Hacia este año el rey Alfonso IX de León funda el Estudio General. Sus privilegios serán confirmados y aumentados por reyes posteriores






descargar 47.61 Kb.
títuloHacia este año el rey Alfonso IX de León funda el Estudio General. Sus privilegios serán confirmados y aumentados por reyes posteriores
fecha de publicación18.07.2015
tamaño47.61 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Ley > Documentos

Algunas Fechas

1218: hacia este año el rey Alfonso IX de León funda el Estudio General. Sus privilegios serán confirmados y aumentados por reyes posteriores.

1254: real cédula de 8 de mayo, dada en Toledo, por el rey Alfonso X, con normativas de organización y dotaciones financieras. Por ella, quedan establecidas 11 cátedras con disciplinas de Derecho canónico, civil, Medicina, Lógica-Filosofía, Gramática y Música, sufragadas con cierta asignación de tercias reales sobre el diezmo eclesiástico. Además, se confirman los privilegios y exenciones concedidos en el pasado al Estudio salmantino. Es considerada su carta magna constitucional.

1255: bula Dignum arbitramur de 22 de septiembre, en la que Alejandro IV concede validez universal a los grados otorgados por Salamanca ("ius ubique docendi"), excepto en París y Bolonia (restricción abolida en 1333). Concedió también al Estudio salmantino el privilegio de tener sello propio, que implicaba el reconocimiento de la institución por parte de la Santa Sede, en documento expedido en Anagni, el 15 de julio de este mismo año.

1313: bula de 14 de octubre del pontífice Clemente V, en la que concede la tercera parte de las rentas de fábrica de la diócesis salmantina (las tercias decimales) a la Universidad de Salamanca para atender los gastos universitarios. Por otra parte, Benedicto XIII, en la bula de 31 de marzo de 1416, confirma el acrecentamiento de la participación decimal universitaria en 2/3 (2/9 del diezmo) en los cuartos de Armuña, Baños y Peña del Rey, acrecentamiento que provenía de una cesión real anterior (Enrique II, por real cédula del año 1397).

1399: a finales del siglo XIV la Universidad contaba con 500 ó 600 matriculados, en buena medida clérigos.

1415: se inicia la construcción del edificio de las Escuelas Mayores.

1422: el Papa Martín V otorga a la Universidad una bula, fechada en Roma el 20 de febrero de 1422, en la que promulga nuevas constituciones sobre la organización de la institución. El nuevo cuerpo constitucional, elaborado por una comisión universitaria, sustituía a las constituciones dadas en 1411 por Benedicto XIII, las más antiguas que se conservan, y constituirá la base del derecho universitario salmantino. Las constituciones de Martín V, basadas en las de Benedicto XIII, regulan diversos aspectos de la vida universitaria: cargos y órganos académicos (crean el claustro de diputados); grados; conducta, costumbres e indumentaria de los estudiantes.

1474: se inicia la construcción de la primera biblioteca universitaria, que, hacia ese año, contaba con unos 200 volúmenes; en las décadas siguientes la Universidad irá nutriendo sus fondos e incorporando libros de Humanidades. Son abundantes los manuscritos científicos en algunos colegios, como el mayor de San Bartolomé, vinculados a las cátedras de Filosofía natural, Matemáticas y Astronomía. Todo ello manifiesta que Salamanca se incorpora, en el tránsito del siglo XV al XVI, a las nuevas corrientes humanistas, que quedarán reflejadas en el magisterio de Nebrija.

1529: se concluye la fachada “rica” del edificio de Escuelas Mayores. Las obras de este ámbito arquitectónico, a su vez, se habían iniciado en el primer cuarto del siglo XV, con lo que la Universidad disponía, por fin, de un espacio propio para impartir sus enseñanzas, que sustituirá a las dependencias catedralicias y otros locales, alquilados o cedidos para este fin. A principios del Quinientos eran unos 2.500 los alumnos que se matriculaban cada año en el Estudio salmantino.

