Espacio de la historia y de la sociedad vasca: un proyecto nacional






descargar 270.33 Kb.
títuloEspacio de la historia y de la sociedad vasca: un proyecto nacional
página1/4
fecha de publicación31.05.2015
tamaño270.33 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Historia > Documentos
  1   2   3   4



ESPACIO DE LA HISTORIA Y DE LA SOCIEDAD VASCA: UN PROYECTO NACIONAL
EUSKAL HIRIA ZENTROA (EHZ)
IDEAS BÁSICAS
(2006-05-04)

ÍNDICE


0. Introducción
1. Necesidad e importancia de la historia
2. Un museo de la historia
3. Un museo de la historia + un museo de la sociedad = conjunto museístico
4. Nuestras necesidades y ventajas
5. Historia y sociedad de una nación sin estado
6. Una cultura integral hoy en un contexto globalizado y de identidad
7. Una coyuntura idónea
8. Qué se pretende contar: objetivos
9. Qué contar: contenidos ó temas posibles
10. Metodología del proyecto
11. Una acción promocional y de pedagogía global
12. Coste y plazo
13. Edificio y emplazamiento: propuestas posibles
14. Visitas de interés
Anexos
ESPACIO DE LA HISTORIA Y DE LA SOCIEDAD VASCA: UN PROYECTO NACIONAL
“EUSKAL HIRIA ZENTROA” (EHZ)
En Euskal Herria no tenemos déficit etnográfico pero sí de reflexión sobre la Historia y de reflexión sobre muchos temas contemporáneos largamente aplazados. Reflexión sobre la Historia porque cada sensibilidad ha sido en parte banderiza, ideologizada, no compartida y necesitamos establecer pasarelas de entendimiento para un relato común básico. Reflexión sobre la sociedad en general, y sobre la vasca en particular, porque los últimos 40 años han sido tan duros y angustiosos que la aproximación a los retos de la modernidad, de la diversidad, de la nueva sociedad o de la era cibernética habían sido largamente aplazados y nos golpean en la puerta.
Cabe un Museo de la Historia o cabe un Museo de la Sociedad o, de ambos a la vez, desde unos espacios museísticos trabados temáticamente y que es la apuesta que aquí se propone, tanto por las necesidades de reflexión apuntadas como para asegurar una oferta atractiva y siempre repetible como un espacio habitual de uso cultural.
Si el modelo catalán, alemán, valenciano es monotemático (Museo de la Historia) el que se propone es más parecido al quebequois o del Smithsonian (un conjunto museístico estable de temas varios y frecuencia de exposiciones itinerantes)

1.- NECESIDAD E IMPORTANCIA DE LA HISTORIA
El pasado nunca es objetivo, es siempre un relato que, para ganar en legitimidad y credibilidad, debe ser plausible desde la toma en consideración de todos los hechos relevantes. Además, de entre ellos se suelen seleccionar y jerarquizar los tenidos por más significativos, y se interpretan conforme a una lógica en la que nunca está del todo ausente la presión del presente.
Con todo, el carácter de ciencia social que tiene la Historia, los requerimientos crecientes de rigor en la historiografía moderna y la aparición de nuevas dimensiones en la Historia (además de la Historia política y la económica, la Historia social, cultural, de los modos de vida, de la vida cotidiana, de los géneros…) hacen posible la realización de cada vez mejores tratamientos de la historia ganando en profundidad, cotejo, plausibilidad, compartición….

La Historia es útil para:

-comprender los hechos del pasado y situarlos en su contexto de referencia y sus formaciones sociales con lo que los acontecimientos cobran sentido (secuencias cronológicas, situar causas y consecuencias de los hechos históricos en orden de importancia, cambio y continuidad en las sociedades… );

-contribuir a la formación integral de las personas haciendo entender que siempre hay más de una versión sobre los hechos o procesos teniendo en cuenta que la Historia es un imaginario cambiante basada en las fuentes accesibles en cada época;

-hacer presentes las propias raíces culturales y la herencia común despertando el sentido de identidad;

-y disponer de una perspectiva que, aunque solo explique el pasado, contribuya junto con otras disciplinas a explicar el presente y a encarar el futuro1.

La historia es tiempo en un espacio también cambiante. Y el tiempo en sus metáforas – según Ramón Ramos2- puede verse desde cuatro puntos de vista, todas útiles a distintos enfoques de la Historia y para el tema que aquí se aborda:

-Tiempo como un recurso, un bien escaso, un uso, una inversión de calidad o no. La pregunta, en el caso de una Historia comunitaria, sería qué hizo y aportó un determinado colectivo a lo largo de la Historia.

- Tiempo como entorno predefinido externo y condicionante en el que se está, al que hay que hay que adecuarse para actuar. La pregunta sería: cómo lo hizo en el marco condicionante de una determinada época.

-Tiempo como experiencia particular. La pregunta sería cual es el relato temporal propio, su significado y sus oportunidades: escribir la historia desde el particular proceso temporal.

-Tiempo como horizonte contemplable hacia atrás y hacia delante: del tiempo que se fue, del tiempo en transito y del tiempo futuro. La pregunta sería cual es el horizonte de sentido de lo recordado e interpretado (pasado), de lo transitorio (presente) y de lo esperado (futuro).

2.-UN MUSEO DE LA HISTORIA

Todo país en su proceso de construcción (nation building) tiene necesidad de mirar e interpretar su pasado, por un lado, como testimonio en el tiempo de una convivencia más o menos prolongada y de la aparición en algún momento de un proyecto colectivo sostenido -sea socio-cultural, sea político, o ambos a la vez- y, por otro lado, como elemento de integración de su ciudadanía en el presente.

Ese momento también es una etapa interesante para desarrollar una enseñanza de la historia comprometida con la formación de una ciudadanía vasca libre, integrada, identificada y con espíritu crítico3.

