26-9-13 (18 L, 2 C, visto por 352) calle de leganitos se encuentra entre la plaza de Santo Domingo y la plaza de España (antigua plaza de Los Afligidos)






descargar 58.58 Kb.
título26-9-13 (18 L, 2 C, visto por 352) calle de leganitos se encuentra entre la plaza de Santo Domingo y la plaza de España (antigua plaza de Los Afligidos)
fecha de publicación16.06.2015
tamaño58.58 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Ley > Documentos
26-9-13 (18 L, 2 C, VISTO POR 352) CALLE DE LEGANITOS – se encuentra entre la plaza de Santo Domingo y la plaza de España (antigua plaza de Los Afligidos). Conserva el nombre desde el siglo XVII.

El nombre de Leganitos proviene, según dicen, del árabe "algannet", que significa las huertas (las mismas que podemos ver en la placa de la foto adjunta), ya que en esos terrenos se encontraban las huertas del monasterio de San Martín.

Para contar la historia, debemos atenernos primero a la tradición religiosa, que dice que San Francisco de Asís, en un viaje por la península camino de Marruecos, pasó por Madrid allá por 1213 (hace nada menos que 800 años), donde fundó una ermita en los terrenos de la actual Basílica de San Francisco el Grande (erigida más tarde en su nombre). Por otro lado, la tradición popular dice que una noche Francisco de Asís se encontró con un malhechor perseguido por Santa Hermandad (creada en 1474 por los Reyes Católicos para perseguir a herejes y criminales) y el hombre (que a lo mejor solo se había saltado una misa), muy asustado, rogó al santo que no lo delatara. San Francisco no delató al pobre infeliz cuando la ronda pasó cerca y parece que la historia se extendió por el barrio y aumentó la devoción por el Santo, pues en la cercana fachada de la casa del duque de Pastrana se exhibió una estatua de San Francisco durante un tiempo.
2-9-13 (20 L, 2 C, VISTO POR 695) CALLES DE MADRID (Lavapiés): Calle del Ave María.

Quizás al nombre de esta calle le falten un par de signos de exclamación, si prestamos atención a la leyenda:

Según la tradición castiza, allá por los tiempos de Felipe II, cuando la recién nombrada capital inició su primera expansión urbanística, un tal Beato Simón de Rojas instó al rey a que mandara derribar (no tanto en favor del urbanismo quizás, sino de la castidad) algunos burdeles de las callejuelas del actual barrio de Lavapiés.

Unos días después, cuando unos albañiles derribaban las paredes de una de esas casas de lenocinio, bajo la atenta mirada del diligente beato, aparecieron varios cadáveres de adultos y de niños ante los que el pío sacerdote no pudo reprimir un sonoro ¡Ave María! que que quedó en la memoria de los vecinos para, desde entonces, designar así a esa calle. Curiosamente, ente las calles Ave María y Torrecilla del Leal se encuentra la calle de San Simón que probablemente se nombró para honrar al beato una vez ascendido a santo.

Otros dicen (siempre hay quién gusta de desdecir leyendas) que la proliferación de nombres cristianos de las calles de Lavapiés, tienen que ver más con la intención de borrar los orígenes judíos del barrio... pero eso os lo contaremos otro día
14-8-13 (43 L, 14 C, VISTO POR 1013) LA VIRGEN DE LA PALOMA: LA PREFERIDA DE LOS MADRILEÑOS.

Dice la leyenda castiza que allá por 1787 unos niños encontraron en una corrala un lienzo que reproducía una talla de la Virgen de la Soledad (otros dicen que en realidad se trataba del retrato de una monja que procedía de una familia adinerada). Sea como fuere, el cuadro fue rescatado por Isabel Tintero, una piadosa mujer que optó por colocar el lienzo en el portal de su casa en la calle de la Paloma. Pronto los vecinos empezaron a visitar la casa de la Tintero, pues corrió la voz de que la virgen obraba milagros y algunas mujeres comenzaron a ofrcerle a la virgen a sus hijos recién nacidos. La propia reina María Luisa de Parma (mujer de Carlos IV) acudió a rezar por la curación del joven Príncipe de Asturias (futuro Fernando VII).

A mediados del XIX se construyó una capilla, que de nuevo resultó ser pequeña, por lo que a finales de siglo se construyó la Parroquia de San Pedro el Real que resultó ser la ubicación definitiva del preciado cuadro (calle del Nuncio, 14, junto a la calle Segovia). Se inauguró en 1912.

Pronto las verbenas populares del 15 de agosto se asociaron al culto a la virgen que, sin ser la santa patrona de la ciudad, es la preferida por los madrileños.

