Recomendaciones para definir los términos






descargar 84.19 Kb.
títuloRecomendaciones para definir los términos
página1/4
fecha de publicación04.06.2015
tamaño84.19 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4

IES DAUTE – LOS SILOS 2º Bachillerato


VOCABULARIO PARA LA HISTORIA DE ESPAÑA:

Introducción

Recomendaciones para definir los términos:

a) Procurar empezar la definición incluyendo el término en una categoría: "institución política", “doctrina económica”, etc.

b) Por tratarse de términos históricos es imprescindible señalar su cronología: periodo en que se da el fenómeno a definir, cambios de uso o significado del término a lo largo del tiempo, etc. Sólo en los casos que se especifiquen no será necesaria la dimensión histórica del término.

c) En algunos casos será necesario indicar la situación o el ámbito geográfico en el que localizamos el término: el lugar donde se aplica, el territorio al que se refiere un decreto, , etc. Evidentemente en muchos casos no será necesario indicarlo.

d) El grueso de la definición vendrá dado por las características o elementos principales que nos permiten entender el significado o la importancia histórica del hecho o concepto en cuestión, y deberán hacer referencia principalmente a la etapa histórica que nos ocupa.

ABDICAR.- Renunciar voluntariamente a una dignidad, un cargo o un derecho, en ocasiones traspasando la dignidad o cargo a otra persona. En especial se dice de un rey o de un príncipe, cuando cede su soberanía o renuncia a ella. Se construye con la preposición en: abdicó el reino en su hijo.

ABOLIR.- Derogar o anular una ley, precepto o costumbre mediante una disposición legal. Vinculado a la abolición, aparece el concepto de abolicionismo, que es la doctrina que impulsa la anulación de las leyes o preceptos que atentan contra los derechos humanos y los principios morales. Por lo general, esta noción se utiliza para nombrar al movimiento que persiguió la abolición de la esclavitud.

ABSOLUTISMO.- Doctrina política y forma de gobierno que tiene como principal objetivo el control total del Estado y la ausencia de poderes alternativos al que reclama para sí el derecho ilimitado a gobernar. Su principal manifestación histórica, el "absolutismo monárquico”, se caracterizó por la aspiración del rey a personificar la soberanía. Su momento álgido fue el siglo XVII y supuso la pérdida de poder político de la nobleza, la Iglesia y los municipios. Como consecuencia, el Estado, que ya en el siglo XV había comenzado a dotarse de una organización relativamente moderna, quedaba gobernado de forma centralizada y sin constreñimientos legales, consuetudinarios o feudales. Todos los reinos europeos, salvo Gran Bretaña y los Países Bajos, sufrieron experiencias absolutistas que evolucionaron en el siglo XVIII hacia formas más ilustradas pero aún despóticas. Contra las instituciones sociales y políticas de ese Antiguo Régimen, se desencadenaron las subsiguientes revoluciones liberales que introdujeron límites al poder a través de las Constituciones. A diferencia del totalitarismo, el poder no se ejerce en el absolutismo de manera arbitraria o injustificada sino que está fundamentado teóricamente por razones teológicas o racionalistas.

AMORTIZACIÓN DE LAS TIERRAS.- Vinculación de la propiedad de las tierras en el Antiguo Régimen con una institución (mayorazgo, Iglesia, ayuntamientos o el propio Estado). Dicha vinculación a la institución impedía que las tierras se vendieran, partieran o alquilaran... La explotación que se hacía de esas tierras era escasa y no estaba dentro del mercado capitalista. En el siglo XIX, con el liberalismo, sobre todo en periodos progresistas, va a tener lugar lo que se conoce por desamortización, o paso de la propiedad institucional a propiedad privada.