Ello tiene sus peligros. La ligazón entre proyecto político y enseñanza de la Historia ha estado vigente mucho tiempo. Desde la aparición de la asignatura en el sistema educativo, los Estados pretendían utilizar la Historia en la escuela, ofreciendo una visión del pasado que sirviese para generar adhesiones políticas4.

Ningún relato de Historia es ajeno a una cierta épica o, al menos, a un cierto orgullo por hechos, glorias o desastres superados del pasado. Pero no hay un solo sujeto de la Historia en el mundo. Hay tantas Historias (ciencia y relato) como sujetos, y según el sujeto -como referente, actor y agente narrado- que es siempre colectivo y distinto, la interpretación de su Historia, también lo es.

Pero si hacer Historia tiene sus requisitos5, exponerla didácticamente tiene también los suyos y más si se trata de museología (reflexión sobre la institución museística, su gestión o sus arquitecturas) y de museografía (forma de presentar las exposiciones o de museizar un espacio) en sus distintas formas6, para reconstruir didácticamente la historia.

a) La importancia de fijar la memoria tanto en libros como en una institución que sea referencial como un museo a nadie se le escapa. Un Museo de la Historia y de la Sociedad Vasca sería parte del sistema cultural, pero por el tipo de equipamientos hoy al uso –temáticos, buscando públicos e interactivos- sería también parte del sistema educativo y un elemento clave de comunicación. Es una oportunidad para condensar un relato plausible y compartible tras una experiencia prolongada de múltiples relatos escritos a lo largo de decenios y siglos, y desde los que se irían decantando las versiones más solventes aunque sigan siendo interpretables y mejorables. Dado que es inherente a un Museo de ideas un único discurso a presentar al público visitante, se trata de dar el salto desde los múltiples relatos de los historiadores individuales a un relato común más o menos compartido.
Es muy relevante, por un lado para no diluirse en un cuadro de globalización, y por otro lado, para superar nuestra experiencia colectiva de fragmentación ideológica y de imaginarios distanciados (invertebración cultural) comparativamente a otros países o comunidades, como efecto de una violencia prolongada y de pugnas ideológicas a cuatro ejes (nacionalismo/ no nacionalismo; derecha e izquierda) con todos los cruces imaginables.
Tiene una gran importancia poder asentar una interpretación colectiva común y una memoria compartida mínima. En nuestro caso es tanto más importante lo uno (Historia) y lo otro (un museo) puesto que no disponemos aun de una memoria común quizás porque no era posible hasta ahora hacer una Historia ni una descripción social comunes, aunque hay ya muchos y cruzados materiales profesionales de historia que lo facilitan enormemente.
b) Si se debe poner el acento en el relato que lo sostenga es tanto o más importante saber contar, comunicar los hechos históricos y objetos que le acompañen, buscando que sean actos comunicativos y que condicionan como en cualquiera obra de masas el propio contenido.
No siendo excesivo el patrimonio hay que insistir en “saber qué contar” y “saber contar” para que tal muestra atraiga a amplios sectores tanto del sistema educativo como en general.

3.- UN MUSEO DE LA HISTORIA + UN MUSEO DE LA SOCIEDAD = CONJUNTO MUSEISTICO
No solo somos herencia del pasado sino parte del presente ubicuo y diverso, abordable desde herramientas interdisciplinares que apelan a la actualidad y a los retos, celebraciones y dramas del hombre y la mujer de la modernidad (como sociedad actual en el mundo, como parte de la Humanidad y de sus problemas, como proyecto de construcción social, como lugar de reflexión sobre la democracia en la era cibernética, como parte de la especie en el planeta…)

