Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad






descargar 334.64 Kb.
títuloCrónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad
página1/15
fecha de publicación10.06.2015
tamaño334.64 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Historia > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

Crónicas de la Historia de José C. Paz



Costumbres y Sociedad


(José C. Paz, José Clemente...).




Instituciones





"El Hornero de José C. Paz" - Su historia

Su Historia: los clubes que le dieron origen.

Un 13 de julio de 1913 "Arroyo Pinazo" comenzó a llamarse "José C. Paz"


Lugares Históricos




Los Nombres de Mi Pueblo



"Hacia 1882, Mateo Clark obtiene la concesión para el pasaje de las vías del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico, y compra algunas extensiones de tierra a Serafín Germano y posiblemente a otros propietarios, como Irigoin, por donde atravesarán las vías" (Historia de José C. Paz de Héctor Mario Segura Salas).

Tendido del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico


Con el tendido de las vías ferroviarias y con el paso del tren se fueron habilitando estaciones ferroviarias.

En efecto, los hermanos Juan Eduardo y Mateo Clark, firman el 26 de enero de 1874 el primer contrato, para construir una línea ferroviaria de 1.676 de trocha, iniciándose las obras en Villa Mercedes, continuando hasta San Juan. Terminada esta sección se empalmaría Villa Mercedes - Buenos Aires.

El 10 de octubre de 1882 se forma la compañía Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico con el propósito de hacerse cargo de la concesión para ferrocarril desde Mercedes (Provincia de Buenos Aires) a Villa Mercedes, y los hermanos Clark tomaron a su cargo la construcción y equipamiento de la línea.

Posteriormente, el Gobierno nacional autoriza a los hermanos Clark la construcción de la sección entre Buenos Aires y Mercedes, formándose la Compañía del Ferrocarril Buenos Aires a Mercedes. Los trabajos comenzaron el 6 de julio de 1886. Esta compañía transfirió la concesión a la compañía Buenos Aires al Pacífico el 24 de septiembre de 1886.

Los trabajos de la sección Buenos Aires a Mercedes arrancaban en la calle Santa Fe, a la altura del arroyo Maldonado, encontrándose allí la primera estación, denominada "Palermo". La línea se desarrollaba en una extensión de 107 kilometros.

Entre Palermo y Mercedes se distribuyeron cinco estaciones: Caseros en el kilometro 15,200; Muñiz en el 29,700; Pilar en el 50,800; Cortines es el 81,800 y Agote en el 98,600. Por decreto del 17 de marzo de 1888 se autoriza al Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico a abrir el servicio al público el día 20 de marzo, pero la apertura se concretó el día 25, partiendo de Palermo el primer tren a las 5,00 PM; pasando por Caseros a las 5,23; por Muñiz a las 5,51; por Pilar a las 6,28; por Cortines a las 7,21; por Agote a las 7,49; llegando a Mercedes a las 8,03. En cada estación el tren se detenía dos minutos, a excepción de Pilar que paraba cuatro minutos.

Estas vías pasaban por incipientes poblados. Ante el pedido de los vecinos, el Gobierno Nacional comenzó a autorizar nuevas estaciones. Así el 15 de abril de 1891 se libró al servicio público la estación "Bella Vista". Cinco años más tarde, el 16 de febrero de 1896, se habilita al público la estación "General Sarmiento", hoy San Miguel.

Estación "Arroyo Pinazo"


Posteriormente los vecinos del paraje Villa Altube, hicieron sus gestiones para obtener una parada de tren. Las mismas tienen éxito y comenzaron a concretarse cuando la empresa del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico compró a Serafín Germano una porción de tierras en 1904. En dichas tierras se construyó el edificio de la estación, luego los galpones y cocheras, habilitándose al público el 8 de octubre de 1906 con el nombre de "Arroyo Pinazo". El nombre de la estación pasó a ser el nombre del pequeño poblado.