ANTIGUO RÉGIMEN.- Sistema político, económico y social que se da en los siglos XVI, XVII y XVIII en Europa, caracterizado por la monarquía absoluta, la sociedad estamental y en lo económico por las asfixiantes regulaciones que impedían el pleno funcionamiento del mercado. Esto era especialmente destacado en el caso de la tierra, el factor productivo básico (economía fundamentalmente agraria), que estaba amortizada (no se podía comprar ni vender) en manos de la Iglesia, los municipios y la nobleza. Este nombre se lo dieron los diputados franceses en 1790 en la Asamblea Constituyente, como régimen que la Revolución Francesa quería eliminar.

AYUNTAMIENTO.- Institución representativa y de gobierno de un municipio. Esta acepción aparece a partir de la Constitución de 1812 y gracias al sistema liberal se convirtió en el eslabón básico de la organización política nacional, y el alcalde en su máxima autoridad. La institución fue objeto de regulaciones distintas, pero el conflicto básico surgió por la electividad de los alcaldes. El sistema liberal moderado acabó imponiendo el control de las alcaldías desde mediados del siglo XIX al ser designados por los gobernadores civiles, por el ministro de Interior o la Corona, según los casos. Esto permitió articular las redes caciquiles que definieron el sistema de la Restauración.

BANCARROTA.- Falta de medios de un Estado o administración para pagar sus deudas o realizar operaciones financieras.

BIENES COMUNES. - Bienes que pertenecen a la comunidad vecinal (municipio) siendo aprovechados por todos, suelen ser los bosques, prados, aguas, etc. En 1855 con la desamortización de Madoz se requisaron y se vendieron al mejor postor. Con ello se produjo la aparición en masa de los jornaleros en el campo español con un empeoramiento de sus condiciones de vida. Políticamente significó el fin de la autonomía municipal, dándose un paso hacia la centralización administrativa.

BIENES DE MANOS MUERTAS.- Bienes raíces inalienables (amortizados) para sus detentadores (la nobleza, el clero y los municipios), cuyo derecho se limitaba a tener el usufructo mientras vivían, por lo que su explotación era muy extensiva y poco productiva. Atacados desde el siglo XVIII, fueron abolidos parcialmente en 1813, después en 1820 (ley de desvinculación) y finalmente en 1837 y 1855 (desamortización).

BIENES DE PROPIOS.- Propiedades de los municipios y con cuyos beneficios se pagaban los gastos municipales como la policía, la enseñanza pública, el arreglo de caminos, etc. En 1855 con la desamortización de Madoz se requisaron y se vendieron al mejor postor. Con ello se produjo la aparición en masa de los jornaleros en el campo español con un empeoramiento de sus condiciones de vida. Políticamente significó el fin de la autonomía municipal, dándose un paso hacia la centralización administrativa.

CABILDO (Institución política).- Entidad administrativa contemporánea exclusiva de las Islas Canarias. Son órganos de ámbito insular. Sus miembros son elegidos por sufragio universal directo de los ciudadanos de cada isla. El cabeza de lista más votada ocupa automáticamente la Presidencia, aunque puede cambiar mediante una moción de censura posterior. Los cabildos fueron creados por la Ley de Cabildos del año 1912 y se constituyeron a partir de 1913, si bien su figura está inspirada en los cabildos y consejos de gobierno existentes durante el Antiguo Régimen, tanto en las islas Canarias como en América, donde se mantuvieron hasta iniciado el proceso de descolonización. Durante la dictadura de Franco sus miembros eran elegidos por designación gubernativa, limitándose sus funciones a la administración insular, concentrándose en las materias de beneficencia y salud pública, vías, caminos y montes. Una vez restaurada la democracia, asumieron e impulsaron competencias tales como turismo, medio ambiente, cultura, deportes, industria, carreteras, caminos, agua potables y de riego, gestión de licencias de caza y pesca, museos, playas, transporte público u ordenación territorial. Pueden gravar a su elección ciertos impuestos indirectos sobre los combustibles. Estos cambios se vieron fortalecidos desde los años noventa, a partir de diversos procesos de transferencia de competencias por parte del Gobierno de Canarias, así como por la mejora de su financiación. Hoy en día, son las instituciones públicas de referencia en cada una de las islas, constituyéndose en los auténticos gobiernos insulares

