La curacion esenia






descargar 0.82 Mb.
títuloLa curacion esenia
página20/20
fecha de publicación28.05.2015
tamaño0.82 Mb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   ...   12   13   14   15   16   17   18   19   20

AMA LLULLA AMA QÜELLA AMA SUA

(No mentir) (No ociosear) (No robar)

Intraterrestre, por otros llamado "Shambhala", es la sede del poder esenio. siendo desde allí donde se controla la operatividad de los reencarnados para este tiempo en misión sobre la superficie. Esta jerarquía esperó ansiosamente los días 16 y 17 de agosto de 1987  día llamado también de la "Convergencia Armónica". En esta fecha se juntaban casi todos los planetas en signos de fuego y "Los 144.000 Danzadores del Sol" debían despertar de su sueño cósmico a través de las sucesivas reencarnaciones y asumir su "protagonismo". Por tanto, el Programa Esenio en estos años debe ayudar al proceso de cambio y evolución del planeta, cambio que ya nadie duda y que en su día anunciamos convenientemente aunque "no hay más sordos que los que no quieren oír".

E1 cambio social, ético y moral del bloque socialista ha sorprendido a propios y extraños, y la alineación Planetaria de Capricornio y Cancer ha precipitado hechos y transformaciones que han cogido por sorpresa a los más expertos comentaristas políticos.

Seguramente si estos investigadores conocieran la periodicidad cíclica del crecimiento, sabrían que hace 666 años, en el Renacimiento Italiano. época de progreso y aceleración evolutiva de la raza, se dio la misma Conjunción Planetaria en Escorpio que hizo despertar a los mismos personajes que dieron el cambio desde las estructuras cerradas de la iglesia inquisitoria al renacimiento explendoroso de la cultur, arte y filosofía.

Hoy, en parecidas circunstancias, los personajes son llamados por el Despertar Solar y la conciencia esenia vuelve a asomarse con las mismas pautas de acción que al tiempo de Juan en el desierto como hemos empezado este trabajo.

Ahora más que nunca las jerarquías celeste y terrestre se han entremezclado formando una estrella de David. Los dos triángulos de la materia y del espíritu forman el estandarte de los señalados, y el polvo del desierto se mete por nuestros pies al caminar en otro servicio incondicional de la eterna tarea de "redimir".

Ahora más que nunca el sanador esenio debe tomar la fuerza de su Madre Tierra y de su Padre Sol, que están repletos de diálogo para quien desea servir a través de este camino de sacrificio y entrega. Por ello cuando pongáis la mano sobre el enfermo o bendigáis el agua, vuestros espíritus recordarán las viejas andanzas del divino aguador  Juan  el que bautizaba con el sentimiento en el Jordán (el agua representa el sentimiento). Y al igual que entonces debéis de saber que después de vosotros está a punto de llegar otro que bautizará con fuego (el Maestro Jesús el Cristo) quien prometió venir al final de los tiempos.

En relación al Programa Esenio escribí en su día cosas semejantes en el trabajo "Ovnis y Grial" y creo que debemos retomarlo ahora para dar a conocer a quienes no tengan acceso a la fuente antigua, las palabras del historiador de la época Flavio Josefo, que nos narra la forma de vida de estos monjes del desierto. Quizás muchos a1 leerlo se vean aquí reflejados o llamados a aquellas costumbres que siempre permanecieron en su espíritu dormido, hoy despierto.

Con este añadido daremos por concluido el trabajo de la sanación que en un principio prometía ser sencillo y simple, pero que ha engordado lo suficiente para mostraros más que un método de curar, una filosofía de vida, una ética aristocrática y un fin altruista para todos los que deseen emular a los monjes del desierto, los esenios.

Nuestra Asociación tiene lógicamente un aparato o forma física y convencional que se encarga de divulgar y de establecer las pautas humanas y la realización formal de toda una filosofía. Esta enseñanza es la misma que la de los esenios del desierto, pero claro, está adaptada a un nuevo tiempo y a una nueva forma más científica y armónica. Podría decirse que de antaño se conserva el espíritu y no la forma. Es este espíritu el que otorga a la Asociación Adonai unos valores bien definidos en el silencio, la humildad, la constancia y la fuerza de la paciencia realizativa.

A semejanza de aquellos monjes aislados y meditabundos que nunca cerraron sus puertas a la misericordia y al amor fraternal, tampoco los miembros de Adonai son partidarios del proselitismo ni les gusta salir de sus reductos de autorrealización para convencer a nadie. Mas bien, y por el contrario, buscan el perfeccionamiento de las acciones y de la convivencia, así como del mundo mental, que lo desean absolutamente limpio y transparente.

Aquellos hombres del desierto esperaban ansiosamente que el Cordero Solar descendiera y les guiara por el camino del nuevo tiempo y del nuevo reino. Y en este fin nada ha cambiado puesto que nuestra pretensión es haber regresado en el tiempo para de nuevo esperar al citado Cordero que de una forma definitiva vendrá para instaurar su alianza con el hombre.

Las personas de ayer y las de hoy se formaron en las soledades de la comunidad fraterna, nunca buscaron los primeros puestos. Sus dueños y sus patrones no eran humanos sino astrales y divinos. Cuando estos patrones o señores de la luz oculta ordenaban salir, salían. Cuando ordenaban estar, estaban, y cuando decidían publicar, publicaban.

Llegaron a conocerse a sí mismos de tal manera que, sus canales receptivos e intuitivos estaban pulidos y frescos para determinar en todo momento cuál era el dictado interno y cuál era la orden que sus arquetipos ocultos les indicaban.

