Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad






descargar 334.64 Kb.
títuloCrónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad
página7/15
fecha de publicación10.06.2015
tamaño334.64 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   15

Sociedad de Fomento de Arroyo Pinazo



Nos dice Héctor Mario Segura Salas en su libro Historia de José C. Paz: "Hecha la traza de Villa Altube, el 8 de agosto de 1909 se constituyó la Sociedad de Fomento. El objetivo de la Institución era mejorar la planta urbana de la localidad".

En efecto, por iniciativa del fundador del pueblo, don José Altube, se creó en ese día la "Sociedad de Fomento de Arroyo Pinazo", pionera de las Instituciones locales. Su primer Comisión Directiva estuvo integrada por: Juan Bautista Altube, Presidente; Santiago Altube, Vicepresidente; Domingo Dughetti, Secretario; Santiago Tropea, Prosecretario; José Antonio Altube, Tesorero; Juan Ramón Semín, Protesorero; Bernardo Etchart, Antonio Capurro, Ramón Prats, Antonio Rossini y José Bustos, Vocales; Enrique Calzolari, Mariano Sorichetti y Enrique Capurro, Vocales suplentes. También se formó una Comisión Honoraria integrada por vecinos caracterizados de la localidad, entre los que encontramos a: José Altube, doctor González Paglieri, Juan A. Rúa, Francisco Ferrando, Serafín Germano, Angel Peluffo, Teófilo Lacroze, Fermín Aguinaga y F. Machenzic.


29 de agosto de 1909: acto inaugural de la Sociedad de Fomento en el terreno destinado para la plaza.

El primer paso dado por la Sociedad de Fomento fue gestionar su reconocimiento ante la Municipalidad de General Sarmiento. El que fue otorgado el 25 de agosto del mismo año.

Con el reconocimiento municipal, el 29 de agosto, bajo una carpa instalada en la manzana de tierra donada por don José Altube para plaza, se realizó el acto inaugural de la Sociedad de Fomento, recibiendo en ese día el terreno destinado para la plaza.

Primeros emprendimientos


Cumpliendo su fin, el primer paso dado por la Sociedad de Fomento fue abocarse al arreglo de las calles. En los tiempos de lluvia, con el paso de los carros lecheros o de los quinteros, las calles se volvían intransitables. Este era un servicio permanente que debía brindar la Sociedad de Fomento a los vecinos. Así, ante la mirada esperanzada de los vecinos y el revuelo de los niños, irrumpió la máquina Champion para abovedar todas las calles.

El 3 de abril de 1910, con motivo de la colocación de la piedra fundamental en solar para la Capilla Santa Amalia y en el solar para la Escuela estatal, ambos donados por don José Altube, la Sociedad de Fomento organizó "romerías españolas" durante los días sábado 2 y domingo 3.


Medalla conmemorativa de la colocación de la piedra fundamental de la Capilla Santa Amalia (muchos años después San José) y la Escuela Nº 5 (anverso y reverso), acto realizado el 3 de abril de 1910, por tal motivo la Sociedad de Fomento organizó para el 2 y 3 de abril "romerías españolas". 

El segundo presidente de la Sociedad fue don José Altube, y bajo su presidencia, en 1911, la Sociedad de Fomento encarará el alumbrado en las calles. Pasaron varios meses de diligencias, buscando la clase de alumbrado que fuera más económico. Al tomar conocimiento que la Municipalidad había cambiado en San Miguel el viejo alumbrado a gas por el de electricidad, se solicitaron de la intendencia los elementos del mismo, recibiendo el gasómetro y algunos palos y faroles, que sirvieron de base para la instalación que tanto se deseaba. Se compraron caños, vidrios para los faroles, repuestos y se distribuyeron en casi todas las calles del pueblo, inaugurándose la red el 16 de junio de 1912. Para el mantenimiento se puso una cuota mensual, lamentablemente no todos los vecinos la abonaban y después de dos años hubo que retirar el alumbrado. Nuevamente las calles del pueblo fueron cubiertas por la oscuridad.

