El presente documento se redacta al amparo del Capítulo III, Título II de la Ley 5/1999 de Urbanismo de Castilla y León (lucyL), modificada por la Ley 4/2008






descargar 489.72 Kb.
títuloEl presente documento se redacta al amparo del Capítulo III, Título II de la Ley 5/1999 de Urbanismo de Castilla y León (lucyL), modificada por la Ley 4/2008
página1/8
fecha de publicación02.06.2015
tamaño489.72 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8
MEMORIA INFORMATIVA


0. Introducción.- El presente documento se redacta al amparo del Capítulo III, Título II de la Ley 5/1999 de Urbanismo de Castilla y León (LUCyL), modificada por la Ley 4/2008 de Medidas de Urbanismo y Suelo de Castilla y León (LMUS), el cual define la figura de Normas Urbanísticas Municipales. También se adapta al Decreto 22/2004, Reglamento de Urbanismo de Castilla y León (RUCYL) y a su modificación, Decreto 68/2006 de 5 de octubre, con las normas de aplicación contenidas en la Instrucción Técnica Urbanística 1/2008, Orden FOM/1602/2008 de 16 de septiembre.
La redacción de un avance de planeamiento general se debe a que, al ser una revisión, es necesario el trámite ambiental por aplicación del art. 26 de la LMUS (52bis de la LUCyL modificada) y por tanto, también se aplicará el art. 50.4, según el cual el avance será obligatorio para los instrumentos de planeamiento general sometidos a evaluación ambiental y tendrá la consideración de documento inicial a efectos de las fases de consulta previa y elaboración definitiva del instrumento de planeamiento que ahora se inicia.
La Disposición Transitoria Primera de la LMUS dispone que los Municipios deben adaptarse a esta Ley cuando procedan a la elaboración o revisión del planeamiento general.
Visto que aún no existe ningún documento de ordenación del territorio aprobado para la provincia de Salamanca, está claro que procede la adopción de la figura de planeamiento general de Normas Urbanísticas Municipales.
El promotor de estas Normas Urbanísticas Municipales es el Ayuntamiento de Alba de Tormes.
1. Análisis del planeamiento vigente.- Alba de Tormes cuenta con Normas Subsidiarias Municipales aprobadas con fecha 21 de diciembre de 1994 (BOCyL 31-03-95), de las que se han tramitado y aprobado definitivamente las siguientes modificaciones (entre paréntesis, fecha del acuerdo de la aprobación definitiva; fuente, Archivo de Planeamiento Urbanístico de la Junta de Castilla y León):
-Modificación puntual: aprobación de las modificaciones 1 y 4 y denegación de las 5 y 6 (21-05-1999).

-Corrección de errores de la modificación puntual para el cambio de clasificación de suelo rústico paraje “La Negrilla” (Torrejón de Alba), EXPTE.: 313/03 (04-10-2004)

-Modificación puntual 3 de la zona de equipamiento EQ8-UR (2001).

-Modificación puntual: cambio de clasificación de suelo rústico protegido a suelo rústico común paraje “La Negrilla” (Torrejón de Alba), EXPTE.: 313/03 (04-10-2004).

-Modificación puntual con ordenación detallada PP.I2UR, EXPTE 119/04 (18-11-2004).

-Modificación puntual de parcela rústica de una residencia de ancianos a urbanizable para ampliación del mismo uso, EXPTE.: 158/04 (21-12-2004).

-Modificación puntual con ordenación detallada del sector U2-UR (16-06-2005).

-Modificación puntual de la parcela 5045 “Dehesa de Alba” para sectores de suelo urbanizable industrial I4/I5, EXPTE. 321/05 (29-11-2005).

-Modificación puntual y ordenación detallada del PERI “Duque de Alba” (10-07-2006).

-Modificación puntual de las ordenanzas de bajo cubierta (02-03-2007).

-Modificación carretera Salamanca-Alba, PK 18,500 de suelo rústico a urbanizable industrial (31-01-2008).

-Se encuentra en la última fase de tramitación una modificación con ordenación detallada sobre dos parcelas en las inmediaciones de la Ermita de Nuestra Señora del Otero, por la que se cambia la clasificación de suelo no urbanizable a suelo urbanizable de uso residencial. El Ayuntamiento ha decidido asumir este planeamiento e incluirlo en la revisión.

-Asimismo, en el PK 18,500 de la carretera CL-510 se está tramitando una modificación que transforma suelo no urbanizable en suelo urbanizable residencial, que el Ayuntamiento asume igualmente.
Además de las modificaciones del planeamiento general se han aprobado los siguientes instrumentos de desarrollo:
-PERI Sector E1 (10-07-2000).

-Plan Parcial Sector U4-UR, “Alba Marina”  (28-07-1995).

-Plan Parcial Sector U2-UR (05-03-2001).

