El sistema político de la restauración y los elementos opositores al mismo (1875–1902)






descargar 86.9 Kb.
títuloEl sistema político de la restauración y los elementos opositores al mismo (1875–1902)
página3/3
fecha de publicación30.05.2015
tamaño86.9 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Ley > Documentos
1   2   3

TEXTO:

Nacionalismo catalán

Sobre el idioma y la raza Los catalanes quisieran que no sólo ellos, sino también todos los demás españoles establecidos en su región hablasen catalán; para nosotros sería la ruina el que los maketos residentes en nuestro territorio hablasen euskera. ¿Por qué? Porque la puereza de la raza es, como la lengua, uno de los fundamentos del lema vizcaíno, y mientras la lengua, siempre que haya una buena gramática y un buen diccionario, puede restaurase aunque nadie lo hable, la raza, en cambio, no puede resucitarse una vez perdida.

ARANA, Sabino: Errores catalanistas, 189

TEXTO:

Nacionalismo vasco

Libre e independiente de poder extraño vivía Bizcaia, gobernándose y legislándose a sí misma, como nación aparte, como Estado constituido, y vosotros, cansados de ser libres, habéis acatado la dominación extraña, os habéis sometido al extranjero poder, tenéis a vuestra Patria como región de país extranjero y habéis renegado de vuestra nacionalidad para aceptar la extranjera. Vuestros usos y costumbres eran dignos de la nobleza, virtud y virilidad de vuestro pueblo, y vosotros, degenerados y corrompidos por la influencia española, o lo habéis adulterado por completo, o lo habéis afeminado y embrutecido. Vuestra raza, singular por sus bellas cualidades, pero más singular aun por no tener ningún punto de contacto o fraternidad ni con la raza española ni con la francesa, que son sus vecinas, ni con raza alguna del mundo, era la que constituía a vuestra Patria Vizcaya; y vosotros, sin pizca de dignidad y sin respeto a vuestros padres, habéis mezclado vuestra sangre con la española o maketa, os habéis hermanado y confundido con la más vil y despreciable de Europa. Poseías una lengua más antigua que cualquiera de las conocidas, […] y vosotros las despreciáis sin vergüenza y aceptáis en su lugar el idioma de gentes groseras y degradadas, el idioma del mismo opresor de vuestra Patria.

ARANA, Sabino, Bizcaitarra, 30 de octubre de 1894.

En el siguiente enlace podéis acceder a un amplio artículo escrito por el profesor José Díaz Zubieta para La aventura de la Historia acerca del pucherazo y el fraude electoral en la España de la Restauración. Contiene numerosas ilustraciones, entre ellas caricaturas y humoradas de la época.

http://www.educa.madrid.org/web/cc.screparadoras.majadahonda/2%20organizacion/2%20departamentos/sociales/historiasegundobach/Dossieres%20Historia/historia%20contemporanea/El%20Pucherazo.%20Aventura%20de%20la%20Historia%2065.pdfIntroducción:

Actividades del sistema político de la Restauración en http://www.iescasasviejas.net/1.web/histo2/acte3.1.htm

caciquismocomic

a075040

Cánovas del Castillo enseñando a leer al líder del partido liberal Amadeo Sagasta.

escanear0040

En el cuadro Martínez Campo restaura a Alfonso XII. Martínez Campo con la oposición de Cánovas del Castillo dio un golpe de estado en Sagunto que terminó definitivamente con la I República. Cánovas hubiera preferido la ocupación pacífica del trono y así lo había preparado con el Manifiesto de Shandurst, un escrito que el político madrileño preparó al rey, donde se presentaba como un rey democrático, pero heredero de todas las tradiciones y costumbres españolas. Es decir, estaba formulando el principio de la Constitución interna.

escanear0044

La última es muy rica, aparecen los muertos, los métodos violentos, las fuerzas de orden público, las fuerzas fácticas, etc... todos encabezados por Sagasta y por el origen de este tipo de prácticas; el sufragio universal. En el fondo es una crítica a como el carácter democrático que puede representar el sufragio universal es burlado y ninguneado.

Enlaces

http://el-liberalismo.com/historias-de-un-pueblo/capitulo-xxxiii-resulta-perentorio-reformar-nuestro-sistema-politico

APÉNDICE: FUNCIONAMIENTO DEL FRAUDE ELECTORAL. CACIQUISMO Y PUCHERAZO

He aquí la mecánica electoral de la época de la Restauración explicada paso a paso:

1.—Una vez convocadas las elecciones, el ministro de la Gobernación (el equivalente al actual ministro del Interior) realizaba lo que en lenguaje de la época se llamaba “encasillado”, es decir, decidía con nombres y apellidos los diputados que habían de ser elegidos por cada distrito electoral y el de aquellos que habían de “competir” por el escaño; es decir, decidía (salvo sorpresas muy puntuales) cuál sería la composición de las Cortes entrantes, cuidando que uno de los partidos tuviera una cómoda mayoría y el otro una minoría digna. Pero, para salvar las apariencias, lo que de cara a la población se hacía era acudir a unas elecciones aparentemente limpias. Pura hipocresía política, como puedes comprobar.