La Sociedad de Fomento colaboró con la cuadrilla nacional para el arreglo del Camino de San Fernando a General Rodríguez, facilitándole elementos para el trabajo. Este camino se encontraba casi siempre intransitable, y con el fin de conseguir un arreglo más duradero, se pidió a la Dirección General de Puentes y Caminos su pronta reparación.

Cambio de nombre


En 1913 entre los vecinos e instituciones de Arroyo Pinazo comenzó a gestarse la idea de cambiar de nombre a la estación ferroviaria. Por iniciativa de don José Altube, se sugiere ponerle el de "José C. Paz", fundador del diario La Prensa fallecido el año anterior y amigo personal de José Altube. La Sociedad de Fomento de Arroyo Pinazo tendrá una activa participación en esta iniciativa.

El 21 de abril de 1913, se envía una nota al Ministro de Obras Públicas, expresando el deseo de que la estación Arroyo Pinazo del ferrocarril Buenos Aires al Pacífico, sea designada con el nombre del doctor José C. Paz. La solicitud recibe el despacho favorable el 3 de mayo de 1913 De la Dirección de Ferrocarriles, indicando su director, Ingeniero Pablo Nogués, que el nombre Arroyo Pinazo es regional y que el de Paz lo llevan las siguientes estaciones: "Benjamín Paz", ferrocarril Central Argentino; "Leocadio Paz" y "General Paz", el Central Norte; "Marcos Paz", la Compañía General; "Máximo Paz", el ferrocarril del Sud, y dado que no hay ninguna estación con el nombre de Paz en el Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico, no habría inconveniente para el cambio de nombre. Esté informe fue elevado al Ministerio de Obras Pública, firmando, el 4 de mayo, el doctor Bosch, Ministro interino, la resolución por la cual se designa con el nombre de José C. Paz a la estación Arroyo Pinazo.

Ante esta noticia, el diario La Prensa del 5 de mayo de 1913 informaba:

El presidente de la comisión de fomento de la estación anteriormente llamada Arroyo Pinazo, hoy José C. Paz, señor José Altube, nos ha pedido que hagamos constar que la noticia del cambio de nombre de esa estación del Pacífico, ha sido recibida con el mayor regocijo en el seno de dicha sociedad, así como todo el vecindario.

Igualmente nos ha expresado, el señor Altube, que las sociedades de fomento, el comercio y el vecindario en general, se hallan gratos al Ministerio de Obras Públicas de la Nación, por haber satisfecho en anhelo patriótico que inspiró la solicitud del cambio de nombre, cual era de vincular ese pueblo en formación al recuerdo de la acción fecunda de un ciudadano ilustre, que tan brillante actuación tuvo en la vida pública bonaerense durante el período histórico de la reconstitución republicana del país, y tan notable influencia ejerció más tarde en la formación del carácter nacional y en la consolidación y perfeccionamiento de las instituciones democráticas de gobierno, que constituirá una enseñanza perenne de las generaciones.

La empresa del ferrocarril Buenos Aires al Pacífico dispuso cambiar el nombre de Arroyo Pinazo de la estación local por el de José C. Paz, para el domingo 6 de julio próximo. A la Sociedad de Fomento "Villa Altube" le cupo cursar las invitaciones para las autoridades del partido, a las sociedades y escuelas locales, al comercio y al público en general.

Por problemas del Ferrocarril al Pacífico, "los actos de inauguración de los tableros con el nuevo nombre", se trasladaron para el domingo13 de julio.

Ese día el pueblo vivió un día realmente de fiesta. Bombas de estruendos, banda de música, discursos, bailes, carrera de sortijas.

Al mediodía, la Sociedad de Fomento de Villa Altube, agasajó a los invitados y a sus asociados con un asado. En el momento de descubrir la placa con el nombre de "José C. Paz" en la calle correspondiente, hizo uso de la palabra, el señor Juan Mercadal, presidente de la Sociedad de Fomento, expresando "los anhelos de la Sociedad para unir en un solo centro esa especie de antagonismo que casi siempre existe entre los distintos barrios que constituyen un solo pueblo".


