Selección: 4 textos






descargar 84.59 Kb.
títuloSelección: 4 textos
página3/3
fecha de publicación28.05.2015
tamaño84.59 Kb.
tipoLección
h.exam-10.com > Historia > Lección
1   2   3

Comentario histórico-historiográfico de 2 de estos textos (en pdf y en tamaño 12, letra times, citas,…) Una página de comentario por texto. (2 páginas)

La toma de Mérida por los musulmanes.

Confió Muça la guarda de la ciudad a los judíos y se dirigió a la ciudad de Mérida, donde residían algunos grandes señores de España y que también tenía monumentos: un puente, alcázares e iglesias que exceden a toda ponderación. Cercó la ciudad y la guarnición salió contra él, trabándose un fuerte combate a una milla de distancia de las murallas. En tanto descubrió Muça una cantera de piedra, en la cual ocultó por la noche infantería y caballería, y al día siguiente, al amanecer, cuando fue contra ellos y salieron a rechazarle, como el anterior, atacáronles los musulmanes que estaban emboscados e hicieron en ellos una gran matanza, refugiándose los que escaparon en la ciudad, que era muy fuerte, y tenía unas murallas como no han hecho otras los hombres. Por espacio de algunos meses continuó el cerco hasta que fabricaron los muslimes una máquina para acercarse al muro y, cubiertos con ella, llegaron a una de las torres, de la cual arrancaron un sillar; mas encontraron en el hueco un macizo, que en lengua española se llama laxamaxa (argamasa), que resistía a sus barras y picos, y mientras se hallaban ocupados en este trabajo cargaron sobre ellos los cristianos y perecieron los musulmanes bajo la máquina, por lo cual la torre se llamó de los Mártires, nombre que aún hoy día conserva, aunque son pocos los que saben esta anécdota. Al cabo fue conquistada la ciudad en Ramadhan del año 94.

Tomado de Ajbar Machmua (Colección de tradiciones). Crónica anónima del s. XI, dada a luz por primera vez, traducida y anotada por don Emilio LAFUENTE Y ALCANTARA. Madrid, 1867, p. 29

Al-Andalus en la época de los gobernadores dependientes.

Abdelaziz [713-715]
 había impuesto la paz por toda España durante tres años, sometiéndola al yugo del censo. Vanagloriándose en Sevilla con sus riquezas y honores que compartía con la reina de España [Egilón], a la que se había unido en matrimonio, o con las hijas de los reyes y príncipes con las que se amancebaba y después abandonaba imprudentemente, promovida una conjuración de los suyos, fue asesinado por consejo de Ayub, cuando se dedicaba a la oración. Este gobierna España durante un mes, y por orden del príncipe le sustituye en el trono de Hesperia Alaor, a quien se le informa de la muerte de Abdelaziz en el sentido de que por consejo de la reina Egilón, anterior esposa del rey Rodrigo, con la que aquél se había casado, intentaba alejar de su cabeza el yugo árabe y asumir individualmente el conquistado reino ibérico [...].
Durante su reinado Alaor [715-718] envía los brazos de la justicia por España, y entre guerras y pactos trata de llegar en casi tres años a la Galia Narbonense. Así, organiza poco a poco la España ulterior obligándola a pagar impuestos y se mantiene en la Iberia citerior conservando el trono los años ya indicados [...].
Zama [718-720], que ocupaba el puesto de gobernador en España hacía poco menos de tres años, hace censo de la Iberia citerior y ulterior con su propia pluma para cargar los impuestos. Sortea entre sus aliados campos ganados, así como cualquier otra cosa que los árabes conservasen en España aún sin repartir, fruto de los anteriores botines. Al Tesoro Público entrega parte de todos los bienes muebles e inmuebles [...]. Finalmente, conquista la Galia Narbonense y atormenta con frecuentes guerras al pueblo de los francos; para proteger convenientemente sus defensas deja una guarnición de sarracenos en la ya mencionada ciudad de Narbona y, con el ejército que le acompañaba, el ya nombrado general llegó en su lucha hasta Tolosa y, asediándola, intenta asaltarla con hondas y otras máquinas de diverso tipo. Entonces los francos, seguros de tal noticia, se reúnen a las órdenes de su duque Eudo. Cuando en las inmediaciones de Tolosa, uno y otro ejército se encuentran en dura batalla, matan a Zauma, general del ejército sarraceno, y a parte de la tropa allí reunida. Al resto del ejército que escapa le persiguen en su huida.
Toma el mando de éste Abderramány lo conservó un mes, hasta que por orden del Califa llega [en 721] su jefe Ambiza [...].También él, proyectando guerras contra los francos y llevándolas a cabo por medio de sátrapas enviados al efeto, lucha con suerte adversa. Pero haciendo algaradas, con formación en cuña de sus fuerzas, ataca algunas ciudades y castillos, y así, duplicando los impuestos a los cristianos, los reprime duramente y, cargado de honores, gobierna triunfalmente España [...].
[En el año] centésimo séptimo de los árabes [=725 d.J.C.] sucede a Ambiza, por orden de los príncipes [=el califa], un sarraceno llamado Yahía, dictador terrible, que arde en ira cruel durante dasi tres años y, llevado de su duro carácter, persigue a los sarracenos y a los moros de España por haber usurpado lo anteriormente pagado para obtener la paz y devuelve muchas cosas a los cristianos [...].
[En el año] centésimo décimo noveno de los árabes [=734 d. J. C.], el décimo quinto de Iseam, vino a sucederle Aucupa [= Uqba]. Este, mientras toda España temía su poder político, su ilustre ascendencia y su apego a la ley, encarcela a su predecesor y castiga duramente a los jueces que había nombrado.En efecto, al mismo tiempo que obliga a cumplir la ley, manda hacer un censo del pueblo y promueve arduamente la exacción de tributos. Pasa al otro lado del mar a los que habían arruinado España y a los implicados en corrupciones diversas, poniendo naves a su disposición. Enriquece rápidamente al Fisco por cauces varios y se mantiene en una gran austeridad y con donaciones totalmente secretas. No castiga a nadie, a no ser de acuerdo con la justicia, y emprende una expedición contra los francos con un multitudinario ejército [...]
Empezando el [año] centésimo trigésimo [=746 d.J.C.], el Senado de palacio [de al-Andalus] en pleno, en una extraordinaria aclamación, elige para el trono de la nación a Yuzif por ser noble y de avanzada edad.
No muchos días después, promoviendo los árabes diversas luchas en España contra él, fueron entregando sus almas a los infiernos sin haber obtenido éxito alguno. Manda hacer un censo para incluir la población superviviente, y afanosamente, aun a costa de hacerse reo de peculio, ordena que los archiveros borren del libro público aquellos contribuyentes cristianos que la espada había degollado a lo largo de tantas persecuciones.

