Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad






descargar 334.64 Kb.
títuloCrónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad
página5/15
fecha de publicación10.06.2015
tamaño334.64 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

La Economía de José C. Paz




Los comienzos


En el año 1895 se realizó el Segundo Censo Nacional, el cual nos permite establecer de manera aproximada la conformación poblacional y económica del José C. Paz de entonces.

Era una vasta zona rural, donde sus tierras estaban divididas en chacras, tambos, campos para hacienda. Muchas familias residían en esta zona: Guisoni, Sánchez, Giordano, José Altube, Ufor, Buzzio, Echeverry, Duhau, María Berro de Altube, Juan Bautista y Santiago Altube, Echard, Algorry, Jaureguiberry, Costa, Lohigorry, Capurro, Serres, Fiorini, Balestrasse...

En medio de esos campos había dos núcleos de población. Uno, el más antiguo, en torno a la estación Piñero del tranvía Rural, donde residían tres familias: Alfonso De Lellis, jefe de la estación; Vicente De Lellis, con almacén y Vicente Maxica, herrero.

El otro, en el cruce del camino de San Fernando a Rodríguez y las vías del Tranvía Rural, reside en este cruce Domingo Irigoin con almacén, y enfrente, en los terrenos comprados por José Altube a José Buzzini, se formó, entre ambas vías, un núcleo importante, donde encontramos las almacenes de Juan Maggiolo y de Francisco Fregasi; las zapaterías de Juan Rebuffo y de Bartolo Maggiolo; varios herreros: Francisco Semerena, Pedro Garat, Juan Iriart y Bartolo Aguirre.



Lindando con este triángulo, el Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico le adquirió a Serafín Germano, en 1904, los terrenos para la estación, galpón de locomotoras y demás dependencias. En 1906, la empresa habilitó la estación, que llevaba por nombre de Arroyo Pinazo. Esto aceleró el trámite de venta de tierras en torno a la estación, dando origen a subdivisiones y remates. En 1907 se hizo el primero en los terrenos de Villa Altube. En 1908 en las tierras de Serafín Germano y en 1910 en las de Félix Iglesias.

Con los loteos creció muchísimo la población, dando un impulso al desarrollo económico con la apertura de nuevos comercios, la radicación de industrias, el crecimiento de la actividad agricola-ganadera.

El Comercio


El triángulo entre ambas vías y el camino de San Fernando a Rodríguez sé ira transformando en el centro comercial del naciente pueblo. Allí se instalarán fondas, almacenes de ramos generales, bares y sastrerías entre otros. En Villa Altube concentrará la mayoría de los comercios, mientras que Villa Germano y Villa Iglesias tendrán aquellos necesarios para la alimentación de la población.

Recorriendo las calles polvorientas, nos encontramos con esos comercios de puertas y ventanas altas, con puertas con postigos y trancas, los pisos de pinotea que daban la sensación de estar caminando en el aire, las estanterías abarrotadas de todo lo imaginable...

Sobresalían, por su cantidad, los dedicados a la alimentación. En primer lugar los "almacenes de ramos generales". A aquellos tres de 1895, le siguieron: la Almacén, ferretería y fonda de Francisco Semerena, especialista en comestibles y bebidas extranjeras y del país. Almacén y fonda "La Esperanza" de Felipe Doroteo Litardo, surtido completo en comestibles, licores y conservas. precios módicos. "Casa Vera" de Francisco Michelena, Almacén, bazar, ferretería, pinturería y corralón de maderas. Almacén y fiambrería de Blas Dorato y Cía, surtido completo en comestibles, licores y conservas, parada Tranway Lacroze. Almacén de Juan Piglicampi. Almacén, bar y fonda de Ocampo y Ludigliani. Almacén de Mariano Sorichetti. Almacén y fonda de Juan R. Semín. Almacén de ramos generales de Domingo Francinella, con cancha de bochas. Almacén "El Progreso" de Juan Maggiolo, frente a la estación. Confitería y billar de José y Justo Altube, vinos y licores finos del país y extranjeros. Confites, bombones y caramelos, servicio esmerado. Bar de Manuel González.

Carnicería "La Nueva" de Juan M. Ocampo, reparto a domicilio. Carnicería de Bordón y Oliva. Panadería "La Unión Popular" de Villa Altube de Ramón Prats, pan, galletas y facturas, reparto a domicilio; depósito de cereales de toda clase. Al fallecer Ramón Prats en 1918, fue adquirida por José Altube.

Lechería de Luis Giordano, reparto de leche y manteca a domicilio. Otro reparto de leche a domicilio era el de Juan Etchart.

El Almacén y carbonería de José Muñoz López, venta de leña, papas, maíz y arrabacillo.

