Historia de España La España del siglo XVI 2ºBachillerato






descargar 31.38 Kb.
títuloHistoria de España La España del siglo XVI 2ºBachillerato
fecha de publicación10.06.2015
tamaño31.38 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Literatura > Documentos

Historia de España La España del siglo XVI 2ºBachillerato

  1. La España del siglo XVI.




    1. El Imperio de Carlos I (1.517-1.556).Conflictos internos.

Con Carlos I llega a España una nueva dinastía, los Habsburgo o casa de Austria. Reúne en su persona la herencia de Castilla, Aragón, Borgoña y Austria.

En su reinado se percibe una clara tendencia al fortalecimiento de la monarquía autoritaria. El reino de Castilla era el más rico y uniforme de los territorios imperiales, y pronto se convirtió en el centro del Imperio. Cuando las Cortes de Castilla le reclamaron más atención a los asuntos del reino y el rey sólo las convocó para pedir más dinero destinado a su coronación como emperador, provocó un malestar que derivó en una serie de revueltas que sirvieron para sellar las alianzas entre monarquía y nobleza.
Revuelta de las Comunidades de Castilla

El movimiento comunero intentó defender las libertades de las ciudades castellanas frente al poder absolutista del rey y pedían una mayor participación del reino en el gobierno. Este movimiento estaba encabezado por Juan de Padilla, Juan Bravo y Francisco Maldonado. Socialmente, agrupaba a clases medias urbanas e hidalgos que iniciaron la sublevación en las principales ciudades castellanas. Los comuneros pedían el regreso del rey a España, la exclusión de los extranjeros de los cargos políticos, un mayor protagonismo de las Cortes, la reducción de los impuestos y los gastos de la Corte, y la limitación y el control de la exportación de la lana (beneficiaba a la monarquía por los impuestos que cobraban pero perjudicaba a la industria textil castellana). En aquel momento Adriano de Utrecht era regente en ausencia del rey y fue apoyado por la gran nobleza terrateniente y los exportadores de lana. La derrota definitiva vino en la batalla de Villalar (1521) y la posterior ejecución de los cabecillas sublevados.
Las Germanías de Valencia

En Valencia y Mallorca hubo un movimiento parecido y conocido con el nombre de Germanías y que tuvo un contenido claramente social y antiseñorial. Las causas son varias: el rey no fue en persona a jurar los fueros, la corrupción de la clase municipal dirigente, el hambre y crisis económicas y el ataque de los piratas. Fue una revuelta de artesanos, pequeña burguesía y campesinos contra la oligarquía ciudadana, la nobleza y el alto clero. En Valencia los agermanados establecieran un gobierno que se rebeló contra los nobles y el patriciado urbano; este movimiento fue sofocado por las tropas reales (1521), en las batallas de Almenara y Orihuela. Similar fue la evolución de los forenses y menestrales (trabajadores urbanos) en las ciudades de la isla de Mallorca.


    1. El reinado de Felipe II

En 1.556 Carlos V decidió abdicar en su hijo Felipe, aunque el trono imperial se lo dejó a su hermano Fernando. En esta época se habla de la hispanización de Carlos ya que se instaló de forma definitiva en España, y se retiró al monasterio de Yuste.

Felipe II abandona la idea de imperio universal de su padre para sustituirla por la de un imperio hispánico. Su política es claramente centralizadora y Castilla se convierte en la pieza fundamental, estableciendo la capital de su imperio en Madrid (1561). El rey asume personalmente el poder, y se ayuda de un sistema burocrático bien desarrollado, donde los consejos y secretarios reales ocupan un importante papel.

Otra característica del reinado de Felipe II es la intolerancia religiosa. Se continuó la tendencia iniciada por los Reyes Católicos y reforzada ahora por el ambiente espiritual de la Contrarreforma y cuyas bases se asientan en el Concilio de Trento (1545-1563). Además de la Inquisición, adopta una serie de medidas represivas como la extinción de las comunidades protestantes, severamente castigadas a través de los autos de fe; la prohibición de estudiar en el extranjero y de importar libros; la publicación de un índice de libros prohibidos y la necesidad de licencia del Consejo de Castilla para editar libros religiosos.

Entre los sucesos que marcaron el reinado de Felipe II podemos destacar:

  • La unión con Portugal en 1580, consiguiendo la Unidad Ibérica, al hacer valer sus derechos al trono tras la muerte sin descendencia directa del rey don Sebastián. En las Cortes de Tomar (Portugal), Felipe II es reconocido como rey a cambio de jurar las leyes de Portugal y establecer, en su ausencia, un virreinato o regencia en la figura de un portugués. Con la unión de todas las coronas peninsulares se conseguía el objetivo que habían iniciado los reyes Católicos. En la práctica Portugal siguió gozando de independencia, ya que sólo se trató de una unión personal. Además, con la incorporación de Portugal, el imperio de Felipe II alcanza su máxima extensión al incorporar Brasil, las plazas africanas y los territorios atlánticos y asiáticos.

