Control del tabaco en el lugar de trabajo Mª Josefa Mosquete Martín






descargar 124.16 Kb.
títuloControl del tabaco en el lugar de trabajo Mª Josefa Mosquete Martín
página1/2
fecha de publicación31.05.2015
tamaño124.16 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2

Control del tabaco en el lugar de trabajo Mª Josefa Mosquete Martín







1.- INTRODUCCIÓN

2

























1.1.- Objetivo

2




1.2.- Concepto de tabaquismo

3






















2.- MATERIAL Y MÉTODO

5






















3.- RESULTADOS

6

























3.1.- Historia del tabaco

6




3.2.- Composición y efectos del tabaco

9




























3.2.1.- Nicotina

11







3.2.2.- Monóxido de Carbono

12







3.2.3.- Alquitrán

13







3.2.4.- Oxidantes e irritantes

14







3.2.5.- Otras consecuencias del tabaco

16

























3.3.- Prevalencia del tabaquismo

17

























3.4.- El tabaco como riesgo laboral

19
























1.-INTRODUCCIÓN
1.1OBJETIVO
Desde mi punto de vista, el objetivo fundamental es evitar el consumo de tabaco en los lugares de trabajo y en consecuencia, la reducción de las enfermedades que ocasiona no sólo en el propio consumidor, sino también, en el fumador pasivo.
Para ello, es necesario, difundir la información en los centros de trabajo sobre las consecuencias que tiene este hábito para la salud y las estrategias que permiten luchar contra el consumo.
Todo esto para conseguir un “ambiente laboral sin humo”.



1.2 CONCEPTO DEL TABAQUISMO
El tabaquismo constituye en España un problema prioritario de salud pública, ya que es la principal causa de mortalidad y morbilidad prematura evitable.
Es un hábito social que consiste en la inhalación diaria del humo del tabaco, en cualquiera de sus modalidades, ya sea fumado o masticado.

Habitualmente ha sido un hábito de hombres, pero en los últimos 40 años, con la masiva incorporación de la mujer al trabajo y a la vida social en todo el Estado Español, un 50% de las mujeres menores de 45 años fuma, y entre las jóvenes el tabaquismo es mayor que entre los jóvenes, todo esto bajo un falso concepto de liberación personal (que la publicidad de la industria tabacalera refuerza) de aparecer como más adulto y de parecer socialmente más independiente.
El tabaco es un producto muy accesible al ciudadano a través de las expendedurías de tabaco, máquinas automáticas, bares, restaurantes etc., lo que posibilita una gran disponibilidad en cualquier hora del día.
Otro elemento que contribuye al consumo de tabaco, es la gran inversión publicitaria de las industrias tabaqueras, destinada al mantenimiento y a la captación de nuevos fumadores en grupos de población vulnerables, como son los niños, adolescentes y mujeres, a través de la publicidad directa, mediante la promoción de sus productos bajo el patrocinio de diversas actividades (deportivas, musicales, viajes, sorteos, etc.),o utilizando marcas de tabaco en otros objetos (ropa, discos, calzados, etc.).
La Organización Mundial de la Salud ha declarado que el consumo crónico de tabaco constituye para la mayoría de los consumidores una drogadicción, que causa más muertes por año que el Sida, el alcoholismo, los accidentes de tráfico las drogas ilegales, los homicidios y los suicidios, JUNTOS.
La mortalidad atribuible (como factor determinante aunque no único) al tabaco en España en un año, según la SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica), se ha estimado en torno a las 56.000 muertes, que representan el 16% de todos los fallecimientos ocurridos en la población de 35 años o más. De todas ellas el 26,5% se debió a cáncer de pulmón, el 20,9% a enfermedad pulmonar obstructiva crónica, el 12,8% a cardiopatía isquémica y el 9,2% a enfermedad cerebrovascular.
El gasto sanitario derivado del hábito de fumar es de 265.000 millones de pesetas; a los gastos ocasionados por las estancias hospitalarias, habría que añadir los producidos por la asistencia extrahospitalaria, el gasto farmacéutico, los gastos sociales ocasionados por las pensiones e invalideces, el absentismo laboral, los accidentes y las lesiones que sufre más frecuentemente la población fumadora.
Los gobiernos han de convivir con la contradicción de estimular la industria que les permite recaudar fondos fiscalmente (en España del precio de un cigarrillo, un 70% son impuestos, 700.000 millones cada año) y por el contrario han de dedicar importantes cantidades de su presupuesto al absentismo laboral, generado por las afecciones del tabaco y al gasto sanitario que provoca.

