de ser iconConservatismo partido del futuro

Somos el Partido Socialista. El Partido que hace del progreso, la igualdad y de la justicia social su razón de ser iconCoherente, Normal y del Partido Popular

Somos el Partido Socialista. El Partido que hace del progreso, la igualdad y de la justicia social su razón de ser iconEsbozo sobre la historia del partido

Somos el Partido Socialista. El Partido que hace del progreso, la igualdad y de la justicia social su razón de ser iconForjemos la unidad de la lucha del proletariado con un partido revolucionario de nuevo tipo

Somos el Partido Socialista. El Partido que hace del progreso, la igualdad y de la justicia social su razón de ser iconEl abrazo partido

Somos el Partido Socialista. El Partido que hace del progreso, la igualdad y de la justicia social su razón de ser iconEl partido de la jornada






© 2015
contactos
h.exam-10.com