Pocos años después de la Guerra Civil, al inicio de la procesión, los fieles pidieron ayuda para bajar el pesado cuadro a unos bomberos que maniobraban cerca, inaugurando así una nueva tradición, pues desde entonces son los bomberos quienes bajan el cuadro desde la parroquia para comenzar la procesión por las calles aledañas.
17-6-13 (17 L, 7 C, VISTO POR 1153) CALLE DEL ESPEJO: ¡nada que ver con el dibujo de la placa!

Como ya contamos en otro post, Madrid (Magerit) fue fundada por tropas árabes alrededor del año 860 y conquistada en el 939 por las huestes de Ramiro II de León, ayudadas por un joven al que llamaban el "gato" (¿os suena el apodo?). Años más tarde, sin embargo, al no contar con suficientes efectivos para dejar una guarnición, la ciudad volvió a manos "infieles".

Para salvaguardar la fortaleza de una nueva incursión cristiana, los árabes construyeron algunas torres o atalayas, una de las cuales se situaba en la calle que nos ocupa. En latín medieval a este tipo de torres se las llamaba "speculum" (que deriva del verbo "specere" = mirar) y de ahí derivó en castellano a "espejo", aunque en Medicina también ha perdurado el cultismo "espéculo".

Actualmente, en el nº 12 de la calle hay un edificio que según los expertos se levantó sobre los cimientos de la antigua atalaya debido que adopta la forma de una torre defensiva.

En el siglo XI la ciudad fue reconquistada por Alfono VI de Castilla y en el siglo XII se construyó la llamada "Segunda Muralla" de Madrid, que pasaba precisamente por esta calle, que los vecinos empezaron a llamar "la del espejo".

13-6-13 (37 L, 13 C, VISTO POR 903) RINCONES OLVIDADOS: EL PASADIZO DEL PANECILLO

Muy cerca de la Plaza Mayor, rodeando la basílica de San Miguel, el palacio de los Condes de Miranda, y el Palacio Arzobispal, se encuentra un diminuto pasaje, llamado el Pasadizo del Panecillo porque en ese lugar, en el siglo XVIII,el cardenal Luis Alfonso de Borbón (hijo del rey Felipe V) inauguró la costumbre de repartir pan entre los pobres después de misa.

Años después, en 1829, debido a la picaresca y a los tumultos ocasionados durante el reparto del pan, se interrumpió la loable iniciativa y el pasadizo quedó clausurado por una puerta de hierro.

También se interrumpió la entrega de pasas en la vecina Calle de la Pasa, llamada así posteriormente porque lo que se entregaba, mayormente, eran puñados de pasas... no sabemos si con pleno conocimiento de su alto valor energético o porque eran lo que tenían a mano. En esta calle se encontraba antiguamente una vicaría dependiente del palacio Arzobispal, lo que dio lugar al dicho popular "El que no pasas por la Calle de la Pasa, no se casa".
29-5-13 (26 L, 12 C, VISTO POT 960) CALLE DEL ARENAL: eriales, iglesias y discotecas.

Esta calle, que siempre ha recibido el mismo nombre, ya existía, por lo menos, allá por el siglo XII, pues en unas crónicas de 1156 aparece mencionado, junto a la parroquia de San Ginés (que ya había sido construida), un campo "erial y arenoso”, de donde recibe el nombre la calle.

En cuanto a la iglesia de San Ginés, en el archivo parroquial se conservan las partidas bautismales de Francisco de Quevedo (26 de septiembre de 1580); las actas matrimoniales de Lope de Vega con Isabel de Urbina (10 de mayo de 1588) y de Francisco Javier de Goya y Bayeu, hijo de Francisco de Goya, (8 de julio de 1805); y las partidas de defunción del músico Tomás Luis de Victoria y de los pintores Juan Pantoja de la Cruz y Francisco Herrera el Viejo, entre otros.

Por último, junto a la iglesia, nos encontramos la discoteca Joy Eslava, una de las más emblemáticas de Madrid, que se inauguró la noche del 24 de febrero de 1981, un día después del Golpe de Estado en el Congreso de los Diputados. Anteriormente la discoteca había sido un teatro, dirigido por el hermano del célebre músico Hilarión Eslava. El teatro se inauguró el 30 de septiembre de 1871 con las comedias “Como pez en el agua” y “No siempre lo bueno es bueno”.
14-5-13 (44 L, 12 C, VISTO POR 1194) SAN ISIDRO, PATRÓN DE MADRID.

