Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad






descargar 334.64 Kb.
títuloCrónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad
página10/15
fecha de publicación10.06.2015
tamaño334.64 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Historia > Documentos
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   15

El Aeródromo de José C. Paz



El 13 de julio de 1913, a los actos programados por el cambio de nombre del pueblo de José C. Paz, se sumo el vuelo del teniente Raúl Goubat al comando del monoplano "La Paloma", quién había salido del aeródromo militar de El Palomar a las 3,48 de la tarde, acompañado por Jenaro Rongo. Así narran las crónicas de ese día:

"a 500 metros de altura, llegó a la estación José C. Paz, y entró por el lado Norte. Una vez sobre la población, Goubat, poco a poco disminuyó la altura mientras realizaba grandes virajes con el propósito de buscar un terreno apropiado para el descenso. Terminado el tercer círculo por los alrededores del pueblo, efectuó lentamente un magistral aterrizaje, en un campo del sur.

No bien el aeroplano tocó tierra, el piloto Goubat y el pasajero Rongo, fueron felicitados por numerosas personas, que se trasladaron al lugar del descenso. En pocos minutos, el sitio donde estaba el aeroplano se vio invadido por un gentío inmenso, que dejaba los demás programas para ver de cerca a "La Paloma" y agasajar a los excursionistas. Por lo avanzado de la hora, el piloto Goubat y el pasajero rehusaron toda clase de atenciones, y solo se preocuparon de cuidar el aeroplano con la ayuda de varios soldados y agentes de policía.

El piloto, 4,35 minutos inició el vuelo de regreso en compañía de don Angel Ruilópez, de la administración de La Prensa, y llegó a El Palomar a las 5 de la tarde, en perfectas condiciones". Este fugaz vuelo provocó tan grande entusiasmo e interés en la población que llevó a pensar en la instalación de una "escuela de volación" en la localidad.

Los primeros vuelos en el país


La aviación en Argentina era algo muy reciente. En 1910, con motivo de la celebración del Centenario de la Revolución de Mayo, llegaron a país varios aviadores europeos contratados por entidades o comisiones formadas especialmente, para intervenir en los festejos como número especial y novedoso.



El 30 de enero de 1910, por primera vez, un aeroplano voló sobre cielo argentino en el polígono de tiro de la guarnición militar de Campo de Mayo, a cargo del piloto italiano Ricardo Ponzelli, en un vuelo de 200 metros de distancia en línea recta y a 100 de altura; pero no fue un vuelo exitoso, el aeroplano, un Voisin de 60 HP de fabricación francesa, fue perdiendo altura y cayó de costado, quedando destruido el tren de aterrizaje y la cola.

Una semana después, el 6 de febrero de 1910, en el hipódromo de Longchamps, el piloto francés Henri Bregi, realizó dos vuelos con un Voisin de 50 HP. En el primero recorrió 6 kilómetros en 8 minutos a 25 metros de altura y en el segundo cubrió la distancia de 7 kilómetros en 8 minutos 45 segundos, a 60 metros de altura. Estos dos vuelos fueron fiscalizados por miembros de la comisión directiva del Aero Club Argentino, quedando oficialmente registrados como los primeros vuelos en aeroplano en la República Argentina.

Aeródromo "José C. Paz"


El 9 de junio de 1913 publica La Prensa: "En el pueblo de José C. Paz ha surgido una iniciativa plausible, que es digna del mejor éxito: la instalación de una escuela y un campo de volación, con sus talleres indispensables para la reparación y construcción de los aparatos. Con este fin los iniciadores que son los señores L. E. Grimaud, Guillermo Kraft, Carlos Rampini y García hermanos, han adquirido los terrenos necesarios para talleres, hangares y aeródromo; cuentan ya con el concurso del volador Pablo Castaibert y esperan la respuesta del volador Fels".

En octubre de 1913, comienza la instalación del aeródromo. Para tal fin se había comprado una manzana para instalar los hangares y otras dependencias de recreo, y arrendado otras seis manzanas para el "campo de volación". En los primeros días de enero de 1914, los hermanos García acababan de construir un aeroplano de 50 caballos, y tenían previsto terminar otro para fin del mismo mes, previéndose para esa fecha hacer los primeros vuelos con pasajeros. Este aeródromo estaba ubicado en Villa Germano.

Para el 5 de abril de 1914 estaba previsto que el piloto francés Pablo Castaibert realizara una serie de vuelos con pasajeros, para ello se trasladaría desde el aeródromo de Villa Lugano hasta José C. Paz en un monoplano de 100 HP de construcción nacional. Lamentablemente, debido a que el piloto debía participar en Palermo en un homenaje a Jorge Newbery, se suspendieron los vuelos con pasajeros para el domingo 12 de abril. Tampoco se realizaron los vuelos en este día por el mal tiempo reinante, pasándose para el domingo siguiente.