Ejemplo de ese dictado lo podemos encontrar claramente reflejado en el famoso Juan el Bautista, que en todo momento escuchó la voz de su arquetipo y ejecutó las ordenes recibidas. En este ser existían bien definidas sus dos personalidades carismáticas una, la que gobernaba y construía con su esfuerzo diario de abnegación y de preparación para la virtud; la otra, la obediencia radical a ese susurro que de vez en cuando le decía: "¡Animo hijo mío! y que en su día le dijo: "¡Marcha al desierto y aquél que veas coronado de paloma y de luz, será tu Señor, el Señor de la Luz, el Cristo de mi Verbo!" y Juan a semejanza de los otros hermanos suyos, Marcos, Lucas, Andrés y otros muchos, se abnegaba y se ilusionaba en aquel tiempo precario y repleto de vicisitudes.

Alguien podría decir que existe una aparente apatía por trascender desde la soledad o el trabajo autorrealizativo al mundo externo, pero es que la lógica del funcionamiento de esta tribu espiritual no es semejante a la lógica convencional humana. Veamos: Imaginad que un budista, un mahometano, un esoterista y un mago, distribuidos por la India, Arabia, Europa y América  por escoger algunos lugares , progresan individualmente en sus propias religiones sin conocerse entre ellos. Así pues, cada uno consigue la virtud de su propia doctrina y por tanto ha accedido a la cumbre de las posibilidades de autorrealización común a los seres de su propio colectivo.

Estos seres dispersos ya han dejado de ser budistas, esoteristas y magos para entrar en un nuevo templo de conciencia universalista. Por tanto los antiguos guías espirituales les han dejado para que otros arquetipos astrales les tomen de la mano para caminar en el sendero del conocimiento.

Ahora, imaginemos que el dios arquetípico de los valores esenios, que caprichosamente nosotros llamamos "Adonai", les toma desde su imponderabilidad y les inculca su patrón, su inquietud, su idea primigenia. Cada uno de ellos, aún separados por miles de km. es una sola familia aunque no lo sepan, pues en sus sueños, en sus añoranzas y en sus inquietudes están traduciendo la voluntad de Adonai. Podríamos decir que cada uno de ellos es un poco el otro y todos juntos la idea pura del arquetipo, ya que éste se vale de los ojos de uno, de la voz de otro y de las manos del siguiente para expresarse, para crecer y para interpretar su papel divino en la tercera dimensión.

En un momento determinado, uno por un sueño, otro por la lectura en los signos mágicos y otro por intuición e interpretación de una correlación de hechos. sienten que tienen que ir a un determinado sitio, para poner un ejemplo pondremos a un ermitaño llamado Juan, que permanece en ese estado de conciencia capaz de entenderlos, recibirlos y atenderlos. Este ,Juan no son los ojos, la cara o las manos de Adonai sino que es el que reúne más del arquetipo; es decir, la consciencia mental del mismo.

Llega el primero de los inducidos y se encuentra con Juan al que reconoce. Hablan por tanto del programa y realizan la ceremonia de la fraternidad y del reecuentro. Se pronuncian los compromisos, y al realizar los votos en la materia quedan sujetos en el cielo, pues está dicho: "Lo que atáreis en la tierra, atado quedará en el cielo". Y en ese momento, Juan diría al budista: "Regresa en libertad y sé el mejor budista. Cuando se despierte el siguiente, háblale del conocimiento y empújale a ser el primero de los budistas".

Llega luego el mahometano y le diría: "Regresa y sé el primero de los tuyos, pero no te dejes atrapar por la forma. No rompas sus esquemas y vive aparentemente con ellos. Cuando el despierto llegue ante tus ojos, repite la ceremonia e invítale a que sea el primero en la humildad, en la tolerancia y en el amor".

Más tarde llega el esoterista y le dice: "Ahora eres consciente de un mayor nivel, no rompas las formas de los que caminan aún por los peldaños inferiores. Irradia sabiduría con la ética que has aprendido. Si llegara el maduro, siéntale a la mesa del conocimiento y dale a beber el Crial de la sabiduría".

Llegó el mago y le dijo: "Que tu magia no sea formal sino sustancial, que no se arrope de sensacionalismo sino de efectividad carismática. Estáte entre ellos pero no seas como ellos son". Y así Juan ya no estaba en la cueva sino en la India, Arabia, Europa y América, pues al crecer sus discípulos crecía también él y al crecer él, crecía el cosmos entero en una justa expresión geométrica de seres concienciados y llamados al nuevo templo espiritual.

Así se realizó el Programa Esenio y así se está realizando ahora. Pero como todo, debe nacer, crecer, multiplicarse y aparentemente morir en el mundo de las formas, aunque no de las ideas y de la sustancia.

A su tiempo , la voz que Juan escuchaba en su interior le dijo: ";Ve y señala al mal para que los nuevos retoños cojan la antorcha de la continuidad!". Y Juan salía de la cueva y señaló al mal por medio de la verdad, que ahora sí se podía revelar. Y en la India y en Arabia, en Europa y en el resto del mundo, cada Iniciado Esenio gritó la verdad. E1 orbe se conmovió y tembló ante la fuerza irradiante de estos leones del espíritu. Los poderosos se juntaron para darles muerte y así terminar de escuchar una verdad que turbaba los corazones de los impíos y no dejaba dormir ni descansar a los negativos.