  • Continuos enfrentamientos bélicos en Europa para mantener su hegemonía sobre el continente. Victorias como la San Quintín ante Francia o la de Lepanto contra el Imperio otomano. Desastres como el episodio de la Armada Invencible frente a Inglaterra. En los Países Bajos fueron continuas las tensiones, que acabaron con la independencia de hecho de Holanda.

  • Su política interior tendió al unitarismo religioso y al autoritarismo monárquico.

    • Rebelión de los moriscos en las Alpujarras. Los moriscos habían logrado mantener su cultura, idioma y vestimenta pero estas fueron prohibidas, estallando una rebelión contra las campañas de cristianización. Fueron expulsados y repartidos por Castilla, y sustituidos por cristianos viejos.

    • En Aragón hubo rebeliones por el nombramiento de un virrey extranjero. Esta situación se reavivó cuando Antonio Pérez, secretario personal del Rey, fue acusado de asesinato y se refugió en Zaragoza. Amparándose en los fueros del reino de Aragón, el Justicia Mayor del reino se negó a entregarlo a la justicia del rey. La respuesta de Felipe II fue ocupar militarmente Zaragoza y ejecutar al Justicia Mayor.

  • En cuanto a su política exterior,

    • Sublevación de los Países Bajos. Al perseguir lo que consideraba una herejía, desencadenó una rebelión en los estados calvinistas del norte que finalizó con la independencia de las Provincias Unidas. Las hostilidades continuaron pues España no reconoció su independencia. España, derrotada en la Guerra de los Treinta Años, acabó reconociendo su independencia

    • La guerra contra Inglaterra. Tras la muerte de su esposa María Tudor, las relaciones se hicieron cada vez más hostiles con Inglaterra, que apoyaba a los rebeldes protestantes en los Países Bajos. El intento de invadir la isla en 1588 con la Armada Invencible acabó con un gran fracaso que inició el declive del poder naval español en el Atlántico.

    • Ofensiva contra los turcos. Se crea la Liga Santa en 1570 para combatir a los piratas berberiscos. En 1571 su flota derrota a los turcos en las costas griegas de Lepanto. La victoria frenó el avance de los turcos, pero no supuso su derrota ni el fin de la piratería en el Mediterráneo.




    1. El modelo político de los Austria. La unión de reinos.

El objetivo de Carlos I y Felipe II era crear una estructura de poder que les permitiese imponer su autoridad y gobernar sus dominios. Aunque ambos reyes mantuvieron las Cortes, los fueros y costumbres de cada uno de los diferentes reinos, intentaron crear una monarquía fuerte y autoritaria. Practicaron una política personalista y de gobierno directo y para ello perfeccionaron y adaptaron los instrumentos creados bajo el reinado de los Reyes Católicos. En Aragón se siguió el modelo pactista; en Castilla más autoritarismo, excepto en Navarra (leyes, instituciones y Cortes propias) y Vizcaya, Álava y Guipuzcoa (Juntas Generales, privilegios y fueros propios).

  • Su modelo político se basó en el sistema polisinodial (CONSEJOS), para todos los territorios:

    • Los reyes crearon diferentes Sínodos o Consejos especializados en asuntos concretos (Inquisición, Hacienda, Órdenes Militares…), Consejos territoriales: Castilla, Indias, Aragón, Navarra, Portugal, Flandes...) que tenían un carácter consultivo. El más importante era el Consejo de Estado, presidido por el propio rey.

    • Se introduce la figura de los Secretarios Reales, que sirven de interlocutores entre en las relaciones entre el rey y los Consejos.

    • Virreyes o gobernadores, representantes permanentes para cada uno de los reinos

    • La coordinación entre el monarca, los consejos y los virreyes se estableció a través de las consultas, que eran documentos escritos que recogían las discusiones u opiniones de los miembros del Consejo.

  • En el ámbito judicial se sigue el sistema de Audiencias, ampliándose el número de las mismas (además de Valladolid, Granada y La Coruña) ahora se fundan la de Sevilla y Canarias. Para que esta estructura de poder funcionara correctamente fue imprescindible que creciera el número de funcionarios que trabajaba para la monarquía. Aunque los cargos más influyentes cayeran en manos de la alta nobleza o el clero, lo cierto es que algunos cargos de responsabilidad y confianza, como los Secretarios, fueron a manos de la pequeña nobleza o la alta burguesía, personas fieles al rey.




