Dirección particular






descargar 67.96 Kb.
títuloDirección particular
fecha de publicación06.06.2015
tamaño67.96 Kb.
tipoDirección
h.exam-10.com > Literatura > Dirección
N
Trabajo publicado en www.ilustrados.com

La mayor Comunidad de difusión del conocimiento
OMBRES Y APELLIDOS
: Yurisnel Ramón Castellanos Espinosa.

TÍTULO: Los extranjerismos en el habla de los universitarios boyarribenses: para un estudio de la norma lexical cubana.

PROFESIÓN: Licenciado en Letras y Periodista

DIRECCIÓN PARTICULAR: Antonio Guiteras no. 21-B, Buey Arriba, Granma.

CENTRO DE TRABAJO: Departamento Informativo, Radio Bayamo.

TELÉFONO PARTICULAR: 343204

E-mail: rgonzalezg@sbueyarriba.udg.co.cu

  • Profesor Instructor Universidad de Granma (Sede Universitaria Buey Arriba).


RESUMEN

Se presenta un estudio del uso y la frecuencia de los extranjerismos en el habla de los estudiantes de la Sede Universitaria Municipal de Buey Arriba, actual provincia de Granma, en aras de determinar la función que realizan dichas variantes lexicales en el comportamiento lingüístico de estos alumnos de la Educación Superior, así como profundizar en los valores que evidencian, respondiendo claro está a factores socioculturales.
PALABRAS CLAVES: *extranjerismos * norma lexical cubana * léxico * anglicismos * calcos léxicos y semánticos * idiomatismos * unidades fraseológicas


INTRODUCCIÓN
Dentro del complejo multiétnico cubano, el elemento hispánico desempeña un decisivo papel. A partir de la procedencia geográfica de los conquistadores y colonizadores pueden hacerse notar ciertos rasgos lingüísticos comunes entre aquellas regiones y las hispanoamericanas, especialmente en el caso de Cuba.

Se debe resaltar, además, que el proceso de formación del español de nuestra área estuvo íntimamente ligado a la importante influencia indígena y africana.

Sin embargo, no sólo influyen en dicho proceso las variantes dialectales de las diferentes regiones del país que nos conquistó, colonizó y brindó su lengua oficial: España, sino que potras regiones como Francia, Germania, Italia, Inglaterra, Estados Unidos, también dieron su aporte con la introducción en nuestra zona dialectal de vocablos que, hoy en día, forman parte de nuestra norma culta –aunque muchos se quedaron en los límites del lenguaje vulgar-, denominándosele a esta fenomenología lingüística extranjerismos. Es por ello que donde más repercute este fenómeno es en el nivel lexical, por ser este plano el que lleva de la mano en mayor medida el sistema comunicativo entre los individuos. Así, desde el interés expresivo y la necesidad expresiva de los sujetos hasta el propio acto comunicativo, el léxico alcanzará un carácter predominante para el buen desenvolvimiento del colectivo social con matices multicontactuales de valía inigualable.

Y es exactamente en la jerga de los jóvenes, en su devenir lexical, donde más aceptación se encuentra de los extranjerismos que actualmente forman parte de la norma culta cubana por su grado de apropiación lexical y sus formas de enunciación. El condicionamiento histórico-social al que están sometidos en los momentos actuales junto al proceso ilimitado de la globalización cultural, permite su marcada adopción de los extranjerismos de cualquier índole.1

El presente trabajo parte de una problemática existente en la Sede Universitaria Municipal de Buey Arriba en la provincia de Granma transcrita en el uso frecuente de los extranjerismos en el habla de los estudiantes de dicho centro educativo –debido esencialmente a factores socioculturales- y está basado en determinar la función que realizan tales variantes lexicales en el español coloquial –fundamentalmente en la microuniversidad antes mencionada- y profundizar en los valores que evidencian, siendo éstos los objetivos esenciales del mismo.

La estructura y el proceso de investigación se organizó a partir de la confección y aplicación de dos métodos: la encuesta y la entrevista, para identificar los extranjerismos más usados en la lengua hablada y su vitalidad en la modalidad cubana del español, reflejándose así su variedad de valores funcionales; estilísticos, pragmáticos y semióticos. Utilizamos, para la fundamentación del trabajo, los métodos sociolingüístico y estadístico -sin olvidar, claro está, los métodos del nivel teórico y empírico, entre los que resalta la observación-participación-, siguiendo la metodología propuesta por R. A. Hudson, que contempla los siguientes pasos: selección de la muestra, circunstancias y variables lingüísticas, recogida de los textos, identificación de las variables, procesamiento de datos e interpretación de los resultados.