2.-MATERIAL Y MÉTODO
Para la realización de este trabajo, se ha llevado a cabo una revisión bibliográfica sobre distintos aspectos relacionados con el tabaco.
Se realizó una búsqueda en INTERNET utilizando las palabras clave: Tabaco y Salud Laboral, Tabaco Composición, Tabaco Efectos, Historia Tabaco, Tabaco Centro Trabajo, Tabaco Prevalencia; se consultaron diversas páginas Web (que están reseñadas en la bibliografía) en el buscador: www.google.com, obteniendo información de gran utilidad.

Se consultó:

La Legislación Española en su Real Decreto 192/1988, el Real Decreto 486/1987, el Real Decreto 1293/1999, Real Decreto 665/1997; la Constitución Española, la Ley General de Sanidad, La Ley de Prevención de Riesgos Laborales y un texto oficial de la Junta de Castilla y León.

Se extrajo información importante de libros publicados sobre el tema y de una guía de la “Mutua de Accidentes y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social” nº11(MAZ).Se revisaron artículos publicados en revistas especializadas como: “Prevención del Tabaquismo”.
Como soporte informático: para la elaboración del trabajo, se ha utilizado el Microsoft Word y, para la presentación del trabajo se ha utilizado el Power Point para Windows xp Home Ediction.
Una vez seleccionada la documentación, tomamos nota de todo aquello que nos pareció más importante y adecuado para la realización del trabajo y conseguir el objetivo del mismo.

3.-RESULTADOS
3.1 BREVE HISTORIA DEL TABACO
No se conoce con exactitud los primeros albores del tabaco como planta específica en cualquiera de sus formas. El tabaco es una planta que pertenece al género Nicotiana, familia botánica de las Solanáceas, originaria de América del Sur, se circunscribe en la zona comprendida entre Méjico, Bolivia y Venezuela. Crece en ambientes húmedos y se cultiva en 120 países, entre ellos España. Existen distintas variedades según su tamaño y cualidades, que dan lugar a distintos tipos de tabaco.
Dentro del género Nicotiana, es la Nicotiana Tabacum la que suscita mayor interés.

El descubrimiento de América (1492), trae consigo el primer contacto de los españoles y por extensión del resto del Continente Europeo, con el tabaco.
Durante mucho tiempo el tabaco se consumía solo por las clases más privilegiadas, debido a su alto precio. Curiosamente las primeras plantas de tabaco, se usaron con fines ornamentales en grandes banquetes y celebraciones religiosas. También se le atribuyeron caracteres mágicos y extraordinarios poderes terapéuticos:


  • Para la sordera, verter una gota de tabaco en el conducto auditivo externo.

  • Contra los eritemas y eczemas, fricciones fuertes con hojas de tabaco.

  • Contra las cefaleas, hojas verdes sobre la zona dolorida.

  • Igual en los dolores de muelas.


Con el correr del tiempo, empezaron las primeras protestas más o menos serias contra el uso del tabaco. Fueron sin duda los primeros intentos de “Campañas Antitabáquicas”. De este modo, la historia del tabaco se llenó de intentos tan crueles como inútiles para detener su expansión. Por ejemplo, en Alemania en 1.691, fumar, mascar o inhalar tabaco se penó con la muerte. El sultán Murad IV, en el siglo XVIII, castigaba a los fumadores de tabaco cortándoles la cabeza, los brazos y las piernas o mutilándoles pies y manos. El Papa Urbano VIII, decidió excomulgar a quienes fumasen en lugares próximos a diócesis y sus anejos.
En España, el uso del tabaco fue considerado por las “gentes de bien” como un pernicioso vicio y adquirió pronto los tintes de la época. Así, la Inquisición Española estableció que “sólo Satanás puede conferir al hombre la facultad de expulsar humo por la boca”, con lo que el fumar quedó directamente emparentado con la posibilidad de ser acusado de pacto con el diablo y de acabar sus días a manos de la Santa Inquisición.
Sin embargo, España fue el primer país que gravó fiscalmente la importación de tabaco, hacia 1611, decidiendo las Cortes que la Hacienda Pública se hiciera cargo de la comercialización de las labores de tabaco, estableciendo así uno de los monopolios más antiguos e inaugurando la postura cínicamente ambivalente de las Administraciones Públicas al tabaco que ha llegado hasta nuestros días.
A partir del siglo XVIII, las prohibiciones cesan y el uso del tabaco crece de forma gradual. A lo largo del siglo pasado, el cigarrillo se aceptaba socialmente y con la revolución industrial, que facilitó la fabricación de cigarros manufacturados a gran escala, se difunde y arraiga este hábito.
Si exceptuamos el uso en forma de rape (tabaco en polvo esnifado) o por masticación (tabaco de mascar), el tabaco suele consumirse mediante la combustión en forma de cigarro puro, pipa, o lo que es más frecuente en la actualidad: el cigarrillo.
Como es sabido, son muchas las razones que han contribuido a su expansión: los grandes intereses económicos de los países productores y empresas multinacionales, las propias características de las sustancias, el tremendo despliegue publicitario que acompaña su difusión, etc.


