Hace hoy dos años que murió mi padre. Era un día frío. De invierno. Un día cualquiera. El día en que se paró su corazón. Y el mundo, alrededor, se ralentizó






descargar 0.5 Mb.
títuloHace hoy dos años que murió mi padre. Era un día frío. De invierno. Un día cualquiera. El día en que se paró su corazón. Y el mundo, alrededor, se ralentizó
página14/20
fecha de publicación28.05.2015
tamaño0.5 Mb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Historia > Documentos
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   20





Dos años después


CAYETANA GUILLÉN CUERVO OPINION| Pág. 2

21/08/2010

  • Disminuye el tamaño del texto

  • Aumenta el tamaño del texto

AYER pensaba en Núñez. Aquel vecino al que el azar le arrebató la vida y le dejó tirado sin darle explicaciones. Aquel vecino que tenía ese bar donde parábamos al doblar la esquina de mi calle, y que soñaba en alto, y compartía los sueños, e invitaba a una caña a cualquiera que decidiera entrar a compartir aquel instante de su vida, y a veces de la mía, porque yo también pasaba por allí. Hablaba mucho, y mostraba cada una de las fotos que tenía en la pared arrancando al recuerdo cada emoción y cada risa, para que comprendieras por qué era importante esa imagen, no otra, y los que se quedaron dentro de ella. Y en una estaba yo. Entre él y su bigote, y su mujer, un ángel con las alas gastadas y las manos secas de trabajar a todas horas. Ayer pensaba en Núñez, porque ayer hizo exactamente dos años que lo perdió todo. Eran las tres de la tarde. Estábamos de vacaciones y acabábamos de comer. Yo peleaba por dormir a Leo, pero tenía sed y crucé el salón a por un vaso de agua fría. Giré la cabeza y vi en primer plano la imagen de Núñez y de su mujer desgarrados, llorando, enloquecidos, corriendo por una terminal del aeropuerto. El vuelo de Spanair destino Tenerife se había estrellado y en él viajaban sus dos hijos, su nieto, su nuera y la hermana de ésta. Me quedé bloqueada. Sin aliento, sin sed, sin conexión con nada que no fuera el dolor de aquel hombre que intentaba explicar a la cámara su confusión, su ira, la impotencia ante una desgracia brutal con la que sólo la realidad se atrevería, y que la ficción seguramente trataría de inverosímil y género menor, por salvaje, por excesiva. Pero como la ficción sobre la realidad sabe cargarse cualquier previsión, ya hay película: Vuelo IL 8714. Y los familiares de los fallecidos piden al juez que no se emita. Porque no hay quien aguante hurgar en semejante herida.

Núñez cerró aquel bar, el de la esquina, y nadie alquiló ese local nunca más. Como si la risa de aquellos días siguiera atrapada entre sus muros como testigo de otra vida. Y yo pensé que no podría seguir, que no podría, que se quedaría como una de esas fotos, congelado en el momento antes de que ese avión despegara del suelo, intentando, una y otra vez, rebobinar al mismo sitio. Pero lo hizo. Sobrevivió, luchó, abrió otro bar en otra esquina y abrazó a su mujer las veinticuatro horas del día. Ella no pudo hablar, ni mirar, ni volver a descifrar la vida. Se quedó suspendida en algún lugar donde sigue hablando con sus hijos, a solas, a escondidas. Y Núñez, Javier Núñez, me demostró que el ser humano a veces es tan grande que el mismísimo Dios, desde algún lado, debería pedirle consejo, avergonzado.





