La distancia más larga






descargar 6.95 Kb.
títuloLa distancia más larga
fecha de publicación22.06.2015
tamaño6.95 Kb.
tipoTesis
h.exam-10.com > Literatura > Tesis


La distancia más larga

@giocondaespina

Morir con dignidad, en el momento y de la manera elegida, esa alternativa frente a la posibilidad de morir de pronto y tal en medio de la calle o solo en tu casa, atapuzado de medicinas o conectada a un aparato; optar por esa otra muerte que se llama eutanasia, cuando de todas maneras estás esperando el desenlace pues has sido desahuciada por la ciencia, sigue siendo un tema prohibido por las iglesias y, así, evitado por las leyes y por la gente pacata de todas partes, que en privado te confiesan –incluso con orgullo-- que ayudaron a morir a tal o cual amigo o familiar sufriente, que les rogó ayuda, pero que en público niegan que deba contemplarse en las leyes bajo ciertas condiciones. Es la misma pacatería con el tema de la despenalización del aborto. Todo mundo ha financiado uno o ayudado al de una hija o el de la novia de un hijo, pero son incapaces de firmar una solicitud de legislación como la que ya existe en la mayoría de los países latinoamericanos, pero no en nuestro muy hipócrita país.

La distancia más larga, opera prima de la venezolana Claudia Pinto Emperador (2014), peli que optará este año por el premio Goya y ya se ganó en Montreal el premio Glauber Rocha del público, trata de “recomenzar y del encuentro”, cómo no, tal como dice la gacetilla que reprodujo la prensa nacional, pero también trata a fondo el tema del suicidio asistido. Pero nadie lo dice, ni los publicistas ni los comentadores de cine. No hasta ahora ¿qué les pasa? No creo que sea para hacerle “buena prensa” moralista a la peli con vistas al Goya, pues al menos dos películas sobre el suicidio asistido se han ganado en los últimos años no sólo el Goya sino el Oscar.

Mar adentro, de Alejandro Amenabar (Tesis, Abre los ojos, Los otros, Ágora), ganó el Oscar y el Globo de Oro a la mejor película extranjera, así como 15 Goyas y el León de Plata de Venecia, el año 2004. Se basa en la historia real del marinero Ramón Sampedro (Javier Bardem) quien vivió 30 años encerrado en su cuerpo tetrapléjico y dio una pelea pública, en la prensa, por el derecho a la eutanasia en España. Perdió la pelea con la iglesia y los legisladores pero ganó la personal y en 1998 logró la asistencia de su gran amiga Ramona Maneiro encarnada en la peli no por uno sino por dos personajes femeninos: una abogada con esclerosis múltiple (Belén Rueda) y una vecina (Lola Dueñas) que, reacias al comienzo a ayudarle, terminan convencidas por Sampedro de que es mucho más digna una muerte elegida, acompañada, en un momento acordado, que permanecer deteriorándose en manos ajenas y morir sorpresivamente.

Apenas hace 2 años Amour, de Michael Haneke (Caché, La cinta blanca, La pianista) ganó la Palma de Oro de Cannes y el Oscar a la mejor peli extranjera en 2012; además fue nominada a 3 Oscar más (director, guión y actriz). Y precisamente por el mejor guión y la mejor actriz ganó ese mismo 2012 el premio de la London Critics´Circle Awards. Como recordarán, se trata de la historia de un matrimonio de profesores de música (Jean-Louis Trintignant y Enmanuelle Riva); la protagonista, afectada por una hemiplejia derecha postoperatoria, convence a su compañero de asistirla en el suicidio.

Así que no será por “cuidar” a La distancia más larga que se le ha puesto sordina al tema de la eutanasia.

La abuela de Lucas (la española Carme Elías) tiene los días contados después de una operación de cáncer y decide morir en el Roraima, en la Gran Sabana venezolana, donde aún tiene dos amigos españoles en misión. Todo lo tiene calculado y resuelto, menos que va a conocer a su nieto Lucas (el niño venezolano Omar Noya) y a su yerno (Iván Camacho, que está soberbio en su papel), que se le aparecen en la Gran Sabana. Sólo la médica española de la misión está al tanto del plan, aunque un guía se entera porque un día registró la cabaña y encontró el diagnóstico; al final este malandro en recuperación se convierte, por su curiosidad y bonhomía, en cómplice de la abuela de Lucas y la médica. Es él quien la acompaña en el tramo en el que ya ella no quiere más compañía y quien le carga hasta ese último tramo los frascos con la solución de morfina y el soporífero para dormirse y morir en paz en el Roraima, donde 13 años se perdió y murió su marido. Por último, quiero destacar sobre todo lo demás el logro, a través de la fotografía y el sonido, de la diferencia entre la bullanguera, violenta, sangrienta, Caracas y la silenciosa, imponente, Gran Sabana, pero no digo más de lo que pasa en Caracas porque eliminaría la sorpresa a quienes me leen y aún no la han visto.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La distancia más larga iconLa carrera del profesor universitario: cada vez más larga, MÁs pobre y más precaria

La distancia más larga iconResidencia de larga duracióN

La distancia más larga iconEste ensayo, publicado a menudo en francés, traducido y retraducido,...
«de lo actual», como él las llamaba; en cambio, extra­ñamente, tanto la palabra como el concepto de «larga duración» han pasado hoy...

La distancia más larga iconProgramas de Estudio a Distancia

La distancia más larga iconModalidad abierta y a distancia

La distancia más larga iconLarga vida a tu motor de combustión interna

La distancia más larga iconUniversidad abierta y a distancia de mexico

La distancia más larga iconActividad n° 3 serie 0 fase a distancia

La distancia más larga iconCarreras e instituciones que ofrecen educación a distancia

La distancia más larga iconSistema nacional de educacion a distancia del ecuador






© 2015
contactos
h.exam-10.com