Texto 8: la construcción del ferrocarril






descargar 21.09 Kb.
títuloTexto 8: la construcción del ferrocarril
fecha de publicación29.05.2015
tamaño21.09 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Historia > Documentos
TEXTO 8:

LA CONSTRUCCIÓN DEL FERROCARRIL

TEXTO:

“¿Por qué se tardó tanto en construir el ferrocarril en un país que tanto lo necesitaba? La respuesta es que se combinaron el círculo vicioso del subdesarrollo con la inepcia y la inercia gubernamentales.

Las cosas cambiaron con la llegada al poder de los progresistas, que eran un partido en favor del desarrollo económico y de la importación de capital. Los progresistas consideraban que el ferrocarril era una parte esencial en la modernización de la economía española (fin que ellos perseguían explícitamente) y para lograr la construcción de la red estaban dispuestos a volcar todos los recursos necesarios, nacionales o importados.

Ahora bien, que el ferrocarril fuera indispensable no quiere decir que hubiera que pagar por él cualquier precio ni que hubiera de construirse a cualquier ritmo ni de cualquier manera. La red ferroviaria española empezó a construirse demasiado tarde y después, en el decenio 1856-66, se emprendió con excesiva precipitación. Las consecuencias de tal premura fueron una planeación deficiente, una financiación inadecuada y un trazado especulativo que dieron como consecuencia una infraestructura física y una estructura empresarial endebles.

A la velocidad de la construcción se sacrificaron muchas cosas; y cuando las grandes líneas troncales empezaron a estar terminadas, a partir de 1864, se comprobó que las expectativas de beneficios de la explotación quedaban defraudadas: los ingresos no bastaban ni para cubrir los gastos, y menos aún para restituir los capitales invertidos”

G. Tortella, "El desarrollo de la España contemporánea", en Historia económica de los siglos XIX y XX, 1994.

Reproducido en J. Aróstegui y otros, Historia. 2.º Bachillerato, Barcelona, Vicens Vives, 2006, p. 197.

COMENTARIO DE TEXTO:

La construcción del ferrocarril en España, sus características y aportación al desarrollo económico.

Para proceder al comentario seguiremos los siguientes pasos: Identificación del documento, contextualización espacio-temporal y análisis del contenido. Finalizaremos con unas breves conclusiones, señalando la importancia que tuvo el texto.

Se trata de un documento historiográfico, un fragmento de un trabajo crítico de historia titulado “El desarrollo de la España contemporánea”. El estudio publicado en 1994 presenta una interpretación muy posterior a los hechos que se describen, el siglo XIX. Es por tanto una fuente secundaria de naturaleza económica.

Su autor es individual, el economista e historiador español Gabriel Tortella, y subjetivo pues muestra claramente su opinión al analizar un pasado histórico concreto.

El destinatario del texto es amplio, tanto la comunidad científica de historiadores como el público interesado en el tema, en general.

La finalidad perseguida por el autor con este texto no se reduce a analizar la articulación del territorio español a través del ferrocarril sino da un paso más allá y relaciona este proceso con la lenta y retrasada industrialización de España respecto a Europa occidental.

En cuanto a las circunstancias espacio-temporales1, el texto trata las transformaciones económicas que se producen en España a lo largo del siglo XIX. La evolución de la economía española está estrechamente vinculada a los cambios institucionales que introdujo la revolución liberal entre 1808-1843 y que se consolidaron a mediados de siglo. Estos cambios desmantelaron los instrumentos jurídicos del Antiguo Régimen que, según los liberales, impedían el crecimiento económico.

Con todo durante la primera mitad del siglo XIX el atraso económico (y sobre todo industrial) era evidente pues seguía siendo un país totalmente agrario. Algunos de los factores que influyen son la escasa burguesía de negocios dedicaba mayoritariamente a la inversión en tierras y no a la actividad industrial, la escasa demanda de productos industriales por la miseria de grandes masas de población.

