Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad






descargar 334.64 Kb.
títuloCrónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad
página3/15
fecha de publicación10.06.2015
tamaño334.64 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

Poblados primigenios de José C. Paz
Villa Altube




Propietarios y primeros pobladores


En 1869, José Buzzini, arrienda estas tierras y funda con sus hijos un establecimiento rural. Uno años más tarde, en 1882, pasarán a ser de su propiedad.

En 1887, Buzzini vende a Federico Lacroze una pequeña franja de sus tierras para el tendido de vías del Tranvía Rural. Esta venta separará un pequeño triángulo de tierras, que quedará ubicada al noroeste del establecimiento.

El 29 octubre de 1889, don José Buzzini, vende su propiedad a José Altube e Ignacio Echeveste, concuñados, que lo adquieren con todas sus poblaciones (construcciones), además de un carro, herramientas y otros elementos.

El triángulo entre las vías y el Camino de San Fernando a Rodríguez

Este triángulo comenzará lentamente a poblarse. Cercano al casco del establecimiento de Altube, José Buzzini instala un almacén; después Domingo Irigoin, también con un almacén; tiempo después, en 1892, llegarán Bartolo Maggiolo con zapatería y don Juan Rebuffo con almacén.

El 2° Censo nacional realizado en 1895, nos pone en contacto con los pobladores: Juan y María Maggiolo, el jornalero, ella almacenera, con 7 hijos; Juan y Clementina Rebuffo, con tres hijos; Bartolo y Marmona Maggiolo, zapatero, con tres hijos; José y Clara Buzzini, el rentista, con un hijo; Bartolo y Catalina Buzzini, con tres hijos; Barbarita Buzzini, viuda; María Macaroa, también viuda, con dos hijos jornaleros de 13 y 10 años; Francisco y Teresa Fregazo, almacenero, con 3 hijos; Juan y María Iriart, el herrero, sin hijos; Francisco Semerena, Pedro Garat y Fernando Aguirre, todos solteros y herreros; Antonio Sporssa, Domingo Menditura, Andrés Apesteguía y Tomás Ros, solteros y jornaleros; María Rebuffo, soltera y cocinera.

En 1896 se radicará, frente al triángulo, Esperandio Altimpergher con su fábrica de alcohol. En este mismo año, el 23 de diciembre, don José Altube adquiere la parte de Ignacio Echeveste, pasando a ser así el único propietario del establecimiento rural.

Nacimiento de Villa Altube


En 1897 este grupo de habitantes, en su mayoría vascos (franceses por ese entonces), italianos y españoles, se reúnen a instancia de don José Altube para formar una Villa. Don José propone llamarla "Villa de la Misericordia", pero la gente prefiere "Villa Altube". Así nace esta pequeña villa.

La población seguirá su ritmo, como todo caserío rural, tranquilo, trabajando de sol a sol, llevando en carros al ferrocarril el producto de la tierra, acercándose a los almacenes para proveerse de lo necesario y pasando por el bar, aprovechando el viaje para la tertulia, ginebrita de por medio.

Pero hay un acontecimiento que marcará el rápido crecimiento del lugar: el 8 de octubre de 1906, se inaugura y habilita al público la estación "Arroyo Pinazo" del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico. Este hecho hará que los propietarios vecinos a la estación comiencen a lotear sus tierras.



Así, pocos meses después, en 1907, don José Altube, parcela su establecimiento rural, dividiéndola en 56 manzanas, comprendidas entre las calles Mitre (hoy Zuviría), Pueyrredón, calle de la Feria (hoy Constitución) y Camino de San Fernando a General Rodríguez (hoy Av. Hipólito Yrigoyen), más varios lotes ubicados frente al Camino a San Fernando, a continuación de Altimpergher hasta la vía del Ferrocarril Pacífico (donde hoy está emplazado el Club El Porvenir). La mayoría de las parcelas con 9 metros de frente.