En todos los lugares de la Tierra fueron muriendo aquellas partículas de Adonai, pero la ignorancia humana no sabía que la nueva generación esenia ya había nacido y que dentro de algún tiempo se comenzaría la nueva revolución del espíritu para que reencarnara el esenio muerto a través de su propio hijo, y así seguir sirviendo la misma idea que desde la formación del planeta siempre había estado.

Y Juan renació y renació en cada siglo, en cada lugar y en cada conciencia de la propia tribu que fue, es y será la sal y la levadura de la humanidad.

Por eso muchos que llegan ante nuestras puertas sólo ven formas y maneras y se van por el mismo camino sin haber realizado el compromiso; aún no están maduros para penetrar en la familia espiritual. Otros llegan y parecen entender y comprender cuanto sus espíritus demandan, pero no obstante la fuerza es débil y al poco son anegados y anulados por la inercia del propio hombre. Y los menos, se reencuentran con lágrimas en los ojos y desde el fondo de sus corazones sale un: "¡hermano!"...y se reanuda el compromiso, se bebe el vino y se come el pan, a la vez que se ríe, se siente y se activa la imaginación, el coloquio de las esencias y la voluntad de proseguir en la escarpada montaña de la sabiduría.

Queridos hermanos dispersos por el mundo: Aquellos que sean señalados por el Señor de nuestros espíritus, comprenderán aún en la lejanía y repletos de formalismos, que han entrado en el nuevo templo y en el nuevo compromiso espiritual que les hace vibrar al sonido del eterno vocablo del amor: "¡hermano!". Coged los bastones que son vuestro cetro de espinas dolorosas. Cubriros con el manto blanco de la pureza. Llevad el agua del bautismo, el pan y el vino de la comunión y volved a juntaros en los parajes del desierto para esperar al Divino Hijo de la Luz, al Cristo y Cordero de Ra.

Los signos de los cielos son benignos y los corazones de la vieja tribu laten con fuerza porque saben llegado el día del retorno. El eterno viajero regresa con su milicia y espera un pueblo bien dispuesto y preparado: ¡Trabajad!, ¡trabajad hasta caer rendidos en la viña del Señor!

Puede ser que algún día lleguen los inquisidores y el maligno y ambos maten al ermitaño de pieles roídas por el viento del desierto, pero para entonces el templo ya estará construido y la voces de oriente y de occidente, del norte y del sur, apagarán todo mal, toda iniquidad y blasfemia. Para entonces, el cielo será otro cielo y la tierra se verá preñada por otra nueva energía vital.

Los perversos servidores del mal no entendieron que nuestra fuerza nace del dolor y que la sangre vertida en la batalla edifica la redención crística.

En cuanto lean estos pasajes, muchos se preguntarán: "Pero, ¿quiénes son estos esenios?". La respuesta es muy simple y clara: Los esenios son los verdaderos y primitivos cristianos que asumieron la revelación mesiánica de Jesús.

Habría no obstante que matizar que no todos los esenios asumieron la llegada reveladora del Maestro, puesto que sólo los que permanecían bajo la influencia de Juan el Bautista comprendieron por revelación que aquel Nazareno de ademanes carismáticos y que hacía vibrar con su entrañable voz, era el esperado, el deseado y señalado en todos los viejos escritos de los patriarcas.

Hubo ciertamente otra rama de los esenios que se aferró a una rigidez excesiva de la doctrina y permaneció con la idea nacionalista de Israel como pueblo elegido. Estos fueron exterminados por los romanos. La mayoría de los supervivientes de aquella matanza marcharon como esclavos en las galeras a Roma, y fue allí donde se conformaron las primeras comunidades judeo cristianas que con el tiempo y por inspiración de los Apóstoles de Jesús, aceptaron el signo revelador y mesiánico del Maestro.

Casi cien años antes de la llegada del Nazareno, hubo al parecer una importante excisión dentro de la comunidad esenia del desierto, formándose dos grupos bien diferenciados: uno, más intransigente y otro que marchó a Damasco, algo más tolerante y librepensador. De este ultimo se supone recibió el impulso la comunidad de Juan que vivía en el Jordán donde se habría marcado presumiblemente la familia de María e Isabel, preparando su misión y la concepción milagrosa de ambos mujeres de cuyos vientres habrían de nacer los ungidos.

También parece imponerse la idea de que la mayoría de los Apóstoles de Jesús, lo fueron previamente de Juan el Bautista, en cuyo caso, todo hace pensar que hubo una aceptación implícita en el cambio de signo esenio hacia e1 cristianismo.

Hube un historiador de la Iglesia, el Obispo Eusebio que declaró en sus escritos : "Los antiguos  esenios eran cristianos y sus antiguos escritos son nuestros Evangelios y nuestras Epístolas". Y a mayor abundancia habría que remontarse antes del Siglo III que fue cuando vivió el Obispo Eusebio, para llegar a Flavio Josefo que no describió ningún cristiano durante el Siglo I , puesto que sólo existía la comunidad esenia como heredera de la idea espiritualista y esotérica del conocimiento. Fue después de este Siglo I cuando la influencia de los Apóstoles  sobre todo Pablo  hizo la alquimia de la transformación a los valores crísticos.

Jesús a su vez marcha a la dimensión solar y dice a los suyos que será después de su partida , cuando ellos comprendan, y no antes, el verdadero significado de la trascendencia de su revelación. Por tanto el tema esenio es decisivo antes durante y después de la llegada de Jesús v su espíritu continua hasta nuestros días, llámese como quiera ser llamado y asignesele la etiqueta que mejor convenga, en e1 fondo todo el conocimiento es uno y sólo los interpretes de sus facetas son los que hacen las divisiones.