Un centro de referencia cultural vivo puede combinar muestras estables (sean de historia, sean de sociedad) pero desarrollables y cambiantes cada equis años, más exposiciones itinerantes temáticas (producidas y de encargo), más exposiciones itinerantes de paso (contratadas, alquiladas o coproducidas) que hagan de la visita al centro una visita obligada y frecuente, más exposiciones virtuales in situ y en la red sobre los contenidos del conjunto museístico o sobre otros a los que se tiene acceso y derecho comunicativo
Pero el interés es que las realidades contemporáneas se paseen por nuestra casa y enganchemos con trenes perdidos por otras urgencias.
4.- NUESTRAS DIFICULTADES Y VENTAJAS
Tenemos dos dificultades y una ventaja.
Los dos problemas son que los perfiles de la comunidad actual de los vascos –desde el lado de los rasgos identitarios básicos y desde el lado de sus contornos territoriales- no son diáfanos y están sujetos a controversia en la que se mezcla la ideología. La ventaja es que tenemos unas sociedades estructuradas (con sociedades civiles maduras), pese a algunas amenazas episódicas de fractura social.
3.1 La cultura y la historia enlazan con la identidad colectiva de la comunidad (el nosotros respecto al otros), aportando sentido de pertenencia interna y subsumiendo, con mayor o menor éxito, otras identidades y subidentidades colectivas internas, tal y como sostiene el Plan Vasco de Cultura7.
La "comunidad" es así un sujeto histórico y, desde luego, recorrido por diversos sectores sociales y hegemonías8.
Existe una genérica identidad cultural vasca, una identidad definible pero que no se puede reducir a un arquetipo, sino que es cambiante y multiforme, tensionada por muchas influencias y en cuyo interior conviven muchas identidades sociales. Nuestro reto como país es hacer viable la cultura vasca en clave moderna, con respuestas a la ciudadanía vasca actual, y todo ello partiendo de la recuperación de la cultura histórica que compone nuestro legado.
Pero todavía no hemos conformado un universo simbólico común suficiente de creencias y significaciones, que es algo que la mayoría de las culturas construidas tienen. Nuestra actual identidad colectiva está en construcción9.
En estas coordenadas, se necesita generar un espacio cultural vasco con suficiente impulso de autodesarrollo10.
Aunque los vectores lingüístico -la existencia de una lengua diferenciada, el euskera- y sociolingüístico -su contexto y uso social- son elementos fundamentales en la configuración –y limitaciones- de ese espacio cultural vasco no puede tomarse, en nuestro caso, como referencia articuladora única11.
No cabe definir, ni sería deseable, una identidad vasca ideal. La vida y la historia en la que influyen decisivamente las decisiones humanas lo harán. Junto a los cambios y tendencias mundiales que afectan a todos los pueblos, el lazo entre pasado y futuro se teje, desde variables como el sistema comunicativo, la producción propia, la normalización lingüística, el nivel cultural y la modernización. Para ello es clave la aceptación social general.
Un hipotético intento de construir la cultura nacional vasca sobre bases exclusivamente étnicas, en la lógica de la exclusión de una parte del "nosotros", terminaría en fracaso, además de ser incompatible con la lógica del Estado de Derecho y la construcción de la ciudadanía. Otra cosa distinta es que en la construcción nacional se vayan imponiendo unos proyectos más que otros que, de todos modos, deben legitimarse socialmente para reproducirse. Y al contrario, tampoco ha hecho fortuna la ideología de las dos comunidades. El multipartidismo y la renuncia a una inculturación coactiva han ayudado a no estereotipar los sentidos comunitario y político, aun cuando quede mucho camino por delante en el proceso de integración social comunitaria.
Pero también ha habido elementos de estancamiento y retraso. La polarización política de los distintos agentes sociales, culturales y políticos del País Vasco ha conllevado un despilfarro de energías que se han anulado entre sí durante mucho tiempo, generando una incomunicación que ha dificultado durante años el consenso sobre los ejes para un despegue cultural. Las violencias y el clima social que han creado, han tenido efectos destructivos sobre el propio espacio cultural y la identificación social y sobre distintos planos de la cultura vasca (creación, producción, diálogo cultural y conocimiento, integración, apertura de mercados, sistema mediático equilibrado....).
3.2. Los contornos territoriales

El tema de la territorialidad cultural es de una evidencia histórica incontestable, pero encuentra dificultades de tipo político para expresarse y vertebrarse, incluso en un plano estrictamente cultural. La hostilidad del jacobinismo francés en relación al euskera y de la derecha navarra respecto a todo lo vasco, y cierta confusión entre lo cultural con los proyectos políticos en el caso de los nacionalismos, han contribuido a ello. Si los primeros no los identifican como un patrimonio propio sino como una amenaza a la unidad idiomática “nacional” o como un ariete de un supuesto asimilacionismo vasco, respectivamente, los segundos no han empujado tampoco en la buena dirección.

Hay que entender Euskal Herria, País Vasco o Vasconia como el país de los vascos y vascas -o si se quiere de los vasco-navarros- visto desde un punto de vista histórico, cultural y de identidad. Comprende siete territorios12 pero abarca tres ámbitos sociopolíticos y jurídicos como son la Comunidad Autónoma de Euskadi o del País Vasco –tal y como se le denomina institucionalmente–, la Comunidad Foral de Navarra y el País Vasco de Francia o Iparralde. Si por Euskal Herria se entendiera no unos territorios sino un pueblo, el Pueblo Vasco, habría que sumar los millones de vascos de la “diáspora”, especialmente numerosa en el resto de los Estados español o francés, América Latina o EEUU13.

El modo de abordar la historia y la cultura, que es en gran parte común, no debería estar sujeto necesariamente a las fronteras y comparticiones que los avatares de una historia política difícil han moldeado. No renunciar a la historia y espacio comunes, que están más allá de las estructuras administrativas, significa acotar ámbitos, establecer su relación con lo político en términos de respeto para cada espacio y proponer una metodología de desarrollo temático acorde con esas premisas.

La Historia a referir es así sobre Euskal Herria (etimológicamente Pueblo Vasco o que habla vasco), y metodológicamente es razonable la siguiente opción: Euskal Herria o Vasconia son términos neutros que describen una realidad histórica y cultural, el mapa histórico cultural del conjunto de los territorios históricos, más allá de las estructuras políticas o administrativas14.

Por un lado, es un término que define un espacio histórico, cultural, lingüístico e identitario, una entidad histórico-cultural, que con sus diferencias de desarrollo territoriales, comparte una parte significativa de patrimonio, arte, cultura, idioma e historia, así como un espacio prepolítico. Pero, hoy al menos, no define un espacio político institucionalizado como tal. O sea, se trata de un espacio identitario, cultural y relacional, y tres espacios políticos diferenciados (Euskadi, Navarra e Iparralde) con sus sociedades y costumbres moldeadas. Por otro lado, en una época en la que no hay fronteras culturales e informativas, no sería razonable que las hubiera en el interior de Vasconia en temáticas estrictamente culturales y de relación social que afectan a una cultura minoritaria, minorizada en su vertiente lingüística propia.
Es más, los organismos político-administrativos tendrían que salvaguardar el legado de cada territorio y además el patrimonio común compartido en esa comunidad cultural más amplia.

Para evitar susceptibilidades, de vez en cuando también se utilizará el término “país vasco-navarro” que, aunque sea poco riguroso (por redundante respecto a la historia), está menos lastrado de significaciones para un sector de navarros15.

Por su parte, el vocablo Euskadi (como patria de los vascos) lo ideó Sabino Arana pensando en toda Euskal Herria, pero el tiempo ha situado jurídicamente el sentido de los términos en planos distintos. Parece oportuno adecuar los términos, reservando Euskal Herria para la entidad histórico-cultural y para el espacio cultural, comunicativo y relacional que configuran todos esos territorios, y el término de Euskadi para la Comunidad Autónoma que así se define en su propio Estatuto, la Comunidad Autónoma de Euskadi.