Es válido aclarar que el cuestionario léxico en la encuesta aplicada nos permitió indagar, además, en los calcos léxicos, calcos semánticos y fraseologismos, elementos que se incluyen dentro de los extranjerismos.
DESARROLLO
El idioma es el componente esencial de la cultura nacional

y un medio para su desarrollo.

Sergio Valdés Bernal
El lenguaje es un fenómeno social, un hecho histórico que responde a la formación de una comunidad etnocultural. Nuestra lengua nos identifica como comunidad histórico-cultural bien definida, por ello la lengua española en Cuba es inseparable de nuestra identidad cultural. Las costumbres de una nación tienen repercusión en la lengua y, a su vez, la lengua en gran medida hace la nación.

Un importante factor en el surgimiento de la nación es la lengua nacional ya que como dijera Lenin, la nación sin comunidad de lengua no existe2. El idioma no es sólo un rasgo de la nación, sino un factor que viabiliza su formación. Por eso algunos lingüistas de hoy se apoyan en tres rasgos fundamentales para constituir el concepto de nación: comunidad de territorio, comunidad de vínculos económicos y comunidad de lengua; utilizando así el concepto de lenguaje nacional como categoría histórica.

Según Manuel Alvar, la lengua es un sistema lingüístico del que se vale una comunidad de hablantes y que se caracteriza por estar fuertemente diferenciado, por poseer un alto grado de nivelación, por ser vehículo de una importante tradición y, en ocasiones, por haberse impuesto a sistemas lingüístico de su mismo origen3. Vista así, la lengua es un vínculo de unión muy importante entre los miembros de una comunidad. La lengua siempre tendrá efectos comunicadores, a pesar de los múltiples cambios que se dan en la sociedad. Se convierte, entonces, en la forma lingüística ideal impuesta a todos los individuos del mismo grupo social.


  • La lengua hablada.

Lengua y escritura son dos sistemas de signos distintos; la única razón del segundo es la de representar al primero; el objeto lingüístico no queda definido por la combinación de la palabra escrita y la palabra hablada; esta es la que constituye por sí sola el objeto de la lingüística. Pero la palabra escrita se mezcla tan íntimamente a la palabra hablada de que es imagen que acaba por usurparle el papel principal;: y se llega a dar a la representación del signo vocal tanta importancia como a este signo mismo. Es como si creyera que, para conocer a alguien, es mejor mirar una fotografía que su cara.4

Desde que el hombre siente la necesidad de servirse del lenguaje para su comunicación, hace millones de años, existe la lengua hablada. La misma está caracterizada, fundamentalmente, por el aspecto fónico, de ahí que sea el medio de comunicación empleado por los humanos de más importancia. Su desarrollo está determinado por el carácter oral que le es inherente, creándose sobre esta base otras representaciones.

La lengua hablada se basa en la emisión de sonidos (tono, timbre, cantidad e intensidad) y tiene una tradición oral propia. Lingüísticamente se conceptualiza en el, plano de la expresión fonética y alcanza resonancia en todos los niveles de que dispone esta disciplina, esencialmente en el fonológico. Es precisamente este elemento –el carácter fónico- lo que permite que la lengua cambie constantemente, dándose con objetividad en el recinto conversacional.

Cada hablante tiene un acto individual concreto, que es a lo que llamamos innovación, y éste da cabida a su generalización, produciéndose dicho cambio. De esta forma, la lengua sufre infinitas alteraciones y así va evolucionando. Una de estas alteraciones o irregularidades es la toma de préstamos de otras lenguas, conocido este fenómeno tradicionalmente como extranjerismos.

Por las propias características de nuestro siglo, el amplio sistema comercial internacional y las relaciones intercontinentales existentes, se tiende con gran rapidez a sustituir palabras y frases propias de la lengua nuestra por otras más afortunadas, resumiéndose con especial interés el significado de los vocablos o introduciéndose nuevos, debido a los cambios e innovaciones producidos en todos los órdenes de la vida y el pensamiento. Por tanto, los extranjerismos, al igual que las voces patrimoniales, están sujetos a reajustes que se producen en el sistema por dos razones primordiales: la influencia de factores sociales, históricos y políticos, y la propia intervención de los hablantes; por consiguiente, pueden pasar de moda y caer en desuso.

Se catalogan como extranjerismos aquellas palabras que mantienen la grafía del préstamo en cuestión y guardan un parecido fonético con la pronunciación de la lengua prestataria. Dichos elementos se van adaptando paulatinamente a las normas fonológicas y ortográficas de la lengua que los adoptó; aunque se pueda dar el caso que se conviertan en híbridos, derivados que se forman agregando a la base extranjera formantes de la lengua que adopta el extranjerismo.