1550: por los años centrales del siglo XVI, la confluencia del Derecho, la Teología tomista, las nuevas Lógicas y las Lenguas clásicas cristalizan en la llamada “Escuela de Salamanca”, significada en la figura de Francisco de Vitoria. Entre sus aportaciones destacan la reflexión práctica sobre ciertos problemas de proyección europea y americana: naturaleza del poder y de la justicia; derechos de la persona y del Estado; comunidad internacional y derecho de gentes; conflictos internacionales y guerra justa; así como la teorización sobre cuestiones económicas (préstamo, interés, justo precio…) y sobre las tensiones derivadas de la colonización y transculturación americana.

1561: los Estatutos redactados con ocasión de la visita de Diego de Covarrubias y Leiva fueron aprobados el 15 de octubre de 1561. Se trató de una reforma parcial de la organización universitaria, basada en normativas anteriores (estatutos de 1538 y de 1551, tras las visitas de Juan de Córdoba y de Diego Enríquez de Almansa, respectivamente), con introducción de modificaciones y novedades. De éstas pueden destacarse la ampliación de las normas relacionadas con el plan de estudios y la prescripción de las visitas de cátedras. En cuanto a la elaboración de estos estatutos, destaca el hecho de que el Papado haya perdido ya toda iniciativa, siendo sustituido por el Monarca y su Consejo.

1584: en el curso 1584/85 acudían a las aulas universitarias 6.778 alumnos. En la centuria decimosexta los libros de matrícula registran las cifras más altas de concurrencia de estudiantes.

1594: con motivo de la visita del licenciado Juan de Zúñiga se elaboraron nuevos estatutos aprobados por el Rey (real cédula de 29 de octubre, El Pardo), que fueron también base del derecho universitario salmantino. Se continuaba, así, una línea reformadora e intervencionista de y en la institución universitaria por parte de la Monarquía que ya había dado resultados anteriores: estatutos de 1538 y 1561. Lo más significativo de estos estatutos reguladores del Estudio es el diseño de un nuevo plan de estudios, que sustituye casi por completo al de Covarrubias y que consagra ciertos libros, autores y materias con vigencia hasta las reformas ilustradas carolinas: derecho romano o justinianeo, en Leyes; decretales pontificias, en Cánones; teología metafísica de escuelas, en Teología; Galeno e Hipócrates, en Medicina; la filosofía de Aristóteles, en Artes-Filosofía; Euclides y Ptolomeo, en Astrología/Matemáticas; y los clásicos latinos y griegos. A estos estatutos siguieron otros complementarios en 1604, tras la visita de Juan Álvarez de Caldas, y en 1618, tras la de Baltasar Gilimón de la Mota. 1600: hacia este año la Universidad contaba con unas 26 cátedras vitalicias y unas 30 temporales, llamadas cursatorias y regencias, agrupadas en los saberes de Cánones, Leyes, Teología, Medicina, Artes-Filosofía, Humanidades-Lenguas, Matemáticas y Música.

1625: se edita la recopilación general de las normas universitarias vigentes. En esta edición recopilada figuran los estatutos de Covarrubias (1561), Zúñiga (1594), Caldas (1604) y Gilimón de la Mota (1618), excepto los puntos reformados. También fueron impresas en el mismo ejemplar las constituciones de Martín V (1422) y otras bulas apostólicas, reales provisiones y cédulas. La recopilación general se convertirá en una flexible autoridad de referencia jurídica hasta 1771 y las reformas liberales del siglo siguiente.

1641: una real cédula de 11 de diciembre de 1641, dada en Madrid, ordenaba que la provisión de cátedras pasara definitivamente (ya se había ordenado esto mismo en el año 1623) al arbitrio exclusivo del Consejo de Castilla. Se suprimía, por tanto, el sistema de provisión de cátedras por votaciones de estudiantes, que había producido irregularidades, corrupción y conflictividad. Sin embargo, el nuevo sistema de provisión de cátedras generó pronto nuevas irregularidades y privilegios que favorecieron a determinados colectivos, singularmente a los colegiales mayores.

1699: en las postrimerías del Seiscientos, la Universidad contaba con 2.000 matriculados.