-Plan Parcial Sector Eq-UR (24-07-2001).

-Plan Parcial Sector I4-UR (05-02-2007).
Básicamente siguen vigentes las Normas Subsidiarias tal como se aprobaron en 1994, porque las modificaciones no afectan significativamente a lo regulado por éstas en el núcleo de mayor desarrollo urbano, que es el principal de Alba de Tormes.
En conjunto puede afirmarse que las Normas vigentes durante los últimos 13 años, que además han coincidido con los diez años de gran incidencia de la construcción en la economía general del país, adolecen de un análisis riguroso de todo el territorio municipal, pero en especial del propio casco urbano tradicional. De hecho, la Memoria Informativa ocupa escasamente una sola cara, aduciendo que la variación poblacional entre 1977 y 1990 es poco significativa, por lo que no se encuentra motivo para redactar una nueva Memoria. Por tanto, parece asumir el modelo territorial de las Normas de 1977. Sin embargo, en la Memoria Justificativa entiende que se debe simplificar drásticamente la variedad de usos pormenorizados o zonificación en suelo urbano, con el único argumento de que se presta a confusión, lo cual es una contradicción flagrante, puesto que con la “simplificación” es evidente que se pierde precisión, lo cual ha tenido consecuencias lamentables en la forma de construir la ciudad.
Otra contradicción con la idea de que nada ha cambiado es la drástica reducción del suelo apto para urbanizar, debido a que el Ministerio del Ejército desistió de sus planes de instalación de un polígono de tiro y también, empleando un argumento que nada tiene que ver con el análisis urbanístico, porque el Ministerio de Hacienda decidió ampliar el impuesto de contribución urbana al suelo urbanizable. En todo caso, se cambió radicalmente la previsión de desarrollo, sin que se utilizara ni un solo argumento basado en el análisis territorial, tanto a escala municipal como a escala urbana y, aunque se afirma que “El documento aporta normativa de datos suficientes para el control de la edificación y defensa de los edificios de carácter histórico artístico que abundan principalmente en el centro del Casco Urbano de la Villa”, lo cierto es que la única diferencia que se establece entre el llamado Casco Antiguo (delimitado de manera bastante arbitraria) y el Ensanche es que en el primero se permiten tres plantas y en el segundo cuatro.
De este modo, en un núcleo urbano relativamente pequeño en el que ya entonces contaban con declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) seis elementos arquitectónicos, no se adopta ninguna medida normativa de protección, salvo una tímida limitación de altura y fondo edificable en el entorno de los monumentos,  ni siquiera un catálogo formalizado de los monumentos. Ni que decir tiene que no existe referencia alguna a la arquitectura común preexistente, ni en la memoria ni en la normativa, lo cual ha dado como consecuencia la destrucción sistemática de una gran parte de la edificación tradicional de acompañamiento, con el consiguiente deterioro del medio ambiente urbano en un núcleo que contaba de antemano con un potencial de patrimonio cultural extraordinariamente significativo.
Pero a cambio tampoco se ha mejorado la calidad urbana general, porque a una reconstrucción muy intensa, tanto en el centro como en la periferia, no le ha correspondido ninguna contrapartida práctica en los espacios urbanos, que, salvo que hubiera una razón de carácter especulativo que propiciara alguna intervención urbanística, tanto las dimensiones como la calidad siguen siendo las mismas. Esto ha tenido sus ventajas, puesto que, si bien con volúmenes inapropiados, la trama histórica se conserva, no observándose actuaciones tan destructivas como las que tuvieron lugar en épocas anteriores, que cambiaron puntualmente la trama existente de forma radical. Por otra parte, no existe en absoluto normativa alguna para el diseño arquitectónico y el empleo de materiales y colores, lo que ha dado como consecuencia una imagen confusa y francamente inapropiada a las nuevas construcciones, salvo escasas excepciones.
Las Normas vigentes tampoco tienen un criterio sólido para las clasificaciones de nuevos desarrollos, incidiendo en los usos industriales de forma desproporcionada y situando los escasos sectores urbanizables de uso residencial en lugares no relacionados con los núcleos existentes, lo que ha dado lugar a algunas modificaciones para suplir estas deficiencias.
Por último, el suelo rústico no ha tenido un tratamiento ni siquiera de mínimos, distinguiéndose solamente tres grupos de suelo: uno especial, otro de protección especial y el resto sin especificar, permitiéndose en el primero actuaciones claramente inapropiadas en suelo rústico.
Como conclusión, las Normas vigentes han tenido consecuencias claramente perjudiciales para el medio ambiente urbano, en especial para el patrimonio cultural. También el medio rústico ha sufrido las consecuencias de la implantación de desarrollos urbanos inconexos, que ocupan lugares de indudable calidad medioambiental. Las Normas, por tanto, se han bastado para generalizar el deterioro, pero además se observan incumplimientos de las mismas en cuanto a ocupaciones de suelo rústico y a volúmenes claramente ilegales en suelo urbano.    
2. Estudio de territorio
2.1. Encuadre territorial
2.2. Características biofísicas
Clima