Tomado de Crónica Mozárabe de 754. Trad. de J.E. LOPEZ PEREIRA. Zaragoza, 1980, pp. 77, 79, 81, 85, 89, 91, 105 y 123.

La sucesión de Abd-al-Rahman I.

Se cuenta que Abd al-Rahman ibn Muawiya, viéndose próximo a morir, en ausencia de Hixam, que estaba en Mérida, y de Sulayman, que estaba en Toledo, dijo a otro de sus hijos, Abd Allah al-Balansí, que se hallaba junto a él: "Entrega el sello y el poder a aquél de tus hermanos que llegue el primero, porque Hixam tiene en su favor su piedad, su continencia y el consentimiento general mientras que Sulayman cuenta en su pro: su edad, su valor y la afección de los sirios". Fue Hixam quien, saliendo de Mérida, se adelantó a su hermano y vino a acampar en Rusafa. Temía que su hermano Abd Allah, dueño de Córdoba, del palacio y de los tesoros, pensara rechazarle; pero Abd Allah fue a su encuentro, le transmitió el poder y el sello, conforme a las últimas instrucciones de su padre y le dejó penetrar libremente en el palacio.

Según el relato de Al-Razi, Sulayman, cuando supo la transmisión del poder a su hermano Hixam, se hizo prestar juramento por los toledanos y por los habitantes de los alrededores y, después de haberse asegurado la posesión de tal zona, se preocupó de Hixam...

En 173 [31 mayo 789], siete meses después de la muerte de su padre, Abd Allah al-Balansi comenzó a ambicionar el poder que había estado sin embargo al principio entre sus manos.Poco contento del respeto que le testimoniaba Hixam, de los esfuerzos que hacía para satisfacerle y de la consideración con que le honraba por cima de sus otros hermanos, hubiera querido participar en el ejercicio mismo del poder. Se puso, pues, en camino para unirse con Sulayman en Toledo. Hixam, temeroso de las consecuencias de su marcha, envió tras él mensajeros encargados de contentarle y de moverle a regresar; pero no pudieron alcanzarle y Abd Allah llegó a Toledo.

En el mismo año Hixam marchó contra Sulayman e instaló su campamento bajo los muros de Toledo, donde se encontraba. Sulayman dejó entonces en la ciudad a Abd Allah y a su hijo, se fugó secretamente y, deseoso de intentar un golpe de mano, avanzó a marchas forzadas hasta Secunda, donde tomó posiciones, mientras los cordobeses salían a hacerle frente. Cuando Hixam tuvo noticia de tal expedición no se inquietó por ella y se limitó a enviar a su hijo Abd al-Malik detrás de su hermano. Al aproximarse aquél a Córdoba, Sulayman huyó y escapó en otra dirección; luego tomó la vuelta de Mérida, pero su gobernador Hudayr, llamado Al-Madhbuh, marchó contra él y le derrotó. Por lo que hace a Hixam, se retiró de Toledo después de haberlo tenido sitiado durante tres meses.

En 174 [20 mayo 790] Abd Allah al-Balansi fue al encuentro de su hermano Hixam, aun sin haber recibido ninguna oferta ni tampoco la amnistía y aquél le instaló en casa de su propio hijo Al-Hakam.

Tomado del Bayan al-Mugrib de ibn IDHARI (según versión francesa de Fagnan, II, 98)
1   2   3

similar:

Selección: 4 textos iconSelección de textos sobre el sexenio revolucionario

Selección: 4 textos iconSelección de textos comentados desde romanticismo al siglo XX

Selección: 4 textos iconSelección de textos de Anna Bosch Pareras (1996-2008)

Selección: 4 textos iconSelección de textos
«Los hombres hacen la historia.» No, la historia también hace a los hombres y modela su destino: la historia anónima, profunda y...

Selección: 4 textos iconSeleccióN selección en masa

Selección: 4 textos iconSeleccióN

Selección: 4 textos iconSelección artificial

Selección: 4 textos iconSelección de la idea

Selección: 4 textos iconSelección de poemas

Selección: 4 textos iconSelección mexicana






© 2015
contactos
h.exam-10.com