1752: real cédula de Fernando VI de 11 de enero (Buen Retiro), completada con órdenes posteriores del mismo año (real cédula librada en Buen Retiro, a 11 de julio) y 1754 (resolución a consulta del Consejo de 5 de marzo de 1754), por la que se suprime la pompa en la colación de los grados de doctor y maestro salmantinos, rebajándose sustancialmente los gastos en estas graduaciones.

1771: el plan de estudios dirigido a la Universidad de Salamanca es aprobado y puesto en vigor por real provisión de 3 de agosto. Las disposiciones en él contenidas contribuyeron a la introducción de nuevos enfoques y materias de estudio: introducción de derecho real o patrio en los cursos de licenciatura de Leyes; de materias conciliares y colecciones canónicas antiguas, en los cursos de la licenciatura de Cánones; de aspectos bíblicos, en la licenciatura de Teología; de la aritmética, geometría, álgebra y física experimental en Artes/Filosofía. Por otra parte, las reformas articuladas en torno al plan pretendieron un mayor control del Consejo Real sobre la autonomía universitaria, reforzando la autoridad rectoral.

1807: el plan de estudios de Caballero fue aprobado para la Universidad de Salamanca por real decreto de 5 de julio y mandado observar en todas las universidades del reino por real decreto de 12 de julio de este año. Pretendía aplicar un modelo uniforme y centralizador, el salmantino, a todas las universidades de la Monarquía (fue el primer plan general para las universidades). Además del control estatal, quedaba reforzada la figura del rector y se concentraban poderes en los claustros de catedráticos. Se interrumpió su aplicación por los sucesos de la Guerra de la Independencia.

1837: en el marco del programa desamortizador de Mendizábal, la ley de este año extinguía los diezmos eclesiásticos, que, no lo olvidemos, constituían la fuente de financiación de las universidades y de la salmantina en particular. En adelante, las universidades se financiarán a partir de los derechos de matrícula y académicos, así como de las cantidades otorgadas por los presupuestos generales del Estado.

1850: a mediados del siglo XIX la Universidad de Salamanca contaba con 200-300 matriculados.

1852: por decreto de 21 de mayo de este año se suprime la facultad de Teología en las universidades, si bien esta disposición no fue aplicada hasta el año 1868, con la revolución.

1857: la ley de instrucción pública de este año, llamada Ley Moyano, encuadró definitivamente a la Universidad salmantina y la enseñanza general del país dentro del nuevo régimen liberal y centralista, después de un largo proceso de casi 50 años de proyectos y reformas (como el Plan Pidal de 1845). Significa también para la Universidad de Salamanca una nueva regionalización, al asignarse a la salmantina un distrito reducido integrado por las provincias de Zamora, Ávila, Cáceres y la propia Salamanca. Las universidades quedaban dependientes del Ministerio de Fomento, a través de una Dirección General y un Real Consejo de Instrucción Pública. El rector pasa a convertirse en una figura política de designación ministerial. Tras la ley Moyano, la Universidad de Salamanca quedó reducida a las facultades de Derecho, Teología y Filosofía y Letras. El papel hegemónico tradicional de la Universidad de Salamanca, como el de las otras "mayores" (Valladolid y Alcalá) pasó a Madrid, distrito central predominante.

1879: se completa el piso superior del edificio de Escuelas Mayores por el arquitecto José Secall.

1904: como contrapartida a la financiación estatal de las hasta entonces facultades libres de Medicina y Ciencias, financiadas desde el año 1869 por la Diputación y el Ayuntamiento, son incautados por el Estado los últimos bienes patrimoniales de la Universidad.

1934: este año en la Universidad de Salamanca 34 catedráticos, ayudados por 40 profesores auxiliares, impartían clase a 2.258 alumnos, entre oficiales y libres.

1940: restauración y establecimiento de la Universidad Pontificia en Salamanca por Pío XII, el 25 de septiembre, con el fin de acoger estudios eclesiásticos de Teología y Derecho canónico. En 1963 sus grados eran reconocidos oficialmente por el Estado. Se trataba de la primer universidad privada en el ámbito contemporáneo de Castilla y León.

