La carrera del profesor universitario: cada vez más larga, MÁs pobre y más precaria






descargar 79.22 Kb.
títuloLa carrera del profesor universitario: cada vez más larga, MÁs pobre y más precaria
página5/7
fecha de publicación30.05.2015
tamaño79.22 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Ley > Documentos
1   2   3   4   5   6   7

No es la globalización, somos nosotros



¿No se aprecia en este proceso la influencia de la globalización?. ¿No estamos ante la extensión a la Universidad de la misma ideología neoliberal y mercantilista que considera la educación como otro negocio o industria sujeta a las leyes de la productividad y del mercado?. No voy a negar que se habla mucho de eso, pero tampoco cabe duda de que si ocurre lo que ocurre es porque nosotros no sólo lo permitimos, sino que lo cometemos.
Los contratos tienen la virtud de gustar a mucha gente a corto plazo. A los que más quizás a los sindicatos llamados ‘de clase’, que llevan luengos años soñando con contratos laborales que les proporcionan clientela y poder. Gracias por fin al PP los tienen; ya han conseguido sentarse con los Consejeros de las CCAA para negociar decretos de contratación; años discutiendo cómo se nombran los tribunales, años clamando por la limpieza de los sorteos, y los sindicatos han conseguido nombrar libremente de entre sus afiliados y afines una parte de las comisiones de contratación, una representación que, desde luego, no va a estar ahí para perjudicar a sus afiliados y afines. También gustan los contratos a asociados y ayudantes, que ven en ellos una manera de mejorar sin hacer oposiciones; en abstracto, naturalmente, pues siempre imaginan que van a ser ellos los elegidos para los contratos posteriores; pero comenzarán a rezongar cuando vayan viendo que los elegidos son siempre otros y no los que más lo merecen. Los numerarios también ven bien los contratos: les dan el poder de contratar, aumentan su prestigio al rebajar el de los otros y disfrutan rodeados de profesores dependientes con amables tendencias al servilismo; gozan al sentirse más altos que los nuevos, y más si activan las endorfinas de la buena conciencia lamentando la ciénaga de miseria sobre la que se elevan, de la que se protestan inocentes. Los rectores son verdaderos entusiastas: tienen mucho más que ofrecer y que negociar en las elecciones, y además ahorran. Por último, las Comunidades Autónomas también ahorran y mandan, y las que aspiran a más ven en los contratos la vía para tener su propio profesorado universitario, que hoy es contratado y mañana ya veremos. Así que durante un tiempo Rectores y Consejeros congelarán las plantillas de funcionarios y chalanearán con los numerarios y los directores de Departamentos las condiciones de contratación; la resaca de la fiesta vendrá cuando un comprensible resentimiento lleve a los contratados a reclamar la misma seguridad y derechos que los funcionarios, pero eso es improbable que ocurra con este equipo rectoral, con este consejero autonómico, con este equipo ministerial, ... Como suele decirse, ’El que venga atrás, que arrée’.

Me gustaría no dejar la impresión de que si los numerarios aceptamos gustosos que la carrera docente sea cada vez más precaria, más larga y peor pagada lo hacemos sólo por calmar marcando distancias la insaciable sed de status del homo academicus acreditada por la abundante literatura sobre mandarines universitarios. No se trata sólo -permitidme la pequeña broma de esta cita2- de que ‘el capital universitario se obtiene y se tiene a través de la ocupación de posiciones que permiten dominar otras posiciones y sus ocupantes, con todas las instituciones encargadas de controlar el acceso al cuerpo, jurados de concursos a la Escuela Normal Superior y de la agregación y del doctorado, comité consultivo de las Universidades: este poder sobre las instancias de reproducción del cuerpo universitario asegura a sus detentadores una autoridad estatutaria, suerte de atributo de función que está mucho más ligado a la posición jerárquica que a propiedades extraordinarias de la obra o de la persona y que se ejerce no solamente sobre el público de rotación rápida de los estudiantes, sino también sobre la clientela de los doctorandos, al interior de la cual se reclutan de ordinario los asistentes y que está situada en una relación de dependencia difusa y prolongada”. (Pierre Bourdieu, Homo academicus, Minuit, París, 1984:112).