El caso de extranjerismo que más prominencia ha alcanzado a escala universal es el de los anglicismos, aquellos préstamos que toman muchas regiones del habla inglesa y lo incorporan a su norma escrita y oral en diferentes dimensiones. Esto se debe, fundamentalmente, al fenómeno de la dolarización.

La globalización de los intercambios comerciales y de las finanzas internacionales, así como el incremento de la desigual competencia en los mercados internacionales, han traído como consecuencia el auge de algunas políticas macroeconómicas que tienden a valorizar las monedas de las economías desarrolladas, imponiendo así una nueva modalidad de colonialismo salvaje; permitiendo esto que el dólar estadounidense se haya convertido de forma creciente en la moneda de referencia por excelencia.

Debemos tener presente que el tipo de lengua a la que pertenecemos es la asimilada, o sea, el habla de otra nación es tomada por una nueva comunidad de hablantes, debido al proceso de conquistas y colonización que empieza aproximadamente hacia 1510, durante el bojeo a Cuba. De ahí que la lengua peninsular que se impuso por su respaldo social, prestigio lingüístico-cultural y el proceso migratorio fue la castellana. Es decir, que en nuestro país hablamos una variante dialectal: el cubano, si tenemos en cuenta que el dialecto es un sistema de signos desgajados de una lengua común viva o desaparecida y normalmente posee una concreta limitación geográfica, pero sin una fuerte diferenciación frente a otros medios de comunicación de origen común. Asimismo, nos determinan algunos rasgos indigenistas que prevalecieron en la formación del español cubano actual.

La novedad para los españoles de vocablos que designaban plantas, animales y objetos, provocó una nueva denominación pero con una mirada netamente española. Además, la convergencia de culturas al llegar a Las Antillas los colonizadores, les permitió influenciarse directamente con los indigenismos procedentes de la lengua arauca, el náhualt y el quechua, y que prevaleciera el carácter prehispánico que hoy se evidencia, así como la entonación hispanoamericana, aún conservada. De la misma forma, influyó marcadamente la lengua africana a nuestra lengua en su devenir histórico por estas tierras.

Mas, estos no son los únicos rasgos significativos del español hablado en Cuba. Para 1902, las autoridades de ocupación norteamericanas impusieron una política de asimilación del pueblo cubano, en la cual el conocimiento y propagación de la lengua inglesa en la Isla era una obligación. Ya para 1900 se estipulaba que todos los maestros de Cuba deberían estar preparados para enseñar inglés elemental y su preparación para tales fines debía constar en un diploma. Con el fin de americanizar a Cuba se trató de influir en las escuelas para la enseñanza del inglés; pero ya para aquel entonces el español había calado demasiado profundamente en la conciencia nacional, por lo que el proceso de americanización, aunque se dejó surtir, no llegó a crear una situación de bilingüismo.

Al respecto, José Antonio Saco escribió en brillante artículo:

Nunca olvidemos (…) que la raza anglosajona difiere mucho de la nuestra, por su origen, por su lengua, por su religión, sus usos y costumbres, y que, desde que se sientan con fuerza para balancear el número de cubanos, aspirará a la dirección política de los negocios de Cuba; y lo conseguirá (…), pero yo desearía que Cuba no sólo fuera rica, sino que fuese cubana y angloamericana (…). Y la nacionalidad es la inmortalidad de los pueblos, y el origen más puro del patriotismo.5

Es por ello que, aunque la lengua anglosajona no llegó a establecerse como lengua nacional (por los caracteres antes expuestos) sí hizo notables aportaciones a la formación del español en Cuba, manifestándose en fenómeno lingüístico llamado anglicismo léxico.

Según su denominación, el anglicismo léxico es todo elemento lingüístico tomado directamente de un modelo de lengua inglesa, bien sin cambiar su forma o adaptada –parcial o totalmente- a las pautas ortográficas de la lengua española, así como también a las voces provenientes de otras lenguas, cuya vía de penetración en español ha sido la lengua inglesa.6 También alcanzan un determinado reconocimiento los calcos léxicos, los calcos semánticos y los fraseologismos, muchas veces catalogados dentro de los anglicismos; aunque realmente son formas de los extranjerismos.