Hemos citado a Flavio Josefo y queremos transcribir el texto de su narración al respecto, puesto que acudiendo a la fuente pura se desvanecen todas las dudas:
"Había entre los judíos tres géneros de filosofía: el uno seguían los fariseos, el otro los saduceos y el tercero, que todos piensan ser el más aprobado, era el de los esenios; judíos naturales pero muy unidos con amor y amistad, y los que más huían de todo ocio y deleite torpe, y mostrando ser continentes y no sujetarse a la codicia, tenían esto por muy gran virtud. Estos aborrecen los casamientos, y tienen por parientes propios los hijos extraños que les son dados para adoctrinarlos; muéstranles e instrúyenlos en sus costumbres, no porque sean ellos de parecer deberse quitar o acabar la sucesión y generación humana, pero porque piensan deberse todos guardar de la intemperancia y lujuria, creyendo que no hay mujer que guarde la fe con su marido castamente, según se debe.

Suelen también menospreciar las riquezas, y tienen por muy honrosa la comunicación de los bienes uno con otro; no se halla que uno sea más rico que otro; tienen por ley que quien quisiere seguir la disciplina de esta secta ha de poner todos sus bienes en común, para servicio de todos, porque de esta manera, ni la pobreza se mostrase ni la riqueza ensorberbiese; pero mezclando todo junto, como hacienda de hermanos, fuese todo un común patrimonio. Tienen por cosa de afrenta el aceite, y si alguno fuere untado con él contra su voluntad, luego con otras cosas hace limpiar su cuerpo, porque tienen lo feo por hermoso, salvo que sus vestidos estén siempre muy limpios; tienen procuradores fijos para todas sus cosas, en común y juntos. No tienen una ciudad determinada en donde se recojan; pero en cada una viven muchos, y viniendo algunos de los maestros de la secta, ofrécenle todo cuanto tienen, como si le fuese cosa propia; vense con ellos, aunque nunca los hayan visto, como muy amigos y muy acostumbrados, por esto en sus peregrinaciones no se arman, sino a causa de los ladrones, y no llevan consigo cosa alguna; en cada ciudad tienen cierto procurador del mismo colegio, el cual tiene cargo de recibir todos los huéspedes que vienen, y éste tiene cuidado de guardar los vestidos y proveer de lo más necesario a su uso. Los muchachos que están aún debajo de sus maestros, no tienen todos más que una manera de vestir, y el calzar es a todos semejante; no mudan jamás vestido ni zapatos, hasta que los primeros sean, o rotos o consumidos con el uso del andar y servicio; no compran entre ellos nada ni lo venden, dando cada uno lo que tiene al que está necesitado; comunícanse cuanto tienen, de tal manera que cada uno toma lo que le falta, aunque sin dar uno por otro y sin este cambio tienen todos libertad de tomar de cada uno que les pareciere aquello que les es necesario.

Tienen mucha religión y reverencia, a Dios principalmente; no hablan antes que el Sol salga, nada que sea profano, antes le suelen ofrecer ciertos sacrificios y oraciones, como rogándole que salga; después los procuradores dejan ocuparse a cada uno en sus cosas, y después que ha entendido cada uno en su arte como debe, júntanse todos, y cubiertos con unas toallas blancas de lino, lávanse con agua fría sus cuerpos; hecho esto, recógense todos en ciertos lugares adonde no puede entrar hombre de otra secta. Limpios, pues, y purificados de esta manera, entran en su cenáculo, no de otra manera que si entrasen en un santo templo y sentados con orden y con silencio, póneseles a cada uno el pan delante, y el cocinero una escudilla con su potaje, y luego el sacerdote bendice la comida porque no es lícito comer bocado sin hacer primero oración a Dios; después de haber comido hacen sus gracias, porque en el principio y en el fin de la comida dan gracias y alabanzas a Dios, como que de él todo procede, y es el que les da mantenimiento; después, dejando aquellos vestimentos casi como sagrados, vuelven a sus ejercicios hasta la noche, y recogiéndose entonces en sus casas cenan, y junto con ellos los huéspedes también, si algunos hallaren. No suele haber aquí, entre ellos, ni clamor, ni gritos, ni ruido alguno; porque aún en el hablar guardan moderación grande, dando los unos lugar a los otros y el silencio que guardan parece a los que están fuera de allí una cosa muy secreta y muy venerable; la causa de esto es la gran templanza que guardan en el comer y beber, porque ninguno llega más de aquello que sabe serle necesario.

Pero aunque no hacen nada, en todo cuanto hacen, sin consentimiento del procurador o maestro de todos, todavía son libres en dos cosas y son éstas: ayudar al que tiene de ellos necesidad y tener compasión de los afligidos, porque permitido es a cada uno socorrer a los que fueren dignos, según su voluntad, y dar a los pobres mantenimiento.

Solamente les está prohibido dar algo a sus parientes y deudos sin pedir licencia a sus maestros; saben moderar muy bien y templar su ira, desechar toda indignación, guardar su fe, obedecer a la paz, guardar y cumplir cuanto dicen, como si con juramento estuviesen obligados; son muy recatados en el jurar, porque piensan que es cosa de perjuros, porque tienen por mentiroso a aquel a quien no se puede dar crédito sin que llame a Dios por testigo. Hacen gran estudio de las escrituras de los antiguos, sacando de ellas principalmente aquello que conviene para sus almas y cuerpos, y por tanto, suelen saber la virtud de muchas hierbas, plantas y raíces y piedras, saben la fuerza y poder de todas, y esto escudriñan con gran diligencia.