Sin duda que operan motivaciones de distinción, que conllevan fuertes tendencias al cierre de las categorías superiores. Para constatarlo, basta con escuchar al titular recién nombrado razonar la conveniencia de aumentar los escalones de la carrera docente para que no falten estímulos. Pero hay también fuertes presiones que nacen del seno mismo de la organización, sin que nadie se lo haya propuesto. (De esto último se puede estar absolutamente seguro: los profesores universitarios, la mayoría de los cuales imaginan sus propias acciones en el contexto del colegio invisible de la investigación científica, son tercamente incapaces de considerarlas en el entramado de una organización). Supongamos que alguien, siguiendo para más suponer mis sugerencias, propone a su departamento una especie de desobediencia civil: no colaborar en la selección y contratación de profesores asociados. Supongamos que todos están de acuerdo y que el rectorado amenaza con contestar que en ese caso no convoca una plaza que tenía prevista. Los profesores numerarios harán entonces dos tipos de consideraciones. Una, que dado que la carga docente a distribuir entre todos se mantiene, resulta un poco fastidioso prescindir del alivio de uno o dos créditos que el profesor asociado supondría, no desde luego por los créditos en sí, sino por la posibilidad de dedicar ese tiempo a la investigación. Dos, que dado el paro reinante, da realmente cargo de conciencia impedir la creación de un puesto de trabajo por el solo motivo de que está mal pagado; todos conocemos doctores o becarios del propio departamento, excelentes y muy prometedores alumnos, que estarían encantados de iniciarse en la docencia y poner un pie en la Universidad mediante este puesto, incluso si su sueldo es bajo y sus condiciones precarias. Así pues, nos encontramos ante una elección bastante clara. De un lado, una posición estúpida, que perjudica a los que estamos y daña a los aspirantes; de otro, una acción inteligente que nos beneficia a nosotros y ayuda a los demás. Evidentemente, es vano querer ir contra corriente y ser una excepción a las tendencias generales. En las actuales condiciones de paro y precariedad en el mercado de trabajo, ¿puede la Universidad contratar sólo funcionarios vitalicios con altos sueldos iniciales?. Y aquí unos ponen cara de haber desvelado con su talento crítico el peor secreto del enemigo, y otros de haber encontrado un programa de acción. Pero todos están de acuerdo en contratar asociados ...

1   2   3   4   5   6   7

similar:

La carrera del profesor universitario: cada vez más larga, MÁs pobre y más precaria iconDelante de un mundo cada vez más globalizado y competitivo y de unos...
«cálculo», y del latín Logística, término con el que se identificaba en épocas de la Antigua Roma al administrador o Intendente de...

La carrera del profesor universitario: cada vez más larga, MÁs pobre y más precaria iconConseguir la tarjeta del estatuto de apátrida es una quimera para...

La carrera del profesor universitario: cada vez más larga, MÁs pobre y más precaria iconCada 4 años, el mundo se paraliza cuando sucede el fenómeno más importante...

La carrera del profesor universitario: cada vez más larga, MÁs pobre y más precaria iconCada 4 años, el mundo se paraliza cuando sucede el fenómeno más importante...

La carrera del profesor universitario: cada vez más larga, MÁs pobre y más precaria iconOrtega y Gasset es, tal vez, el más importante filósofo español;...

La carrera del profesor universitario: cada vez más larga, MÁs pobre y más precaria iconEl sentimiento que alienta al hombre por el suelo natal, es el principio...

La carrera del profesor universitario: cada vez más larga, MÁs pobre y más precaria iconResumen: Cuando hablamos de arte o mas en concreto de pintura, pensamos...

La carrera del profesor universitario: cada vez más larga, MÁs pobre y más precaria iconMás producción, más exportaciones, precios más bajos

La carrera del profesor universitario: cada vez más larga, MÁs pobre y más precaria iconHoy, mañana y siempre, cada 16 de marzo se celebra el nacimiento...

La carrera del profesor universitario: cada vez más larga, MÁs pobre y más precaria iconLa distancia más larga






© 2015
contactos
h.exam-10.com