Aeródromo "José Altube"


En mayo de 1914, el diario "La Prensa" anuncia que en José C. Paz ha de fundarse una nueva escuela de aviación dirigida por el aviador Guido Paolucci, construyéndose hangares y aparatos. Al respecto dicen las crónicas:

"Con el propósito de trasladar a su monoplano Castaibert 50 HP al pueblo de José C. Paz, en donde se propone dar una exhibición pública el próximo domingo, el aviador Paolucci partió ayer a las 3,30 de la tarde de un terreno contiguo al hipódromo de Longchamps, en donde se albergaba su aparato, describiendo primero algunos círculos a fin de cobrar elevación.

A 100 metros de altura cruzó sobre el Riachuelo y oblicuando luego se exhibió sobre el extremo sur de la ciudad, para empalmar con las vías del ferrocarril Pacífico.

En el aeródromo militar descendió a los 25 minutos de viaje, y un poco más tarde reanudaba el vuelo, salvando a 400 metros la distancia que aún lo separaba del punto de destino. El aparato fue albergado en un galpón cercano a la estación de ferrocarril".

El primer vuelo de Paolucci en José C. Paz transcurre el 19 de mayo: "El vecindario se halla gratamente impresionado por los vuelos efectuados en el aeródromo local, por el piloto italiano Guido Paolucci. Después de hacer varias evoluciones por sobre este pueblo y San Miguel, realizó algunos virajes difíciles que pusieron de manifiesto la pericia que posee dicho volador, en el manejo de su aparato".



A partir de ese 19 de mayo de 1914, cada domingo Paolucci volverá a volar y la gente del pueblo disfrutará del espectáculo. Es tanto el impacto que produce en la población, que los mueve a ofrecer al aviador un gran banquete. El 15 junio se reúnen, en la casa de Carmelo Marino, la colectividad italiana y la población de José C. Paz, participando entre otros Mariano Sorichetti, Juan Pillacampi, Juan y Antonio Capurro, Amadeo Marchetti, Ernesto Carnevali, Sebastián Zunino, Alejandro Peretti, Pedro Gandolfo, Antonio Ceriolo, Julio Marengo, Enrique Calzolari, Fernando Raho, Mario Colombo, José, Santiago y Bautista Altube, Juan F. Mercadal, Rafael Cevedo y Santiago Galuya. En esa cena surge la necesidad de ayudar al piloto para que instale su escuela en José C. Paz. Los residentes italianos, en unión con la Sociedad de Fomento y del Centro Recreativo "Juventud de Artesanos", solicitan ayuda a don José Altube para ese fin. Obteniendo de don José la promesa de construir un hangar a la brevedad posible.

Ya para el 30 de junio, Guido Paolucci, realiza los primeros vuelos en el nuevo campo de volación, que aceleradamente se está construyendo. No solo hace vuelos de demostración, el 4 de julio, asociándose al duelo por el fallecimiento de doña María Berro de Altube, "realizó una ascensión en aeroplano y desde lo alto arrojó flores sobre el féretro al ser conducido este al cementerio local".

Este campo se proyecta inaugurar el 10 de julio con motivo del primer aniversario de cambio de nombre del pueblo, cuyo programas de festejos preveía:

"Siempre que las condiciones del tiempo no sean muy desfavorables, el vecindario celebrará el primer aniversario del cambio de nombre de este pueblo, habiéndose preparado el siguiente cronograma de festejos:

Salva de bombas a la salida del sol; a las 10 a.m. una banda de música recorrerá las principales calles del pueblo; 12 m., salva de bombas; 1 p.m., reunión en la plaza de José C. Paz de las sociedades y niños de las escuelas; 2 p.m., himno nacional cantado por los niños; 2,30 p.m., juegos atléticos ejecutados por los niños; 3 p.m., inauguración del aeródromo con exhibición de tres aeroplanos en construcción; 3,30 p.m., baile popular y vuelos por el aviador Paolucci; 4 p.m., distribución de bombones a los niños; 8 p.m., biógrafo".

Debido al mal tiempo y el estado de los caminos, está inauguración se trasladó para el mes de agosto. En la escuela se habían construido tres monoplanos Blériot con motor Anzani de 35 HP, considerados como "verdadero aparato de aprendizaje por su lentitud y peso, que permite al alumno con toda calma darse cuenta de las diversas incidencias de vuelo, sacando útiles experiencias para cuando maneje aparatos más veloces". Además poseía dos monoplanos, uno Blériot y otro Deperdussin, ambos con motor Gnome de 50 HP. Para esa fecha ya había varios alumnos inscriptos y solicitudes para incorporación.