En el rubro vestimenta y ropa para la casa, encontramos: Tienda y mercería "La Lucha" de Justo Zaldo y Cía, ropería, novedades, mercería, artículos parta hombres, grandioso surtido en artículos del ramo. Tienda y mercería, mueblería de Fabián Jorioz, "esta casa se encarga de cualquier pedido de mueblería". Zapatería de Bartolo Maggiolo, primera zapatería y botería del pueblo; trabajo sobre medida y composturas de todas clases. Sastrería y Peluquería de Ramón Puigvert, confección esmerada; trabajo rápido y garantido, perfumería extranjera, frente a la estación. Taller de moda de la Sra. Anguita de Muñoz.

En lo concerniente a la construcción y todo lo referente a la vivienda, estaban: Pinturería y ferretería de José de Meo. Hojalatería de Antonio Anguita. Herrería, carpintería y fábrica de carruajes "La José C. Paz" de Costa y Belategui, se hace todo trabajo perteneciente al ramo, precios módicos. Herrería de Lombardi y Pingerelli. Carpintería de Juan Mosalino. Mueblería de Carmelo Marino. Corralón de materiales, fábrica de mosaicos y artículos para construcciones de José Altube, alambres, tejidos, postes y varillas, cal, polvo de ladrillo, cemento.

Otros rubros: Farmacia "Mojoli" de Heraldo Mojoli, con surtido completo de perfumería y específicos, especialidad en recetas. "Casa Cevedo", librería e imprenta de Rafael Cevedo, con amplia variedad de postales y novedades, especialidad en libros de textos y útiles para colegio, encuadernación, juguetes, fábrica de libros en blanco para comercio, libretas, bolsas de papel. Talabartería de Luis Borjón

Entre las peluquerías, estaban la Peluquería de Ramón Puigvert, la Peluquería y perfumería "La Unión" de José Tropea y la Peluquería de Francisco Tropea, quién se encargaba, además, de comisiones

En Villa Iglesias se encontraban los siguientes comercios: Almacén, bazar y fonda de Antonio y Juan Capurro, especialidad en comestibles y aceites, vinos finos nacionales y extranjeros, menajes, cristalería y lozas. Almacén de Dionisio Barbero, frente a la plaza Centenario. Almacén de Salvador Pasciucco. Almacén de Angel Fernández, despacho de bebidas y cancha de bochas. Panadería "El Progreso", con reparto a domicilio.

En Villa Germano: la Fonda de Maxímino Díaz, frente a la estación, y la Panadería "La Moderna", venta de pan, galleta y factura, con reparto a domicilio.

En Piñero: Almacén, ferretería y bazar de Pedro Irigoin, con cancha de paleta.

Con el correr del tiempo y el crecimiento de la población, en la década del treinta irán surgiendo otros comercios: Venta de Miel de Duchés y Denogens; varias peluquerías y perfumerías: Teófilo Loayza, Roque y Ernesto Mamolite, Alberto y Alfredo González, Mariano Solá, Francisco Martí; Sastrería "La Nueva" de Catalano y Caldelas; Sastrería a medida de Francisco Iglesias; Farmacia "Del Pueblo" de Luis H. Balocchi; Depósito de Forrajes de Luis H. Navarro; Zapatería y taller de composturas de Francisco Mansoa; Bar, restaurant, café y billares de Luis R. Capurro; Almacén, ferretería y armería de Domingo Gómez; carnicería de Francisco Aguilar; Ramos generales " La Paz" de Luis H. Platini; Mueblería "La Nueva" de Antonio Estrada y Cía.; Cafés y billares de Pedro Tomás del Bueno e hijo, Almacén; Forraje y transporte de Delcaux Hermanos; Despacho de bebidas y depósito de forraje de Alberto Irazoqui; Zapatería "La Rosa" de José Scocco; Despensa "La Nena" de Valentín Ledesma y otros más.


La Industria


La primera industria que se radica en José C. Paz, es la Fabrica de Alcoholes de Esperandio Altimpergher, allá por 1896, que atrajo una gran cantidad de operarios a la zona.

Con el loteo de las villas se irán radicando otras industrias: una cremería, y una fábrica de tejidos, en Villa Iglesias, a doscientos metros de la estación; una curtiembre, propiedad de Alfonsín y Díaz; una fábrica de jabones de Serra y Puigvert.