La cooperación, las instituciones culturales y sociales comunes (por ejemplo Euskaltzaindia, Eusko Ikaskuntza…), el logro de la paz, las actividades compartidas entre entes e instituciones, el apoyo a creadores y creadoras residentes independientemente del origen territorial, la gestión razonable de las diferencias, los procesos a largo plazo… son los ingredientes de la construcción de una identidad plural más allá de los condicionamientos políticos. Ese punto de vista respetuoso es el del propio Plan Vasco de la Cultura16.

Es por ello que los temas de cultura y recursos, costumbres e historias en buena medida compartidas –aunque con sus especificidades entre los territorios de Euskal Herria– deben abordarse conjuntamente. Y, en cambio, los temas de estructura política, económica y social, y parte de la institucionalización cultural –siendo como son hoy, la Comunidad Autónoma de Euskadi, la Comunidad Foral Navarra e Iparralde, realidades distintas en esos planos– se abordarían de modo diferenciado para respetar esas particularidades, aunque de forma yuxtapuesta en el mismo marco cronológico (permitiendo una visión relacionada) o como historias yuxtapuestas en los desarrollos temáticos.

Por razones obvias de origen del proyecto de Museo las referencias a Euskadi son más amplias.
3.3. La ventaja es que, al menos, las tres entidades son sociedad o sociedades (con sociedades civiles maduras) que han sabido querer vivir internamente de forma integrada, incluso en condiciones de polarización extrema promovida desde lo político, sin que se produjeran fracturas sociales por la negativa de la sociedad a trasladar los conflictos políticos a las relaciones sociales.
Tenemos una sociedad madura, muy democrática en sus ideas, así como una sociedad civil potente, activa y trabada en múltiples temas más allá de la ideología y que encuentra muchos microrrelatos sociales compartidos. Posiblemente tengamos la sociedad civil más potente, articulada, organizada y variada de Europa –pocos vascos no pertenecen a alguna asociación de algún tipo y somos pioneros en mundos imaginables como el antifranquismo de los 60 y 70, el antimilitarismo de los 80, el tercer espacio de los 90 o el clamor por la paz en la actual década- y, sin embargo, nos falta aún vertebrar la comunidad con unos patrones culturales comunes y suficientes.
El salto a dar ahora es desde la Sociedad estructurada que ya somos a la Sociedad Política autorreferencial que también somos pero que va madurando en su construcción, lo que incluye cuatro pasos distintos:
a) una nueva institucionalización que el país determinará en el inmediato futuro, y sea cual sea;
b) una percepción de la identidad cultural y del viaje histórico comunitario y abierto a partir de su conciencia singular y diferencial;
c) la constatación de una subjetividad colectiva muy mayoritaria de una identidad nacional (o nacionalitaria) como expresión de una voluntad colectiva, que se convierte en hecho objetivo relevante, e independientemente de que en su interior se expresen distintas ideologías (nacionalismos vascos, no nacionalismos, ideologías sociales, nacionalismo español) y diferentes modelos de marco (autonomismo, federalismo, confederalismo, independentismo);
d) la percepción social y la experiencia vital de ser una ciudadanía en el mundo y que se plantea los interrogantes de la Humanidad desde aquí, como ciudadanos del mundo y en términos de planeta, de especie, de democracia, de sociedad de la información o de igualdad para una sociedad mejor y solidaria.
5.- HISTORIA Y SOCIEDAD DE UNA NACION SIN ESTADO
No es lo mismo una Historia y Sociedad de un Estado que de una nación sin Estado.
Las Historias suelen tener como ámbitos más frecuentes los Estados, aunque quepan lecturas transversales del Universo, de Europa, de una región, de una localidad…. Los Estados europeos se definieron y construyeron fundamentalmente a finales del XVIII y en el XIX, desde la apuesta de unas elites triunfantes en el proceso de construcción del Estado Nacional con su territorio, sistema político, mercado, moneda, ejército, cultura y lengua. La propia cultura real era subsumida por la cultura institucional entendida como una pieza más de las Nation Building, o sea de la construcción de las naciones que, a su vez, han solido ser normalmente el resultado emocional y subjetivo de la construcción de los Estados en competencia con otros poderes externos y mediante homogeneización interior17. Pues bien dentro de esa construcción cultural, tiene un lugar de honor la reconstrucción subjetiva del relato de la Historia nacional18.
En cambio, las nacionalidades o las naciones sin Estado tienen una importante desventaja respecto a las culturas/centro, hegemónicas por razones históricas, culturales, sociales y políticas. La construcción cultural pasa a ser un hecho de voluntad, de decisión política colectiva, que para implementarse debe hacerse también desde la economía, como condición de autodesarrollo19.
No hace falta explicar que los Estados son espacios culturales e historiables más que defendibles. En cambio, los ámbitos subestatales, sean naciones sin Estado o regiones, sí hay que explicarlos porque no siempre son reconocidos, a pesar de ser espacios societarios y de la identidad, generados por la historia y la cultura comunes, y que han dado lugar a sentidos de identificación, pertenencia y diferencia, por un lado, y a sujetos políticos o prepolíticos, de otro, y también con una importante historia institucional.
No hay que olvidar que las culturas minoritarias, a diferencia de las culturas de Estado, carecen de capacidad de autorreproducción cultural sea por razones de diglosia, de dependencia mediática central o de marco político.... No son sistemas con inercia propia, lo que obliga a un constante ejercicio de voluntarismo institucional y colectivo pero también de acción de los agentes y de una sociedad civil alertada. La referencia a una Historia propia es un valor a considerar.
Nuestro país como toda comunidad que no tiene Estado tiene un problema a ese respecto. Emprendió una tardía construcción identitaria, condicionada por unos siglos XIX y XX marcados -bajo la férula de la “construcción del Estado Nacional” español- por procesos limitativos cuando no represivos en los ámbitos político e incluso cultural (la Restauración y las dictaduras de Primo de Rivera y, sobre todo, de Franco).
Como fruto de esa historia complicada, tenemos carencias en el plano societario y cultural (reconocernos como una comunidad y como una sociedad moderna y madura) y carencias también en Historia, desde relatos, (más que El relato) suficientemente compartidos.