Según la tradición católica, Isidro de Merlo y Quintana (1082-1172), nacido en la última etapa de la dominación árabe de Madrid, trabajaba como labrador al servicio del noble Juan de Vargas. Por lo visto, era tanta su devoción que paraba a rezar por las iglesias cercanas e, incluso, interrumpía sus tareas en el campo para dedicarse a la oración. Esto levantó las suspicacias de algunos vecinos, que diligentemente informaron al amo de los hábitos del siervo. Y así cuando Juan de Vargas fue a comprobar el "modus operandi" de Isidro se encontró, nada más y nada menos, con que dos ángeles le ayudaban a arar el campo.

El otro milagro que se le atribuye es el de haber logrado que subieran las aguas de un pozo en el que había caído su hijo, salvando con ello su vida.

San Isidro estaba casado con Santa María de la Cabeza y tuvieron un hijo: San Illán. (pocas veces se ha encontrado tanta santidad en una misma familia de la Cristiandad).

Imagen: "Ermita de San Isidro, Madrid, 1788" de Francisco de Goya. Colección Cartones para Tapices, Museo del Prado
30-4-13 (38 L, 15 C, VISTO POR 1468) FIESTA DEL DOS DE MAYO: ¿QUIÉN FUE MANUELA MALASAÑA?

Manuela Malasaña fue una joven madrileña de 17 años que participó de forma indeterminada en el levantamiento del pueblo de Madrid contra la invasión francesa en 1808, y cuya muerte, el famoso 2 de mayo de ese año la convirtió en heroína popular.

Manuela era una joven costurera que vivía con su familia en la calle de San Andrés número 18 (situada muy cerca de la calle que hoy lleva su nombre).

Según la versión más extendida, Manuela fue atacada por unos soldados franceses al salir del taller donde trabajaba y se defendió con unas tijeras que portaba para sus labores. Los soldados la mataron allí mismo de un tiro.

Según otra versión, Manuela participó en la defensa del Cuartel de Artillería de Monteleón (situado en la actual Plaza del Dos de Mayo) liderada por Daoíz y Velarde (cuya estatua preside hoy esa misma plaza). Tras el asalto de las tropas francesas al cuartel, Manuela fue arrestada y posteriormente ejecutada
11-4-13 (14 L, VISTO POR 867) FANTASMAS EN EL MINISTERIO DE CULTURA: LA CASA DE LAS SIETE CHIMENEAS.

La Casa de las Siete Chimeneas (Plaza del Rey), hoy sede del Ministerio de Cultura, es una mansión del siglo XVI que perteneció al padre una joven amante de Felipe II (1527-1598) llamada Elena. Elena se casó con un militar, el capitán Zapata, quién murió al poco en Flandes. Meses después ella se consumió por la pena y apareció muerta en su dormitorio, el cadáver, sin embargo, desapareció. Para empeorar las cosas, un campesino declaró haber visto su espíritu vagando por el tejado por la noche, lo cual acrecentó la leyenda negra de la casa.

Años después, en 1766, se produjo en Madrid el famoso motín de Esquilache, en el se dice que participaron 30.000 madrileños (la villa entonces contaba con unos 150.000 habitantes). Esquilache, ministro italiano de Carlos III y habitante de la Casa de las Siete Chimeneas, prohibió el uso de la capa larga y el chambergo (sombrero de ala ancha), lo cual fue tomado por el pueblo como una afrenta. Un día, una turba de ciudadanos enfurecidos invadió la casa con intención de matar al marqués, pero Esquilache estaba ausente, salvando así la vida. La ley fue derogada y Esquilache abandonó España. Los historiadores señalan hoy en día como verdaderas causas del motín el hambre y la desconfianza hacia los gobernantes extranjeros designados por el rey.
En el siglo XIX, al realizar una reforma en el edificio, se encontraron unas monedas de la época de Felipe II junto al esqueleto de una mujer emparedada, lo cual volvió a extender rumores sobre la maldición de la casa.
25-3-13 (47 L, 13 C, VISTO POR 1540) LEYENDAS DE MADRID: ¿Qué tienen en común BEN-HUR y la CALLE de los MANCEBOS?

Ahora que llega la Semana Santa, quién no recuerda el infortunado accidente de la teja que llevó a Ben-Hur (aka Charlton Heston) a galeras...

Pues bien, algo parecido ocurrió en el año 1217, cuando el rey Enrique I de Castilla, de 13 años, jugaba con otros niños y una teja desprendida le golpeó en la cabeza con tan mala suerte que el joven rey murió. Esto ocurrió en Palencia (recordemos que Madrid no fue capital hasta 1561), pero el desenlace de esta historia tuvo lugar en la entonces pequeña villa de Madrid.