    1. Economía y sociedad en la España del siglo XVI.

La economía del reinado de los Reyes Católicos es heredera de la bajomedieval, potenciándose en Castilla la supremacía de la ganadería lanar sobre la agricultura y en Aragón la expansión mercantil por el Mediterráneo y la agricultura intensiva. Desde la corona se impulsó el comercio y la artesanía y el resultado fue un sistema económico saneado, con una moneda fuerte, un comercio activo y un sistema artesanal basado en los gremios.

Este crecimiento económico que parte del reinado de los Reyes Católicos se extiende por buena parte del s.XVI, viviendo entre 1530 y 1570 su momento de mayor esplendor, y se convierte en el soporte que nos permite explicar el papel jugado por España a nivel internacional.

El inicio de la colonización americana supuso una reactivación económica para España, pues dará pie a un activo comercio para abastecer a las nuevas colonias tanto de productos agrícolas como artesanales. Como contrapartida, se impone una política mercantilista con la entrada de minerales preciosos procedentes de América que ayudaban a sufragar los cuantiosos gastos militares y burocráticos del reino.

Esta política supuso un arma de doble filo que precipitó la crisis económica que empieza a percibirse a partir de 1570 y se extenderá por el s. XVII. El aumento de moneda en circulación produjo un efecto inflacionista, aumentando los precios hasta cuadruplicarse. Como consecuencia los salarios subieron y los productos españoles dejaban de ser competitivos, momento en que aprovecharon ingleses y holandeses para empezar a exportar sus productos más baratos hacia España. Paralelamente el comercio y la producción artesanal en España empiezan su declive.

La presión de los gastos de la corona produjo el aumento de los impuestos y el endeudamiento frente a los banqueros europeos que acabaron llevando a Felipe II a declararse en bancarrota en tres ocasiones.
La estructura social de la Edad Moderna mantuvo los rasgos esenciales de la sociedad estamental tripartita. Existe una profunda desigualdad social.

La nobleza y el clero son los estamentos privilegiados. La nobleza se convierte en un estamento cerrado al que sólo se puede pertenecer por linaje; en él destacan los Grandes de España (cúspide aristocrática instituida por Carlos I) a los que se contrapone la pequeña nobleza, como los hidalgos. En el s. XVI la nobleza española se hace cortesana y tiende a vivir Madrid, cerca del rey.

En el clero ingresaban personas de toda condición. Sin embargo, también había grados dentro de la Iglesia. Las mayores diferencias económicas se daban entre los religiosos seculares y los que pertenecían a órdenes religiosas, con un capital patrimonial muy importante.

El privilegio de estas clases (Nobleza y clero) consistía, fundamentalmente, en la exención de impuestos, y la aplicación de una legislación diferente, con jueces propios. Se generaliza el requisito de limpieza de sangre para acceder a determinados cargos; ser cristiano viejo era un orgullo y demostrarlo una obsesión. De este modo a la estratificación social se sobrepuso una división en castas.

El estado llano era aún más heterogéneo, pues a él pertenecían desde la burguesía mercantil y financiera, que prestaban dinero a la corona, hasta los mendigos. La burguesía urbana controlaba el gobierno municipal y las Cortes, a través de los ciudadanos honrados que había en todas las ciudades. La agrupación de los artesanos en gremios (con origen en las cofradías de la Edad Media) alcanza su plenitud en este siglo.

También había diferencia patrimonial entre el campesinado, ya que había campesinos que podían arrendar o subarrendar sus tierras, y jornaleros que estaban en paro la mayor parte del año. También hubo, en la sociedad de los s.XVI y XVII, minorías perseguidas, como los moriscos y los gitanos. Llegó a haber en España esclavos, si bien eran anecdóticos y residuales.


    1. Cultura y mentalidades. La Inquisición.

El ambiente cultural del siglo XVI presenta una bipolarización entre las influencias europeizantes, procedentes sobre todo del renacimiento Italiano, y la reacción tendente a crear una cultura propiamente española claramente diferenciada de la del resto del continente.