2. — El gobernador civil de la provincia (miembro del partido que acaba de acceder al gobierno), insistimos que con el beneplácito de ambos partidos dinásticos y en colaboración con los caciques de dicha provincia, manipulaba las elecciones recurriendo para ello a la compra de votos, a la coacción (se podía amenazar con negarles a darles empleo a los que no votasen lo decidido por los caciques o con la violencia física, si era necesario) o, en último extremo, si las cosas no iban como se esperaba, acudiendo al llamado pucherazo, es decir, al fraude electoral sin más, metiendo en la urna las papeletas que fuera necesario, o cambiando los auténticos datos salidos de las urnas mediante el falseamiento del acta de escrutinio, todo ello con la connivencia del notario, del juez o del jefe del puesto de la Guardia Civil. Todo un espectáculo bochornoso, por todos conocido y casi por todos aceptado.

3. — Para entender este singular sistema político hay que aclarar el concepto de cacique. Los caciques eran personas de enorme poder económico en cada provincia, comarca o pueblo, alrededor de los cuales existían importantes clientelas, grupos de personas que recibían de los caciques prebendas, cartas de recomendación para este o aquel empleo, influencias, favores y servicios de todo tipo a cambio de su sumisión. Estómagos agradecidos, podíamos decir. El hecho de que la sociedad española de la época fuera mayoritariamente rural, subdesarrollada y analfabeta hacía el resto. La incultura propiciaba que muchos los votantes vieran en los caciques locales (señoritos, se les llamaría en Andalucía) como a seres dotados de una autoridad y una aureola casi sobrehumana, por lo que la obediencia a sus instrucciones se daba por descontada.

4. — Pero caeríamos en un error si pensamos necesariamente en el cacique como un opresor. El cacique bueno era una figura presente en los pueblos y en las capitales. Aun cuando no eran infrecuentes los abusos, eran también muchos los casos en los que había que agradecerle al cacique local la canalización de aguas, la instalación de un hospital, la pavimentación y la iluminación de las calles, la construcción de una carretera o un puente... De alguna forma, el cacique se convertía así en el representante de las aspiraciones de su zona frente a las elites políticas de Madrid. Votos a cambio de favores, sería la idea. Si bien se piensa, es un sistema muy próximo al feudalismo que teóricamente había sido fulminado con la implantación del liberalismo. Donde antes existía un señor ahora había un poderoso burgués, el cacique; donde vasallo, ahora había vecinos o clientes.

5. — Una cuestión adicional era la lucha entre aquellos que aspiraban a ser designados como los candidatos que debían ser elegidos por uno y otro partido, es decir, los nombres elegidos en el “encasillado”, lo que propiciaba frecuentes enfrentamientos en el seno de los propios partidos. De ese modo, la política española se convertía en una actividad de intrigas y zancadillas. Apareció así la figura del diputado cunero, es decir, aquel que no residía ni tenía nada que ver con el distrito que representaba (por ejemplo, se elegía para “representar” a Almería a un político madrileño que en su vida había estado en Almería). El interés que desplegaban por su distrito estos diputados era, como se puede suponer, nulo. En consecuencia, el caciquismo garantizaba el turno pacífico en la misma medida que significaba un alejamiento entre la España oficial y la España real, cuya opinión política era simplemente despreciada. Se trataba de un sistema inmoral y que propiciaba la corrupción, pese a lo cual es innegable que dio estabilidad a la vida política española.

1   2   3

similar:

El sistema político de la restauración y los elementos opositores al mismo (1875–1902) iconEl sistema político de la restauración y los elementos opositores al mismo (1875-1902)

El sistema político de la restauración y los elementos opositores al mismo (1875–1902) iconEl sistema político de la restauración y los elementos opositores al mismo (1875–1902)

El sistema político de la restauración y los elementos opositores al mismo (1875–1902) iconTema 13: El Régimen de la Restauración (1875-1902)

El sistema político de la restauración y los elementos opositores al mismo (1875–1902) iconTema El Régimen de la Restauración (1874-1902)

El sistema político de la restauración y los elementos opositores al mismo (1875–1902) iconTema. La crisis de la restauracióN (1902-1931)

El sistema político de la restauración y los elementos opositores al mismo (1875–1902) iconTema El Régimen de la Restauración (1874-1902)

El sistema político de la restauración y los elementos opositores al mismo (1875–1902) iconComentarios de Texto el régimen de la restauracióN (1874-1902)

El sistema político de la restauración y los elementos opositores al mismo (1875–1902) iconComentarios de Texto – la crisis de la restauracióN (1902-1931)

El sistema político de la restauración y los elementos opositores al mismo (1875–1902) iconCapítulo 5: La Restauración y el reinado de Alfonso XII (1874 – 1902)

El sistema político de la restauración y los elementos opositores al mismo (1875–1902) iconTema Alfonso XIII y La crisis de la Restauración (1902-1931)






© 2015
contactos
h.exam-10.com