Cándido Astinza instala "La Vascongada", fábrica de sodas, aguas gaseosas y lavandina. El diario "El Progreso" visita este establecimiento y dice al respecto:

"En un pequeño pero bien instalado local se encuentra la fábrica la cual consta de un salón para la fabricación y envasado de los distintos productos que fabrica la casa; otro local ocupado por el escritorio y depósito de licores, varios otros depósitos y caballeriza. La higiene, base de toda industria que elabora artículos para el consumo, reina en la casa; hemos visto la limpieza a que son sometidos los envases a llenar, nunca creímos ver tanta preocupación por la higiene pública. Además de la soda común, la casa fabrica bebidas sin alcohol y agua para lavar, teniendo también un buen stock de bebidas de todas clases para la venta al por mayor".

La fábrica de tabacos de Juan M. Scherer; al respecto decía el Diario "El Progreso", en su edición del 1° de febrero de 1915:

"Debido en parte a la incertidumbre reinante entre el gremio de tabaqueros de poner un nuevo estampillado a los tabacos elaborados en la fabrica que poseen en la localidad los señores Scherer y Cía habían suspendido parcialmente los trabajos en la elaboración de los productos de la casa, hoy pasado ya ese estado de cosas vuelve el citado establecimiento a recobrar sus bríos y empiezan nuevamente las máquinas a ponerse en movimiento.

El día 24 del corriente previa una reunión entre los socios se acordó comenzar de nuevo los trabajos y dar principio a la elaboración del nuevo producto "A.B.C."

Esta nueva marca por su presentación y principalmente por el producto y finura con que está elaborada, traerá sin duda, un movimiento entre las marcas mas conocidas, movimiento a favor de ella, pues ha sido preparada su elaboración, después de mucho estudio en lo que atañe al gusto del consumidor por persona que en el ramo de tabacos nos merece entera confianza y casi diríamos fe ciega, cual lo es el señor Horacio Fernández".

En estos años se instalan dos aeródromos ó Escuelas de Volación -como se las llamaba en ese tiempo-, uno en Villa Altube y otro en Villa Germano, donde se fabricaban monoplanos.

En 1917, Juan B. Zanelli instala su industria familiar, donde fabrica jabón "Zanelli" y agua lavandina " Rosaura".

Al promediar los años veinte se instala en Villa Iglesias la Cerámica Alberdi, dedicándose a la fabricación de baldozas y tejas coloniales. Su sirena marcará cada día la jornada de trabajo. Muchos pobladores de José C. Paz conseguirán en ella el trabajo para el sustento de la familia. Junto a la cerámica surgirá el Sindicato de Ladrilleros y afines".

También, en Villa Iglesias, se instalará la fábrica de tejidos "La Helvecia", dando trabajo a ochenta operarios.

En 1927, en la vieja fábrica de Altimpergher, se instala la firma "Maura y Coll" con fábrica de productos alimenticios. Está fábrica será comparada en 1939 por Juan B. Zanelli.

Junto a estos empredimientos industriales pequeños, medianos y grandes, debemos sumar los hornos de ladrillos, que daban trabajo a un gran número de hombres, entre ellos estaban: Ignacio Altube y Antonio Capurro, Roque Molinari, Luis Rosso.

A las puertas del 2000


Ambas actividades se han desarrollado en forma dispar: el comercio ha tenido mucho auge y crecimiento; en cambio la industria, ha continuado el crecimiento de la pequeña industria, la familiar, pero no así la mediana y grande industria.

Hoy, después de cien de vida, hay quienes permanecen con sus puertas abiertas: Casa Capurro, Tienda La Lucha, Cerámica Alberdi, Almacén Arosa, Ferretería Gómez, Optica Gardoni... unos en los mismos locales, otros modernos y reformados.

De otros permanecen recuerdos visibles: la chimenea de Altimpergher, las persianas cerradas y paredes de ladrillos de Michelena, de Pratta...

Otros han dado lugar a distintas actividades: la Sastrería Catalano alberga hoy al Museo Histórico "José Altube"; la panadería "La Popular" de Villa Altube y "La Moderna" de Villa Germano a canchas de paddle y fútbol; los viejos bares y fondas de la estación a centros comerciales...
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

similar:

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconCRÓnicas. José alejandro castañO

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconSixto José Paz Wells

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconTratado de paz entre España y Estados Unidos (1898). Paz de París

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconEs el centro de la ciudad fundado en 1776, que guarda y muestra la...

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconHistoria de la Filosofía/ José Luis Herrera/ ies josé Hierro

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad icon1 voltaire, Nuevas consideraciones sobre la historia; El Siglo de...

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconSeñores: D. Mariano Zuaznavar. D. Juan Aguirreche. D. José Agote....

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconMÁster en literaturas hispánicas: «arte, historia y sociedad»

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconEspacio de la historia y de la sociedad vasca: un proyecto nacional

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad icon13 transformaciones sociales. Crecimiento demográfico. De la sociedad...






© 2015
contactos
h.exam-10.com