Tras el fallecimiento del rey, dos jóvenes (o “mancebos”, como se decía en castellano antiguo) fueron detenidos y acusados de causarle la muerte. Finalmente, fueron condenados y traídos a Madrid donde fueron degollados (de ahí la daga que aparece en la placa) en una torre situada en la calle que nos ocupa.

Otra curiosidad de la calle de los Mancebos es que, hoy en día, entre los números 3 y 5 puede verse un fragmento de la antigua muralla medieval de Madrid que data aproximadamente del siglo XI.

Felices vacaciones
12-3-13 (23 L, 5 C, VISTO POR 651) AMORÍOS REALES: EL “VIVO” RETRATO DE FELIPE IV.

Dice la leyenda que cerca de la actual Puerta Cerrada, vivía doña Laura, una bella viuda, amante del rey Felipe IV y protagonista de una jugosa anécdota.

Felipe IV (1621-1665) tuvo, además de dos esposas y 12 hijos, innumerables amantes y al menos otros ocho hijos ilegítimos, la mayoría de ellos reconocidos por el propio rey en algún momento de su vida.

Siguiendo con nuestra historia, nos encontramos al rey, debidamente embozado y al amparo de la noche, visitando regularmente a doña Laura. Mientras, don Ramiro de Vozmediano, el corregidor de la villa, había sido advertido, por la siempre dispuesta y eficiente Inquisición, de que se estaban perpetrando asuntos pecaminosos (fornicio, suponemos, porque la viudita ya no podía ser adúltera) en casa de doña Laura, por lo que dispuso una vigilancia que, efectivamente, delató la presencia de un visitante misterioso varias veces por semana.

Así, una noche, cuando el misterioso carruaje del visitante se hallaba delante del palacio, nuestro intrépido corregidor irrumpió en la casa con sus secuaces dispuesto a desenmascararlo. Una vez en los aposentos de doña Laura, el corregidor reparó en un sospechoso movimiento tras un gran tapiz que colgaba de la pared y dijo:

-Sé que ocultáis a una persona bajo vuestro techo. En nombre de Su Majestad, entregádmelo- y a continuación se dirigió al tapiz con paso firme- ¿Qué hay detrás?

-Un retrato de Su Majestad de cuerpo entero-contestó doña Laura.

-¿Puedo admirarlo?

-Puede- dijo la dama- pero no se lo aconsejo, porque es tan vivo retrato de nuestro monarca que acaso su contemplación pudiera dañar la salud de vuestra señoría.

Acto seguido el corregidor descorrió el tapiz y al ver al rey exclamo -¡Santo Cielo! - y volvió a correr el tapiz con cuidado diciendo - ¡En verdad que jamás contemplé tan vivo retrato de Su Majestad; ni entre los mejores pintados por don Diego Velázquez!

*El pasaje ha sido adaptado del libro “Leyendas y Anécdotas del viejo Madrid” Francisco Azorín, Ediciones La Librería (2007)

**El retrato de la foto, realizado por Diego Velázquez, se encuentra en la Frick Collection de Nueva York
28-2-13 (27 L, 6 C, VISTO POR 1058) DE LA CALLE DE LA ARGANZUELA AL CHOTIS MADRILEÑO (¿O NO TAN MADRILEÑO?)

La calle de la Arganzuela ya aparece con este nombre en el plano de la villa de Texeira de 1656.

Según la tradición, en el siglo XV vivió en la zona un alfarero al que llamaban el tío Daganzo por haber nacido en el pueblo de ese nombre. Del nombre del padre salió el apelativo de su hija: Sancha “la Daganzuela” -que la fonética popular derivaría en “la Arganzuela”- quien, según la leyenda que se consulte aparece bien como una joven recatada, prácticamente candidata a santa, bien como una buena moza amiga de hacer favores...

Dice otra leyenda que una día la reina Isabel la Católica pasaba por allí y se sintió fatigada, en lo que apareció Sancha y le ofreció un búcaro de agua con tal gentileza que la reina decidió obsequiarle con unos terrenos próximos que más tarde se convirtieron en la Dehesa y el Parque de la Arganzuela.

El famoso parque, tan castizo y popular, aparece en el famoso chotis “El Pichi” de la revista Las Leandras, cuya letra hoy en día jamás pasaría la censura de lo políticamente correcto. No perdamos de vista tampoco el párrafo 3, plagado de lenguaje “moderno” y con aires publicitarios:
(1) Pichi... es el chulo que castiga/del Portillo a la Arganzuela,/ porque no hay una chicuela que no quiera ser amigade un seguro servidor ...