Vista de la Estación Manuel de Pinazo, 1952/1953

Este primer nombre se toma del arroyo distante a unos seis kilometros de la estación. El arroyo tiene sus nacientes en los campos cercanos al cruce de los caminos de San Fernando a General Rodríguez y de Pilar a Moreno; a poco andar sirve de divisoria entre las tierras de los partidos de Moreno y del Pilar, posteriormente entre los de General Sarmiento y del Pilar, para unirse, ya dentro del Partido del Pilar, al arroyo Burgueño y formar el arroyo Escobar, desembocando en el Río de Luján. La cuenca del arroyo Pinazo es de forma rectangular y sus aguas son perennes e intermitentes, el régimen es pluvial con crecida rápida durante las tormentas. Todo el curso de agua se encuentra integrado dentro del amplio ambiente de llanura apenas elevado sobre el nivel del mar.

Este curso de agua sirvió de nacimiento a "las suertes de sobras" repartidas por Juan de Garay. Estas suertes nacían en el arroyo e iban hasta encontrarse con los fondos de las suertes de estancia que nacían en el Río de las Conchas, hoy Reconquista. En la actual calle Pueyrredón se daba el encuentro de los fondos de ambas suertes. Por eso es de pensar que el nombre de Arroyo Pinazo se ha dado a la estación porque las tierras donde se encuentra la población nacían en el mismo. Y adquirieron el nombre de Pinazo, por su un antiguo propietario.

Pedido de cambio de nombre


Pocos años se llamará al pueblo "Arroyo Pinazo".

En 1912 fallece José C. Paz, fundador del diario "La Prensa" y amigo personal de don José Altube. Muchas son las iniciativas en el país para perpetuar su nombre. Entre ellas está la de los vecinos de Arroyo Pinazo, que a propuesta de don José Altube, elevan un pedido al Ministro de Obras Públicas, para cambiar el nombre de la estación por el de José C. Paz.

El director de Ferrocarriles, Ingeniero Pablo Nogués, da despacho favorable al pedido. Y el 5 de mayo de 1913, el ministro interino de Obras Públicas, doctor Bosch, firma la resolución por la cual se cambia el nombre a la estación.

El pueblo recibió con algarabía la noticia y la empresa del ferrocarril Buenos Aires al Pacífico dispuso cambiar el nombre el domingo 6 de julio.

Inmediatamente, vecinos e instituciones, se vuelcan de lleno a preparar los festejos, desarrollándose el siguiente programa:

Primero: A la salida del sol, disparos de bombas.

Segundo: A las 8 a.m. una banda de música recorrerá las calles del pueblo tocando dianas,

Tercero: A las 12 m., la comisión de fomento de Villa Altube, obsequiará con un asado a sus miembros e invitados.

Cuarto: A las 2 p.m., recepción de las delegaciones y concurrencia de Buenos Aires. Los niños de las escuelas cantarán el Himno Nacional Argentino, y enseguida se descubrirán los tableros de la estación, con el nombre del doctor José C. Paz.

Harán uso de la palabra en ese acto: en representación del vecindario, el doctor González Paglieri y el señor Luis Ebri, en nombre del comité central de homenaje, el doctor Estanislao S. Zeballos, quien agradecerá la demostración del vecindario.

Una de las niñas de las escuelas locales, declamará una poesía alusiva al acto.

Quinto: la concurrencia se trasladará, precedida de las bandas de música, al local de la Sociedad de Fomento de las Villas Iglesia y Germano, donde será obsequiada con una copa de champaña.

Sexto: Inauguración de la Avenida José C. Paz.

En este acto harán uso de la palabra, el señor Juan Mercadal, por la sociedad de Fomento de Villa Altube, y el doctor Delfín R. Carballo Araya, en nombre del personal de La Prensa.

La niña Estela Gandolfo, de la escuela fiscal de Villa Angélica, partido de Avellaneda, declamará una poesía alusiva al acto.

