Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936)






descargar 154.63 Kb.
títuloÍndice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936)
página4/7
fecha de publicación25.06.2015
tamaño154.63 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Literatura > Documentos
1   2   3   4   5   6   7

AMBIENTE VANGUARDISTA EN ESPAÑA



En tan fascinante ambiente artístico es donde Lorca va a desarrollar su talento. Así las cosas, su producción poética es rica en elementos, recursos, y expresiones propias del arte de vanguardia. Fuertemente influido por Juan Ramón Jiménez (quien ya anunciara la necesidad de una poesía pura), en la obra poética de Federico destaca el uso del simbolismo (quizás también condicionado por ser admirador de la poesía de Antonio Machado). En un momento de su periplo literario, Lorca, posiblemente condicionado por la insistencia de Luis Buñuel y Salvador Dalí, va a cultivar una obra surrealista, si bien socialmente comprometida, aglutinada bajo el título de Poeta en Nueva York. Pero resulta también sumamente interesante su gusto por Luis de Góngora (¿acaso en su juego culterano y conceptista no existe un ansia de original belleza, de poesía hermética, bella en sí misma, que adelanta en siglos a los supuestamente innovadores movimientos de vanguardia?), las nanas populares (algunos de sus poemas están influidos por las mismas), el romancero (Lorca cultivó el romance, evidentemente, en su tan popular Romancero gitano) y la lírica tradicional (¿relacionada en cierta forma con el simbolismo?). Es decir, que la obra poética de García Lorca, al igual que la de sus compañeros de generación (de los que luego hablaremos) obedece a una concepción renovadora de la literatura, de corte culto, pero que bebe (y actualiza) la tradición popular (e incluso el clasicismo de un Góngora o de un Lope de Vega). Además, podemos también destacar influencias de autores más cercanos, como el romántico Bécquer, el modernista Rubén Darío o el ya citado Antonio Machado.
Resulta interesante centrar nuestra atención en un juego poético, ligado a ese entorno distendido y alegre, si bien culto, que regía la Residencia de Estudiantes. Se trata del anaglifo, un pequeño capricho artístico, humorístico y lúdico. El anaglifo es paradigma perfecto del ambiente literario que se respiraba en la España de los años 20. Su carácter banal (de corte dadaísta), su original nombre (anaglifo, propio de un momento en el que todo es innovación) y la singularidad y contraste de los términos con los que juega pueden servirnos para entender que Federico, al igual que otros ilustres compañeros de la Residencia, vivía con intensidad y beneplácito el momento, tan propicio para este tipo de literarias distracciones.
El anaglifo era una pequeña composición, de cuatro versos, idénticos los dos primeros (téngase en cuenta que la repetición y el paralelismo es una de las constantes de la lírica tradicional). El tercero de ellos siempre debía ser “la gallina”, lo cual obedecía a ese deseo de extrañeza, pero también de broma, propio de los movimientos de vanguardia para, finalmente, concluir con un término que, por su radical diferencia para con el resto de versos, causara un efecto humorístico. Podemos entenderlo como un elaborado chiste poético. Vayan como muestra unos ejemplos:
El búho,

El búho,

La gallina

Y el Pancreátor.
El té,

El té,

La gallina

Y el Teotocópuli.
Indudablemente, la personalidad y las tendencias creativas de Federico no podían dejar pasar la ocasión de innovar o de decir la última palabra en lo que no era más que un curioso aunque sintomático juego; así las cosas, a él debemos el anaglifo barroco:
Guillermo de Torre,

Guillermo de Torre,

La gallina

Y por ahí debe andar algún enjambre.
Téngase en cuenta que este tipo de composiciones, aparentemente sencillas y poco elaboradas, responden perfectamente a las constantes propias de expresiones vanguardistas. Es obvia la ruptura del vínculo que une a los objetos con su entorno habitual para redefinir su identidad en otro contexto mediante un proceso de extrañamiento. Esta técnica, propia del collage surrealista, era recomendada por Gómez de la Serna, quien proponía hacer disociaciones y asociaciones inusitadas e insólitas. Al respecto, resultan enriquecedoras las varias anécdotas protagonizadas por los futuros nombres de nuestra lírica, que por aquel entonces eran jóvenes y originales creadores, quienes seguían las recomendaciones de maestros como Juan Ramón Jiménez o el mismo Gómez de la Serna. De nuevo es Luis Buñuel quien, al respecto de Rafael Alberti, nos ofrece la siguiente narración en su autobiografía:
“Un día, tomando unas copas, otro amigo, Dámaso Alonso (actual presidente de la Real Academia de la Lengua Española), me dijo:

-¿Sabes quién es un gran poeta? ¡Alberti!

Al ver mi asombro, me tendió una hoja de papel y leí una poesía, que aún recuerdo cómo empezaba:

La noche ajusticiada

en el patíbulo de un árbol,

alegrías arrodilladas

le besan y ungen las sandalias…

En aquellos momentos, los poetas españoles procuraban encontrar adjetivos sintéticos e inesperados, como “la noche ajusticiada” y sorpresas como “las sandalias de la noche”. Aquella poesía, que fue publicada en la revista Horizonte y marcó el comienzo de Alberti, me gustó enseguida. Nuestra amistad creció. Después de los años de la Residencia, en los que fuimos casi inseparables, volvimos a vernos en Madrid al principio de la guerra civil. Después Alberti estuvo en Moscú, donde fue condecorado por Stalin y, durante el período franquista, vivió en la Argentina y en Italia. Ahora está otra vez en España.” (Mi último suspiro, p. 70)
Obsérvese como los cuatro versos de Alberti se ajustan perfectamente (y lo harán muchos de Lorca y de otros compañeros generacionales) a la teoría que Ramón Gómez de la Serna expone en Las palabras y lo indecible:
“En el momento de no poder coordinar un ideal hay que lanzarse a lo incordine y se encuentra la belleza de las palabras y la química de sus combinaciones, trastornado el sentido de cada cosa con un adjetivo lejano que no le corresponde, o poniendo cosa con cosa en una vecindad que supone una tercera cosa dubitante, monstruosa…” (Lo cursi y otros ensayos, Buenos Aires, 1943, p. 208).

1   2   3   4   5   6   7

similar:

Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936) iconPor Federico García Lorca es un drama y tragedia que se publicó en...

Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936) iconFederico Garcia Lorca nació en Fuentevaqueros (Granada), en 1898;...

Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936) iconFederico Garcia Lorca Historia breve

Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936) iconFederico Garcia Lorca Historia breve

Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936) iconFederico garcía lorca

Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936) iconI. E. S federico garcía lorca

Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936) iconFederico García Lorca escribió

Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936) iconFederico garcía lorca biografía

Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936) iconBodas de Sangre, Federico García Lorca

Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936) iconBreve recorrido por la historia del español






© 2015
contactos
h.exam-10.com