(2)¡¡Pichi!!No reparo en sacrificios:las educo y estructuro/y las saco luego un duro pa gastármelo en mis vicios,/ y quedar como un señor.

(3)Anda, y que te ondulencon la permanén /y pa' suavizarteque te den col-crém /Se lo pués' pedir a Victoria Kent, /que lo que es a mí, no ha nacido quién. / Anda, y que te ondulen con la 'permanén'/ y si te sofocas tómalo con seltz!
Nota 1: Victoria Kent (Málaga 1892-Nueva York 1987): una de las primeras abogadas españolas y miembro del gobierno de la Segunda República.

Nota 2: El chotis, baile madrileño por excelencia, fue introducido en la corte alrededor de 1850 y se hizo popular rápidamente. Si bien este tipo de danza procede de Bohemia, su nombre deriva del término alemán "Schottisch" (escocés). ¡Quién nos iba a decir a los madrileños que una palabra que suena tan castiza significa literalmente “procedente de Escocia"!
18-2-13 (34 L, 7 C, VISTO POR 384) TRAS LAS HUELLAS DE HEMINGWAY EN MADRID:

Más de 50 años después del suicidio de Ernest Hemingway (1899-1961) en su casa de Idaho, recordamos al carismático premio Nobel y su historia de amor con Madrid.

Aunque ya había visitado España en los años veinte atraido por los San Fermines y las corridas de Las Ventas, en 1937 Hemingway se traslada a Madrid como corresponsal de guerra de la North American Newspaper Alliance e inmediatamete se involucra en la causa republicana.

En 1926 había escrito “Fiesta”, una novela con tintes taurinos cuyo final se desarrolla en el restaurante Botín (Cuchilleros, 17), de donde Hemingway era asiduo: al parecer, incluso, se atrevió a preparar una paella en sus fogones con no muy buenos resultados.

Su novela más famosa “Por quién doblan las campanas” (1940) tiene como telón de fondo la guerra civil española. Su protagonista, el brigadista Robert Jordan se aloja en el Hotel Gaylord (Alfonso XI, 3) y en el Cuartel General de las Brigadas Internacionales (Velázquez 63), ambos convertidos hoy en edificios de uso privado.

En su obra teatral “La Quinta Columna” (1938) aparecen el famoso Chicote (Gran Vía, 12) y el Hotel Gran Vía, hoy Tryp Gran Vía.

En su ensayo “Muerte En La Tarde”(1932) escribe: "Cuando se conoce Madrid es la ciudad más española de todas, la más agradable para vivir, la de la gente más simpática, y, un mes con otro, la de mejor clima del mundo".

Otros de los sitios favoritos de Hemingway eran:

La Cervecería Alemana (Plaza de Santa Ana, 6): restaurante fundado en 1904, donde don Ernesto era tan asiduo que tenía su propia mesa (ver fotos en el local).

La Venencia (Echegaray, 7): bar con solera especializado en vinos de jerez (no sirven otras bebidas) donde aún te hacen la cuenta con tiza sobre la barra.

Otros de los lugares favoritos del escritor eran El Museo del Prado, el Parque del Retiro y, como no, la Plaza de las Ventas.

Durante su estancia en Madrid, “Don Ernesto” era tan popular que un restaurante cercano a la Plaza Mayor presumía, con sentido del humor, de lo siguiente: “Hemingway nunca ha comido aquí”.

En Madrid hay varias placas dedicadas a su memoria y tiene una calle con su nombre en el barrio de Usera.

Hemingway recibió el Premio Nobel en 1954.
4-2-13 (71 L, 28 C, VISTO POR 820) Personajes de Madrid:

El Barrio de Huertas toma su nombre de la calle del mismo nombre, conocida por unas huertas de berenjenas ya famosas en la época de Enrique IV de Trastámara (1425-1474). En este barrio se encuentra la calle del León, en la que se estableció un indio propietario de un león, al que exhibía por dos maravedíes, y que tuvo gran popularidad entre los madrileños. Así es como ganó fama la calle, que comenzó siendo el “campillo del león”, luego “huertos del león” y finalmente la calle del León.