A los que desean entrar en esta secta, no los reciben luego en sus reuniones, pero danles un año entero de comer y beber con la misma orden que si con ellos estuviesen juntamente, dándoles también una túnica, una vestidura blanca y una azadilla. Después que con el tiempo han dado señal de su virtud y continencia, recíbenle a comer con ellos y participa de sus aguas y lavatorios, para recibir con ellos la castidad que debe guardar, pero no le juntan a comer con ellos, porque después que ha mostrado su continencia, experimentan sus costumbres por espacio de dos años más, y pareciendo digno, es recibido entonces en la compañía. Antes que comience a comer de las mismas comidas de ellos y después que con los hombres guardara toda justicia, y no dañara de voluntad, ni de su agrado a alguno, ni aunque se lo manden; y que ha de aborrecer a todos los malos, y que trabajará con los que siguen la virtud de guardar la verdad con todos, y principalmente con los príncipes, porque sin voluntad de Dios, ninguno puede llegar a ser rey ni príncipe y si aconteciere que él venga a ser presidente de todos, jura y promete que no ensoberbecerá, ni usará mal de su poder, para hacer afrenta a los suyos, pero que ni se vestirá de otra diferente manera que van todos, no más rico ni más pomposo, y que siempre amará la verdad, con propósito e intención de convencer a los mentirosos; también promete de guardar sus manos limpias de todo hurto, y su ánima pura y limpia de provechos injustos; y que no encubrirá a los que tiene por compañeros y que le siguen algún misterio; y que no publicará nada de ellos a la gente profana,aunque alguno le quiera forzar amenazándole con la muerte.

Añaden también que no ordenará reglas nuevas ni cosa alguna más de aquellas que ellos han recibido. Huirán todo latrocinio y hurto; conservarán los libros de sus leyes, y honrarán los nombres de los ángeles. Con estos juramentos prueban y experimentan a los que reciben en sus compañías, y fortalécenlos con ellos; a los que hallan en pecado, échanlos de la compañía; y el que es condenado muchas veces, le hacen morir de muerte miserable; los que están obligados a estos juramentos y ordenanzas no pueden recibir de alguno otro comer ni beber, pero sí comer como bestias las hierbas crudas, de tal manera que se les viene a adelgazar tanto sus miembros con el hambre, que vienen finalmente a morir: por lo cual, teniendo muchas veces compasión de muchos, los recibieron ya estando en lo último de su vida, creyendo y juzgando que bastaba la pena recibida por los delitos y pecados cometidos, pues los había llevado a la muerte.

Son muy diligentes en el juzgar y muy justos; entienden en los juicios que hacen no menos de cien hombres juntos, y lo que determinan se guarda y observa muy firmemente; después de Dios tienen en gran honra a Moisés, fundador de sus leyes de tal manera, que si alguno habla mal contra él es condenado a muerte. Obedecer a los viejos y a los demás que algo ordenen o mandan, tienen por cosa muy aprobada; si diez están juntos, no hay quien hable a pesar de los otros; guárdanse más particularmente y con más diligencia que todos los otros judíos; y no sólo preparan un día antes, por no encender fuego, el día de fiesta, pero ni aún osan mudar un vaso de una parte a otra ni purgan sus vientres, aunque tengan necesidad de hacerlo. Los otros días cavan en tierra un pie de hondo con aquella azadilla que dijimos arriba que se da a los novicios, y por no hacer injuria al resplandor divino, hacen sus secretos allí cubiertos, y después vuelven a ponerle encima la tierra que sacaron antes y aún esto lo suelen hacer en lugares muy secretos, y siendo esta purgacion natural todavía tienen por cosa muy solemne limpiarse de esta manera.

Distínguense unos de otros, según el tiempo de la abstinencia que han tenido y guardado en cuatro órdenes, y los más nuevos son tenidos en menos que los que los preceden, tanto, que si tocan a alguno de ellos se lavan y limpian, no menos que si hubiesen tocado a algún extranjero; viven mucho tiempo, de tal manera, hay muchos que llegan hasta cien años, por comer siempre ordenados platos y muy sencillos; y según pienso por la gran templanza que guardan. Menosprecian también las adversidades, y vencen los tormentos con la constancia, paciencia y consejo, y morir con honra júzganlo por mejor que vivir.

La guerra que tuvieron éstos con los romanos mostró el grande ánimo que en todas las cosas tenían, porque, aunque sus miembros eran despedazados por fuego y diversos tormentos, no pudieron hacer que hablasen algo contra el dolor de la ley ni que comiesen alguna cosa vedada, y aún no rogaron a los que los atormentaban, ni lloraron siendo atormentados, antes riendo en sus pasiones y penas grandes, y burlándose de los que se las mandaban dar, perdían la vida con alegría grande, muy constante y firmemente. teniendo por cierto que no la perdían pues la habían de cobrar otra vez.

Tienen una opinión por muy verdadera que los cuerpos son corruptibles, y la materia de ellos no es perpetua, pero las almas quedan siempre inmortales, y siendo de un aire muy sutil, son puestas dentro de los cuerpos, como en cárceles, retiradas con placeres naturales; pero cuando son libradas de estos nudos y cárceles, libradas como de servidumbre muy grande y muy larga, luego

reciben alegría y se levantan a lo alto; y las buenas, conformándose en esto con la sentencia de los griegos, viven a la otra parte del mar Océano, adonde tienen su gozo y su descanso, porque aquella región no está fatigada con calores, ni con aguas ni con fríos, ni con nieves, pero muy fresca con el viento occidental que sale del Océano, y ventada muy suavemente, es muy deleitable.