Cena de la Comisión Directiva de la Sociedad de Fomento. Aproximadamente 1914

Vigilancia


Al finalizar el año 1913, la Sociedad de Fomento gestiona, ante la jefatura de Policía, mejoras para el destacamento local, solicitando el aumento de personal y la categoría de Sub-comisaría.

Ante la falta de respuesta, el 11 de abril de 1914, manifestaba: "llama la atención del vecindario el hecho de que un tiempo a esta parte se cometan raterías y daños, aprovechando la poca vigilancia policial, pues el destacamento, si bien está a cargo de un empleado competente, no cumple divinamente sus obligaciones por falta de personal. Oportunamente se pidió a la Jefatura que subsanara esta deficiencia, pero hasta la fecha nada se ha hecho para subsanar esta deficiencia". Diez días después, el 22 de abril de 1914, la Sociedad de Fomento volvía sobre el tema, afirmando que: cada día se hace sentir más la falta de policía en este pueblo. Sería muy acertado que el jefe de policía aumentara el personal con dos agentes, que son de mucha necesidad, pues corresponde a la policía local, atender además de este pueblo, dos o tres núcleos de población. Se reitera el pedido el 21 de mayo, y pasará tiempo para que esta iniciativa encuentre respuesta de las autoridades correspondientes.

Nuevo alumbrado


En mayo de 1914 la Sociedad de Fomento hizo una segunda tentativa con el alumbrado público, solicitando a la Municipalidad algunos faroles de aire comprimido que habían sido sustituidos por otros de alumbrado eléctrico. La Intendencia accedió a lo solicitado, y los faroles fueron distribuidos en los sitios donde habían sido pedidos por los vecinos que costearían el gasto que demandaría cada farol. Al finalizar el invierno, sucedió como con el alumbrado anterior, como no era posible recargar a algunos vecinos lo que otros se excusaban de pagar, se tuvo que abandonar esta mejora para el pueblo.

Arreglo de Calles


El 23 de mayo de 1914, el presidente de la Sociedad de Fomento, señor Juan F. Mercadal, convocaba a una asamblea de socios para el día siguiente, a fin de tratar asuntos relacionados con el arreglo de calles. La reparación de calles era siempre una necesidad imperiosa.

Al respecto, reclamaba la Sociedad de Fomento el 1° de agosto: Como todos los inviernos, después de las lluvias, las calles se encuentran en estado deplorable, llegando a tal extremo que es imposible el tránsito de vehículos y peatones. La causa principal es que no se ha terminado como debió hacerse el alcantarillado de la empresa del Ferrocarril Pacifico, cuyo canal de desagüe carece de desnivel necesario, por cuyo motivo se forma un pantano que abarca casi toda la población e intercepta totalmente las comunicaciones con la estación del ferrocarril y ocasiona graves perjuicios al vecindario.


Vereda de ladrillos: la Sociedad de Fomento visitaba al vecindario para invitarlos a construir sus veredas (la foto es posterior - década del 30)

La Sociedad de Fomento afirmaba, además, que contribuía en gran parte a aumentar el mal estado de las calles, el hecho de que algunos propietarios de animales, que no poseen terrenos de pastoreo, sin respetar las ordenanzas municipales, los lanzan a las calles, plazas, convirtiendo al pueblo en potrero. Y esos animales destruyen cercos y aceras y hacen imposible la vialidad.

El Ferrocarril Pacífico construyó una alcantarilla, pero el 22 de agosto, volvía sobre el tema la Sociedad de Fomento, diciendo: "Se ha puesto de manifiesto la insuficiencia de la alcantarilla de desagüe del Ferrocarril Pacifico, por lo cual se inunda el costado de la vía ocupado por un vivero de plantas. Lo mismo ocurre con los terrenos del Central Buenos Aires, desde la avenida José C. Paz hasta la José Altube, donde el nivel de la calzada es mas alto que el de las calles adyacentes.