Paralela a la del León se sitúa la calle de Quevedo (1580-1645), madrileño de pro y genial escritor, célebre por su ingenio y protagonista de una famosa anécdota cortesana. Según cuentan, la reina Isabel (esposa de Felipe IV), aquejada de cojera, hacía lo imposible por evitar que dicho problema fuera comentado en público. Pero, ay, unos bienintencionados amigos apostaron con Quevedo una cena a que no era capaz de llamar “coja” a la reina sin despertar su ira. Y así, en una audiencia en el Real Alcázar (antiguo palacio de los Austrias) y delante de toda la corte, Quevedo se acercó a la reina con sendos ramos de flores, unas rojas y otras blancas diciendo: “Entre el clavel blanco y la rosa roja, su majestad ESCOJA.”

El rey, molesto, intentó poner en apuros al poeta, y le pidió que improvisara algún verso para él. Quevedo respondió “Dadme pie Majestad”, y el rey le alargó la pierna a modo de burla, ante lo que nuestro amigo respondió: “Paréceme, gran señor que, estando en esta postura, yo parezco el herrador y vos la cabalgadura”.

11-1-13 (50 L, 47 C, VISTO POR 2499) THE WALKING DEAD en MADRID: la fantasmagórica historia de la Calle DESENGAÑO (MALASAÑA)

Entre las leyendas más surrealistas de nuestra ciudad, está la que explica el nombre de la Calle del Desengaño, una de las vías más antiguas de la villa, pues ya aparecía en el famoso plano de Madrid de Pedro Teixeira de 1656.

Nos encontramos a finales del XVI o principios del XVII, cuando dos caballeros se baten en duelo por el amor de una joven. Mientras las espadas se entrechocan con violencia, una misteriosa dama encapuchada perseguida por un zorro pasa junto a los duelistas, que deciden de repente detener el combate y adentrarse en la oscura noche en pos de la dama tapada.

Cuando por fin la alcanzan y desvelan su rostro, descubren una espantosa momia ante la que no pueden reprimir la ya famosa exclamación: “¡Qué desengaño!”

NOTA: MeetMadrid ha intentado averiguar el papel que desempeña el zorro en todo esto, pero el resultado ha sido infructuoso...
27-12-12 (48 L, 21 C, VISTO POR 309) POR QUÉ TOMAMOS 12 UVAS EN LA PUERTA DE SOL EN NOCHEVIEJA?

A finales de 1800 se había instaurado entre la alta sociedad la moda (de origen incierto) de tomar dos o tres uvas con champán para celebrar la entrada del año. También por esa época, al parecer, algunos madrileños empezaron a burlarse de tan refinada costumbre acudiendo junto al reloj de la Puerta del Sol para tomar unas uvas al son de las campadas. El reloj había sido inaugurado por Isabel II en 1886.

Fuera por un motivo o por otro, el uso se afianzó, y ya en la década de 1890 aparecen numerosas reseñas en la prensa referidas a esa costumbre, así como reclamos publicitarios con expresiones como las “uvas milagrosas”, las “uvas de la abundancia” o las “uvas de la suerte”.

En la Nochevieja de 1909, un excedente en la cosecha animó a algunos viticultores a repartir gratuitamente las uvas sobrantes en la Puerta del Sol, con lo que ésta se convirtió en el punto de encuentro preferido de los madrileños para celebrar la entrada del nuevo año al son de las campanadas.

El 31 de diciembre de 1962 Televisión Española retransmitió por primera vez las campanadas desde la Puerta del Sol. La anécdota más curiosa de la retransmisiones se remonta a 1997, cuando la periodista que narraba el acontecimiento confundió el comienzo de las campanadas con los cuartos, por lo que éstas duraron sólo 17 segundos en lugar de los consabidos 36.
18-12-12 (34 L, 13 C, VISTO POR 260) HISTORIAS DE MADRID: CASAS “A LA MALICIA” (O LA BURBUJA INMOBILARIA DE FELIPE II)

Tras el nombramiento de Madrid como capital surge la necesidad de alojar a cientos de funcionarios en la nueva corte, por lo que Felipe II promulga para Madrid una Regalía de Aposento (utilizada también en las itinerantes cortes medievales). Esta simpática norma obligaba a los propietarios de viviendas de más de una planta a ceder una para su uso como aposento de funcionarios reales.

Sin embargo, las casas de una sola planta, denominadas “de incómoda partición”, quedaban exentas de la carga, por lo que nuestros pícaros antepasados se apresuraron a construir o remodelar sus viviendas de manera que exteriormente aparentasen ser de una sola planta, por ejemplo colocando tejados muy inclinados, o alineando puertas y ventanas en disposición asimétrica o situando pequeños ventanucos de forma estratégica. Con el tiempo se las denominó “casas a la malicia” y llegó a haber más de 1.000 en la capital.