El 10 de septiembre, Paolucci, partía para Italia para proveerse de motores Anzani y otros materiales de aviación, para la construcción de varios aparatos que había comenzado.

Otros aviadores


En enero de 1915 realizó varios vuelos Ricardo De Tomassi, instructor del aeródromo de San Fernando. En el mismo año realizaron vuelos de instrucción, el piloto francés Pedro Tombouse y el italiano Franzoni. También hubo vuelos con fines netamente comerciales, se probaban aeroplanos construidos en José C. Paz para la venta, así, entre otros, el aviador Cattaneo, probó un monoplano de 50 caballos, vendido a un señor de San Jerónimo Norte (provincia de Santa Fe), ó Carlos Dal Mistro ensayaba otro adquirido por un señor de la Capital. Y el 1º de agosto de 1915, se realiza el primer vuelo con pasajero y la primera persona "que osó remontarse a los aires" fue la niña María Alzuarte, apodada "Marucha".

Luces rojas


También en José C. Paz hubo accidentes de aviación, como dice el redactor del diario El Progreso: "tenemos que consignar una nota roja, la primera que se produce en la localidad", el 30 de enero de 1915, Luis Nardini, "mientras realizaba un vuelo de ejercicio sufrió un accidente, del cual resultó con lesión de poca importancia, pero el aparato se destrozó".

En cambio, Luis Pardo sufrió un accidente que le costó la vida: "Esta tarde -31 de octubre de 1916- el volador Luis Pardo, que venía de Villa Angélica en un biplano, intentó descender en el aeródromo local, pero tuvo la desgracia que lo sorprendiera una tormenta y cayó desde una altura de 300 metros. Pardo sufrió la rotura de la base del carneo lo que produjo una muerte instantánea y el aparto quedó destrozado".

¿Un aeródromo o dos aeródromos?


Por la prensa local y nacional de esos tiempos, descubrimos la existencia de dos aeródromos. El diario "El Progreso" en una nota fechada el 1º de febrero de 1915, habla del aeródromo "José C. Paz" de Villa Germano, donde los hermanos García construyen aparatos de vuelo, y del aeródromo "José Altube" de Villa Altube, donde el piloto De Tomassi viene efectuando vuelos de prueba de un aparato construido en la misma.

El 15 de septiembre de 1915, La Prensa, anuncia los motivos del cierre de una de ellas: "Con motivo de ausentarse para Italia el piloto Franzoni, que desempeña el cargo de instructor de la escuela de aviación de José C. Paz, el director de este establecimiento aeronáutico ha resuelto clausurarlo definitivamente". Cerrada esta escuela, confirma la existencia de otra el accidente de Luis Pardo ocurrido el 31 de octubre de 1916, y también una noticia publicada el 5 de enero de 1918:"En el aeródromo de José C. Paz, dio ayer con buen éxito sus pruebas para obtener el titulo de piloto volador, el señor Carlos A. Lavalli".

Mirando esas escuelas de volación después de más de ochenta años de su inauguración, cuanto empuje e iniciativas había en esa sociedad paceña. A tres años del primer vuelo en el país, los cielos de José C. Paz eran surcados por esos "aparatos" conducidos por expertos aviadores extranjeros, que habían venido no solo para demostrar su habilidades en el aire, sino también para hacer "la américa".

Recorramos las calles del pueblo, esas tardes de domingo a pleno sol, los habitantes yendo hacia el aeródromo, unos en sulky, otros a caballo, o simplemente de a pie; vestidos para una fiesta, las mujeres con sus sombrillas y los hombres de corbata y rancho; dispuestos a gozar de ese espectáculo: ver cruzar y hacer piruetas por el celeste cielo a esos aparatos construidos en la localidad, conducidos por expertas manos o aprendices de aviadores. Fiesta y progreso, progreso y fiesta para un pueblo ansioso de crecimiento, contemplando en su cielo el producto de la industria local.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   15

similar:

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconCRÓnicas. José alejandro castañO

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconSixto José Paz Wells

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconTratado de paz entre España y Estados Unidos (1898). Paz de París

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconEs el centro de la ciudad fundado en 1776, que guarda y muestra la...

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconHistoria de la Filosofía/ José Luis Herrera/ ies josé Hierro

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad icon1 voltaire, Nuevas consideraciones sobre la historia; El Siglo de...

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconSeñores: D. Mariano Zuaznavar. D. Juan Aguirreche. D. José Agote....

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconMÁster en literaturas hispánicas: «arte, historia y sociedad»

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconEspacio de la historia y de la sociedad vasca: un proyecto nacional

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad icon13 transformaciones sociales. Crecimiento demográfico. De la sociedad...






© 2015
contactos
h.exam-10.com