Pocos días después, el 30 de agosto de 1914, nuevamente surgía el tema: cada vez que llueve tienen que ocuparse los vecinos de una parte de la población, en hacer desagües en tres de las calles que cruza el ferrocarril Central Buenos Aires, porque la empresa no da salida al agua por el costado de sus vías. Afirmaba la Sociedad de Fomento: A la citada empresa no le sería costoso colocar una alcantarilla de cemento armado en la Avenida San Fernando y hacer seguir su curso al agua de las otras calles por la zanja de la vía. En Piñero acontece otro tanto.

El arreglo de las calles, era el tema constante, alguna respuesta se obtenía después de tanto pedir y pedir. Así, el 28 de mayo de 1916, el Intendente Victorio Monteverde, remitió a la Sociedad de Fomento, cinco toneladas de piedra, para la construcción de pasos en las bocacalles. En 1917 se pedía nuevamente a la empresa del Central Buenos Aires: que haga un desagüe en sus vías para dar salida a las aguas, que en los días de lluvia quedan detenidas en la calle Federico Lacroze e inundan la parte Sur del pueblo. Anteriormente esas aguas tenían salida por los guardaganados, pero como estos han sido obstruidos al elevarse el nivel de la línea, es de urgente necesidad la construcción de nuevos desagües y la limpieza de las zanjas paralelas a las vías.

Pedidos al ferrocarril: Barreras, carbonilla, ensanche de calle


Otro pedido frecuente de la Sociedad de Fomento ante ambas Empresas Ferroviarias fue: la colocación de barreras en las calles San Fernando y José Altube, porque ambos pasos a nivel son un serio peligro para el público y en las cuales hemos tenido que lamentar varias desgracias, sin que hasta ahora las Empresas hayan tomado en consideración tan justo pedido.

También se solicitó al Ferrocarril Pacífico carbonilla para las veredas. Este pedido fue siempre concedido, corriendo el pago del flete por cuenta de la Sociedad. Además, se requirió en varias oportunidades el ensanche de la calle Bartolomé Mitre (hoy Zuviría), entre las calles José C. Paz y José Altube, fundamentando que: por ser de acceso a la Estación y de mucho tránsito, es demasiado angosta..

Cambio de nombre: Sociedad de Fomento "Villa Altube"


En la Asamblea General efectuada el 18 de Julio de 1916, siendo presidente Juan Bautista Altube, se resolvió cambiar el nombre de la Sociedad de Fomento de Arroyo Pinazo, en virtud del nombre dado al pueblo en 1913, pasando a llamarse Sociedad de Fomento "Villa Altube" de José C. Paz. Se aprovechó la oportunidad para conmemorar el tercer aniversario del cambio de nombre del pueblo. La Sociedad de Fomento brindó un asado, durante el cual se remataron numerosos objetos donados por el comercio local. La suma obtenida fue destinada a la realización de algunas mejoras urbanas y edilicias.

Continuando con su accionar, la Sociedad de Fomento, cooperando con el Delegado Municipal y la Policía, se preocupó para que se cumplieran las ordenanzas municipales que prohibían el tránsito de animales sueltos por las calles, la cría de cerdos y arrojar aguas servidas a la calle. También se ocupó de plantar árboles. Primero, una cantidad de ejemplares donados por la Municipalidad, los cuales fueron distribuidos en algunas calles. Más tarde, adquierieron otros árboles para continuar plantando en las distintas calles.

Además, la Sociedad volcó su esfuerzo en visitar al vecindario e invitarlos para que vean la conveniencia de comenzar a construir las veredas; al respecto afirmaba la Sociedad de Fomento: "y entendiéndolo así algunos propietarios, han empezado tan útil obra, en la seguridad que tan buena idea ha de tener muchos imitadores".

Escuela Nº 5 y Correo


Otra de las preocupaciones de la Sociedad de Fomento, fue dotar al pueblo del edificio para la Escuela N° 5, por ese motivo, en distintas épocas se elevaron solicitudes a la Dirección General de Escuelas pidiendo la construcción del edificio escolar en el terreno donado por don José Altube.