Geología

Edafología

Geomorfología

Hidrología e hidrogeología

Paisaje

Flora y fauna silvestre
2.3. Elementos de interés en suelo rústico
2.3.1. Yacimientos arqueológicos

2.3.2. Elementos de interés etnográfico

2.3.3. Vías pecuarias

2.3.4. Ambientes o sistemas naturales de especial importancia.

2. Estudio de territorio
2.1. Encuadre territorial

El municipio de Alba de Tormes pertenece a la provincia de Salamanca y se encuentra situado al sureste de la capital provincial, de la que dista 22 Km.
Presenta una superficie municipal de 46,51 Km2, con una altitud media de 830 m, diferenciándose áreas prácticamente llanas (vegas del río Tormes con alturas que escasamente superan los 800 m) y cerros con pendientes que pueden llegar a superar el 30 % de desnivel, siendo la mayor cota del término la correspondiente al paraje La Veguilla con 923 m de altitud.
El núcleo urbano de Alba de Tormes queda definido por las siguientes coordenadas geográficas:


  • Longitud (referida al meridiano de Greenwich): 5º  36´  46´´  O

  • Latitud: 40º  49´  40´´  N


Coordenadas UTM (huso 30):


  • x: 288088.81

  • y: 4522760.67


Desde el punto de vista administrativo, el municipio pertenece al partido judicial de Salamanca y nueve términos municipales configuran sus límites. Al norte, el término de Alba de Tormes es colindante con el de Carpio Bernardo y Garcihernández. Aldeaseca de Alba configura gran parte de su frontera oriental y la meridional es limítrofe con tres términos, Navales, Éjeme y Encinas de Arriba, limitando al oeste con los términos de Martinamor, Valdemierque y Terradillos.
           

2.2. Características biofísicas
Clima: es continental con cierta influencia atlántica y se caracteriza por precipitaciones escasas (< 500 mm), veranos calurosos con algunas tormentas e inviernos fríos y prolongados.
Geología: Alba de Tormes se localiza en la zona centroibérica, concretamente dentro de la submeseta meridional, en el borde sur de la cuenca del Duero.

La falla de Alba-Villoria que atraviesa el término diagonalmente en dirección NE y subparalelamente al trazado del río Tormes divide el término en dos mitades, una occidental compuesta por materiales pizarrosos precámbricos pertenecientes al complejo esquisto – grauwáquico (bloque levantado) y otra oriental (bloque hundido) que corresponde a los materiales terciarios de naturaleza fundamentalmente arenosa y arcósica procedentes del relleno sedimentario de la cuenca. Finalmente, la mitad sur del término se caracteriza por la presencia de los materiales cuaternarios asociados a la dinámica fluvial del río Tormes y su red de tributarios y que consisten fundamentalmente en terrazas fluviales y en depósitos de llanura de inundación.
Edafología: la diferencia geológica origina lógicamente variaciones en los tipos de suelos, diferenciando así en el área paleozoica suelos de tipo Cambisol, Regosol y Leptosol, típicos de la dehesa salmantina, con baja calidad agraria, debido fundamentalmente a su espesor limitado, bajo contenido en nutrientes y acidez excesiva. Sobre el área ocupada por los materiales sedimentarios terciarios se desarrollan suelos del tipo Cambisol y Luvisol, con una capacidad agraria media, característicos en toda la estepa cerealística. Finalmente, los suelos asociados a la dinámica fluvial son del tipo Fluvisol, caracterizados por ser muy jóvenes, de muy baja evolución, cuyos constituyentes y propiedades están muy relacionados con las características de los depósitos fluviales de los que proceden. Su alta capacidad agraria (acompañado de su alto nivel freático o apoyado por canales de regadío) hace que se considere estas áreas de vega como las de mayor valor agrícola en el municipio.
Geomorfología: en el término de Alba de Tormes existen dos dominios netamente diferenciados; el primero de ellos está constituido por los materiales paleozoicos de tipo pizarroso y cuarcítico, donde la red hidrográfica está condicionada por la existencia de directrices tectónicas o litológicas, destacando, desde este punto de vista, el escarpe de falla en su contacto con los materiales terciarios. El segundo dominio corresponde a los materiales terciarios y cuaternarios, caracterizados los primeros por la homogeneidad de sus materiales de tipo arenoso, que no dan lugar a grandes resaltes; mientras que los depósitos cuaternarios corresponden a las terrazas y depósitos fluviales sometidos además a la regularización de sus vertientes.