Las malas ánimas tienen otro lugar lejos de allí, muy tempestuoso y muy frío lleno de gemidos y dolores, adonde son atormentadas con pena sin fin. Paréceme a mí que con el mismo sentido los griegos han apartado a todos aquellos que llaman héroes y medio dioses en unas islas de bienaventurados, y a los malos les han dado un lugar allá en el centro de la Tierra, llamado infierno, adonde fuesen los impíos atormentados; aquí fingieron algunos que son atormentados los sísifos, los tántalos, los ixiones y los tirios, teniendo por cierto, al principio, que las ánimas son inmortales, y aquello, por el cuidado que tienen de seguir la virtud y menospreciar los vicios; porque los buenos conservando esta vida, se hacen mejores, por la esperanza que tienen en los bienes eternos después de esta vida, y que los malos son detenidos, porque estando en la vida, han estado como escondidos, serán después de la muerte atormentados eternamente. Esta, pues, es la filosofía de los esenios, la cual, cierto, tiene un halago, si una vez se comienza a gustar, muy inevitable.

Hay entre ellos algunos que dicen saber las cosas del porvenir, por sus libros sagrados y por muchas purificaciones y por los dichos de los profetas desde su primer tiempo; y muy pocas veces acontece que lo que ellos predicen, de lo que ha de suceder, no sea así como ellos señalan.

Hay también otro colegio de esenios, los cuales tienen el comer, costumbres y leyes semejantes a las dichas, pero difiere en la opinión del matrimonio: y dicen que la mayor parte de la vida del hombre es para la sucesión, y que los que aquello dicen la impiden, porque si todos fuesen de este parecer, luego el género humano faltaría; pero todavía tienen ellos sus reuniones tan moderadas, que pasan tres años en experimentar a sus mujeres, y si en sus purgaciones les parecen idóneas y aptas para parir, tómanlas entonces y cásanse con ellas. Ninguno de ellos se llega a su mujer si está preñada, para demostrar que las bodas y ayuntamientos del marido y mujer no son por deleite, sino por el acrecentamiento y multiplicación de los hombres. Las mujeres cuando se lavan, tienen sus túnicas o camisas a la manera de los hombres; y éstas son las costumbres de esta secta."

Como hemos podido comprobar, la realidad esenia hace verter al historiador Flavio Josefo palabras de reconocimiento al asegurar que eran hombres honestos, rígidos en sus personalidades espirituales y firmes y perseverantes en sus creencias.

Hemos dicho asimismo que este historiador contemporáneo del Maestro no refiere ningún acontecimiento en el que se vean involucrados Jesús y sus Apóstoles, ¿por qué?...Ciertamente si el historiador oficial de la época se preciara de mínimo observador no hubiera dejado escapar un hecho que a nuestro juicio es más que notorio  a no ser que los acontecimientos ocurridos en el tiempo de Jesús se hubieran dado sin la universalidad que después se le ha dado a la figura del Maestro, lo que viene a ratificar que aquellos esenios fueron verdaderamente los primeros cristianos. Jesús llega, pero llega en mayor medida y modo para una minoría, que a su vez, con posterioridad a su marcha, se encargaría de dar a la luz el mensaje amoroso que portaba.

Sabido por otra parte que los esenios guardaban unos códigos de discrección y de silencio, sería fácil imaginar que antes, durante y después, se cuidaron mucho de mantener el significado esotérico y profundo de la presencia del tan deseado.

Se sabe también que esos esenios antiguos esperaban que su Maestro volviera y naciera en su seno, y lo sabían puesto que en sus filas abundaban los videntes y personajes que debido a su disciplina corporal y espiritual habían desarrollado facultades paranormales. No lo esperaban ni lo reconocieron los fariseos o los sodoquitas que deseaban más que un jefe espiritual, un caudillo libertador de la esclavitud romana. Es por tanto imaginable que Flavio Josefo, al confesarse fariseo se viera alejado de la sensibilidad esenia para entender y dar sentido a la llegada del Maestro.

¿Desde cuándo sabían los esenios que Jesús era el enviado?...Existen pistas que podrían referirnos algunos detalles por donde podríamos comenzar a conjeturar el conocimiento de la personalidad descubierta del niño Jesús en la visita que a los doce años hace al Templo, donde es reconocido por el anciano Simeón que estando en el lugar se maravilla y dice: ";Ahora ya puedo morir tranquilo porque mis ojos han visto al salvador del mundo!"...¿era este anciano esenio? Nosotros creemos que sí y además aseguramos que la juventud de Jesús se vincula directamente con los solitarios del desierto, también llamados "terapeutas". De esta manera manifestamos que Jesús no fue a la India, como se le atribuye, pero sí podría haber ido, y de hecho fue aunque de niño, a Egipto al escapar de Herodes.

Son estas comunidades las que previo al nacimiento de Jesús y de Juan preparan sus caminos y adoptan pautas próximas a las directrices que el sagrado enviado traía grabadas en su espíritu. Eran estos primeros focos de espiritualidad esenia los cimientos de la verdadera Iglesia del Maestro Jesús el Cristo. Y para reforzar este argumento tenemos el hecho significativo y aceptado por los estudiosos de que los Apóstoles de Jesús en su mayoría lo habían sido antes de Juan el Bautista, que a su vez predicaba dentro de las pautas y maneras esenias.

