Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad






descargar 334.64 Kb.
títuloCrónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad
página14/15
fecha de publicación10.06.2015
tamaño334.64 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Historia > Documentos
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   15

Sociedad Cosmopólita de Socorros Mutuos



Dice el Profesor Segura Salas en su libro "Historia de José C. Paz": El 4 de junio de 1911 se funda la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos. Por entonces, dada la gran afluencia de inmigrantes, era muy común que en distintos pueblos de la provincia, los mismos se agruparan en asociaciones de ayuda mutua. En San Miguel estaban la Sociedad Española de Socorros Mutuos y Sociedad Fratellanza Italiana; en Arroyo Pinazo, en cambio ambas colectividades se reunieron en una Sociedad "Cosmopolita".

En efecto, corría el año 1911 y don José Altube comenzó a plantear a los vecinos la necesidad de contar con una Institución de ayuda mutua. Eran tiempos en que no existían las obras sociales, no había médicos en el pueblo, la asistencia la brindaban los Hospitales públicos; enfermarse significaba no cobrar el jornal de trabajo, trayendo el sufrimiento aparejado una situación de necesidad.

La convocatoria de don José encuentró el apoyo de la población. El 4 de junio se reunieron los vecinos en Asamblea y fundaron la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos de Arroyo Pinazo. En ese mismo día se eligió la primera Comisión Directiva, que quedó integrada por: José Altube, presidente; Antonio Capurro, vicepresidente; Juan F. Mercadal, secretario; Gabriel Gisclar, prosecretario; Cándido Astinza, tesorero; Bartolo Arballo, protesorero; Juan Altube, Juan F. Riccci, Roque Molinari, José Tropea; Pedro Belategui y Juan B. Etchart, vocales; Enrique Calzolari y Eduardo Tiesset, vocales suplentes.

¿Qué es una Sociedad cosmopolita de Socorros Mutuos?


Hoy, seguramente puede surgirnos la pregunta ¿qué es una Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos?. Cuando analizamos cada uno de los términos, descubrimos que es una agrupación de personas -Sociedad-, de distintas nacionalidades -cosmopolita-, reunidas para prestarse ayuda recíprocamente en un peligro o favororecerse en caso de necesidad -socorro mutuo-.

En el caso de la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos de Arroyo Pinazo, nace con el fin de: "crear un fondo común destinado a socorrer a los socios en ella inscriptos en los casos de enfermedad o sus consecuencias".

A pasos firmes, año a año la Sociedad va creciendo, así informaba el diario El Progreso del 1° de marzo de 1914: "La Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos, en los dos años y medio de existencia que cuenta, ha logrado afianzar su crédito, pues además de contar en la actualidad con 72 socios, posee un depósito en el banco cuya cantidad alcanza a $ 1.109,70 m/n. Digno de aplausos son los miembros de la Comisión que dirige esta noble y altruista sociedad".

Los Socios


Al leer el artículo de El Progreso, descubrimos que la Sociedad contaba con 72 socios. Hojeando los Estatutos, encontramos que para poder ingresar como socio de la Sociedad Cosmopolita, los solicitantes debían "gozar de buena reputación, no padecer ninguna enfermedad, ser mayor de doce años y no pasar de cincuenta". Además para ser admitido debía ser presentado a la Comisión Directiva por un "socio efectivo", quién se hacía responsable moralmente con respecto a la reputación y edad, como así también a la salud. Incluso, si la Comisión Directiva lo creía conveniente, debían someterse a un examen médico.

Había cuatro categorías de socios:

En primer lugar, los "socios efectivos", que eran los "varones" a partir de los 12 años y no mayores de 50, debían tener buena reputación y no padecer enfermedad

En segundo lugar los "socios auxiliares", que eran las "mujeres" a partir de los 12 años y no mayores de 50, debían tener buena reputación y no padecer enfermedad.

En tercer lugar, los "socios protectores", que eran aquellos que habían pasado la edad de 50 años, varones y mujeres, pero que solo recibían como beneficio la asistencia médica y farmacéutica.