La influencia anglicista en América, particularmente en Cuba, está dada por factores socioculturales –pues la posición geográfica de la mayor porción insular de Las Antillas ha condicionado históricamente el carácter y el volumen de la interacción lingüística entre el español y el inglés. Esto, junto a diversos factores socioeconómicos, ha favorecido el permanente influjo de la cultura angloamericana y del inglés en Cuba-, que se complementan con algunos rasgos comunes de los préstamos:

  • Se deben a préstamos culturales por la influencia lingüística entre ambas lenguas.

  • Estos préstamos culturales se atañen a la designación objetiva de innovaciones técnicas (aparatos, inventos y conceptos) y a la designación subjetiva de ciertas realidades o matices prestigiosos, lo que hace que se le tomen como innovación y se integren a la norma cubana.

  • Estos préstamos se suceden fundamentalmente en el nivel lexical, mucho más en el habla coloquial (de manera especial en los jóvenes).

En los momentos actuales el inglés se ha convertido en la lengua del comercio y la tecnología, en una especie de lingua franca internacional, vital para las fuerzas financieras y tecnológicas del mundo. La consecuencia más marcada es la penetración de su léxico en casi todas las lenguas, constituyendo prácticamente una amenaza para las lenguas y las culturas locales, sobre todo en los países menos desarrollados.

En el caso particular de la lengua española, se han observado una serie de fenómenos debido al predominio de la lengua inglesa, con mayor o menor frecuencia de su uso, a sabe: mal uso de preposiciones, colocaciones impropias, impropiedades léxicas, mal uso de conjunciones, uso inadecuado del relativo quien, abuso de la voz pasiva, ordenación incorrecta de las palabras, redundancias, concisión excesiva, impropiedad en el uso de los tiempos y modos, uso impropio de los deícticos e impropiedades morfológicas.

En nuestro país el proceso de americanización se produjo a partir de productos, operaciones y conceptos científicos, ideas, hábitos de vida, formas de enunciación y comportamientos, y estructuras sociales; produciendo cambios paulatinos en la sociedad cubana. De ahí que este amplio proceso se reflejara en la lengua, mucho más en la entrada y aceptación de diversas frases y palabras inglesas.

Es cierto que en la actualidad no se han restablecido los contactos directos entre Cuba y los Estados Unidos; mas, los contactos lingüísticos del español cubano con la lengua inglesa continúan desarrollándose por ser el inglés una lengua rica y de vasta cultura que está presente en todos los aspectos de la vida contemporánea. Además, la mayor de Las Antillas no escapa al proceso de globalización cultural, lo que da al traste dicho desarrollo.

La realidad cubana refleja cierta permeabilidad a los extranjerismos aunque exista su equivalente en español. Es por eso que éstos funcionan de diferentes maneras., principalmente en el léxico; de aquí se desprenden sus funciones estilística, pragmática y semiótica –en dependencia del contexto, claro está. La asimilación de dichos préstamos radica en la diferencia que pueda existir entre ellos, especialmente en los aditivos, y los vocablos autóctonos.

Cuando analizamos el ejemplo salchicha-perro caliente, nos percatamos que la diferencia está en el propio sujeto pues ambos se distinguen por el tamaño de los respectivos embutidos y por la forma de servir ambos alimentos. En otros casos como filme-película, la diferencia estriba en la esfera de uso del extranjerismo y la del vocablo autóctono. Por ende, podemos determinar las diversas funciones que pueden cumplir los extranjerismos. En el último ejemplo, además de la denotativa, se cumple la función estilístico-funcional por la redistribución de funciones que se produce: filme se convierte en un término marcado, dominio del especialista, mientras que la voz española película representa el vocablo neutro, no marcado; y su función semántica, porque repercute en un área semánticamente determinada.

La función estilístico-funcional está dada a partir de que el propio individuo, aunque se rige por una norma tradicionalizada, reglas que permiten y mantienen la cohesión de una comunidad humana para el buen cumplimiento del proceso comunicativo, trabaja su discurso con un estilo propio, es decir, tiene la libertad de escoger los medios de expresión a utilizar.7

Así, la situación social concreta de cada individuo está condicionada por la sociedad y éste le da un determinado uso social, modificándolo a su manera por el influjo del medio social donde se desarrolla. Esta es la razón por la que cada ente individual puede tener su función estilístico-funcional individual de la lengua y, a su vez, de los préstamos de otras lenguas; aunque por lo general este hecho lingüístico-social se da en comunidades enteras con jergas específicas a nivel generacional.