El resultado de la política de los gobiernos liberales fue la formación de una economía de mercado. De hecho, para que naciera la actividad industrial a mediados del XIX, tuvo que pasar por manos del Estado y del capital extranjero (y esto se refleja perfectamente en el caso del ferrocarril).Si bien el modelo de desarrollo no alcanzó ni el dinamismo ni las dimensiones de otros países europeos como Gran Bretaña, Francia o Alemania.

Los gobiernos liberales atendieron reformas agrarias, impulsos en la industrialización y la intervención en el sistema finanzas y aranceles, pero no será con el reinado de Isabel II cuando se replanteen la cuestión de los transportes. De poco servía estimular la producción si se mantenía la red viaria de caminos del siglo XVIII.

Hasta 1857 no hubo un plan general de estudio y construcción de carreteras a cargo del Estado. Impulsar esta red se topaba con la dificultad de la financiación (que recaía en impuestos extraordinarios) y su gestión (encargada a las Diputaciones provinciales) lo que concedió mayor importancia a la construcción del ferrocarril. Esta iniciativa materializada en la Ley General de Ferrocarriles fue llevada a cabo durante el bienio progresista (1854-1856), período en el que además de esta ley se proyectó una serie de reformas como la nueva Constitución (que no se llegaría a promulgar) y la última desamortización (de Madoz).

Haciendo honor a la verdad, la primera disposición legal en materia de ferrocarriles se realizó durante el primer gobierno moderado del reinado de Isabel II (1844-1854). La Real orden de 1844 estableció las características básicas como un servicio público, financiación a través de concesiones, concesión de ayudas a compañías inversoras y criterios de construcción (como el ancho de vía) Pero se impuso una práctica especulativa2.

En cuanto al análisis literal en el texto sobre la construcción del ferrocarril e distinguen tres partes.

En el primer párrafo se plantea una cuestión esencial: su retraso y los motivos, en opinión del autor.

A continuación asigna el impulso de la construcción del ferrocarril al gobierno progresista durante el reinado de Isabel II (1854-1856) durante el cual la legislación económica se centró en reorientar el desarrollo económico eliminando de forma definitiva las trabas de la libre circulación de tierra y capital con la inversión en grandes proyectos de obras públicas.

En los siguientes dos párrafos, el autor opina de nuevo, sobre cómo fue la construcción del ferrocarril y las consecuencias que se derivaron de ello. En cuanto a su construcción considera que fue tardía y precipitada. Con tales apreciaciones las consecuencias que señala son negativas: “una planeación deficiente, una financiación inadecuada y un trazado especulativo” además de “escasos beneficios de la inversión”.

La idea fundamental del texto es la proyección de una idea negativa no tanto de la propia construcción del ferrocarril como de las formas con las que se hicieron: tarde y mal. Desde luego que el ferrocarril fue una alternativa importante aunque su construcción se inició con retraso. En 1448 se inauguró la primera línea Barcelona-Mataró, y pocos años después Madrid-Aranjuez. Antes de 1855 las vías férreas apenas sumaban los 500 km. En 1867, sin embargo, los km. de vía superaban los 5.000 km.

La expansión de la red ferroviaria fue obra del gobierno progresista, concretamente de la Ley General de Ferrocarriles del año 1855 en la que se diseñaba un plan de estructura radial, con centro en Madrid, concedía la competencia de la concesión de las líneas férreas al Parlamento y su financiación era posible por la libre instalación de la banca extranjera. En 1867 los km. de vía superaban los 5.000 km.

Las causas de este rápido ritmo constructivo son por un lado, el apoyo estatal a través de la mencionada legislación, subvenciones y franquicias arancelarias, y por otro lado, al flujo masivo de capital y tecnología extranjera, sobre todo francesa.