Actualmente podemos ver algunas en la zona Los Austrias: calles del Toro, de Los Mancebos y en el nº 2 de la calle del Conde (en la foto), así como en la calle Lope de Vega en el Barrio de Las Letras.
7-12-12 (16 L, 3 C, VISTO POR 1739 PERO, ¿DÓNDE ESTÁ EL CRÁNEO DE GOYA?

Francisco de Goya se exilió en Burdeos (donde murió y fue enterrado en 1828) huyendo de las presiones del régimen absolutista de Fernando VII sobre los intelectuales “afrancesados”.

Años después, el Cónsul español en Burdeos descubrió por accidente la tumba del pintor y decidió iniciar los trámites para la repatriación de sus restos a España, sin embargo, cuando abrieron la tumba descubrieron que faltaba el cráneo.

Entre las teorías que intentan explicar este misterio, la más popular sostiene que el cráneo fue robado por un amigo de Goya, doctor aficionado a la frenología, una seudo-ciencia muy popular en la época, que sostenía que los rasgos de la personalidad de un individuo podían predecirse por la forma de su cráneo. Además, refuerza esta teoría la existencia de un cuadro, hoy en el Museo de Zaragoza, con la siguiente inscripción por detrás: “Cráneo de Goya, pintado por Fierros en 1849”.

Finalmente, tras diversas vicisitudes, los restos de Goya (sin el cráneo, claro) fueron trasladados a una tumba en la ermita de San Antonio de la Florida en MADRID, donde también podemos contemplar los maravillosos frescos de la cúpula que pintó el genial artista.
29-11-12 (48 L, 4 C, VISTO POR 309) Historias de Madrid: LOS POZOS DE HIELO DE LA CALLE FUENCARRAL

Desde el Siglo de Oro, o tal vez antes, nos llegan noticias del gusto desmedido de los madrileños por la nieve y las bebidas y alimentos fríos que, por otro lado, ocasionaban no pocas enfermedades y alguna muerte.

La nieve se traía de la Sierra de Guadarrama y venía a la Villa a lomos de mulas, bien comprimida y mezclada con balas de paja para que no perdiera consistencia. Ya en la Villa, la nieve serrana se introducía en pozos donde, mezclada con agua y expuesta a las bajas temperaturas invernales, se convertía en hielo que se conservaba todo el año. El hielo se producía en grandes balsas rectangulares de muy poco fondo que facilitaban el corte en bloques para su venta al público.

Como el producto así obtenido no quedaba muy higiénico, no se podía mezclar directamente con las bebidas, sino que éstas se ponían dentro de cacharros o recipientes de metal y luego se rodeaban de nieve o hielo hasta que se enfriaban.

Los madrileños adquirían la nieve (disponible todo el año para satisfacer los gustos populares) en los pozos de hielo de la actual y muy castiza calle de Fuencarral o en puestos callejeros bien abastecidos por el “obligado de nieve”, es decir, aquel que tenía no sólo licencia, sino también obligación de vender hielo en la villa.

Fuente: “Ayer y Hoy de la Gastronomía Madrileña”, José del Corral. Ediciones la Librería, 2000.
21-11-12: (55 L, 13 C, visto por 494) Leyendas de Madrid: por qué nos llaman “gatos” y qué hay detrás de La Almudena:

La ciudad de Madrid fue fundada por tropas árabes a mediados del siglo IX y, si bien no se conoce la fecha exacta de su fundación, el primer documento conservado en que se menciona a nuestra ciudad es una crónica transcrita por Mesonero Romanos “El año 939, reinando el rey don Ramiro (segundo de León), consultó a todos los grandes de su reino sobre por dónde o cómo haría una entrada en tierra de moros; y juntando su ejército se encaminó a la ciudad que llaman Magerit, desmanteló sus muros y entrenado en ella un día de domingo, hizo horrorosos estragos, ayudado de la clemencia divina”.

Según la leyenda, allá por el siglo XI, cuando el rey Alfonso VI de Castilla se disponía a reconquistar la ciudadela, de nuevo en manos de los moros, un muchacho de doce años oriundo de la zona, a quién apodaban el “Gato” por su habilidad trepadora, se ofreció voluntario para escalar los muros e inflitrarse entre las tropas moras. El chaval resultó victorioso y los castellanos recuperaron la villa.