En el caso de la función semántica, ésta se da según la evolución semántica que éste haya sufrido en la lengua receptora para una buena asimilación del préstamo. En el español cubano se han descubierto los parámetros que marcan la funcionalidad semántica de los extranjerismos utilizados en el habla coloquial; algunos de los mismos aparecen a continuación:

  • El hecho de que hayan servido de base para múltiples derivados en los que sí se encuentran significaciones nuevas dadas por los sufijos: buldócer-buldocear-buldocero.

  • La generalización del sentido que sufren algunas voces, ya que dejan de pertenecer a u habla especial determinada y pasan a engrasar el caudal léxico general.

  • La especialización del sentido del extranjerismo, adquiriendo un nuevo sentido.

  • El uso metafórico de algunas voces que ha dado lugar a la formación de una serie de idiomatismos que testimonian el grado de asimilación que han sufrido estos vocablos del español cubano.

  • La aparición de la polisemia como consecuencia directa de lo anteriormente expuesto.8

Un elemento digno de mención es las áreas que más han sido afectadas por la influencia extranjerizante: alimentación, vestuario, deportes, tecnología; cine y televisión; oficios y ocupaciones; transportes y viajes; música y entretenimiento; y útiles de oficina. En el habla coloquial predominan las esferas de la economía, la política, las enfermedades, los cosméticos, la vivienda y sus partes, los juegos y otros.

La vitalidad en la frecuencia del uso de los extranjerismos es prácticamente absoluta puesto que no presentan alternancia con vocablos autóctonos, como son las voces agrupadas en las áreas de la tecnología, la comida, las bebidas y el vestuario, siendo la palabra registrada la que se prefiere para nombrar los referentes correspondientes en la comunicación cotidiana; no ocurriendo así, por ejemplo, en el deporte, que el extranjerismo aparece en alternancia con una voz patrimonial, aunque con mayor frecuencia.

En cuanto a la industria del ocio y el entretenimiento y la prensa, constituyen verdaderos factores socioculturales para la incorporación de extranjerismos en la lengua española, pues unos consideran que son elementos que representan una contribución al desarrollo y enriquecimiento de la lengua y otros por inyectarle a su enunciado mayor dinamismo o nivel de saturación.

Pero todos coinciden en que el discurso, al incorporársele vocablos de otras lenguas, fundamentalmente de la lengua americana, se torna más violento y contrastivo con las ideas expuestas en el mensaje, que adopta un poco más de madurez respecto a los procesos de conceptualización y semiotización que llevan implícito; por lo que la retroalimentación debe ser más pura, el mensaje mejor descodificado y el uso social de la lengua un tanto más limpio y exhaustivo. Aunque a veces no se percatan de que convierten la comunicación en una fatal superchería y el receptor no descodifica con facilidad la información (esto sucede frecuentemente entre niveles generacionales).

Cierto es que esta problemática no debe transformarse en un conflicto lingüístico, pues brinda el enriquecimiento de la lengua y le facilita a la lengua originaria la posibilidad de conservación de valores idiomáticos, siempre manteniendo la pureza de la lengua y aprovechando las oportunidades de evolución y desarrollo.

Por eso F. L. Carreter, en un artículo publicado en el periódico ABC del 7 de agosto de 1991, afirmaba:

La renovación de los idiomas es ajena al hecho de vivir sus hablantes, al anhelo natural de apropiarse de las novedades que el progreso material o espiritual va añadiendo a lo que ya posee y de arrumbar, por consiguiente, la parte inservible de lo poseído. Novedades, claro, que es preciso nombrar, manteniendo como solución frecuente los términos de origen. Muchas veces, no sólo atraen los objetos materiales o espirituales nuevos, sino palabras o formas de hablar ajenas, que se juzgan preferibles a las propias, por razones no siempre discernibles.9

Además, lo importante es ajustarse a la penetración de toda innovación, y a la provocación de desajustes en el sistema, proponer como solución inmediata el restablecimiento del nuevo equilibrio, pues no podemos olvidar que toda lengua tiene una virtualidad de expansión, la que se ha producido a lo largo de la historia de la lengua.

De esta forma, podemos dar como primeras conclusiones las siguientes:

  • La capacidad generativa demostrada por algunos extranjerismos en el español cubano pone en tela de juicio las afirmaciones acerca de que los préstamos son improductivos en la lengua receptora.

  • Se comprueba la existencia de áreas de gran estabilidad que rechazan el préstamo por ejemplo: la esfera del cuerpo humano; mientras que otras lo favorecen y propician (los deportes, la tecnología, la música, etc.), debido a factores extralingüísticos que benefician su penetración y divulgación.

  • Se observa la penetración de nuevas pautas ortográficas debido a la influencia de voces inglesas, por ejemplo: “w” y “k”, grafías que cada día encuentran un mayor arraigo (wataje-guataje, keroseno-queroseno).