1943: se promulga la Ley de Ordenación Universitaria para toda España, en julio, la cual mantendría su vigencia hasta la Ley de Villar Palasí, en 1970. Tras las correspondientes depuraciones, la Universidad quedó vinculada a las ideologías dominantes del nacional-catolicismo tradicionalista, la Falange y los principios del Movimiento. Los poderes se concentraron en el rector, nombrado desde el Ministerio. La rigidez administrativa, el control político y la jerarquía constituían la norma.

1965: en el curso 1965/66 la Universidad de Salamanca tenía algo más de 6.000 alumnos.

1970: en el marco de las aceleradas transformaciones sociales de los años sesenta, la Ley Villar Palasí, en esencia, concedía cierta autonomía a las universidades en materia de docencia e investigación. En lo institucional, reaparecen los claustros universitarios con ciertos poderes, con la facultad de presentar una terna para la elección rectoral por el Ministerio.

1974: desde este año, el distrito universitario de Salamanca queda reducido a las provincias de Ávila, Salamanca y Zamora, ya que Cáceres se integra en la nueva Universidad de Extremadura.

1983: se aprueba y publica la Ley Orgánica de Reforma Universitaria, LRU (Ley Orgánica 11/1983 de 25 de agosto, de Reforma Universitaria, BOE del 1 de septiembre), la cual pone punto final a los restos del modelo liberal decimonónico y da comienzo a una nueva etapa de amplia autonomía universitaria y transformaciones vertiginosas. En este contexto, son aprobados los estatutos de la Universidad de Salamanca por real decreto de 29 de mayo de 1985 (BOE del 27 de julio).

1986: el 30 de mayo se hace pública la concesión a la Universidad de Salamanca (y a la Universidad de Coimbra) del Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Iberoamericana, que venía a reconocer la intensa cooperación de la salmantina con el mundo universitario de Iberoamérica.

1991: en el curso 1991/92 el número de matriculados en la Universidad de Salamanca era de 28.950. Se están produciendo incrementos notables en la población estudiantil: a mediados de los años ochenta del siglo XX se superan los 20.000 alumnos, y vuelven a superarse los 30.000 a mediados de los noventa. Como consecuencia de la mayor afluencia estudiantil se realiza una considerable inversión en nuevos espacios y edificios académicos. El ejemplo manifiesto lo constituye el nuevo “Campus Miguel de Unamuno”, en construcción desde fines de los años ochenta.

1995: en mayo se culminan los acuerdos para la transferencia de competencias sobre las cuatro universidades públicas (Salamanca, Valladolid, León y Burgos) desde el Ministerio de Educación y Ciencia a la Junta de Castilla y León. De este modo, a la Junta le corresponde asumir una diversidad de funciones gestoras. Por otra parte, a comienzos de año, la Junta de Castilla y León acordaba la creación de un único distrito universitario para la 9 provincias; de modo que el alumnado castellano-leonés podrá elegir estudiar en cualquiera de las cuatro instituciones académicas públicas de la región, independientemente del lugar de residencia.

2002. El 25 de septiembre de 2002 tuvo lugar la visita de SS. MM. los Reyes de España con motivo de la concesión del título de "Mecenas de Honor" de la Universidad de Salamanca a la Corona de España en la persona del rey D. Juan Carlos I.

2003: El 30 de enero de 2003 son aprobados los nuevos estatutos de la Universidad de Salamanca por el Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León (BOCYL de 3 de febrero de 2003), en aplicación de la Ley Orgánica de Universidades, de 21 de diciembre de 2001.

Centro de Historia Universitaria Alfonso IX
www.usal.es/~alfonix/



 

La Promocion del Chafreon

La promoción académica y docente no es fácil en el presente universitario; todos conocemos las condiciones que hay que superar y los requisitos que cumplir, y no es necesario insistir en ello. Pero si resulta curioso recordar que las promociones difíciles proliferaron también en el pasado universitario, con otros actores, en otros contextos, pero con las mismas impaciencias y vericuetos. A modo de ejemplo, reproducimos aquí, resumidos, los abultados méritos académicos que presentó un pretendiente a cátedras, cuando ganó su primer concurso-oposición, en la Universidad de Salamanca del siglo XVIII. Se trata de Mathías Chafreón, estudiante valenciano ordinario que llega a la Universidad atraído por su nombre, su importancia y las salidas que ofrecía. La cátedra tan deseada, que al fin consigue, es la Decretales Menores, una "cátedra inferior" de la Facultad de Cánones. Corría el año 1720. Obsérvese la dilatada extensión en el tiempo del currículum de nuestro protagonista:

  • Opositor graduado más antiguo del concurso: 1720. 29 años de estudios universitarios (estudios "mayores") ¡desde 1691!.