Como el sujeto mismo no es visto de la misma manera por unos y otros es obligado buscar relatos lo más comunes posibles, apartándolos al máximo del fragor de lo político, no tanto a la búsqueda de un imposible consenso entre todos, como a la búsqueda de un cauce central asumible por los más de las distintas sensibilidades sociales (y no me refiero a los partidos).
Se trata de fijar e interpretar científicamente momentos centrales en la Historia, procesos, hitos, lecciones, personajes…y, también, de fijar pensamiento social, moderno, reconociendo las entretelas propias de la diversidad social interna que nos define y nuestro lugar en el mundo.
6.- UNA CULTURA INTEGRAL HOY EN UN CONTEXTO GLOBALIZADO Y DE DIVERSIDAD
Hacer un Museo referencial hoy, en un contexto globalizado, no es igual que en el pasado.
Un Museo de la Historia y de la Sociedad es de un valor incalculable para fijar la memoria colectiva20 y la actitud ante el presente.
La globalización difumina las distancias pero no borra la geografía de la humanidad. Es más, la reafirma, haciendo aún más patentes sus desequilibrios. Las comunidades son ámbitos muy anteriores a los fenómenos de mundialización pero son afectadas por éstos en su dinámica global-local, hasta el punto de que se van ampliando cualitativamente las asimetrías territoriales. Aunque la lógica globalizadora es homogeneizadora, sin embargo las redes -como nexo de mercado mundial y de los recursos de la información- lejos de homogeneizar los espacios, los polariza y jerarquiza, acentuando las diferencias previas.
Una de las evidencias recientes en el proceso del descubrimiento mundial de la diversidad es que si las culturas de Estado corren riesgos ante la cultura transnacionalizada, las culturas territoriales locales los asumen de manera multiplicada. Y ello por la sencilla razón de que conocen una doble presión: la presión más reciente de la cultura transnacional, mientras continúa la presión tradicional de la cultura tenida por arquetipo o común en el Estado-Nación, y que busca reafirmarse aún más.
a) La presión de la cultura tenida por arquetipo del Estado-Nación se traduce en tres expresiones ideológicas que son errores de concepto:
-a las culturas territoriales se les asigna indefectiblemente un equivocado rol de culturas secundarias o no integrales, es decir insuficientes para ofrecer todo el repertorio de herramientas conceptuales que su ciudadanía necesitaría para operar en una sociedad moderna;
- su Historia misma es percibida desde instancias políticas como una particularidad local y añadida, respecto a la Historia del Estado Nación, y no como una historia integral;
- esos enfoques pueden llevar a que, por reacción defensiva, se responda aislando la cultura y la historia propias de contextos estructurantes o de conexiones más amplias.
b) La presión ejercida desde la globalización se ha traducido en una réplica mediante la explosión de diversidad prácticamente en todo el mundo, constatándose que no hay un universo homogéneo, que no hay solo Estados.... La globalización ha hecho más conscientes a las comunidades del valor de sus culturas, y que han sido la caja de herramientas (tool kit) de respuesta de sus antepasados a lo largo de la historia, así como un patrimonio a cuidar y a adaptar. Además, en las comunidades con fuerte personalidad política, el sujeto cultural y el sujeto político se dan en parte la mano, por más que los perfiles de este último al estar en transición institucional no sean de contornos definitivos. Y es que vuelve a la escena principal lo opcional, la sociedad riesgo, el deseo, el conflicto, lo incierto, los sujetos…..
Es decir, paralelamente al fenómeno de la globalización hay otros fenómenos, como son la localización y la descentralización. Son también tendencias fuertes, aunque en menor medida, que se interrelacionan con la globalización.
Las tendencias específicas a la diversidad cultural, ejercen como contratendencias relativamente compensatorias de la globalización21, fundamentalmente desde vectores culturales y políticos aunque terminan por cruzarse con los factores económicos y geopolíticos. Los territorios mismos son parte del fenómeno de globalización puesto que unos pocos centros locales se convierten en focos planetarios -es el caso de algunos polos norteamericanos o tecnológicos- y, en cambio, una inmensidad de territorios se convierten en terminales de flujos transnacionales.
Se trata de combinar dos miradas: la mirada desde la diversidad cultural (un bien global), o sea desde el derecho universal a enriquecer el mundo y sus relaciones desde lo local a lo global, y también desde lo universal a lo cercano; y la mirada desde el derecho a la cultura y la historia propia (un derecho particular) amparable internacionalmente.
Pero ello mismo hace que construir hoy un relato no pueda hacerse desde un ensimismamiento sino que el sujeto de la historia, aunque asuma un punto de vista referenciado en el propio sujeto (narrador implícito), lo deba hacer como un actor sí pero sabiendo que hay más actores interviniendo en un contexto de estructuras globales muy condicionantes
En nuestro caso es perfectamente demostrable y asumible la existencia de una cultura diferencial que aspira a integral, que tiene todas las herramientas para generar comunidad y sociedad, y que no es una variante, un valor añadido o complementario, una prótesis, un apéndice o un plus diferencial superpuesto de las historias y culturas española o francesa. Es simplemente una cultura específica e integral con una historia propia. Claro que está interrelacionada con otras (que en parte están interiorizadas en nuestra propia cultura específica).
Desde esa actitud firmemente propia pero abierta, debemos hacer nuestra lectura de las historias, las sociologías, la ecología…. de nuestro país, de las culturas vecinas, de las menos cercanas y de las universales y de los problemas de la humanidad y de las personas.
7.-UNA COYUNTURA IDONEA.
Los largos años de discursos de combate en contra y a favor de algo tan lamentable como las violencias, así como de sus matrices ideológicas, no han constituido el período más oportuno para cruzar discursos: los condicionaban. Las lecturas de la historia desde perspectivas épico-agónicas y la mezcla de hechos históricos con el interés político inmediato (o una atribución de un determinado tipo de presentación de la Historia como connivente con los discursos contrarios, partidarios o justificantes de la violencia….) no han creado el mejor clima para compartir historias e Historia.
El alto el fuego permanente de ETA y la inevitable redefinición del marco político, conforman un periodo excepcional y de transición a aprovechar asumiendo el riesgo y el vértigo de definir el futuro y, por ende, fijar hitos del pasado para el conjunto de la ciudadanía.