  • Los calcos léxicos pueden calificarse de préstamos integrados ya que, por ser una traducción de la forma extranjera, se incorporan dentro de los esquemas lingüísticos de la lengua española.

  • El campo de la afectividad está representado por una serie de idiomatismos, formados sobre la base de anglicismos, por lo general de la esfera de los deportes, que expresan distintas valoraciones éticas, estéticas y utilitarias, que definen determinadas situaciones de la vida cotidiana.

  • El anglicismo está presente, en mayor o menor grado, en todas las variantes de la lengua española y en casi todos los niveles socioculturales de la población.

  • Los anglicismos integrados en el español cubano representan un número mayor que el documentan los diccionarios.10

Tanto la vitalidad como la frecuencia del uso de los extranjerismos se dan fundamentalmente por las siguientes causas:

    • Son préstamos denotativos y técnicos (préstamos necesarios desde la óptica normativa) cuya función es la de verbalizar nuevos objetos, conceptos o inventos procedentes de lugar del préstamo.

    • Algunos de estos objetos o conceptos no sólo coinciden con el lugar de procedencia del extranjerismo, sino que son exclusivos de él (este es el caso de los cenismos o realidades típicamente extranjeras).

En los anglicismos, que es donde más se evidencian estas características, predominan los préstamos denotativos con cierto carácter de cenismo, en cuanto designan objetos, conceptos o tipos humanos típicos del mundo anglosajón progresivamente exportados y extrapolados al resto del mundo (ejemplo de ello es whisky, cocacola, gangters, etc.), porque ninguno de los anglicismos base (como es el caso de rock, heavy, hippy) sufre la consecuencia de equivalentes castellanos, por lo que son innovaciones que mantienen en el nivel lexical y semántico sus formantes morfo-sintácticos.

En áreas semánticas como deportes y juegos, alimentación, “lugares de ocio” y avances técnicos, el número de anglicismos supera en uso a sus equivalentes, en mayor o menor medida, comportándose de igual manera su frecuencia y vitalidad; aunque en avances técnicos los equivalentes españoles superan a los anglicismos en el uso coloquial. En campos léxicos relativos a realidades cotidianas como “vestuario” y “vivienda”, la frecuencia y vitalidad de los anglicismos de forma equilibrada.

Por tanto, podemos determinar que el uso de los anglicismos, y así de los extranjerismos, y equivalente españoles, se comporta con más periodicidad y eficacia en situaciones comunicativas espontáneas y naturales, alejados tanto de la artificialidad de los lenguajes técnicos y el esnobismo extranjerizante de algunos medios de comunicación como de los proyectos y encuestas léxicas. Además, se comprueba que en el habla coloquial alcanzan gran diversidad y vitalidad los equivalentes españoles de los anglicismos, que estos últimos, lo0s que son más bien préstamos técnicos, denotativos o necesarios y xenistas.

Dichos equivalentes les resultan a los hablantes más transparentes, analísticos, cómodos y expresivos. Existe una tendencia constante, entonces, al purismo popular o espontáneo, fenómeno muy extendido en español pues, al no haber un decidido intervensionismo oficial con respecto a los anglicismos, son los propios hablantes los que, en su actividad lingüística espontánea, emplean los anglicismos cuando le resultan útiles y expresivos o los sustituyen por equivalentes nativos cuando los consideran opacos, superfluos o artificiosos.

Estos sustitutos aportan recursos cargados de creatividad e innovación lingüística, ya que en el fondo representan la conversión de neologismos externos al sistema (anglicismos) en neologismos internos perfectamente adaptados a las necesidades comunicativas y expresivas del registro coloquial:

  • Términos genéricos (ordenador, grabadora).

  • Constantes analísticas morfosemánticamente “transparentes” (vaquero/caw-boy, calzoncillo/slip).

  • Equivalencias coloquiales transparentes o imprecisas (película/filme, guardia/sheriff, entrada/ticket, disco/LP).


Después de hacer todas las valoraciones pertinentes sobre los extranjerismos, su veracidad en la norma léxica cubana y su estado evolutivo, nos auxiliamos del espigueo realizado por Gisela Cárdenas Molina en obras lexicográficas de nuestro país y en trabajos lexicográficos que abordan esta problemática, además de artículos y monografías sobre los préstamos en España y en los distintos países hispanoamericanos, para utilizar los anglicismos recopilados por ella en el material Anglicismos en la norma léxica cubana, presentes en el español hablado en Cuba, como base para el buen desarrollo de la entrevista a aplicar, y obtener resultados específicos a partir de la muestra escogida para dicha investigación.