El loteo atrajo rápidamente a muchos pobladores. Don José Altube brindó enorme facilidades, vendió los terrenos en cómodas cuotas, con libreta, dando trabajo... Poco a poco comenzaron a surgir esas casas largas, dos dormitorios, cocina, un baño grandísimo; techos altos con cielo raso de ladrillos, montado sobre tirantes de madera, por encima las chapas de zinc; pisos de pinotea con su pequeño sótano, ¡qué sensación al caminar sobre ellos!; la galería larga con enrejado de madera, los pisos de mosaicos calcáreos, generalmente color amarillo con guardas en marrón o verde; la bomba, el tanque para recoger el agua de lluvia, el fuentón, las macetas con patas. Al fondo la quintinta, las gallinas, los frutales, en una esquina del terreno la letrina. En cada casa ¡cuantas historias encerradas!.

A las familias ya radicadas, Altube, Semerena, Maggiolo, Rebuffo, Buzzini, Leonardo, se fueron sumando otras: Zaldo, Semín, Dughetti, Tropea, Etchart, Capurro, Prats, Rossini, Gardoni, Buzzini, Altimpergher, Marchetti, Lodeiro, Anderson, Zanelli, Belhart, Salinas, Michelena, Sorichetti, Muiñoz, De Meo, Borgheau, Ponce de León, Vexina, Delclaux, Ragni, Sourdá, Forte, Marazzano, Calzolari, Irigoin, Pedutto, Mantovani, Canosa, Daniel, Scocco, Ludigliani, Mojoli, Muñoz, Dolzán, Ledesma, Salazar, Jorioz, Rojo, Zaldumbide, Mosalini, Fernández, Chao, Mercadal, González, Oxacelay, Navarro, Arballo, Boffa, Prata, Guerriero, Mansoa, Salvat, Mamolitte, Jove... Unas antes, otras después, seguro muchos más.


Vida propia


Esta población en crecimiento fue haciendo surgir los comercios necesarios para su abastecimiento, no solo para Villa Altube, sino también para las dos villas vecinas y para la población rural. A las almacenes de Irigoin y Rebuffo, les sucederán las de Mariano Sorichetti, Francisco Semerena, Juan Semín, "La Esperanza" de Felipe Litardo, "Casa Vera" de Francisco Michelena, Juan Pigliacampi, Ocampo y Ludigliani, Agustín Ilarramohuno y Domingo Francinella; la carnicería "La Nueva" de Juan M. Ocampo y la de Bordón y Oliva; panadería "La Popular" de Ramón Prats; la farmacia de Heraldo Mojoli; la carbonería de José Muñoz López.

En cuanto a la presencia personal, surgieron las peluquerías, "La Unión" de José Tropea, la de Francisco Tropea y de Ramón Puigvert, quién a su vez era sastre; la tienda "La Lucha" de Justo Zaldo y la de Fabián Jorioz; la zapatería y botería de Bartolo Maggiolo.

Para la construcción, la casa y los carruajes, la hojalatería de Antonio Anguita; las carpinterías, de Juan Mosalino, de Cándido Astinza, de Francisco Michelena, de Lombardi y Pianfiarelli, de Costa y Belategui, estas dos últimas también eran herrerías; la fábrica de mosaicos de José Altube, el horno de ladrillos de Ignacio Altube y A. Capurro, la mueblería de Carmelo Marino; la pinturería y ferretería de José De Meo.

Para pasar el rato y para la atención de los viajeros, los bares y cafés de José y Justo Altube, de Manuel A. González, de Ocampo y Ludigliani; las fondas de Juan Semín, Francisco Semerena y Felipe Litardo.

Por medio del diario "El Progreso" se invitaba a ser localista, en un articulo titulado "Error", decía a los lectores:

"Entendemos que están en un error todos aquellos que por una causa ú otra hacen sus compras fuera de la localidad.