Gozar no es un mal sueño


CAYETANA GUILLÉN CUERVO OPINION| Pág. 2

07/08/2010

  • Disminuye el tamaño del texto

  • Aumenta el tamaño del texto

TODO PODER conlleva una gran responsabilidad. Y la convivencia necesita de nuestra mejor voluntad, de la puesta en práctica de nuestras mejores intenciones. No estamos solos. Para bien y para mal. Y la relación humana se muestra vulnerable ante casi todo. Las emociones nos definen, y se enredan a los demás como si fueran suyas. Nos movemos impunes por este mundo y cada gesto, cada palabra, cada mirada, tiene algo que ver con el otro. Con aquél que se mueve también impunemente, como si anduviera solo, como tú, por este mundo cada vez más seco. Es algo contagioso. Como el peor virus, como la plaga más seria. El estado de ánimo. Eso tan frágil que nos acompaña cada minuto de nuestra vida y que es susceptible de cambio en función de tantas cosas. Eso que ríe, que sufre, que bosteza, que se ilusiona con mantenerse arriba y con poder manejar un filtro limpio de las cosas. Pero no. El filtro siempre está manchado con los escupitajos del otro, aquél que se acercó a ti fortuitamente o no, a intoxicarte. Porque, señoras y señores, desde que sale el sol estamos influyendo en quien comparte su vida con nosotros, tenemos el poder de modificar sus emociones, de definir el dibujo de ese día por el que no volverá a caminar jamás. Y eso es mucho decir. Y debe conllevar una enorme responsabilidad. Ser conscientes de que contagiamos emocionalmente y de que por tanto, debemos aportar y no restar al prójimo nada de lo que de entrada le pertenece. Podemos contagiar de manera inconsciente, pero también podemos frenar, y decidir. Si la decisión conlleva una actitud positiva, la relación se verá sin duda beneficiada. Ser positivo es una cualidad, pero también es una actitud que se puede elegir y practicar. Tener la consciencia de sonreír, y de que hacerlo hace mejorar cada pedacito de tu vida. Poner en marcha dinámicas positivas que provoquen un cambio en cada relación personal. Observarlo. Y sentirse dueño, autor, y no culpable. Impunidad la mínima. Que no hay como asumir lo que provoca tu corta presencia en este mundo. Dejándonos llevar provocamos heridas, desconciertos y culpas y merece la pena vigilar quiénes somos y a quién rozamos con nuestras agonías. Porque no todo vale, porque nada se pierde y todo se transforma, porque gozar no es un mal sueño, y porque los demás, es una de esas cosas por las que merece la pena vivir.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   20

similar:

Hace hoy dos años que murió mi padre. Era un día frío. De invierno. Un día cualquiera. El día en que se paró su corazón. Y el mundo, alrededor, se ralentizó icon07-07-2014 son las 17: 15 horas de lo que pudiera ser un día cualquiera,...

Hace hoy dos años que murió mi padre. Era un día frío. De invierno. Un día cualquiera. El día en que se paró su corazón. Y el mundo, alrededor, se ralentizó iconEl mito es una de las concepciones más importantes de la humanidad...
«sobrenatural») en el Mundo. Es esta irrupción de lo sagrado la que fundamenta realmente el Mundo y la que le hace tal como es hoy...

Hace hoy dos años que murió mi padre. Era un día frío. De invierno. Un día cualquiera. El día en que se paró su corazón. Y el mundo, alrededor, se ralentizó iconSolución : Tenemos contactos, poseemos una red de Tasters, repartidos...

Hace hoy dos años que murió mi padre. Era un día frío. De invierno. Un día cualquiera. El día en que se paró su corazón. Y el mundo, alrededor, se ralentizó iconItinerario día a día la ruta del vino – mendoza

Hace hoy dos años que murió mi padre. Era un día frío. De invierno. Un día cualquiera. El día en que se paró su corazón. Y el mundo, alrededor, se ralentizó iconCada ano, personas alrededor del mundo se renuen y celebran sus tradiciones...

Hace hoy dos años que murió mi padre. Era un día frío. De invierno. Un día cualquiera. El día en que se paró su corazón. Y el mundo, alrededor, se ralentizó iconCatedral de Santiago de Compostela
«Año Santo» o «Año Jubilar» en Compostela todos los años en que el día 25 de julio, día de Santiago, coincidieran en domingo; este...

Hace hoy dos años que murió mi padre. Era un día frío. De invierno. Un día cualquiera. El día en que se paró su corazón. Y el mundo, alrededor, se ralentizó iconCatedral de Santiago de Compostela
«Año Santo» o «Año Jubilar» en Compostela todos los años en que el día 25 de julio, día de Santiago, coincidieran en domingo; este...

Hace hoy dos años que murió mi padre. Era un día frío. De invierno. Un día cualquiera. El día en que se paró su corazón. Y el mundo, alrededor, se ralentizó iconDesde la antigüedad, las bibliotecas han formado parte de nuestro...

Hace hoy dos años que murió mi padre. Era un día frío. De invierno. Un día cualquiera. El día en que se paró su corazón. Y el mundo, alrededor, se ralentizó iconPrograma por día (Película por día, sección temática y sala de proyección)

Hace hoy dos años que murió mi padre. Era un día frío. De invierno. Un día cualquiera. El día en que se paró su corazón. Y el mundo, alrededor, se ralentizó iconCada día se afirma con mayor rotundidad que la cuna de la humanidad...






© 2015
contactos
h.exam-10.com