El 24 de marzo de 1917, la Sociedad de Fomento expresaba: El vecindario anhela que la dirección general de escuelas no demore por más tiempo la construcción del edificio escolar proyectado en este pueblo. Esta obra cuenta desde hace varios años con el terreno necesario y con cien mil ladrillos, por la generosa donación que hizo el señor José Altube y su estancamiento no tiene justificación alguna, máxime cuando las escuelas locales carecen de edificios apropiados. Pasaran muchos años, ante que esta obra se concrete.

También se hicieron gestiones ante la Dirección General de Correos. El 15 de marzo de 1917 se enviaba una solicitud, firmada por una gran cantidad de vecinos., pidiendo que acrecienten el personal de la oficina, ya que era insuficiente para prestar un servicio adecuado. En respuesta, la Dirección de Correos envió un Inspector, quién dio despacho favorable a lo solicitado. No obstante en junio se vuelve a hacer el reclamo porque no ha sido provisto el cargo


Foto de José C. Paz, tomada desde el techo de la casa de don José Altube: se ve el aserradero de Altube, más atrás la "plaza" (caminito en diagonal), casas que rodeaban la plaza, hacia la derecha el Centro Recreativo Juventud de Artesanos . Esta foto está tomada en 1916.

Fallecimiento de don José Altube


27 de mayo de 1918 falleció don José Altube, los diarios decían: "A la avanzada edad de 72 ha fallecido en José C. Paz, don José Altube, antiguo y prestigioso vecino, quien en vida fue un ejemplo permanente de consagración al trabajo, en cuyas distintas actividades se desenvolvió siempre de una manera eficaz y sacrificando a menudo utilidades y halagos personales en obsequio de su generoso concepto de los intereses colectivos. Como testimonio elocuente de la eficiencia de su esfuerzo y perseverante labor, deja fundada una importante villa".

La Sociedad de Fomento participó en el fallecimiento de su fundador, invitando a sus asociados a concurrir al sepelio, en donde el señor Paglieri habló en nombre de la Institución. Como era costumbre, también hizo llegar sus condolencias a los familiares por medio de una carta. Meses después, en octubre, cuando se colocó una placa en el cementerio, hizo uso de la palabra en nombre de la Sociedad de Fomento, el señor Rafael Cevedo

Dos Sociedades de Fomento


En 1919, se produce un hecho que llama la atención, surge la Sociedad de Fomento de José C. Paz, que es reconocida el 10 de marzo por la Intendencia Municipal, y cuya Comisión Directiva estaba integrada por: Doctor Guillermo Andreau, presidente; Eduardo Girod y Manuel Buide, vicepresidentes; Cesáreo Wessel, secretario; Juan Anderson hijo, prosecretario; Juan A. Capurro, tesorero y Juan Stafforini, protesorero. Esta Sociedad surgía para: asumir la representación del vecindario para realizar toda clase de gestiones públicas o privadas, cuyo fin principal sea el adelanto, mejoramiento y progreso edilicio del pueblo, ya sea su zona urbana o rural. Propender por todos los medios posibles a la mayor unión entre los vecinos, orientando el esfuerzo común hacia su fin principalisimo, el engrandecimiento del pueblo.

Dos días después, el 12 de marzo de 1919, se renueva la Comisión Directiva de la Sociedad de Fomento "Villa Altube", quedando integrada por: Presidente, Juan Bautista Altube; vicepresidente, Juan F. Mercadal; secretario Rogelio González; prosecretario Manuel Collazo; tesorero Vicente Altube; protesorero José A. Altube. Esta Sociedad, el 29 de abril de 1919, publica una memoria de sus diez años de labor, en donde al comienzo rescatamos: "Al entrar en el décimo año de existencia de esta Sociedad de Fomento, hemos creído hacer una ligera reseña de su actuación hasta la fecha, a fin de que os deis cuenta y recordéis los importantes servicios que ha prestado a este vecindario, porque indudablemente hay hechos que por un tiempo se recuerdan y luego, poco a poco, quedan como olvidados".