  • Grados de bachiller y doctor en Leyes en la Universidad de Valencia (junio de 1700).

  • Incorporación del grado de bachiller en leyes en la Universidad de Salamanca.

  • Grado de bachiller (abril de 1702), licenciado (abril de 1703) y doctor (septiembre de 1703) en Cánones en la Universidad de Salamanca.

  • Examinador en los grados de licenciado en Cánones de la Universidad de Salamanca.

  • Quince años de práctica docente (cursos extraordinarios) en la Universidad de Salamanca (desde 1702 hasta 1717)

  • Presidencias, sustituciones, argumentos y réplicas en todo tipo de actos académicos.

  • Cargos de Gobierno en la Universidad (dos veces diputado).

  • Cuatro sustituciones a cátedras en la Universidad de Salamanca (en los años 1702, 1705 y 1709) ¡Veinte años de opositor a cátedras! en Valencia (tres años, desde junio de 1700) y Salamanca (diecisiete años, desde 1703).

  • Participación en ¡veintiuna oposiciones a cátedras! en la Universidad de Salamanca.

A este respecto, escribía Gregorio Mayáns a su padre en septiembre de 1721, siendo estudiante de Derecho en Salamanca, que "quien sigue esta carrera de la Universidad, como tenga mediana aplicación, nunca deja de salir acomodado; pero es tan largo este camino, que ponerse en él con premeditación de lo que pasa en los demás es caso de desesperados.

El más feliz sale a los doce años de oposiciones, y si es manteísta quedará muy contento de salir a los dieciocho o veinte. Ya sabe Vm. la política que tienen los Consejos reales de tirar a asistir los hijos de los que asisten en su sala, aunque hayan muerto, para que después hagan lo mismo con los suyos. Pues todo eso y grandísimos empeños hubo menester Borrull para lograr cátedra a los doce años. Cuando ésta se llega a conseguir, ha gastado ya uno tanto que es menester toda la vida para recuperarlo. Lo más a que pueden aspirar éstos es a llegar con el tiempo al Consejo Real. Para eso es menester pasar toda la vida en cancillerías inferiores, apartado uno de los suyos, viviendo una vida inquieta con los afanes de la ambición".

Nota: Adviértase que la cátedra menor a la que Chafreón promociona, al cabo de treinta años, era lo que hoy consideraríamos: Profesor Titular. Cualquier tiempo pasado...

Centro de Historia Universitaria Alfonso IX
www.usal.es/~alfonix/

 


Los gastos de graduacion

Sigue siendo un tema recurrente el incremento de las tasas de matriculación universitarias, y sin entrar en polémica, diremos que esta problemática tiene precedentes en la historia universitaria salmantina.

En la Universidad de Salamanca clásica, la de los siglos XVI-XVIII, pocos estudiantes podían hacer frente a los cuantiosos desembolsos a que estaban obligados en concepto de tasas y derechos, en moneda y en especie, por las graduaciones. Para la obtención de los tres grados universitarios, los de bachiller, licenciado y doctor o maestro, el graduando debía pagar propinas a los asistentes a las ceremonias; derechos de secretaría y derechos del arca de la Universidad. Y en los grados “mayores”, los de licenciado y doctor, a los gastos monetarios se añadían los gastos en especie, es decir, la pompa, aumentando considerablemente el coste final de las graduaciones: a los asistentes a los actos se les repartían cajas de azúcar y dulces, y se les servían refrescos y comidas; y en los grados de doctor con pompa, se distribuían, también, guantes y se celebraba un festejo o corrida de toros en el ámbito de la plaza mayor salmantina1. Estos últimos grados eran los más costosos al aumentar la concurrencia (por ejemplo, asistían con facilidad entre 50 y 60 graduados) y subrayarse la pompa ceremonial.