¿No cuenta PAZ con un comercio que pueda abastecer las necesidades del pueblo? ¿Ó es acaso que la mercadería o los precios no son iguales a los de otras partes? Ese es el error.

El 90% de los habitantes de este rincón de la provincia somos propietarios de la tierra y del techo que nos cobija, es muy natural que como propietarios deseemos el adelanto y prosperidad del pueblo. Hagamos todas nuestras obras compras dentro del radio del pueblo y harán con ello obra buena, sana y moral".

También "El Progreso" hacía un llamado a desterrar una plaga del pueblo: "los vendedores ambulantes", afirmando "es raro el día en que no vemos llegar a nuestra estación una docena de tipos, que con su caja, atado o valija, vienen a arrebatar lo que en justicia nos pertenece".

Sociedad de Fomento


La población comienza a necesitar de las Instituciones para el progreso. Así la primera iniciativa, por inspiración de don José Altube, es reunir a los vecinos y formar "la Sociedad de Fomento de Arroyo Pinazo", cuyo objetivo era mejorar la planta urbana de la Villa. Esto sucedió el 8 de agosto de 1909.

La primer Comisión Directiva esta conformada por: Presidente, Juan B. Altube; Vicepresidente, Santiago Altube; Secretario, Domingo Dughetti; Prosecretario: Francisco Tropea; Tesorero, José Antonio Altube; Protesorero, Juan R. Semín; Vocales: Bernardo Etchart, Antonio Capurro, Ramón Prats, Augusto Rossini y José Bustos; Vocales suplentes: Enrique Calzolari, Mariano Sorichetti y Enrique Capurro. Se constituye, además, una Comisión Honoraria integrada por: José Vicente Altube, C. F. Banden, Dr. González Paglieri, W. Mark, Juan A. Rúa, Francisco Ferrando, Angel Peluffo, Teófilo Lacroze, Serafín Germano, Fermín Aguinaga y F. Machenzic.

Don José Altube, Delegado Municipal, presenta la Sociedad de Fomento ante las autoridades municipales para su reconocimiento. El cual se obtiene el 25 de octubre del mismo año.

El 29 de agosto de 1909, se inaugura la Plaza y se entrega a la Sociedad de Fomento los terrenos para Iglesia, Escuela, local social y destacamento de policía, todos donados por don José Altube.



El primer paso dado fue abovedar todas las calles con la máquina "champion". En 1910, para los días 2, 3 y 4 de abril, organizaron las "primeras Romerías Populares", colocando en esta ocasión las piedras fundamentales para la Iglesia y para la Escuela,. La Sociedad de Fomento, para organizar esta fiesta nombró la respectiva comisión.

Año tras año, la Sociedad de Fomento siguió organizando las Romerías Populares, días de fiesta, donde participaban los vecinos de la Villa, de las Villas vecinas y también de los pueblos cercanos. En 1915 fue la última edición, ante el dolor y muerte de la primera guerra mundial, se decidió suspender esta fiesta popular.

En 1912, se inaugura la red de alumbrado a gas. Habían transcurrido unos meses de continuas diligencias buscando la clase de alumbrado que fuera más económico. Con un gasómetro y varios faroles y palos, dados por la Municipalidad de General Sarmiento, se comenzó a instalar el alumbrado que tanto se deseaba. Hubo que comprar caños, vidrios para los faroles, repuestos y así se distribuyó el gas por casi todas las calles del pueblo. Poco a poco este servicio fue quedando fuera de servicio porque las entradas no cubrían los gastos.

En 1913, la Sociedad de Fomento integra la Comisión que prepara los festejos de cambio de nombre al pueblo.

Fue una Sociedad muy activa, ocupándose continuamente del arreglo de las calles, solicitando al Ferrocarril Central Buenos Aires que facilite los desagües que obstruyen las vías. Se pidió en reiteradas oportunidades a ambos ferrocarriles la colocación de barreras. Con carbonilla, donada por el ferrocarril, se arreglaron veredas. Se plantaron árboles. Se solicitaron los servicios necesarios… Toda una constante tarea en bien de la comunidad.