CENTRALISMO.- Sistema de organización política que atribuye al poder central todas las funciones estatales, absorbiendo las acciones políticas y administrativas de los organismos locales. En España el centralismo se asocia con la llegada de los Borbones y en concreto con los decretos de Nueva Planta de Felipe V (1705-1716), pero también la construcción del Estado liberal en la España del siglo XIX supondrá la centralización administrativa y política para superar las diferencias territoriales y sociales internas derivadas del Antiguo Régimen. A ello reaccionan violentamente los carlistas y más tarde los nacionalismos periféricos. Dentro del liberalismo también se desarrolló una corriente democrática que pronto se hizo federalista al defender la autonomía política e institucional de los municipios y al recoger la larga tradición diferencial de los pueblos que albergaba el Estado español. En la actualidad el modelo de España es descentralizado, el denominado Estado de las autonomías; aunque es una cuestión que sigue generando importantes enfrentamientos políticos porque el PP mantiene una postura centralista mientras el resto de partidos con representación parlamentaria se muestran partidarios de ampliar las cotas de autogobierno de las Comunidades Autónomas.

CLASE (grupo social).- Conjunto de personas que pertenecen al mismo nivel económico o social y que presentan cierta afinidad de costumbres o intereses. La sociedad de clases sería entonces aquella que se estructura en torno al concepto de clase social según criterios económicos. La sociedad de clases es propia del sistema capitalista. En este tipo de sociedad se reconoce una mayor movilidad social que en otros sistemas de estratificación social. Es decir, todos los individuos tienen la posibilidad de escalar o ascender en su posición social por su mérito u otro factor. La consecuencia es la ruptura con las organizaciones estamentales donde cada persona está ubicada según la tradición en un estrato específico, normalmente para toda la vida. En esta visión, teorizada por Karl Marx, se establecen dos clases sociales básicas: burguesía y proletariado.

CLERO.- Es el nombre colectivo que engloba de forma general a los que han sido ordenados en el servicio religioso. El nombre individual es clérigo. El clero está protegido por leyes especiales en muchos países (fuero eclesiástico) y en muchos casos, financiado (o co-financiado) por el Estado, aunque generalmente sus recursos provienen en su mayoría de las donaciones de sus fieles. La confesionalidad del Estado o la total separación Iglesia-Estado pueden tener muy distintas situaciones intermedias. El alto clero (Arzobispos, Obispos, Cardenales, Abades y Canónigos) compartía en el Antiguo Régimen con la nobleza su condición de estamento privilegiado y era reconocido, teórica y tradicionalmente, como el primero en rango y honor.

COLONIA (territorio o grupo humano).- 1. Grupo de personas del mismo origen geográfico, de la misma etnia o religión que se establecen en un lugar alejado de su punto de origen. 2. Lugar donde se establece este grupo de personas. 3. Territorio alejado de las fronteras de un país y dominado por éste administrativa, militar y económicamente. Asociado a esta acepción, encontramos el término de colonialismo: política de los Estados capitalistas económicamente más desarrollados orientada hacia la explotación y establecimiento de lazos de dependencia de países atrasados en el aspecto económico. El colonialismo surgió y se desarrolló al surgir y desenvolverse el modo capitalista de producción. Hacia finales del siglo XIX, el capitalismo, al pasar al imperialismo, se convirtió en un sistema de opresión colonial que abarcaba todo el mundo. En vísperas de la Primera Guerra Mundial, más de la mitad de los habitantes de la Tierra —930 millones, de un total de 1.657 millones de seres humanos— se encontraban bajo el yugo colonial. Situación que sólo va a empezar a cambiar tras la Segunda Guerra Mundial.