Para la selección de la muestra se tuvieron en cuenta las variables independientes educativa, sexual, etaria y de localización territorial, por lo que el corpus muestrario de nuestro trabajo se compuso por un solo grupo erario 8el universitario) perteneciente a la Educación Superior (específicamente la Sede Universitaria Municipal de Buey Arriba), con informantes de ambos sexos (10 hembras y 10 varones). Las edades oscilaron entre los 20 y 25 años, y todos debían ser procedentes del territorio.

La encuesta utilizada estuvo compuesta por una explicación previa y una pregunta de reconocimiento de los extranjerismos más frecuentes en el español coloquial. La entrevista fue el otro procedimiento utilizado y se conformó a partir de una conversación con los informantes para detectar la frecuencia del uso de los extranjerismos usados en el proceso de reconocimiento –a través de ejemplificaciones, fundamentalmente- y obtener su valoración acerca de la problemática en cuestión, explicando brevemente a qué se debía la frecuente influencia extranjerizante.

Para proceder a la aplicación de la encuesta nos planteamos primeramente la conceptualización de las cuatro formas de extranjerismos que los informantes debían reconocer y escogimos el mayor número posible para esta operación, quedando de la siguiente manera:

  • Anglicismos léxicos: 252 ejemplos.

  • Calcos léxicos: (Adopción tanto del esquema morfológico como de la motivación semántica del término extranjero, creándose siempre un equivalente autóctono sobre la base de una correspondencia léxica extranjera sin que medie, necesariamente, una relación etmológica entre la voz extranjera y su traducción española): 25 ejemplos.

  • Calcos semánticos: (Préstamo de un contenido o concepto, total o parcialmente ajeno al universo semántico del vocablo que presenta una similitud formal en la lengua prestataria, originándose de esta forma interferencias entre unidades léxicas que existen en ambas lenguas con significados diferentes: el vocablo autóctono modifica el volumen del concepto que expresa y se produce, bien una fusión del significado autóctono con el adoptado, bien un desplazamiento del primero a favor del segundo. De esta manera, el vocablo español adquiere un nuevo significado, proveniente de la palabra inglesa, sin alterar el significante ni la categoría gramatical. Como la forma externa de la palabra española no sufre modificación alguna, el hablante cree estar ante una evolución semántica regular): 76 ejemplos.

  • Idiomatismos y unidades fraseológicas: (Se crean a partir del uso metafórico de algunos extranjerismos, testimoniando el grado de asimilación que han sufrido dichos préstamos en el español cubano. Se dan fundamentalmente en la línea deportiva (el béisbol y el boxeo, en lo particular), siendo éste su papel principal): 44 ejemplos.

Del procesamiento de datos obtuvimos los siguientes resultados, analizados en porcentaje (proceso de reconocimiento):

  • Anglicismos léxicos………………………………………….. 60.3% (aunque hubo más de dos casos en que no coincidieron los informantes).

  • Calcos léxicos………………………………………………… 100%.

  • Calcos semánticos…………………………………………... 100%.

  • Idiomatismos y unidades fraseológicas…………………. 70.5%.


En la valoración general efectuada por los informantes, más del 90% del total coincidió en que la lengua inglesa es un factor que tiende a predominar en la lengua hablada actual del país y que el mayor influyente en sus formas de comunicación es la economía, seguida por la comida, el vestuario y los juegos. Otro dato de trascendencia según las declaraciones de los informantes es que existe una fusión entre los equivalentes españoles y sus respectivos extranjerismos; aunque reconocen que este fenómeno lingüístico-social tiene predominio en los adolescentes y los jóvenes, pues los “mayores” (lo adultos, con edades superiores a los 40 años) pertenecen a otra generación y no se dejan influir fácilmente por la expansión anglosajona, lo que no les permite incorporar a su léxico, con la misma frecuencia que ellos, a dichos préstamos. En este caso se exceptúan aquellas formas que ya se han arraigado a la cultura nacional, como es el caso de los calcos léxicos y semánticos, en mayor medida, y de algún que otro caso de fraseologismo o anglicismo léxico, cuya evidencia es mucho más esporádica.
CONCLUSIONES

A partir de la presente investigación hemos podido comprobar que el uso de los extranjerismos en la norma léxica cubana, fundamentalmente en los estudiantes de la Sede Universitaria Municipal de Buey Arriba, en la suroriental provincia de Granma, está asociado al marco sociocultural. Es indiscutible que la expansión de la lengua inglesa por el mundo cala profundamente en los umbrales del territorio cubano y se hace sentir en las formas de vida de sus individuos. Los resultados que expone este trabajo avalan el arraigamiento que tienen los patrones lingüísticos en la sociedad, principalmente los extranjerismos, elementos predominantes en el ámbito lexical cubano. La autenticidad de este fenómeno lingüístico social nos da muestras suficientes para profundizar más en este estudio y determinar su grado de validez y aceptación en diferentes grupos erarios, pues muchas veces alcanzan un predominio tal que desplazan nuestra lengua oficial y se imponen en virtud determinativa desde el acto comunicativo hasta el propio comportamiento de los hablantes.