Y en cuarto lugar, los "socios honorarios", que eran aquellas personas que por sus altas cualidades de filantropía y servicios extraordinarios prestados a la Sociedad se hacían acreedores del estimulo de la Institución. Esta distinción solo la acordaba la Asamblea General de Socios.

Los fondos con los que contaba la Institución provenían de las cuotas sociales, que en los primeros años de la Institución eran dos pesos moneda nacional como ingreso y una cuota mensual de un peso y veinticinco centavos m/n adelantada.

La Sociedad crecía constantemente, en 1924, la Cosmopolita publicada la lista de los socios efectivos por orden de matrícula, ya sumaban ciento siete: Juan F. Mercadal, Vicente H. Altube, Juan B. Altube, Enrique Calzolari, Ernesto Carnevali, Antonio Capurro, Ignacio Altube, Pedro Irigoin, Ignacio Girini, Luis R. Capurro, Juan Altube hijo, Juan A. Capurro, Carlos Zoccola, Antonio Cerioli, Juan Sánchez, José Oxacelay, Alejandro Valentini, Alejandro Marchetti, José Tropea, Carlos Cabaña, Nicolás Sorichetti, Enrique Capurro, Juan Lázzaro, José M. Ogaz, Pedro Bottazzini, Albano Tomey, Julio Filomía, José Figueras, Antonio Vázquez, Cipriano Maggiolo, Julio Dughetti, Federico Scattoni, Luis Zorzi, Justo De Onofrio, Silvio Pagano, Maximiliano Miguez, Felix Miguez, Eugenio Gardoni, Domingo Ledesma, Héctor Sánchez, Miguel P. Sánchez, Atilio Zago, José Daniel, Vicente Tropea, José Ludigliani, Juan Bottazzini, Angel Bottazzini, Juan calcina, Andrés Chiessa, Dándalo Cosotti, Luis Albertini, Juan Gardoni,

Gerardo Gardoni, P. Mamolenti, Francisco Grau, Samuel Pérez, José Sacchi, Joaquín Rodríguez, Miguel Sánchez, Cirilo Ledesma, Valentín Ledesma, Pedro Durruty, Juan Alfaro, Eduardo Forte, Alfredo Dughetti, Felipe Sorichetti, Pedro Rattaro, José Boffa, B. Ledesma, P. Novaro, S. Arias, Domingo Francinella, Juan Sorichetti, E. Pederzoli, Vicente Agostino, Carlos Rañi, S. Galante, E. Capodacqua, Luis Agostino, Apolinar Muiñoz, Juan Dughetti, Aldo Marchetti, Carlos Mantovani, Carlos Mantovani (h), Angel Boffa, E. Guerrero, Guido Rañi, Juan Davio, Carlos Prata, Jesús Gacio, José Gorini, José Raponi, Félix Irigoin, H. Nicola, Dante Nicola, Pedro Prata, Juan Sacchi, E. Palavecino, Juan Gilardoni, Pedro Carocella, Carlos Sacchi, A. Vázquez Vaca, Francisco Pérez, D. Lascombre, Tránsito Blanco, Emilio Castellani y Nicolás Lázzaro.

En cada reunión de Comisión Directiva se presentaban nuevos socios que iban dando un crecimiento sostenido a la Institución. Mirando actas, en la reunión del 19 de abril de 1927, se aceptan como socios Gabino Solivia y José Lavatelli, presentados por José Tropea y Domingo Ledesma. Tres meses después, en la reunión del 15 de julio de 1927, se aceptan como socios a Santiago Eiras, Lorenzo Cornaro, Cipriano Morales hijo, José Becco, Francisco Catalano y Agustín Rabadan, presentados por Domingo Ledesma, Carlos Zarlenga, José Tropea y Enrique Gorini.