¿A qué viene todo esto?  se preguntarán algunos  , queremos ser claros ,y rotundos al asegurar que sin lugar a dudas nuestras familias y nuestras personalidades son las mismas de los antiguos esenios del desierto y que hoy como ayer estamos esperando desde nuestra humildad, silencio y perseverancia autorrealizativa, la llegada del deseado Maestro de la Luz, que ahora vendrá en su astronave por vía celeste y como está dicho: "entre nubes". ¿.Quiere decir que vendrá sólo para nosotros?. ¡no! , evidentemente, vendrá para cerrar un ciclo y comenzar un nuevo pacto con este desdichado hombre que camina entre perpetuos errores. pero resulta maravilloso encontrarse a sí mismo en una identidad clara y con unos fines próximos y certeros. Resulta bueno saber cuál es el objeto de nuestras vidas porque sabemos nuestros orígenes y lo que la memoria espiritual nos hace evocar desde las lejanas vidas en las que interpretamos el papel de la espera, de la ansiedad y de la tristeza al ver marchar entre 1as nubes y con su astronave al que tanto habíamos esperado.

¡Siempre de espera y siempre nuestros cuellos cansados de mirar hacia lo alto, pues es cierto que "la salvación vendrá del cielo"!

Las viejas familias se irán agrupando en la misma medida y modo que lo hicieran cuando la primera llegada. La lógica de lo imponderable e invisible hará que Juan llore ante Luis y Luis ante Ana, y todos ente el deseado momento de la alianza que el Padre hizo con su pueblo elegido. Ese pueblo que antes identificamos como esenio y que ahora aún camina con el polvo de la arena del desierto entre las calzadas de las ciudades y la hierba de diversos parajes dispersos y caprichosos de nuestras geografías respectivas.

E1 grito se ha dado y desde nuestra constancia os decimos ahora de nuevo: "Bienvenido hermano a tu tribu espiritual!". Esperemos juntos el deseado retorno y hagamos florecer nuestro espíritu con nuestros mejores trajes pues el novio está a las puertas de este tiempo.

Ahora hemos progresado y nos hemos cargado de diversas experiencias: rosacrucianas, masónicas...Siempre, siempre renovando el pacto y siempre deseando la llegada de quien tanto amamos.

Ayer fue religiosidad a la que se sumó la magia. el ocultismo, el esoterismo, y aún hoy, la ufología. Estamos por tanto completos en los porqués que tantas noches nos mantuvieron despiertos con la inquietud viva a flor de piel.

Siempre esperando, siempre añorando, siempre deseando. Siempre con la mirada puesta en lo alto, derramando lágrimas de impotencia por un mundo hostil que se ahoga en sus escorias y sintiéndonos extranjeros en nuestra propia tierra. ¿Hasta cuándo Señor ... hasta cuando?...Y como respuesta, el dolor, el hambre y la violencia que no nos satisfacen, que nos entristecen hasta que otra vez levantamos la cabeza para volver a decir:

"¿Hasta cuándo Señor...hasta cuándo?.
LOS ESENIOS Y EL ASTRAL

Está dicho: "Lo que es arriba, es abajo", y con este axioma vamos a crear un paralelismo intencionado entre lo que viene siendo norma en nuestras explicaciones y estudios esotéricos. Cuando en la tercera dimensión hay una forma o figura, en la otra dimensión o "astral" hay un principio motivador que las anima como se mueven las marionetas en un teatro de guiñol. Así pues, estos esenios de túnica y capucha que llenaron un tiempo de la Historia de la Humanidad y que fueron depositarios del conocimiento, no murieron nunca, permanecen en el astral con las mismas indumentarias y con la misma aristocracia.

Es muy normal soñar con seres vestidos de túnica y con capucha, que en medio de los ensueños nocturnos vienen al pie de la cama a instruirte, a contemplarte y a velar tus ansias de conocer y escudriñar la vía del conocimiento. Estos seres que ocupan un estamento en el mundo del sueño como guías o mentores de ese grupo espiritual que vive en el mundo, son los esenios, a cuyo cargo sigue el mismo programa que antaño sirvieran. Estos custodian el Santo Grial y cuanto encierra en su profunda significación mística y esotérica.

Decimos esto porque es muy probable que esta noche veáis en ese sueño una figura con túnica y capuchón, que normalmente no muestra su cara y que no obstante su presencia irradia beatitud. Tened la seguridad de que ese ser pertenece a la parte "invisible" del programa que hemos explicado y con el que sin duda os sentiréis identificados.

Decimos que os sentiréis identificados porque seguro que habéis tomado buena nota de todo lo que el historiador Flavio Josefo nos ha narrado en su relato, y seguro que habréis quedado prendados de los logros conseguidos, ya en el tiempo antiguo, por aquellos héroes ya en el tiempo antiguo, por aquellos héroes del espíritu "los esenios del desierto". A esta casta espiritual han pertenecido los mejores y más preciados profetas, sabios y santos de la Historia. Son los viejos espíritus que regresan en cada vida para ayudar a la humanidad.

La forma o conciencia esenia es la máxima jerarquía terrestre a cuya cabeza está uno de sus maestros: Juan el Bautista, y funciona coordinada y sumisa a la jerarquía celeste o solar cuyo máximo exponente es Cristo.

Estos dos programas, como hemos reiterado, tienen una parte visible y operativa en la Tierra y una parte invisible en el astral, por eso muchas formas de la revelación escrita están inspiradas en ese astral que educa, informa e instruye al escritor o al profeta de turno.