Esta investigación nos permite, pues, demostrar que la lengua es un hecho social, influida por factores sociales que determinan las diferencias entre niveles socioculturales, además de permitirnos hacer una valoración integral de cada fenomenología lingüística que le es inherente.
BIBLIOGRAFÍA


  • Berrito, Gaetano. La sociolingüística. México, Editorial Nueva Imagen, 1979.

  • Cárdenas Molina, Gisela. Anglicismos en la norma léxica cubana, en Quaderns de Filología. Estudis Linguistics. Universitat de Valencia, t. IV, 1999.

  • Casanellas, Ana María: Conferencias de Dialectología Hispánica. Departamento de Letras, Facultad de Humanidades, Universidad de Oriente. (Material mimeografiado).

  • Causse Cathcart, Mercedes: Seminario de estilística de la lengua (material mimeografiado). Departamento de Letras, Facultad de Humanidades, Universidad de Oriente, 2004.

  • Colectivo de autores. Boletín de comunicación social. La Habana, Editorial Academia, no. 6, dic-1991.

  • Colectivo de autores. “El contacto lingüístico en el desarrollo de las lenguas occidentales”, en Quaderns de Filología. Estudis Linguistics. Universitat de Valencia, t. IV, 1999.

  • Diez, Miguel et al. Las lenguas de España. Madrid, Servicios de Publicaciones del Ministerio de Educación y Ciencia, 1997.

  • Schulieben-Lange, B. Iniciación a la sociolingüística. Madrid, Editorial Gredos, 1997.

  • Valdés Bernal, Sergio. Lengua nacional e identidad cultural del cubano. La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 1998.

  • Vidos, B. E. Manual de Lingüística Románica. Madrid, Editorial Gredos, 1967.

  • Zamora, Alonso. Dialectología Hispánica. (Material mimeografiado) [s.p.a]




1 Sergio Valdés Bernal. Lengua nacional e identidad cultural del cubano. p. 25.

2 Ibíd., p. 128.

3 Manuel Alvar Vid. Alonso Zamora. Dialectología Hispánica. (Material mimeografiado).

4 Miguel Diez et al. Las lenguas de España. pp. 29-30.

5 Cfr. Sergio Valdés Bernal. Lengua nacional e identidad cultural del cubano. p. 135.

6 Gisela Cárdenas Molina. Anglicismos en la norma léxica cubana, en Quaderns de Filología. Estudis Linguistics, t. IV, p. 16.

7 Recordemos que en el lenguaje coloquial (y en el habla en general) influyen tres tipos de usos lingüísticos que se manifiestan en una comunidad: el eje diatópico (diferencias geográficas que tiene una lengua o varias lenguas), el eje diafásico (diferencias contextuales que tiene una lengua o varias lenguas) y el eje diastrático (diferencias sociales que tiene una lengua o varias lenguas), produciéndose la estratificación de la lengua y la fragmentación de la situación comunicativa en los diferentes tipos de estilos funcionales hasta ahora descartados por los estudiosos de la esfera estilística. Vid. Mercedes Causse Cathcart: Seminario de estilística de la lengua (material mimeografiado).

8 Vid. Ana María Casanellas: Conferencias de Dialectología Hispánica. Departamento de Letras, Facultad de Humanidades, Universidad de Oriente. (Material mimeografiado).

9 F. L. Carreter Vid. Ibid., p. 55.

10 Ibíd., p. 56.




Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Dirección particular iconEscrita en 1984. Estrenada en la Habana. Cuba, bajo la dirección...

Dirección particular iconDirección de la

Dirección particular iconDirección:  

Dirección particular iconDirección particular

Dirección particular iconDirección Técnica

Dirección particular iconDirección electrónica

Dirección particular iconDirección regional: 02

Dirección particular iconDirección (direcciones)

Dirección particular iconTablero de direccióN

Dirección particular iconDirección Puentenansa






© 2015
contactos
h.exam-10.com