Hoy podemos contemplar algunos restos de la muralla árabe de Madrid detrás de la catedral de La Almudena.
8-11-12 (43 L, 7 C, VISTO POR 405) LEYENDAS DE MADRID: Calle del Lazo. Cuenta la leyenda que en el siglo XIII, cuando Madrid aún no era la capital del reino, Alfonso X el Sabio tenia por amante a una joven madrileña que vivía cerca de lo que hoy es la plaza de Ópera. La muchacha, a su vez, tenía un joven pretendiente con quien se citaba cuando no recibía las visitas del rey.

El rey, que ya sospechaba de la existencia del otro amante, le había regalado a la joven un enorme y ostentoso lazo para que lo luciera a modo de adorno sobre la vestimenta.

Una noche, el rey, oculto entre las sombras junto a la casa de su amada, vio salir a su contrincante, quien, para mas inri, lucía el precioso lazo que él, Alfonso rey de Castilla, había regalado a la madrileñita. Bien por la espada del rey o por la de alguno de sus guardias, el joven murió desangrado y al retirar su cadáver, quedó el lazo salpicado de sangre en medio de la calle que los vecinos empezaron a llamar “la del Lazo”.
2-11-12: (191 L, 31 C; VISTO POR 1872) HISTORIAS DE MADRID: Cerca del Rastro hay dos calles conectadas por la leyenda. En el siglo XVII un sirviente portugués asesinó a su amo, un cura, con tal violencia que el cura perdió la cabeza. Tras robarle el dinero, el criado huyó y, años después, volvió al vecindario como un hombre respetable sin ser reconocido por ningún vecino. Un día compró en las inmediaciones del Rastro, el antiguo matadero, una cabeza de carnero para asar y, mientras volvía a casa, fue interrogado por una pareja de alguaciles acerca del reguero de sangre que resbalaba de su paquete bajo el brazo. Al mostrarles la cabeza de carnero, esta se tornó en la de su antiguo amo y el hombre, espantado, acabó confesando su crimen, por lo que fue arrestado y posteriormente ejecutado en la Plaza Mayor. Con el tiempo, la gente se tornó aprensiva a comprar piezas de carnero en El Rastro y los tenderos se trasladaron a la calle actual. La calle del asesinato se convirtió en la calle de la Cabeza

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

26-9-13 (18 L, 2 C, visto por 352) calle de leganitos se encuentra entre la plaza de Santo Domingo y la plaza de España (antigua plaza de Los Afligidos) iconHace 176 años, con la derrota y ahorcamiento de Riego en la Plaza...

26-9-13 (18 L, 2 C, visto por 352) calle de leganitos se encuentra entre la plaza de Santo Domingo y la plaza de España (antigua plaza de Los Afligidos) iconPresentados los actos para conmemorar el decimo aniversario de la...

26-9-13 (18 L, 2 C, visto por 352) calle de leganitos se encuentra entre la plaza de Santo Domingo y la plaza de España (antigua plaza de Los Afligidos) icon#24-a con abrazo al Congreso contra la reforma judicial,08-M, a la...

26-9-13 (18 L, 2 C, visto por 352) calle de leganitos se encuentra entre la plaza de Santo Domingo y la plaza de España (antigua plaza de Los Afligidos) icon#24-a con abrazo al Congreso contra la reforma judicial,08-M, a la...

26-9-13 (18 L, 2 C, visto por 352) calle de leganitos se encuentra entre la plaza de Santo Domingo y la plaza de España (antigua plaza de Los Afligidos) icon#24-a con abrazo al Congreso contra la reforma judicial,08-M, a la...

26-9-13 (18 L, 2 C, visto por 352) calle de leganitos se encuentra entre la plaza de Santo Domingo y la plaza de España (antigua plaza de Los Afligidos) icon#24-a con abrazo al Congreso contra la reforma judicial,08-M, a la...

26-9-13 (18 L, 2 C, visto por 352) calle de leganitos se encuentra entre la plaza de Santo Domingo y la plaza de España (antigua plaza de Los Afligidos) iconDr. D. Jaime Álvarez Plaza

26-9-13 (18 L, 2 C, visto por 352) calle de leganitos se encuentra entre la plaza de Santo Domingo y la plaza de España (antigua plaza de Los Afligidos) iconSolicitud de plaza – 2º de bachillerato

26-9-13 (18 L, 2 C, visto por 352) calle de leganitos se encuentra entre la plaza de Santo Domingo y la plaza de España (antigua plaza de Los Afligidos) iconLa plaza mayor en la Nueva Guatemala

26-9-13 (18 L, 2 C, visto por 352) calle de leganitos se encuentra entre la plaza de Santo Domingo y la plaza de España (antigua plaza de Los Afligidos) iconPrecio Plaza o Distribución Promoción o Comunicación






© 2015
contactos
h.exam-10.com