8.- SENTIDO MODERNO DE UN CENTRO DE LA HISTORIA Y DE LA SOCIEDAD: SUS REQUISITOS
En el siglo XIX un museo era una colección y exposición de piezas, objetos o trofeos de prestigio, etiquetados conforme a un propósito de acumulación de conocimientos, para una élite culta y sin concesiones a la didáctica22. La generalización del sistema educativo, la democratización del conocimiento, la adaptación de las enseñanzas, así como la popularización de los consumos culturales han obligado a los museos a cambiar su propio sentido social. Ahora buscan mediar con información adecuada la significación de los objetos o de las ideas inherentes a las exposiciones museísticas y tienen que competir con otras prácticas culturales. Los museos hoy explican y conectan más que muestran.
En la actualidad y a modo de decálogo, los rasgos centrales de los museos de nueva generación para Joan Santacana (2005:637)23 serían:
1.- Museizar significa comunicar y sobre todo asegurar que lo que se quiere comunicar es lo que percibe de hecho el visitante.
2.- Su exposición se estructura en torno a las ideas y solo alrededor de los objetos de la colección permanente. Son las ideas las que estructuran desde el guión a los objetos.
3.- Su exposición otorga prioridad a la museización del método de análisis histórico por encima de los conceptos.
4.- Se utilizan todos los recursos de la mente, desde la racionalidad a la emotividad.
5.- Tiene en cuenta la existencia de públicos de una tipología muy diferente.
6.- Fomentan la participación y la interactividad.
7.- No renuncia al aprendizaje lúdico (sobre el aburrimiento no se puede construir nada sólido).
8.- No se requieren conocimientos previos para la comprensión o goce.
9.- La museografía didáctica no es solo para niños.
10.- Los recorridos suelen ser abiertos frente a los unidireccionales o cerrados.
Siguiendo a Nuria Serrat cabe diferenciar lo museos modernos de los posmodernos o actuales24


J. Santacana, también nos previene contra los contenedores que no han sido definidos desde un proyecto museológico que parta de los contenidos y, en especial, de las ideas (preestudiadas y selectivas) que se quieren transmitir tras definir a qué públicos se dirige. Pero habrá que hacerlo de la forma más adecuada evitando la dictadura del erudito o del experto que al basarse sólo en la investigación rigurosa y la descripción detallada lo haría en menoscabo del contacto, de la mezcla de lenguajes, de la transmisión pedagógica, crítica y motivadora y a través de eficaces sistemas de mediación comunicativa que son los que deben formatear los contenidos.
En el caso de un Museo de la Historia habría que generar un relato serio, plausible, y compartido que ponga el acento en la construcción compleja y conjunta de la historia y, desde ahí, comunicarla mediante imágenes, gráficos, objetos y microexplicaciones. Ese relato debe tener en cuenta la existencia de interpretaciones distintas.
Habría de ser sobre todo un museo de ideas que es mucho más influyente que cualquier libro de texto, puesto que fija los mensajes principales de forma integral, apelando a la inteligencia y a los sentidos.
Motivar implica un carácter temático del Museo y unas altas dosis de amenidad y de interactividad, que apelen a las deducciones propias del visitante, en muchos casos desde unas escenografías interesantes.
Para quienes quieran profundizar un sistema de pantallas y paneles conteniendo desarrollos cronológicos, en cambio, puede ser complementarios a lo dicho, aunque no deban predominar en absoluto pero sí dar la opción a los partidarios de un uso más tradicional del museo.
Se trataría de establecer varias colecciones proponiendo relatos compartibles por los vascos/as sobre su historia y sobre la sociedad (la nuestra o la Sociedad en general) siguiendo un modelo doble: objetual/ institucional y deductivamente discursivo, y cuando fuera necesario, cronológico.
Principalmente es el sentido pedagógico y de presentación el elemento central y debe ser de responsabilidad de un comisariado con la asesoría de museólogos y museógrafos. En la generación del relato en calidad de informantes, debe poder ser asistido, informado, por un equipo pluridisciplinar de expertos y expertas en historia generalista e historia social y de vida cotidiana, sociología, pensamiento, comunicación, antropología, programación didáctica…. Esas personas no deben tener visiones demasiado polarizadas porque deben facilitar que el comisariado decida el relato de mínimos con sentido, plausible, y no como el producto de una equidistancia.
El orden objetual/ institucional, debe estar al servicio del hilo discursivo y debe favorecer lecturas entrañables de los visitantes. Se debe intentar conectar en lo posible con la experiencia y memoria cotidiana colectiva y permitiendo una mirada amable o implicadora del público sobre la temática o época presentada.
Habría animadores de sala que inciten al uso de los objetos y a interpretarlos. Atenderían a grupos de estudiantes o visitantes, resolverían dudas. Desplazaría a las figuras del puro vigilante o del clásico guía.
EUSKAL HIRIA ZENTROA como espacio de la Historia y de la Sociedad Vasca tiene algunos requisitos25:
-ser una institución nacional –a la altura de un Archivo Nacional, o de una Biblioteca Nacional…-
-ser un conjunto museístico de ideas a transmitir, sin hipotecas de objetos o colecciones preexistentes (que verían ahí solo una oportunidad de puesta en valor cuando el modelo habría de ser el contrario) puesto que se trata de unos relatos que buscarán y crearán los objetos y escenografías que requieran para su comunicación activa;
-habría de ser renovable en sus temáticas y contenidos con relatos temáticos modificables cada 5-10 años para adaptarse a los cambios sociales, narrativos y estéticos;
-complementado con exposiciones temporales de encargo o de alquiler o coproducción que animen a la visita frecuente, así como exposiciones virtuales de interés, ya se disponga de exposiciones presenciales al respecto o no;
-con un papel educativo decisivo y vinculado al sistema de enseñanza, pero también compitiendo con otras ofertas temáticas en el aprecio de la población;
-debe ser tomada con aprecio y cariño por la gente;
-habría de lograr la identificación colectiva pero también ser inteligible para los visitantes foráneos.