Séptimo: Lunch ofrecido a la concurrencia por el señor José Altube, en el salón de la sociedad de fomento.

Hablará en el acto en representación del vecindario y de la prensa de Avellaneda y el comité de homenaje al doctor Paz, constituido en esa ciudad, el señor Florencio Santolario, director de "El Comercio"

Octavo: Carrera de sortijas.

Noveno: Gran baile popular, en la plaza de las romerías.

Décimo: A las 5, 30 p.m., regreso a Buenos Aires del tren especial.


Foto del Camino de San Fernando a Rodríguez, año 1935. Interpretación de la vista: vieniendo por la Ruta 197 desde León gallardo hacia la estación (está tomada altura Ruta 197 y calle Sarmiento).

Segundo nombre: "José C. Paz". Un mes de festejos


El 5 de julio todo estaba dispuesto, pero por incovenientes de último momento se debieron trasladar los festejos. Así informa el diario "La Prensa":

"No obstante todos los preparativos hechos por el vecindario de la estación Arroyo Pinazo, en homenaje al ilustre ciudadano cuyo nombre llevará en adelante este pueblo, la Comisión Central que funciona en esta Capital, resolvió ayer, de acuerdo con las Sociedades de Fomento organizadora de los festejos, postergarlos para el próximo domingo.

La causa principal de esta postergación, reside en la imposibilidad manifestada por la gerencia del Ferrocarril al Pacífico, de hacer correr un tren expreso, entre 1 y 1,30 de la tarde, de esta Capital a la estación José C. Paz. La comisión de homenaje ha considerado materialmente imposible que la enorme cantidad de personas que deseaban concurrir a los actos preparados, pudiera trasladarse en el tren ordinario de la 1,25 único de que podía disponer la citada empresa a hora adecuada para el buen éxito del homenaje".

No obstante, como de esta resolución no se pudo dar aviso a todo el vecindario de Arroyo Pinazo y sus alrededores, el domingo 6 de julio un gran número de personas se reunió en la plaza del pueblo, a los cuales don José Altube ofreció un asado y por la tarde hubo carrera de sortijas.

Al domingo siguiente, día 13 de julio, se llevaron a cabo, tal cual lo previsto, los actos del cambio de nombre. Así informaban los periódicos al día siguiente:

"La población que hasta hace poco días llevara el nombre de Arroyo Pinazo tuvo ayer un día de francas y nobles expansiones, en ocasión de los festejos con que fue celebrado el cambio de su antigua denominación por la de José C. Paz, como se la designará en adelante.

Desde las primeras horas de la mañana el pueblo presentó un aspecto de gran animación, en la que se confundían por igual la bullanguera alegría de la multitud y los acordes de las dianas y las marchas de la banda de música que recorría las calles de la localidad.

El embanderamiento total de la población y los arcos y trofeos con que se habían adornado las vías principales contribuyeron al mayor brillo de los festejos, cuya animación no decayó un momento hasta entrada la noche".


13 de julio de 1913, se le pone al pueblo "José C. Paz". La foto muestra el momento en que es descubierto el nombre de la Av. José C. Paz.

No todo concluyó en este día, para el domingo siguiente, 20 de julio, se programó: a las 1,00 p.m. partido de football entre los clubs de José C. Paz y Pilar, al finalizar bailes populares. Después baile popular, amenizado por la banda "La Lira Argentina", y a las 7,30 p.m., en la plaza, función cinematográfica, en la que se exhibirían las vistas que el señor Max Glücksmann, de la casa Lepage, ha obtenido en las fiestas del domingo anterior. Finalizando con bailes populares.

Dado que no se pudo proyectar la película "por incovenientes surgidos a última hora en la marcha del motor que debía hacer funcionar las vistas cinematográficas", se programaron nuevos festejos para el domingo siguiente, día 28 de julio.