COMARCA.- Conjunto de poblaciones que por compartir ciertas características forman un territorio separado cultural, económica o administrativamente. Geográficamente, la comarca suele entenderse en España como un ámbito de referencia espacial, que no debe confundirse con las referencias administrativas. Aunque su escala es variable, dependiendo de las condiciones del espacio en que se ubica, podemos decir que se refiere a un ámbito intermedio entre los pagos, y las regiones. No es condición necesaria que esté poblada, aunque lo normal es la existencia de varios núcleos de población y la presencia de uno de ellos que la encabeza y puede articularla. No tiene límites precisos porque, en realidad designa el área en torno al elemento o rasgo que la identifica, por eso en los mapas sólo figura el nombre sin establecer límites.

COMPAÑÍA COMERCIAL (siglo XVIII).- Compañía privilegiada cuyas actividades gozaban de la protección del Estado mediante un privilegio. Eran grandes corporaciones capitalistas que funcionaban en régimen abiertamente monopolístico, bien con un producto o con un territorio. El capital necesario para el funcionamiento de las compañías privilegiadas las hace al alcance sólo del Estado y de la asociación de muchos capitalistas individuales. El monopolio de determinadas rutas comerciales o productos del comercio, sobre todo colonial, fue una constante del sistema económico llamado mercantilismo. En ese contexto se entiende la existencia de las primeras compañías comerciales llamadas compañías privilegiadas (las holandesas VIC y VOC, la Compañía de las Indias Orientales inglesa, o para el caso español, la Compañía Guipuzcoana de Caracas, dedicada al cacao). Creadas en España en el siglo XVIII no pervivirán mucho tiempo debido a la liberalización progresiva del comercio en este siglo y por la independencia de las colonias americanas a principios del siglo XIX.

COMUNIDAD AUTÓNOMA.- Entidad territorial que, dentro del actual ordenamiento constitucional del Estado español, está dotada de autonomía legislativa y competencias ejecutivas, así como de la facultad de administrarse mediante sus propios representantes. La estructura del Estado español en Comunidades Autónomas se recoge en la Constitución Española de 1978. El artículo 2 reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que componen el Estado. Esta disposición se basa en la premisa de la unidad indisoluble de la nación española, patria de todos los españoles. El texto de la Constitución establece los poderes que pueden ser asumidos por las Comunidades Autónomas y aquellos que sólo se le pueden atribuir al Estado. La división política y administrativa de España tiene la forma de diecisiete comunidades autónomas, además de Ceuta y Melilla, cuyos estatutos de autonomía les otorgan el rango de ciudades autónomas.

CONSTITUCIÓN.- Ley de leyes, suprema y fundamental en la que se basa un Estado de derecho y que obliga a todos, siendo el origen de todas las demás leyes, reglamentos y normas. Es la expresión escrita del pacto por el que se establecen las normas básicas de convivencia y organización de una sociedad. Es una conquista histórica de la ideología liberal que dio sus primeros frutos en Inglaterra, después en Estados Unidos y Francia. Es considerado el punto básico de los sistemas democráticos. El primer texto que se puede considerar constitucional en España es el de Bayona de 1808 (Carta Otorgada), inspirado en los principios de la Revolución francesa y en la Constitución napoleónica (las Cortes deliberantes tenían sobre todo un papel consultivo, protegía las libertades individuales, abolía los antiguos impuestos y privilegios). Pero la tradición constitucional española se inicia con la Constitución de 1812 (realizada por las Cortes de Cádiz”, se basaba en la soberanía nacional, afirmaba las libertades fundamentales y la necesidad de establecer un régimen parlamentario), la del 1837 (progresista, su texto consolida el sistema constitucional en España, inicialmente se trataba de una reforma de la de 1812, pero la reforma era tan amplia que se elaboró una nueva Constitución), la de 1845 (la Constitución conservadora por excelencia, rechaza la soberanía nacional, refuerza el poder real y el senado es nombrado por el rey y es vitalicio), la de 1856 (progresista y non nata), la de 1869 (se considera la primera constitución democrática, establece el sufragio universal masculino, aparecen derechos nuevos como el de la libertad de culto), la de 1876 (la más duradera de la historia del constitucionalismo español, es ecléctica y conservadora, estando basada en la de 1845 y 1869, la monarquía y las Cortes constituyen la base del poder, marginando el principio de la soberanía nacional), la de 1931 (progresista, declara la aconfesionalidad del Estado y nuevos derechos de carácter social) y la de 1978 ( la actual, de consenso, en la que España se define como una monarquía parlamentaria, se reconocen las autonomías y la aconfesionalidad del Estado).