8.- QUÉ SE PRETENDE CONTAR: OBJETIVOS
Cabe enumerar algunos objetivos que habrían de ser objeto de debate, corrección y profundización.
a) ACEPTARNOS LO QUE SOMOS EN UN MUNDO ABIERTO Y GLOBAL, lo que obliga a definir el VÍNCULO INTERNO en claves de una autoestima crítica
-AUTORECONOCIMIENTO: tenemos una cultura integral (bilingüe) con identidad cultural que hace que seamos una nación cultural por historia e idiosincrasia (lengua, cultura, instituciones, costumbres, modos de vida...) con sociedades configuradas-- con identidades políticas  que implican ESPECIFICIDAD.
-PAIS DE CONTRASTES (agro/industria; tradición/modernidad; conciencia colectiva/ pluralidad; espacio cultural/ espacios jurídicos; bilingües/monolingües….
-TRES TERRITORIOS HERMANOS EN CULTURA (CAV, Navarra e Iparralde) + DIASPORA (vascos en el mundo como parte del espacio vasco transnacional)
-Y SIGNIFICACION: hitos históricos con un cronos propio en un cronos global

b) Que ha hecho y hace APORTACIONES, en claves de APERTURA AL MUNDO
c) Que conforma una SOCIEDAD TRABADA Y SOLIDARIA situada en el mundo con sus mismos interrogantes y con capacidad CRÍTICA sobre si misma y sobre los problemas del mundo.
d) Y se trata de un PAIS EN CONSTRUCCION, CON PROYECTOS a definir colectivamente y en democracia, SIN DESTINO PREFIJADO O INELUCTABLE, pero desde los mimbres de la HISTORIA Y DE LOS LEGADOS RECIBIDOS, desde las APUESTAS DEMOCRATICAS Y DESDE LOS PROYECTOS QUE SE DEN LOS VASCOS Y VASCAS DE HOY.

9. QUÉ CONTAR: CONTENIDOS O TEMAS POSIBLES
Imaginemos que, de inicio, se abren cuatro exposiciones permanentes (dos de Historia, una de Sociedad y otra mixta: la del euskera) que a lo largo de los años serían complementadas y, en algún caso, sustituidas por otras, y además complementadas por una o dos temporales fruto de acuerdos con el MACBA, el Museo de la Civilización o cualquier otra.
9.1. Temas posibles (a optar) en HISTORIA
9.1.1 APORTACIONES AL MUNDO como HITOS HISTORICOS ESPECIFICOS
-importante prehistoria

-misterios vascos en la noche de los tiempos

-fronteras rígidas (godos y francos) o flexibles (celtas y romanos) o cambiantes (árabes-musulmanización del sur de Navarra)

-medievo de señoríos débiles y conflicto temprano con villas

-reino de Navarra

-Derrota navarra y pactos

-Conquistadores.

-guerras carlistas

-nacionalismo y socialismo

-guerra civil

- El último conflicto armado en Europa
9.1.2 APORTACIONES AL MUNDO como HITOS ECONOMICOS Y TECNOLOGICOS
-Navegación-construcción de barcos, la pesca de la ballena

-Del comercio con Europa e Indias

-De la manufactura del hierro (armas, herramientas..) a la siderurgia y los bienes de equipo

- Del sistema financiero

- Del monocultivo siderúrgico a la diversificación y globalización pasando por la reconversión
9.1.3. APORTACIONES AL MUNDO como HITOS SOCIO-ORGANIZATIVOS o HISTORIA SOCIAL
-de las tribus al reino

-del medievo a la hidalguía universal en un Antiguo Régimen desigual

-del auzolan al cooperativismo pasando por la competencia en juegos y destrezas

-de la laboriosidad al empresarismo y una clase trabajadora cualificada. La clase obrera del XIX: orígenes, trabajos y organización.

-La formación. El sistema sanitario. Medios de comunicación de masas

-Del urbanismo ilustrado al de los Ensanches y el de los años 50-60: desarrollismo. Reconversión y nueva ciudad

-Nueva Fase: lo cualitativo, lo global, la renta básica, de la vida comunitaria popular: ritos y costumbres
9.1.4 UNA CULTURA Y UNA IDENTIDAD: MODOS DE VIDA Y CULTURA EN PARALELO (por épocas históricas… de la mano de Caro Baroja)
-sobre vascones, várdulos…….. y celtas

-sobre romanización (ager y saltus)

-sobre Reino de navarra (norte y sur), Costa y Araba: distintas formas de vida

-euskera y antiguo régimen

-villas y Tierra llana

-el XIX: el gran cambio (Estado, guerras, Inmigración, euskera-…..)