En este día, a las 1,00 comenzaron con un almuerzo campestre ofrecido por don José Altube. Al final del mismo actuó la banda "La Lira". Luego pasaron al campo de deportes para un partido entre los clubes de José C. Paz y Hurlingham. Terminado el partido, se realizó un gran baile popular en una carpa levantada en la plaza, hasta las 5,30 de la tarde en que debió suspenderse por falta de luz.A las 7,00 se prendieron fuegos de artificio y a las 19,30 se dio comienzo a función cinematográfica. Al aparecer en la tela la vista del pueblo y de los festejos que allí se realizaron fue saludada con una salva de aplausos y atronadores vítores al doctor José C. Paz. Amenizaron esta función, el cuarteto integrado por Juana y Elvira Altube, Catalina Buzzini y Aída Altimpergher.

Conociendo algo de la vida del doctor José C. Paz


Nació en Buenos Aires, el 2 de octubre de 1842. Era hijo de don Ezequiel Paz y doña Jacoba Cueto. Su familia se radicó en Rosario, donde transcurrió parte de su infancia y adolescencia.

Siendo muy joven, vivió una aventura muy singular que puso de manifiesto su profunda fe por la causa porteña. Cuando llegaron varias cañoneras de Buenos Aires para atacar a los confederados, José C. Paz se hechó a nadar y llegó a una de ellas en medio de una lluvia de balas y a raíz de esto, fue trasladado por el buque Buenos Aires hasta la Capital, donde se alistó en las filas que combatían a los confederados. Como tantos otros de su generación, sostenía que era preciso defender con bravura el sufragio, ese instrumento natural de la soberanía popular, y dio el ejemplo de la defensa armada de las urnas contra los ataques armados para posesionarse de ellas y destruirlas.

En la batalla de Pavón fue ayudante del general Mitre. Cuando estalló la guerra con el Paraguay, fundó en 1865 la Sociedad Protectora de los inválidos. En 1867, fundó un periódico al que llamó: El Inválido Argentino, cuyo objeto era obtener fondos para su obra de beneficencia. En aquella época era secretario de la Cámara de Diputados.


Retrato del Doctor José C. Paz.  

El 18 de octubre de 1869, fundó el diario La Prensa y en su primer editorial decía: "La independencia, el respeto al hombre privado, el ataque razonado al hombre público y no a la personalidad individual formarán nuestro credo... Verdad-libertad: he ahí nuestro punto de partida. Libertad, progreso, civilización: he ahí el fin único que perseguimos. No nos guía ningún móvil mercantil. Abrigamos la confianza de conservar la independencia suficiente, a más de la que nos es característica, para poder ser interpretes genuinos de la opinión pública". . Cuando en 1871, la ciudad de Buenos Aires sufrió el azote de la fiebre amarilla, en el diario La Prensa, se organizó una comisión para atender a los enfermos y a sus familias. En aquellas dramáticas jornadas puso de manifiesto su temple y altruismo.

Figuró entre los principales gestores de la revolución de 1874 contra Avellaneda, el candidato oficialista, cuya consagración como sucesor de Sarmiento se había hecho mediante el fraude del sufragio popular. Los comicios de aquella época se efectuaban en los atrios de las Iglesias, sin un control eficaz ni garantías suficientes. El resultado de las elecciones, producto de un fraude, provocó una profunda indignación que rápidamente culminó con el alzamiento en armas contra el gobierno. José C. Paz fue uno de los principales protagonistas en la gestación de este movimiento cívico-militar, y lo fue también en la lucha posterior. Asumió personalmente el mando de las fuerzas revolucionarias reunidas en los distritos bonaerenses de San Fernando y Tigre, con la que se formó la legión "24 de septiembre". En esa oportunidad pronuncia la frase "al periodismo honrado, cambiar la pluma por la espada", suspendiendo el diario para tomar el mando de las fuerzas y encaminarse hacia el sur, incorporándose al ejército constitucional del general Rivas en el Partido de Monte. Cuando el general Bartolomé Mitre, Jefe de la revolución, llegó al Tuyu desde Montevideo, nombró a José C. Paz, auditor de guerra del ejército, con el título y honores de coronel. Es aquí donde se conocen José C. Paz y José Altube, quién por entonces estaba radicado en Dolores, ofreciéndole don José los servicios de sus carretas para transportar los abastecimientos necesarios para la contienda. Así nació una amistad de por vida entre los dos hombres.