Como muestra, reproducimos, a partir del Ceremonial de la Universidad de Salamanca, elaborado hacia el año 1720, los platos que se servían en la cena con que los licenciandos del siglo XVIII agasajaban a sus examinadores, un gasto más de aquellos que debían satisfacerse para la obtención del ansiado título de licenciado:

  • Ensalada real aderezada con diferentes frutas y hortalizas, acitrones, confitones, grageas, guindas en conserva, huevos y otros géneros.

  • Huevos.

  • Plato de caza (“el mejor del tiempo”), como perdigón, perdiz, pollo o pichón nevado.

  • Gigote de ave con lonjas de tocino, chorizo, trozos de gazapo y de ternera, ruedas de limón y otros aderezos.

  • Pescado del tiempo (“el más exquisito”), como salmón, trucha, anguila o besugo; y en su defecto, cubiletes.

  • Plato dulce compuesto de huevos reales o moles.

  • De postre, queso y aceitunas de Sevilla, anises y dulces secos, empapelados y cerrados, con obleas y palillos2.

Prueba de lo que significaban los gastos de las graduaciones era que la normativa de Universidad de Salamanca (del año 1618) establecía un plazo de dos años para que los regentes de cátedras de propiedad o vitalicias pudiesen cumplir con la obligación de obtener los grados “mayores” o últimos grados, quedando en depósito, para tal fin, la mayor parte de la renta de las cátedras que regentaban; a pesar de ello, muchos docentes se graduaban fuera de plazo ante la insuficiencia de estos depósitos. Existen, además, testimonios de peticiones de préstamos a la Universidad por parte de los estudiantes, para hacer frente a los gastos.

Con el fin de disminuir los cuantiosos desembolsos protocolarios o hacerles frente, especialmente en lo relativo a los “grados mayores”, los estudiantes utilizaban diversos medios que eran tolerados por el claustro universitario: un número de alumnos, aún por determinar, acudirían a graduarse a otras universidades, para incorporar los grados en Salamanca, evitándose así los gastos por la pompa. En las graduaciones conjuntas de doctor y maestro, los pretendientes podían repartirse los gastos en especie. O se podían aprovechar los lutos publicados por el fallecimiento de algún miembro de la familia real, en cuyo tiempo se eliminaba la pompa ceremonial, incluyendo acompañamientos, regocijos y ostentaciones. No obstante, estas prácticas resultaron insuficientes y no impidieron que los grados universitarios siguieran siendo prohibitivos.

Los altos costes otorgaban a las titulaciones en la Universidad de Salamanca un carácter restrictivo y elitista. El que los grados fueran minoritarios en la salmantina los hacía prestigiosos, en correspondencia con una pretendida valoración social, intelectual y profesional; y, en cierto modo, manifestaban el carácter gremial, corporativo y selectivo de la profesión docente que poseía tales grados.

Centro de Historia Universitaria Alfonso IX
www.usal.es/~alfonix/
1 La pompa no afectaba a los magisterios en Artes y Teología, por su carácter eclesiástico, resultando unos grados más baratos.
2 Según el Zeremonial Sagrado y Político de la Vniversidad de Salamanca, elaborado por Bernardino Francos Valdés, capítulo 16, números 48 y 50.