CORTES.- Asamblea cuyo origen se remonta a la Edad Media y en ella estaban representados el clero, la nobleza y el tercer estado. Esta institución medieval entró en declive a lo largo de la Edad Moderna. Sólo la Guerra de la Independencia supuso la reunión de las Cortes de Cádiz, que se esforzaron por establecer, en la Constitución de 1812, los principios y las reglas del liberalismo político. A partir de 1834, cuando se instala verdaderamente la monarquía constitucional, las Cortes se convirtieron en una institución permanente cuya existencia y funcionamiento fueron reguladas por la Constitución. La de 1812 había instituido una Cámara única, y la Constitución de la Segunda República en 1931 volvió a este sistema. Entre tanto, las constituciones del siglo XIX – 1834, 1837, 1845, 1876 – habían elegido el bicameralismo, con un Senado y un Congreso de los Diputados. Los diputados a Cortes fueron elegidos por sufragio universal masculino a partir de 1890. Las Cortes franquistas se establecieron por una ley fundamental del reino en 1942, con varias modificaciones posteriores. Su papel era preparar las leyes, si bien el Jefe del Estado decidía en última instancia. Las elecciones a Cortes se hacían conforme al Fuero de los Españoles de acuerdo con el triple esquema de familia, municipio y sindicato, por lo que muchos eran miembros de derechos o designados directamente por el Jefe del Estado. La Constitución de 1978 establece un sistema bicameral (Congreso de los Diputados y Senado) que conjuntamente constituyen las Cortes Generales, teniendo primacía el Congreso. De acuerdo con la Constitución, son las representantes del Pueblo español, siendo elegidos por sufragio universal por períodos legislativos de cuatro años. En representación del pueblo español ejercen los aspectos esenciales de la soberanía nacional: poseen la potestad legislativa, aprueban los Presupuestos Generales del Estado, controlan la acción del Gobierno y desempeñan el resto de funciones que les atribuye la Constitución. El Senado es comúnmente considerado como la Cámara alta. El Congreso de los Diputados es conocido como la Cámara baja. Sinónimo: Asamblea Nacional, Parlamento, Estados Generales.
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Recomendaciones para definir los términos iconRecomendaciones para definir los términos

Recomendaciones para definir los términos iconRecomendaciones para definir los términos

Recomendaciones para definir los términos icon¿Son fiables las recomendaciones de los analistas de renta variable?

Recomendaciones para definir los términos iconTérminos sobre ciudades que debéis dominar para selectividad

Recomendaciones para definir los términos iconLiteratura española
«gesta» o «cantar», términos con los que el autor describe su obra en los versos 1085 y 2276, respectivamente

Recomendaciones para definir los términos iconResumen de los Términos Económicos de la Oferta

Recomendaciones para definir los términos iconTaller fragmento: el cantar del mio cid grado 10
«gesta» o «cantar», términos con los que el autor describe su obra en los versos 1085 y 2276, respectivamente

Recomendaciones para definir los términos iconJustificación y Recomendaciones

Recomendaciones para definir los términos iconGeneralidades, definir cada concepto y resaltar su importancia

Recomendaciones para definir los términos iconActividad definir “Deshonestidad vs error académico” hacer






© 2015
contactos
h.exam-10.com