Derrotada la revolución en la batalla de La Verde, José C. Paz se exiló en Montevideo, donde se graduó en derecho. En 1879 fue diputado nacional. Desde 1883 hasta 1885, ejercitó la representación diplomática de nuestro país en Madrid. Desde 1885 hasta 1893, fue nuestro representante en París. Su desempeño como ministro plenipotenciario fue muy ponderado. Murió en Montecarlo, el 10 de marzo de 1912. Se había casado con doña Zelmira Díaz.

Segundo cambio de nombre: Manuel de Pinazo


El 24 de enero de 1952, como consecuencia del conflicto suscitado entre el Peronismo y el diario "La Prensa", por un decreto del gobierno nacional se cambia el nombre de José C. Paz por el de "Manuel de Pinazo". En sí para los habitantes del pueblo siguió siendo José C. Paz; en cambio, en las dependencias oficiales: estación, correo, registro civil, escuelas... se registro el cambio, y en toda la documentación encontramos "Manuel de Pinazo".


Vista de la Estación de José C. Paz, década del 40.

En este cambio de nombre, el pueblo no tuvo ninguna participación ni injerencia, tampoco hubo festejos.

¿Quién era de Manuel de Pinazo?


Fue un antiguo vecino de los pagos del Pilar. En el censo de 1744, realizado en la campaña de Buenos Aires, encontramos en torno a la Capilla de Nuestra Señora del Pilar que vivían cinco familias, suman veinte personas, entre ellas estaba la casa y pulpería de don Manuel de Pinazo.

En 1756 adquirió las "Suertes de Sobras", en total 14850 varas cuadradas. Tierras que hoy conforman gran parte de los Partidos de Escobar, Pilar, José C. Paz y Malvinas Argentinas. Nueve años después vendió una parte, y el resto, a su muerte, fueron heredadas por sus hijos.

Manuel de Pinazo había nacido en la región de Burgos, actual provincia de Santander, España, hacia el año 1714. Era hijo de Cristóbal de Pinazo y María Cruz Perteche.

En su juventud emigró a Buenos Aires, donde contrajo matrimonio con Polonia Amarillo. Del matrimonio nacieron tres hijos: José Gregorio en 1739, María Martina en 1743 y Casimiro en 1744.

Tuvo larga actuación en las milicias de campaña, iniciando sus servicios en el año 1735 como cabo de Escuadra en el Cuerpo de Blandengues, bajo las órdenes del maestro de Campo don Juan de San Martín. En 1741 es promovido a sargento y el 16 de agosto de 1760, es ascendido a Capitán de milicias del Partido de la Cañada de Escobar. El 13 de mayo de 1762, el gobernador, don Pedro de Ceballos, lo nombra Sargento Mayor de los partidos de Las Conchas abajo y Las Conchas arriba, con el mismo grado en la Costa y Cañada de Escobar. Realizó varias expediciones para dominar a los indios. En 1769 se lo nombra Comandante de la expedición a las Salinas Grandes. En 1772, las autoridades lo ponen al frente de las milicias de campaña, revistando en calidad de Sargento Mayor en el Partido de Luján. En agosto de 1776, al crearse el Virreinato del Río de La Plata, su primer virrey, don Pedro de Ceballos, lo promueve a Maestro de Campo General de la Campaña Bonaerense. Hacia 1780, fue ascendido a Comandante en Jefe de todas las tropas. Después de más de 46 años de servicios activos, el virrey le acordó el retiro, pero poco tiempo después es convocado para una nueva expedición a las Salinas Grandes.