 

Hai Excomunion reservada a su Santidad

La conocida cédula de excomunión se encuentra sobre cada una de las cuatro esquinas de la “Antigua librería”. El castigo papal para quien robara libros en la Biblioteca aparece por primera vez en las Constituciones del Estudio salmantino de 1411, que sentenciaban: ...y estos libros y pecias no puedan ser empeñados, destruidos o en cualquier caso vendidos. A los que obraren en contrario o lo permitieren los incluimos en excomunión, de la que no puedan ser absueltos hasta que lo destruido, empeñado o en otros casos vendido o robado fuere devuelto a su estado original. Tras la reconstrucción de 1749, se hizo obligatorio fijar la cédula a las puertas, tal como figura en el Reglamento aprobado por el Consejo de Castilla en 1766: La experienzia ha demostrado que no estan de mas, y que antes bien son utilissimas todas las precauziones que se toman para la mas segura custodia de los libros, y siendo una dellas la de fijar Zensura en las puertas principales de la Bibliotheca. Se tomará esta probidenzia para que ninguna persona de qualesquiera condizion, o calidad que sea pueda, sin espreso mandato de la Universidad, o de alguna de sus junctas de facultades, o librería, extraher libro alguno de la Bibliotheca, papel ni alajas della, sin incurrir en excomunion Maior. Se publicara dicha Zensura todos los años al prinzipio del curso, para que ninguno pueda alegar ignoranzia.



Los libros redondos

Llamamos “Libros redondos y gordos” -en palabras del catedrático de matemáticas y escritor del siglo XVIII, Diego de Torres Villarroel- a los globos, celestes y terrestres, que se conservan en la Biblioteca Histórica, diez en total, entre esferas terrestres, celestes y armilares. La Biblioteca posee, pues, una valiosa colección y algunos de ellos fueron adquiridos a instancias del mismo Torres Villarroel, quien defendió su compra ante el Claustro el 30 de enero de 1758, argumentando, por ejemplo, que los tenían las más de las bibliotecas de las Comunidades por pobres que sean y podían servir de hermosura y de utilidad a la grandeza de la pieza. Los más antiguos datan del siglo XVII y están fabricados en Ámsterdam por los Blaeu, extensa familia de cartógrafos holandeses. Otra de las piezas más interesantes es el globo celeste fabricado en París por M. Robert en 1751, mientras que es de destacar el encanto especial de las esferas armilares del siglo XIX.


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Hacia este año el rey Alfonso IX de León funda el Estudio General. Sus privilegios serán confirmados y aumentados por reyes posteriores iconEl Rey de España gobernaba como jefe absoluto por derecho divino...

Hacia este año el rey Alfonso IX de León funda el Estudio General. Sus privilegios serán confirmados y aumentados por reyes posteriores iconI. estudio general. En la Baja Edad Media, concretamente en el s....

Hacia este año el rey Alfonso IX de León funda el Estudio General. Sus privilegios serán confirmados y aumentados por reyes posteriores iconFeliz ano nuevo, feliz 2011 para todas y para los que quieren, espero...

Hacia este año el rey Alfonso IX de León funda el Estudio General. Sus privilegios serán confirmados y aumentados por reyes posteriores iconArtículo de Alfonso Lazo
«Si Zapatero vuelve a la Moncloa, cobraremos por adelantado nuestro apoyo». Un cobro en plena crisis económica que zp aviva con sus...

Hacia este año el rey Alfonso IX de León funda el Estudio General. Sus privilegios serán confirmados y aumentados por reyes posteriores iconDirectorio ejercerá el Poder con toda su amplitud, tendrá la iniciativa...

Hacia este año el rey Alfonso IX de León funda el Estudio General. Sus privilegios serán confirmados y aumentados por reyes posteriores iconEl papel constitucional del rey, según Alfonso XIII

Hacia este año el rey Alfonso IX de León funda el Estudio General. Sus privilegios serán confirmados y aumentados por reyes posteriores iconAlfonso IX, el rey que convoca las primeras Cortes de Europa

Hacia este año el rey Alfonso IX de León funda el Estudio General. Sus privilegios serán confirmados y aumentados por reyes posteriores icon910-914: Ordoño II (luego rey de León también)

Hacia este año el rey Alfonso IX de León funda el Estudio General. Sus privilegios serán confirmados y aumentados por reyes posteriores iconEl Maestro Alberto Castillo Macias nace en Las Palmas de Gran Canaria...

Hacia este año el rey Alfonso IX de León funda el Estudio General. Sus privilegios serán confirmados y aumentados por reyes posteriores iconContenido
«y los elementos ardiendo serán desechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas». (Versículo 10)






© 2015
contactos
h.exam-10.com