El 18 de julio de julio 1916, en virtud del cambio de nombre dado al pueblo, pasó a llamarse "Sociedad de Fomento Villa Altube de José C. Paz".

Centro recreativo "Juventud de Artesanos"


El 26 de mayo de 1910, en medio de los festejos del Centenario de la Revolución de Mayo, nace otra Institución, el Centro recreativo "Juventud de Artesanos".

Los objetivos de esta Institución eran la práctica de deportes, las reuniones sociales y culturales. Su primer presidente fue José Antonio Altube. Varios jóvenes están en la primera hora: José A. Altube, Pedro Irigoin, Vicente Altube, Alfredo Ponce de León, Enrique Capurro, Juan Altube, José Oxacelay, Luis Rebuffo, Pedro Belategui, Salvador Maggiolo, Juan Echevarría, Manuel Collazo, Julio Dughetti, Juan Mercadal…

En los primeros años atraen a la población las reuniones danzantes, que como decía el diario El Progreso, "dan una nota de unión y cordialidad entre los vecinos".

A partir de 1914, los cuadros filodramáticos ocuparon un lugar especial dentro de la actividad del Centro, varias obras fueron puestas en escena: "Una limosna por Dios", "Roncar despierto", "Que ricos tipos", "Los Rengos"… bajo la dirección de Rafael Cevedo, actuaban Sinesio Belhart, Lidia Prody, Ramón Puigvert, Vicente Altube, Pedro Belategui. Estos cuadros congregaban a mucho publico. A cuatro años de su fundación, el Centro Recreativo "Juventud de Artesanos", contaba con 65 socios.

Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos


Con la gran inmigración, en cada pueblo las colectividades se congregaban para tener sus sociedades de ayuda mutua; en Villa Altube, también se congregaron los vascos, italianos y españoles, pero fundando una sola sociedad, la "Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos". Esto sucedió el 4 de julio de 1911 y fue su primer presidente, don José Altube. Entre los fundadores estaban Altube, Capurro, Tropea, Mercadal, Astinza, Zaldo, Dolzán, Molinari, Belategui, Mojoli, Calzolari… Tres años después el número de socios ascendía a 72.

"Villa Altube" y José C. Paz


Recorriendo estos primeros años de Villa Altube, el "Pueblo Viejo", como popularmente se conoce, entre Villa Altube y José C. Paz, aparece, prácticamente una misma historia, los mismos hechos, los mismos nombres…; si bien José C. Paz estaba formado por las tres Villas: Altube, Germano e Iglesias, será Villa Altube el centro poblacional, comercial e institucional de mayor relevancia. Por eso su historia, sus hechos, sus nombres, serán los de José C. Paz.



Queda un camino abierto para seguir recorriendo Villa Altube: la Escuela Nº 5, el Club Sportivo y Social, la Asociación "Protección al Niño", la oficina de Correos, el Registro Civil, la Compañía de Electricidad, el "Comité de Amor al Billiken", la Iglesia Luterana…

Alberto Julio FERNANDEZ
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

similar:

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconCRÓnicas. José alejandro castañO

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconSixto José Paz Wells

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconTratado de paz entre España y Estados Unidos (1898). Paz de París

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconEs el centro de la ciudad fundado en 1776, que guarda y muestra la...

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconHistoria de la Filosofía/ José Luis Herrera/ ies josé Hierro

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad icon1 voltaire, Nuevas consideraciones sobre la historia; El Siglo de...

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconSeñores: D. Mariano Zuaznavar. D. Juan Aguirreche. D. José Agote....

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconMÁster en literaturas hispánicas: «arte, historia y sociedad»

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconEspacio de la historia y de la sociedad vasca: un proyecto nacional

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad icon13 transformaciones sociales. Crecimiento demográfico. De la sociedad...






© 2015
contactos
h.exam-10.com