El reinado de Carlos I se caracterizó por la apertura cultural de España a las corrientes europeas más renovadoras, como el humanismo erasmista, con figuras como Juan Luis Vives, los Hermanos Valdés o Francisco de Vitoria. La literatura conoció la poesía lírica de corte italiano de Garcilaso de la Vega o la publicación del Lazarillo de Tormes que supone el nacimiento de la novela picaresca cargada de un fuerte realismo

El reinado de Felipe II se marca culturalmente por el triunfo del espíritu de la Contrarreforma (logrado en el Concilio de Trento), lo que supone un giro hacia el catolicismo más ortodoxo y el aislamiento cultural de España. Buenos ejemplos del conservadurismo cultural dominante los encontramos en la prohibición de estudiar en universidades extranjeras o de importación de libros y en la confección de largas listas de libros prohibidos por la Inquisición. La literatura se vio influenciada por el ambiente religioso en las obras cargadas de misticismo de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz o en el intento por parte de Fray Luis de León de hacer congeniar clasicismo y cristianismo. En este final de siglo, que se abre hacia el triunfo del barroco del XVII, se inicia la insigne obra de algunos de nuestros mejores literatos, como el teatro de Lope de Vega o la prosa de Miguel de Cervantes.
La Inquisición española o Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición fue una institución judicial introducida en la Península, en 1478, por los Reyes Católicos para mantener la ortodoxia católica en sus reinos, estaba bajo el control directo de la monarquía. No fue abolida hasta 1834, durante el reinado de Isabel II. El Papa Sixto IV expidió una bula que autorizando a los Reyes Católicos a combatir la herejía y los falsos conversos (marranos). Posteriormente, sus competencias se ampliaron a brujas y luteranos.

A pesar de ser un tribunal eclesiástico y solo tener competencias sobre cristianos bautizados también tuvo consecuencias políticas por ser la única institución común. Además, al no existir en España ni en sus territorios dependientes libertad de cultos, su jurisdicción se extendió a la práctica totalidad de los súbditos del rey de España.

De esta forma el Tribunal de la Inquisición actuaría contra los judíos, los moriscos, los protestantes, incluso ejerció el papel de vigilante frente a las ideas ortodoxas españolas, por ello llegó a elaborar una lista de libros prohibidos en España.

A pesar de ser competente en asuntos religiosos, la Inquisición fue un instrumento al servicio de la monarquía. El Inquisidor General era su máximo representante era el único cargo público cuya competencia alcanzaba a todos los reinos de España (incluyendo los virreinatos americanos). El más representativo fue Torquemada, Se le considera autor del Edicto de Granada que ordenó la proscripción de todos los judíos de España.

Los procedimientos de investigación de la Inquisición fueron brutales y la convirtieron en una institución muy temida. El uso de la tortura fue común, obteniendo de esa forma todo tipo de confesiones de los acusados.

Cuando había una cierta cantidad de condenados por la Inquisición, se celebraban los llamados "Autos de Fe". Eran ceremonias que duraban un día entero, desde la mañana hasta la noche, con gran pompa y boato. Comenzaban con una procesión de las autoridades civiles y eclesiásticas y finalmente los condenados, vestidos con ropas infamantes llamadas sambenitos. Se leían las condenas, y aquellos destinados a la pena de muerte, eran remitidos al poder civil, quien se encargaba de la ejecución en la hoguera en presencia de todo el pueblo. El primer acto de fe tuvo lugar en 1489, en Sevilla. Se acusó a una familia entera de herejía y fueron quemados.

UnSegundoDeHuelga

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Historia de España La España del siglo XVI 2ºBachillerato iconHistoria de España La España del siglo XVIII 2ºBachillerato

Historia de España La España del siglo XVI 2ºBachillerato iconFue un dramaturgo del siglo XVI que escribió comedias, farsas y entremeses....

Historia de España La España del siglo XVI 2ºBachillerato iconDentro del marco del XVI premio Nacional de Periodismo, la Embajada...

Historia de España La España del siglo XVI 2ºBachillerato iconEspaña y méxico a principios del siglo XVI

Historia de España La España del siglo XVI 2ºBachillerato iconHistoria de España Los Reyes Católicos. La construcción del Estado Moderno 2ºBachillerato

Historia de España La España del siglo XVI 2ºBachillerato icon1. el siglo XVI: sociedad, situación de españa y caracterización del renacimiento

Historia de España La España del siglo XVI 2ºBachillerato iconHistoria de España La Península Ibérica en la Edad Media. Al-Ándalus 2ºBachillerato

Historia de España La España del siglo XVI 2ºBachillerato iconHistoria de España La Península Ibérica en la Edad Media. Los reinos cristianos 2ºBachillerato

Historia de España La España del siglo XVI 2ºBachillerato iconEl Barroco es una época o periodo de la historia que transcurrió...

Historia de España La España del siglo XVI 2ºBachillerato iconGuión de la historia de españa del siglo XX






© 2015
contactos
h.exam-10.com