Socios y Miembros de Comisión

Socorros a los Socios


El artículo 19 del Estatuto nos detalla los beneficios que la Sociedad Cosmopolita brinda a sus asociados: Los Socorros que esta Sociedad presta a los socios efectivos y auxiliares enfermos consistirán en asistencia médica y farmacéutica, una cantidad asignada para pensión y en caso de fallecimiento se le entregará a la familia del extinto la suma de cincuenta pesos m/n corriendo por su cuenta los gastos del servicio fúnebre. En caso de no ser reclamada esta suma dentro de los quince días del fallecimiento se considerará donada a la Sociedad.

Todos los asociados gozaban de estos beneficios, a excepción de: "los enfermos por abuso de alcohol o por consecuencia de riña o desafío, se les negará, previa declaración de los médicos de la Sociedad e informes adquiridos por la Comisión Directiva toda clase de auxilios. Igual disposición se establece para los socios de mal venéreo".

Para poder brindar estos beneficios la Sociedad Cosmopolita nombraba a los médicos, farmacéuticos, dentistas, pedicuras, masajistas...

En cuanto a los médicos sus obligaciones eran las visitas domiciliarias y atención en consultorio a los enfermos, estableciendo como radio de acción para las visitas médicas, cinco kilómetros en todas direcciones desde la estación José C. Paz, abarcando las poblaciones de Villa Altube, Villa Germano, Villa Iglesias y Piñero.

En los primeros años no había médicos residentes en el pueblo. Ante esta realidad se nombraba a facultativos de San Miguel y posteriormente a aquellos que iban abriendo el consultorio en la localidad, como el caso del doctor Guillermo Lucas, quien en 1914 inauguró consultorio y sala de primeros auxilios frente a la estación de José C. Paz, atendiendo una hora por día; o el consultorio del doctor Alfredo Becher, inaugurado en 1917, ubicado en la calle general Roca entre Av. Altube y José C. Paz. Al comenzar la década del veinte, con la radicación del doctor Eduardo Forte, la población se verá asistida las veinticuatro horas del día.

En cuanto a la provisión de medicamentos, los farmacéuticos debían garantir la legitimidad de los medicamentos que indiquen las recetas del médico. El primer farmacéutico fue Atilio Zago, después los sucedió por muchos años Luis Balocchi, quién además hacía análisis y esterilizaciones, suministraba oxigeno, sueros y vacunas.

Cuando un socio, con más de tres años de pertenencia a la Sociedad, era declarado "crónico incurable o imposibilitado para trabajar", la Cosmopolita le entregaba como subsidio la suma de quince pesos m/n mensuales durante dos años.

En caso de fallecimiento la Sociedad enviaba nota de pésame y una ofrenda floral, haciéndose presente en el velatorio para acompañar a los deudos. En "El Progreso" de noviembre de 1917 podemos leer: "Después de sufrir mucho tiempo las alternativas de una enfermedad, falleció el 19 del pasado el vecino Ramón Prats. Fue uno de los primeros pobladores de este pueblo, donde se dedicó al comercio, contribuyendo al progreso local en las distintas formas en que pudo prestar su desinteresado concurso. Pertenecía desde su radicación a la Sociedad cosmopolita de Socorros Mutuos, la que se hizo presente en el momento del sepelio depositando sobre su tumba una corona de flores naturales".

En mayo de 1918, cuando falleció don José Altube, la Cosmopolita se constituyó en comisión permanente para velar el cadáver, nombrándose a los señores Calzolari, Capurro, Tropea y Cevedo; se enviaron flores naturales acompañada de la siguiente carta de pésame dirigida su viuda, doña Eulogia Altube de Altube: "La Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos envía a Usted y familia el más profundo pésame por la irreparable pérdida de su inolvidable esposo, don José Altube, primer y único presidente de esta Asociación desde el día de su fundación hasta el del triste acontecimiento que tronchó su existencia tan útil y fecunda para este pueblo. Resignación, Señora, y que el profundo pesar que ha causado la desaparición de su esposo, le sirva de consuelo para mitigar su acerbo dolor".