No solo se desempeñó como militar, al asumir el cargo como Maestro de Campo en el año 1776, ocupó también la función de Alcalde Ordinario de la Villa de Luján; haciéndolo nuevamente en los años 1789, 1795 y 1796. Durante estos períodos residió en Luján, construyendo el edificio que hoy es sede del Museo Histórico de Luján.

"El Mariscal", como se lo conocía en los círculos sociales de la epoca, era alto, de fuerte contextura física, resaltaba en su ancianidad su pelo y barba blanca, calzaba calzón de tela gris, zapatos con hebillas plateadas, chupa leonada con galones bordados y tricornio azul con ribetes de oro.Después de una larga vida y dinámica actuación, falleció a la edad de 84 años, el 22 de octubre de 1798.

Nuevamente José C. Paz


Caído el gobierno peronista, el gobierno de la revolución libertadora, mediante un decreto general dado a fines de septiembre de 1955, restituye a todos los pueblos del país los nombres cambiados durante la presidencia de Juan Domingo Perón. No obstante este decreto, hay una resolución fechada el 14 de diciembre de 1955, donde se cambia Manuel de Pinazo por "José C. Paz". Esta resolución fue, en realidad, un acto de desagravio a la figura del doctor Paz.

Con correr del tiempo surge la pregunta ¿qué significa la letra "C"?. Para algunos significaba "Carlos", para otros "Camilo", para otros "Clemente".

El Ateneo Cultural y Artístico "El Hornero", el 13 de marzo de 1978, cursa una nota al diario "La Prensa", preguntando sobre el segundo nombre de José C. Paz. En respuesta, el Director del diario, don Máximo Gainza, contesta: "el fundador del diario La Prensa se llamaba José Clemente Paz, pero siempre usó y firmó José C. Paz. Ello explica las diferencias que existen en cuanto al segundo nombre". .


Vista de la estación, nuevamente José C. Paz, 1956

En mayo de 1979, el diario "Avance" vuelve sobre el tema y publica lo averiguado por el Ateneo "El Hornero".

Por último, en el año 1995, el Museo Histórico "José Altube", encarga una investigación al prof. Ezequiel Pavese. Dicho profesor encara un trabajo serio y después de consultar distintos documentos, concluye "Es evidente, que con la documentación obtenida -Acta de defunción y expediente de la Sucesión José C. Paz- podemos afirmar con mucha seguridad, que el nombre del ilustre ciudadano, es José Clemente Paz

Descubierto el significado de la "C", hay algo que no podemos obviar, para el paceño siempre su pueblo fue "José C. Paz", poco le importó si la "C" significaba Carlos, Camilo o Clemente. Hoy cuando escuchamos decir "José Clemente Paz" suena raro, el oído no está acostumbrado, el paceño no está familiarizado; incluso en los decretos oficiales, como cuando se elevó a la categoría de ciudad o se creó el distrito, siempre se dice "José C. Paz".

Este es y será el nombre de nuestro pueblo: "José C. Paz"; incluso en más de una vez, al hablar apurado escuchamos decir: "Soy de José Paz".

Alberto Julio FERNANDEZ
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconCRÓnicas. José alejandro castañO

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconSixto José Paz Wells

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconTratado de paz entre España y Estados Unidos (1898). Paz de París

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconEs el centro de la ciudad fundado en 1776, que guarda y muestra la...

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconHistoria de la Filosofía/ José Luis Herrera/ ies josé Hierro

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad icon1 voltaire, Nuevas consideraciones sobre la historia; El Siglo de...

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconSeñores: D. Mariano Zuaznavar. D. Juan Aguirreche. D. José Agote....

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconMÁster en literaturas hispánicas: «arte, historia y sociedad»

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconEspacio de la historia y de la sociedad vasca: un proyecto nacional

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad icon13 transformaciones sociales. Crecimiento demográfico. De la sociedad...






© 2015
contactos
h.exam-10.com