Este párrafo nos deja ver una división en el fomentismo local. Funcionan dos Instituciones con el mismo objetivo, pero cada una por su lado. La Sociedad de Fomento "Villa Altube", continuó con el arreglo de las calles, construyó algunas aceras y arregló algunos pasos que se hallaban intransitables, plantó árboles; envío carta a la empresa del Ferrocarril al Pacífico, solicitando quiera ceder unos metros de terreno para ensanche de la calle B. Mitre; reunió a los vecinos con el fin de formar una comisión para que se encargue de gestionar de la Dirección de Escuelas la construcción de un edificio para la Escuela Nº 5. Por su parte, la Sociedad de Fomento de José C. Paz, gestionó ante el ferrocarril al Pacífico dos vagones de carbonilla para arreglo de las calles; solicitó a la Intendencia Municipal la demolición de la alcantarilla en la calle Compostela porque obstruye el tráfico, también se le solicita el alumbrado eléctrico; se pide a la unión Telefónica la instalación de un teléfono para uso público; se construyen veredas económicas con ladrillos. Así transcurrió todo el año 1919, dos Sociedades de Fomento desarrollando la misma actividad, no cumpliendo el objetivo de "propender por todos los medios posibles a la mayoe unión entre los vecinos".

Nuevamente una sola Sociedad de Fomento


A fin del año 1919, se hacen los intentos de unificación, logrando conformar la Sociedad de Fomento de José C. Paz, cuya Comisión Directiva, el 6 de enero de 1920, quedó conformada por: presidente, Juan Bautista Altube; vicepresidente 1º, doctor Guillermo Andreau, vicepresidente 2º, don Manuel Buide; secretario, Juan F. Mercadal; prosecretario, Cesáreo Wessel; tesorero Vicente Altube; protesorero José A. Altube.

Unificados los esfuerzos se abocaron al arreglo de las calles y aceras; se elevaron solicitudes al Consejo Deliberante de General Sarmiento, pidiendo el pronto despacho de la concesión para el alumbrado eléctrico en la localidad, cuya instalación constituía un deseo público; se logró que el diputado Vázquez presentara un proyecto, por el que se autoriza al Poder Ejecutivo a invertir hasta la suma de $ 30.000 en la construcción de la escuela; se inició el arreglo del camino a General Rodríguez; el 23 de mayo de 1920, con motivo del segundo aniversario del fallecimiento de don José Altube, se tributo un homenaje al fundador del pueblo, colocándose una placa en la avenida Altube; se plantaron árboles; se reiteró a las empresas ferroviarias la colocación de barreras en las calles San Fernando y José Altube, que ofrecen un constante peligro para los transeúntes que cruzan las vías.

Realmente la actividad de la Sociedad de Fomento durante todos estos años fue constante e incesante. La última referencia a la Institución la encontramos el 8 de junio de 1924: Es comentada favorablemente por los vecinos de esta localidad la actividad de la Comisión de Fomento que preside el señor Juan B. Altube, pues bajo su dirección se están efectuando varios trabajos de mejoramiento edilicio en este pueblo.

Esta fue la obra de mucho hombres y mujeres, que seguramente llevabron grabadas las palabras de don Juan Bautista Altube, por muchos años presidente de la Sociedad de Fomento: "Os pido sigáis prestando vuestro valeroso concurso a esta sociedad, que solo anhela buscar el bien general y el adelanto y progreso edilicio de este pueblo y no olvidéis que para conseguirlo no son necesarias más que dos cosas: constancia y buena voluntad".
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   15

similar:

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconCRÓnicas. José alejandro castañO

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconSixto José Paz Wells

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconTratado de paz entre España y Estados Unidos (1898). Paz de París

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconEs el centro de la ciudad fundado en 1776, que guarda y muestra la...

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconHistoria de la Filosofía/ José Luis Herrera/ ies josé Hierro

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad icon1 voltaire, Nuevas consideraciones sobre la historia; El Siglo de...

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconSeñores: D. Mariano Zuaznavar. D. Juan Aguirreche. D. José Agote....

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconMÁster en literaturas hispánicas: «arte, historia y sociedad»

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad iconEspacio de la historia y de la sociedad vasca: un proyecto nacional

Crónicas de la Historia de José C. Paz Costumbres y Sociedad icon13 transformaciones sociales. Crecimiento demográfico. De la sociedad...






© 2015
contactos
h.exam-10.com