La Comisión Directiva


Para regir los destinos de la Institución en Asamblea se elegían los socios para integrarla. Así manifiesta el Estatuto:

Para ser miembro de la Comisión Directiva se requiere: ser varón y mayor de veintidós años, no ser analfabeto, tener la residencia en la localidad y tener un año de antigüedad en la sociedad. Los miembros de la Comisión Directiva durarán dos años en el cargo.

A la muerte de don José Altube, se eligió la Comisión integrada por: Juan B. Altube, presidente; Antonio Capurro, vicepresidente; Juan F. Mercadal, secretario; Rafael Cevedo, prosecretario; Enrique Calzolari, tesorero; Francisco Girini, protesorero; Ernesto Carnevale, Pedro Irigoin, Jerónimo Costa, Juan Altube hijo, José Tropea y Antonio Cerioli, vocales.

Al promediar la década del veinte fueron presidentes Juan F. Mercadal y Vicente Altube, integrando las distintas comisiones Nicolás Sorichetti, Pedro Bottazzini, José Tropea, Enrique Calzolari, Juan Lázzaro, Ernesto Carnevali, Francisco Girini, Carlos Cabaña, Eugenio Gardoni, Miguel Sánchez hijo, Domingo Francinella, Maximiliano Miguez, Alejandro Marchetti, Silvio Pagano, Francisco Buratti, José Figueras, Julio Dughetti, Domingo Ledesma, Carlos Zarlenga, Valentín Ledesma…

Personería Jurídica, sede social


En 1925 se procede a reformar los Estatutos, los cuales fueron aprobados en la Asamblea General de socios realizada el 27 de junio de 1925. Desde este momento pasó a llamarse "Sociedad Cosmopolita José Altube de Socorros Mutuos de José C. Paz", adoptando como símbolo social la bandera argentina con el nombre de la sociedad y dos manos unidas, emblema de la confraternidad.

Aprobado el Estatuto por la Asamblea, se comienzan las gestiones para obtener la personería jurídica, la que se obtiene el 23 de junio de 1926:

Habiendo, la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos José Altube del Partido de General Sarmiento, llenado los requisitos establecidos en el decreto reglamentario de la inspección de Sociedades jurídicas para obtener la aprobación de sus estatutos y aceptado las observaciones formuladas por el directorio de dicha inspección en el expediente S, N° 200, el Poder Ejecutivo decreta:

Artículo 1° Apruébense los estatutos de la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos José Altube, reconociéndole al mismo tiempo el carácter de personería jurídica.

Obtenida la personería jurídica, la Comisión Directiva se aboca de lleno a construir la sede social en el solar donado por doña Eulogia Altube de Altube, donación efectivizada el 31 de diciembre de 1927, mediante escritura número ciento nueve.

A mediados de 1931 se inaugura la sede social, ubicada en General Lavalle y General Rivas. Un amplio salón que se servirá para una amplia vida social: obras de teatro, bailes, reuniones sociales, kermesses, almuerzos… Todo con un solo fin: seguir recaudando fondos para brindando la ayuda a los asociados.

A finales de la década del cuarenta cambian las disposiciones legales vigente y la Sociedad Cosmopolita debe encarar una nueva reforma a sus Estatutos. Para tal fin se nombró una comisión reformadora integrada por Pedro Gorini, Domingo Ledesma, José Tiesset y Juan B. Pagano, obteniendo la aprobación a lo realizado el 3 de marzo de 1952.

Desde esta reforma la Sociedad adopta como símbolo social dos manos unidas, emblema de confraternidad. Presidía por entonces la Sociedad don Domingo Francinella, e integraban la Comisión Alejandro Marchetti, Domingo Ledesma, Francisco Salvat, José Tiesset, Antonio Martínez, Aniceto Focci, Juan B. González, Pedro Gorini y Juan Pagano.