Imaginad, por citar un ejemplo, al Apóstol Juan el Evangelista, que como todos sabéis fue discípulo a su vez de Juan el Bautista, y por tanto esenio. y que escribió el Apocalipsis en uno de sus párrafos: (Apo.11 3).  "...Entre tanto haré que dos testigos míos profeticen cubiertos de saco, por espacio de mil doscientos sesenta días". ¿Qué quiere decir la expresión "cubiertos de saco"?...Algunos lo han interpretado como seres vestidos de penitente o en situación muy precaria. No es tal, entre otras cosas, porque cualquier enviado del cielo vive por vocación y por programa en continua necesidad. Esta expresión define la forma que ambos personajes tienen en el astral y que se entronca dentro de la tribu esenia cuya indumentaria es precisamente la túnica tosca que Juan el Evangelista observó en aquella visión.

Estad atentos a vuestros sueños y si veis cuanto aquí os cuento, no os asustéis, pues ya es tiempo de que la identidad espiritual de cada hombre busque su linaje para acercarse consciente al deseado momento del cambio!

F I N

INDICE

TEMA

PA.


PROLOGO, PRINCIPIOS BASICOS.

3

LA CURACION POR El, AGUA.

5

JUAN BAUTISTA MAESTRO AGUADOR

5

AGUA Y ESPÍRITU, ETERNOS SANADORES

6

ENERGIA PSIQUICA

6

EL PRIMER ALQUIMISTA

9

AGUA DELATORIA

9

AGUA Y VIDENCIA

10

AGUA E HIGIENE

10

LEYES NATURALES

10

REVELACION ASTRAL

13

LAS HADAS, LOS DUENDES Y LAS FUERZAS PRIMORDIALES

17

DISCIPLINA ESENIA

19

AGUA PSIQUICA

23

METODO COLECTIVO

23

MÉTODO INDIVIDUAL

24

LA PALABRA

24

DIÁLOGOS EN EL ARROYO

26

LA CRUZ

28

ELEMENTO FUEGO

28

ELEMENTO AIRE

28

ELEMENTO AGUA.

28

ELEMENTO TIERRA.

28

EL CRISTO

29

CRISTO SE HACE.

29

JUAN EL BAUTISTA Y ELIAS

30

ALIMENTOS MÁGICOS

31

MÁXIMAS DE MEDICINA NATURISTA

35

TÉCNICAS DEL AGUA

36

BAÑO INTERNO.

36

BAÑO EXTERNO

37

LA IMPOSICIÓN DE MANOS

38

LOS CHAKRAS

38

LOS SIETE CUERPOS.

39

EGO SUPERIOR.

40

EL CAMPO DE FUERZA DEL HOMBRE.

40

LOS VALORES DEL ESPÍRITU BAJO FORMA DE ENERGÍA.

41

A PROPOSIT0 DE LA DESMATERIALIZACIÓN DEL PLATILLO VOLANTE.

41

CAMPOS DE FUERZA SUPERIORES CONSECUENCIAS.

41

LA VISIÓN PSIQUICA O INTERNA

42

LA VISION EXTERNA.

43

LA EDUCACIÓN DE LAS COSAS

43

MODELO DE TRABAJO

44

LA RESPIRACION

45

EFECTOS OBJETIVOS DE LA RESPIRACION

46

LA APLICACIÓN DE MANOS

46

LA ELIPSE MENTAL

48

MÁS INTERVENCIONES DE JESÚS

49

PIRAMIDES

52

EL PORQUE DEL PODER DE LAS PIRÁMIDES

52

ORIENTACIÓN DE LA PIRÁMIDE

54

FORMAS DE UTILIZAR LA PIRAMIDE

54

EFECTOS DE LOS COLORES DE LAS PIRÁMIDES

54

PRUEBAS TERAPÉUTICAS

56

RITMOS DE ENERGÍA, CICLOS POR SEGUNDO

57

PIRÁMIDES Y ASTROLOGÍA.

57

PSICOTRONICA GLOSARIO

62

INTERVIENEN LOS EXTRATERRESTRES

63

CURACIONES

63

DE LA PERSONA QUE REALIZA LA AYUDA

63

DE LA CURACIÓN O AYUDA EN SI SE REQUIERE.

63

ARMONIZACIÓN

64

INVOCACION

64

FORMAS O MÉTODOS

64

CURACION POR IMPOSICION DE MANOS

64

CONDICIONES DEL QUE RECIBE LA AYUDA:

64

MAGNETIZACION DEL AGUA (Cura cromática)

64

CURA CROMÁTICA: HELIOCROMOTERAPIA

65

MODELOS DE TRABAJO

65

CURACIÓN POR CADENAS ESPIRITUALES DE ENERGÍA MENTAL

65

RELAJAMIENTO DIRIGIDO

65

COLORES BÁSICOS

65

ACTIVACIÓN DE CHARRAS

65

AUTOCURACION

65

CURACIONES


66

HIPNOSIS. SUGESTION Y FE

67

OTRAS DISCIPLINAS

69

REFLEXOTERAPIA PODAL

70

MEDICINA EXTRATERRESTRE

71

ANTRASPARTARLOX.

72

MAS CASOS

77

EL PROGRAMA ESENIO

79

CULTURA SOLAR.

80

AMA LLULLA AMA QÜELLA AMA SUA

83

LOS ESENIOS Y EL ASTRAL

89











1   ...   12   13   14   15   16   17   18   19   20

similar:

La curacion esenia iconQue significa `curar, cuidar, medicar', ciencia y arte que trata...

La curacion esenia iconLibro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era
«Gracias por Los tiempos finales. ¡Lo disfruté desde el principio hasta el fin! Soy naturópata en ejercicio y terapeuta biomagnético...






© 2015
contactos
h.exam-10.com