La red fluvial está bien jerarquizada y la suave pendiente del perfil de los cursos fluviales origina cauces del tipo meandriforme en los materiales terciarios, encajándose al penetrar en el paleozoico.
Hidrología e hidrogeología: la red hidrográfica en el término se encuadra dentro de la red hidrográfica del río Duero. Dicha red se caracteriza por la presencia del río Tormes, línea de drenaje general de los diferentes arroyos y regatos de régimen temporal y con un acusado estiaje que componen la red hidrográfica superficial.
Desde el punto de vista hidrogeológico el área se engloba dentro del sistema acuífero nº 12 “Terciario conglomerático de Zamora – Salamanca”. El mayor número de extracciones se localiza sobre los depósitos fluviales dada la proximidad del nivel freático a la superficie, su relativa estabilidad a lo largo del año y su ubicación en las mismas vegas donde se utiliza. En los materiales terciarios el aprovechamiento de las aguas subterráneas se centra fundamentalmente en la intersección de acuíferos a profundidades importantes y con caudales variables; mientras que en los depósitos paleozoicos el grado de extracción depende fundamentalmente de la fisuración de la roca, no conteniendo normalmente cantidades importantes de agua.
Paisaje: cuatro grandes entornos conformarían el paisaje natural del territorio, uno seria la estepa cerealista, que se extiende por la llanura y ocupa una mayor extensión; otro la extensa vega asociada a la dinámica fluvial; el paisaje arbolado configurado en su mayoría por dehesas de encina; y por último, el Río Tormes, el cual es el que más influencia ejerce sobre la comarca erigiéndose como un signo de identidad,
La estepa cerealista está dispuesta en un puzzle de tierras de labor con cereal de secano (trigo y cebada), sentándose sobre las planicies suavemente alomadas de la margen derecha del río, fundiéndose con las campiñas del nordeste de la provincia, y cuya importante extensión se ve favorecida por el vínculo a la
  1   2   3   4   5   6   7   8

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El presente documento se redacta al amparo del Capítulo III, Título II de la Ley 5/1999 de Urbanismo de Castilla y León (lucyL), modificada por la Ley 4/2008 iconClara campoamor
«mi ley es la lucha», decía- para conseguir una España en donde la cuna fuera un origen, no un destino, y donde la Ley no fuera un...

El presente documento se redacta al amparo del Capítulo III, Título II de la Ley 5/1999 de Urbanismo de Castilla y León (lucyL), modificada por la Ley 4/2008 iconDocumento de propuestas de enmiendas del sector social de la discapacidad...

El presente documento se redacta al amparo del Capítulo III, Título II de la Ley 5/1999 de Urbanismo de Castilla y León (lucyL), modificada por la Ley 4/2008 iconLees onderstaande tekst en vertaal de onderstreepte woorden
«romanización» de las tribus germánicas, por ejemplo, la adopción de la ley romana que es evidente en la Lex Gothorum (Ley de los...

El presente documento se redacta al amparo del Capítulo III, Título II de la Ley 5/1999 de Urbanismo de Castilla y León (lucyL), modificada por la Ley 4/2008 iconLa Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del...

El presente documento se redacta al amparo del Capítulo III, Título II de la Ley 5/1999 de Urbanismo de Castilla y León (lucyL), modificada por la Ley 4/2008 icon6 personas todas ellas a quienes autorizamos en los términos del...

El presente documento se redacta al amparo del Capítulo III, Título II de la Ley 5/1999 de Urbanismo de Castilla y León (lucyL), modificada por la Ley 4/2008 iconReunión de asociados por ley

El presente documento se redacta al amparo del Capítulo III, Título II de la Ley 5/1999 de Urbanismo de Castilla y León (lucyL), modificada por la Ley 4/2008 iconLos inconvenientes de ir tras una bella mujer de no­che por las calles
«fatalidad» será utilizada más tarde por Victor Hugo como título del capítulo IV del libro VII

El presente documento se redacta al amparo del Capítulo III, Título II de la Ley 5/1999 de Urbanismo de Castilla y León (lucyL), modificada por la Ley 4/2008 iconRÉgimen jurídico vigente en la ley 14/1994 por la que se regulan las ett

El presente documento se redacta al amparo del Capítulo III, Título II de la Ley 5/1999 de Urbanismo de Castilla y León (lucyL), modificada por la Ley 4/2008 iconBibliografía de don Luis Díez-Picazo parte I teoría general. Derecho...
Comentarios a las reformas del Código Civil. El nuevo Título Preliminar y la Ley de 2 de mayo de 1975. VV. Aa. Vol. I, Tecnos, Madrid,...

El presente documento se redacta al amparo del Capítulo III, Título II de la Ley 5/1999 de Urbanismo de Castilla y León (lucyL), modificada por la Ley 4/2008 iconLa ley del destierro o el desarraigo






© 2015
contactos
h.exam-10.com