La construcción de la red ferroviaria conoció diferentes etapas. La primera, de gran expansión, y en la que el negocio residía en la propia construcción y no en los resultados económicos posteriores de estas nuevas líneas. A partir de 1866 se paraliza ante la evidente escasa rentabilidad de las inversiones y la repatriación de capital debido a la crisis financiera e industrial europea. En el último cuarto del siglo XIX se recuperó el negocio pero se centró en la construcción de líneas secundarias.

Otro aspecto interesante que reseñar en este tema es que la construcción del ferrocarril tuvo efectos económicos. En primer lugar, fue un elemento decisivo de la modernización económica. A pesar de los numerosos errores (como el ancho de vía diferente al resto de Europa o el trazado radial) fue el instrumento que aceleró la integración de espacios y regiones económicas al ser un transporte rápido y barato. También supuso la demanda de mano de obra. No obstante, dado que la legislación de 1855 permitía importar material sin pagar derechos arancelarios, la construcción del ferrocarril tuvo una repercusión insignificante para las industrias siderúrgica y metalúrgica de España.

Muchos historiadores, como el autor del texto, son de la opinión que las ideas con las que se proyectó la política de construcción de ferrocarriles en España constituían un error porque no contribuían a dinamizar la industria española (sobre todo, por el hecho de que se favoreciera el capital extranjero), llegando incluso a hablar de una "oportunidad perdida", pues una empresa tan prometedora y beneficiosa tampoco logró que España se industrializara definitivamente, mientras que en otros países el ferrocarril fue precisamente el factor que llevó a una exitosa industrialización.

A pesar de esta opinión generalizada no es del todo justa, pues habría que preguntarse qué otra alternativa para construir vía férrea existía de no ser el recurso a capital privado extranjero. Si se recurrió a ello fue porque no existía un "capital no extranjero", es decir, una iniciativa privada en España interesada en esta empresa (y eso.

Para concluir, el análisis del texto, y dejando a un lado este debate sobre la "oportunidad perdida o no" que supuso la ley de 1855, hay que hacer constar, como ya se ha señalado en relación a los efectos económicos, que el ferrocarril constituyó un gran avance en la España del siglo XIX y que contribuyó a mejorar sensiblemente los intercambios y las comunicaciones dentro del país, factores que favorecían el despegue industrial (aunque no se lograra levar a término en la época), y a articular mejor el mercado interior español.

1 Video “La llegada del ferrocarril” http://www.youtube.com/watch?v=sZYnULMY8-U&feature=related

Video “La Historia del tren en España” http://www.youtube.com/watch?v=RHJQ-ywVkG0&feature=related

2 González, A.; Matés, J. M. (coord.) Historia económica de España, pp. 221-222.




Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Texto 8: la construcción del ferrocarril iconComentarios de Texto la construcción del estado liberal (1833-1868)

Texto 8: la construcción del ferrocarril iconReseña historica la era ferroviaria en España se inicia en 1948,...

Texto 8: la construcción del ferrocarril iconProceso de desamortización y cambios agrarios. Las peculiaridades...

Texto 8: la construcción del ferrocarril icon13 transformaciones económicas. Proceso de desamortización y cambios...

Texto 8: la construcción del ferrocarril icon13. 1: Transformaciones económicas. Proceso de desamortización y...

Texto 8: la construcción del ferrocarril icon1. La organización del contenido (o de las ideas) del texto
«concepto», «definición», «condiciones», «etapas», «conclusión», etc. Del resultado de esta operación dependerá en gran parte el...

Texto 8: la construcción del ferrocarril iconLa construcción del racismo a través del discurso social: el caso de la inmigración

Texto 8: la construcción del ferrocarril iconLa construcción del estado liberal

Texto 8: la construcción del ferrocarril iconLa españa del siglo XIX: la construcción de un régimen liberal

Texto 8: la construcción del ferrocarril iconHistoria de españa tema 12: La construcción y consolidación del Estado liberal






© 2015
contactos
h.exam-10.com