-el XX: modos de vida recientes y la importancia de la memoria oral

-el XXI Cultura minoritaria en un mundo global

9.1.5. PERSONAJES EN DIALOGO
Religiosos: Ignacio Loiola- Francisco Xavier ; Ellacuría- Perez de Urbel

Conquistadores y exploradores: Juan de Garay- Lope de Aguirre; Urdaneta- Elcano; Iradier

Militares: los Oquendo; Zumalakarregi- Espoz y Mina; Mazarredo

Grandes emprendedores: los caballeritos, Martinez Rivas, Irala, los urbanistas…

Políticos: Rene Cassin,

Los fundadores de ideologías: Sabino, Perezagua

Economistas-estadistas: Azpilicueta, Foronda, Arriquivar

Pensadores y científicos: los Elhuyar; Barandiaran y Caro Baroja;

Literatura: Pío Baroja y Unamuno, Blas de Otero y Celaya, Lizardi-Orixe y Lauaxeta; Txillardegi, Atxaga y Saizarbitoria

Artes: Zuloaga, Oteiza, Txillida, Leo Bonnat

Musicos: Arriaga, Guridi, Sorozabal, Aita Donostia, Escudero, de Pablo

Deportistas: Borotra, Zarra

Historias negras: corsarios
9.1.6. OTROS POSIBLES (EN OTRA FASE)
-SOBRE HABITATS- CALIDAD DE VIDA
Grutas….. prehistoria

Fundus (romano) y chozas (ager)..romanizacion

Villa medieval – Tierra llana: comercio local

Caserio autosuficiente y para mercado y Villa comercial: navegaciones

Ciudad industrial y vida cotidiana

La Ciudad post industrial
- EL MEDIO AMBIENTE A LO LARGO DE LA HISTORIA
- FACTORES PRINCIPALES EN LOS CAMBIOS EN LA HISTORIA VASCA
9.2. Temas posibles (a optar) en SOCIEDAD / CIUDADANIA
Se trataría de un lugar de contrastes, de propuestas…. sobre todo lo que afecta a la ciudadanía, reflexionando desde lo local y global.
Podría tener dos metodologías (una basada en exposiciones y otra basada en foros y conferencias de interés internacional y que pueden combinarse también) y dos brazos (uno referido a los vascos y el mundo, y otro referido a la humanidad y sus temáticas).
A) METODOLOGIA DE EXPOSICIONES

a.1) SOBRE LOS VASCOS Y EL MUNDO
-LOS VASCOS Y AMERICA, por ejemplo
Relato de una odisea:

La procedencia, el motivo, el viaje, los primeros esfuerzos,

el asentamiento, los oficios

Su lugar social hoy
(Su inauguración hacerla coincidir con un encuentro de la diáspora)
a.2) SOBRE LA HUMANIDAD
-DESAFIOS DEL PLANETA, por ejemplo
-FORUM EN BABEL, por ejemplo
Babel son lenguas y son comunidades, pueblos. Babel es comunicación. Es la problemática de la identidad viva y en contacto a través de la interculturalidad y la pluriculturalidad. Es la temática de la inmigración y de la compatibilidad o de las xenofobias.
B) METODOLOGIA DE CONFERENCIAS
Lo que mejor funcionó en el Forum de Barcelona fueron las conferencias y debates, auténticos educadores colectivos a escala planetaria (accesible en parte por Internet).

EHZ puede aspirar a plantearse las problemáticas del mundo global y lo puede hacer en dos líneas:
-Siendo Foro sistemático de problemas acuciantes o dramáticos internacionales de cada época y con un punto de vista constructivo, progresista y proactivo, y trayendo los mejores especialistas internacionales (ahora, por ejemplo, se trataría de analizar los casos de Palestina, Irak, Iran o Bolivia o temas más generales como el hambre infantil, la ayuda internacional o el unilateralismo o la tasa Tobin).
-Siendo Foro de problemas de los ciudadanos vascos, de ordenación

del territorio..
9.3 HISTORIA Y SOCIEDAD
Un tema específico y muy nuestro – y si no9 fuera en otro lado – seria:
HISTORIA DEL EUSKERAY CONVIVENCIA DE LENGUAS
-Historia:
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Espacio de la historia y de la sociedad vasca: un proyecto nacional icon“ Utopías y Proyecto Educativo Nacional”

Espacio de la historia y de la sociedad vasca: un proyecto nacional iconAspira a convertirse en el punto de referencia nacional e internacional...

Espacio de la historia y de la sociedad vasca: un proyecto nacional iconAspira a convertirse en el punto de referencia nacional e internacional...

Espacio de la historia y de la sociedad vasca: un proyecto nacional iconProyecto de la Estrategia de Cuidados Paliativos del Sistema Nacional de Salud

Espacio de la historia y de la sociedad vasca: un proyecto nacional iconResumen: Miguel Delibes, ocupa un espacio especial en la Literatura...

Espacio de la historia y de la sociedad vasca: un proyecto nacional iconUn 28 de Diciembre de 1895, un par de individuos dieron a luz un...

Espacio de la historia y de la sociedad vasca: un proyecto nacional iconIngeniero Civil, Universidad Nacional de Colombia. Profesor Honorario,...

Espacio de la historia y de la sociedad vasca: un proyecto nacional iconHistoria y nuevo espacio de experiencia en Iberoamérica

Espacio de la historia y de la sociedad vasca: un proyecto nacional iconGuión metodológico del espacio pedagógico de historia de honduras

Espacio de la historia y de la sociedad vasca: un proyecto nacional iconSi el espacio es el objeto de estudio principal de la geografía el tiempo lo es de la historia






© 2015
contactos
h.exam-10.com