En la década del cincuenta se alquila el salón, surgiendo en el mismo por muchos años el Cine Paz. Que vecino no recuerda aquellas películas en blanco y negro, que al cambiar de carretel se producía un corte, quedando la sala a oscuras, surgiendo inmediatamente algún silbido; el chocolatero, en los intervalos, recorriendo las filas de butacas ofreciendo turrones, alfajores, bocaditos, garrapiñadas… Cuantos ojos se deslumbraron emocionados para ver a Tita Merello y Pepe Arias en "Mercado de Abasto", o a Lolita Torres y Alberto Dalbes en "La mejor del colegio", o a Nini Marshall en "Catita es una dama", o a Jorge Salcedo y Tita Merello en "Las aguas bajan turbias", o a Angel Magaña y Enrique Muiño en "Su mejor alumno", o Malvina Pastorino y Luis Sandrini en "Cuando los duendes cazan perdices", o Amalia Sánchez Ariño y Arturo García Buhr en "Los árboles mueren de pie", o a…

A finales de esa década, precisamente el 21 de junio de 1959, la Sociedad Cosmopolita inaugura su "Secretaría". Será el lugar de reunión de la Comisión Directiva, de atención a los socios, donde se gestarán los primeros pasos hacia la autonomía paceña que culminan con la declaración de ciudad.


Vista del Edificio allá por 1950

Últimos años


La Sociedad Cosmopolita continuará asistiendo a sus socios. Siempre habrá hombres y mujeres dispuestos a trabajar por los demás. En la presidencia se sucederán Turiddu Marchetti, José Tiesset, Juan José Mosalini. Integrarán las distintas comisiones Luis Filomía, Miguel Valente, Juan Carlos Ganzi, Juan Gardoni, Francisco Salvat, José M. Basanta, Luis Vitale, Edgardo Gardoni, José M. Tiesset hijo, Walter Gardoni, Ramón Luis Rúa, Norberto Gardoni, José Luis Paulini, Gerardo Gardoni, Roberto Callens, José Sacchi, Jorge Filomía, Adalberto Llorens, Balbino Dughetti, Irma Mosalini, Teolino Muiño, Irma de Miguel, Clotilde Recagno, Andrés Chiezza, Natividad Zaldumbide de Mosalini, Santiago Rodríguez Lage, Anselmo Salazar, Carlos Gatti…

En lo que hace a la asistencia, atenderán a los socios la doctora Barroero y los doctores Sneider, Renaud, Trouchot, Podostroiec y Marguerettaz; los bioquímicos Pérez Moriniéga, Oñaderra y Ravagnan; el Hospital Duhau y la Clínica San José Obrero; las farmacias Del Pueblo, Jure, Del Águila y San Martín.

En 1994, se produce un triste acontecimiento, por razones totalmente ajenas a la Institución, la Sociedad Cosmopolita es intervenida por el Gobierno de turno. Se suceden tres interventores, haciéndose algunas reformas edilicias que quedaron inconclusas. El capital acumulado por los socios desapareció como por arte de magia.

La intervención ha cesado, las cuentas no son las de antes. El 4 de junio de este año (2001) se cumplieron 90 años de la fundación de la Sociedad Cosmopolita José Altube de Socorros Mutuos. Hoy hay un sabor amargo en muchos de los socios y ex integrantes de las comisiones por la historia de los últimos años. ¿No será el momento de plantearse el futuro de esta "altruista Institución", como la llamaba el diario El Progreso en 1914?

Alberto Julio FERNANDEZ
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   15

similar:

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconCRÓnicas. José alejandro castañO

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconSixto José Paz Wells

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconTratado de paz entre España y Estados Unidos (1898). Paz de París

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconEs el centro de la ciudad fundado en 1776, que guarda y muestra la...

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconHistoria de la Filosofía/ José Luis Herrera/ ies josé Hierro

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad icon1 voltaire, Nuevas consideraciones sobre la historia; El Siglo de...

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconSeñores: D. Mariano Zuaznavar. D. Juan Aguirreche. D. José Agote....

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconMÁster en literaturas hispánicas: «arte, historia y sociedad»

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconEspacio de la historia y de la sociedad vasca: un proyecto nacional

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad icon13 transformaciones sociales. Crecimiento demográfico. De la sociedad...






© 2015
contactos
h.exam-10.com