3.2-COMPOSICIÓN Y EFECTOS DEL TABACO
La composición exacta del humo del tabaco continúa siendo un enigma para los investigadores. En el momento actual no ha podido ser elaborada la relación completa de componentes originarios en la planta y los que se forman y transforman en el proceso de la combustión durante el acto de fumar.
La hoja del tabaco está formada fundamentalmente por dos grandes componentes invariables: agua y materia seca. El agua representa más del 80 % del peso total de la hoja antes de ser cortada y un 18% después del curado. Por otra parte, la materia seca o ceniza está compuesta a su vez por componentes orgánicos e inorgánicos. Las sustancias orgánicas son proteínas, amoniaco, alcaloides, carbohidratos, pectina, resinas, aceites etc. Entre las inorgánicas se encuentran el cromo, níquel, plomo, cadmio, cobre, zinc, mercurio, estaño y titanio.
La combustión del cigarrillo durante el acto de fumar va aumentando progresivamente su nivel de toxicidad. El primer tercio del cigarrillo es la parte menos dañina, el segundo tercio posee una nocividad intermedia y el último tercio es la parte, sin duda, más tóxica, porque la propia dirección de la columna de humo arrastra y deposita en la parte anterior del filtro, una gran parte de los productos ya volatilizados y transformados en el momento de la combustión, condensándolos y almacenándolos, de manera que la parte del cigarrillo más cercana al fumador (último tercio) es la más dañina, sobre todo en el contenido de alquitrán.
Aquellos fumadores que apuran más el cigarrillo y absorben el humo más intensamente, manteniendo el humo más tiempo en el pulmón, son los que sin duda padecerán más enfermedades derivadas del consumo del tabaco.

El humo, es un aerosol constituido por una fase gaseosa en la que se hallan suspendidas más de 3.000 millones de partículas. De los 4.500 componentes del humo aislados hasta ahora, unos 400-500 se hallan en la fase gaseosa y el resto en la fase de partículas. Los elementos más importantes en la primera son el monóxido de carbono (CO), el anhídrido carbónico, el óxido de nitrógeno, el amoniaco, diversas nitrosaminas volátiles, aldehídos y cetonas. Los constituyentes más relevantes de la fase de partículas, son la nicotina, el agua y el alquitrán, el cual no es otra cosa que el residuo que queda tras la extracción del agua y la nicotina de dicha fase particulada. Los alquitranes contienen un gran número de compuestos entre los que destacan los hidrocarburos aromáticos policiclicos, diversos metales, elementos radioactivos, fenoles y nitrosaminas volátiles.
Desde el punto de vista sanitario, los componentes tóxicos del humo del tabaco que más nos interesan son:


  • La nicotina

  • Monóxido de carbono.

  • Alquitrán.

  • Oxidantes e irritantes.


  1   2

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Control del tabaco en el lugar de trabajo Mª Josefa Mosquete Martín iconEl derecho del trabajo ha elevado el valor de la fuerza del trabajo....

Control del tabaco en el lugar de trabajo Mª Josefa Mosquete Martín iconActo en recuerdo de Antonio Vicente Mosquete, Primer presidente del...

Control del tabaco en el lugar de trabajo Mª Josefa Mosquete Martín iconHistoria del tabaco (nicotiana tabacum)

Control del tabaco en el lugar de trabajo Mª Josefa Mosquete Martín iconSecretaría de Sala: Ilma. Sra. Dña. María Josefa Lobón del Río

Control del tabaco en el lugar de trabajo Mª Josefa Mosquete Martín iconJosé Francisco de San Martin nació el 25 de febrero de 1778 en Yapeyú...

Control del tabaco en el lugar de trabajo Mª Josefa Mosquete Martín iconModificación de los tipos impositivos del impuesto sobre las labores del tabaco
«ad valorem»- aplicables a estas últimas en una proporción similar a aquella en la que se ve incrementada la fiscalidad global porcentual...

Control del tabaco en el lugar de trabajo Mª Josefa Mosquete Martín iconHablar de tabaco, y por ende, hablar del cigarro puro, es hablar...

Control del tabaco en el lugar de trabajo Mª Josefa Mosquete Martín iconMetodos de navegación (Flechas; Control Flechas; Shift Flechas; Control...

Control del tabaco en el lugar de trabajo Mª Josefa Mosquete Martín iconM aría del Rosario Cayetana Paloma Alfonsa Victoria Eugenia Fernanda...

Control del tabaco en el lugar de trabajo Mª Josefa Mosquete Martín iconUn trabajo sobre los libros iluminados en Castilla del siglo XV gana...
«bellísimo y ágil» y dijo que es un trabajo introductorio en un campo en el que queda mucho por estudiar: los códices iluminados...






© 2015
contactos
h.exam-10.com