Discurso del Dr. Juan José Rodríguez Sendín en el acto de toma de posesión como Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España






descargar 74.02 Kb.
títuloDiscurso del Dr. Juan José Rodríguez Sendín en el acto de toma de posesión como Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España
fecha de publicación20.07.2015
tamaño74.02 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Derecho > Documentos

Organización Médica Colegial Española

Consejo General de Colegios Oficiales de Medicos

Discurso del Dr. Juan José Rodríguez Sendín en el acto de toma de posesión como Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España

LA ORGANIZACIÓN MEDICA COLEGIAL

ÉXITOS Y DESAFÍOS

Madrid, 22 de mayo de 2009
Muy buenas tardes. Muy buenas tardes y gracias. Gracias en primer lugar por el honor que me hacen asistiendo hoy a este acto.
Dicen que somos historia y que somos sociedad
Y somos historia porque desde que el Consejo General se constituyera, allá por 1930, hoy yo tomo posesión como Presidente número 19 de esta Institución que intentar actualizar y poner al día los valores de la profesión médica que, por otro lado, ya fueron descritos hace más de 27 siglos y que aún hoy, muchos de ellos, siguen manteniéndose en plena vigencia.
Quisiera aprovechar esta ocasión para compartir con Vds. algunas reflexiones sobre los desafíos de la Organización Médica Colegial.
La OMC es la corporación de derecho público con la que se responde a la necesidad de autorregulación –o con más propiedad, de co-regulación- de la profesión médica española, integrada en un contexto europeo y mundial en donde además se espera de nosotros una participación activa y protagonista (no en vano somos también un referente en el mundo iberoamericano). Creo que todos esperamos que la OMC sea “un espacio ético y democrático de libertades profesionales y directivas de los médicos”
Y sin pretender se exhaustivo quisiera centrar mi intervención en tres grandes apartados:
1) Pensamiento corporativo.

2) Estructura de la organización.

3) Planes de actuación.


  1. En relación al pensamiento corporativo: quería centrarme en la necesidad y obligación de autorregulación Regulación externa y co-regulación


Y qué mejor momento que la toma de posesión como Presidente de la OMC para hablar de co-regulación de la profesión médica, de control universal obligatorio, del mantenimiento de un sistema de alerta permanente contra las desviaciones del ejercicio profesional; en suma, de colegiación obligatoria.
Al profesional Médico desde siempre lo definen su carácter vocacional desinteresado, por encima de intereses egoístas o de lucro. La realización de actividades que sobrepasan lo legalmente obligatorio y que no son reconocidas por el pagador.
Y todas estas actividades, junto con su actitud de alerta permanente por el bien del paciente, es difícil de catalogar porque responde a necesidades individuales, como tampoco es posible recogerla y compensarla adecuadamente en un contrato laboral o administrativo.
Por otro lado todo hace muy complejo su gobierno. Lo que es bueno para la abeja, no siempre lo es para el panal y menos aún para la colmena. Quien opina es la abeja, quien decide es el panal, pero todos sirven a la colmena.
Por ello la primera cuestión que planteo es la necesidad de autorregulación de la profesión médica, compartiendo la misma con el poder que otorga el estado a sus administraciones.
La gran justificación sobre la necesidad de autorregulación obligatoria de la profesión médica, dentro y fuera del sistema sanitario, es el acto médico. Y siempre tomamos en consideración al médico clínico, el que visita pacientes, estableciendo con ellos una relación imposible de sustituir y que solo se entiende bien cuando se ha ejercido como paciente y mucho mejor cuando se ha estado en ambos lados.
En especial ese momento mágico donde un doliente pone en manos de un médico elegido libremente u ofrecido por el servicio de urgencias, sus miedos, su ansiedad, su dolor y su vida …
Pero además le confía su intimidad, sus debilidades, sus éxitos y fracasos y los de los suyos, le ordena lo que quiere que ocurra con ellos. Y le puede hacer responsable de que se cumpla su voluntad. El resto de la profesión colectivamente comparte los mismos compromisos.
Y uno se pregunta ¿ese altísimo y pesado compromiso lo asume todo licenciado en medicina, con especialidad o sin ella, por el hecho de tener un contrato laboral, e incluso algunas veces sin él? ¿O es por otro tipo de razones? ¿Lo dejamos en manos del mercado? ¿Está la carga repartida por igual?
¿Esta responsabilidad, que requiere saber y voluntad para afrontarlo, precisa algún compromiso expreso, alguna exigencia añadida, algún currículo colectivo que a través de la historia se ha trasladado como sentimiento corporativo? ¿Precisa alguna vigilancia, alguna actualización y puesta al día?
Esto es lo que regulamos y de esto quería hablar.
La capacidad de resolver problemas de la medicina española es muy buena, pero además de atender tiene que generar confianza a los pacientes.
Nuestra profesión tiene asumido que debe atender a cualquier persona que lo necesite, sin ninguna otra consideración. Pero esto camina en paralelo con las características fundamentales de las que depende el éxito de nuestro SNS, que lo hace ser en el mundo lo que es y al precio que tiene.
No olvidemos esto. No olvidemos que el único lugar común donde acuden todos con su dolor, su miedo y su ansiedad, es el servicio sanitario. No tomemos decisiones poco meditadas que alejen al ciudadano con problemas o riesgos sanitarios, del centro de salud.
Y por eso la medicina española es la profesión mejor valorada en España.
Y algo tenemos que ver todos los que estamos y los que han estado, los representados y los representantes, en suma la profesión que entre todos –unos con acciones y otros con omisiones- nos hemos procurado.
Miren, existe desde Hipócrates un proceso permanente de tensión con el estado-gobierno debido a que, por lo mencionado, las relaciones reposan en un interés mutuo. Ambos trabajamos -como ya he dicho- con lógicas y racionalidades distintas pero complementarias, y ambas necesarias. Y por ello ninguna parte debe ahogar a la otra ni asfixiarla. Nosotros tampoco, aunque hayamos estado –por ejemplo- dos décadas años padeciendo “contratos basura”.
Las ventajas de la colegiación son muchas: involucración y compromiso más activa de los profesionales en el sistema; mayor capacidad ante la complejidad del conocimiento especializado; mejor aceptación profesional con reglas reguladoras que vengan desde dentro; interés de la profesión por mantener su reputación; mayor flexibilidad y adaptación ante situaciones de cambio constante; mayor facilidad para detectar incumplimientos profesionales; mayor efectividad para vehiculizar quejas profesionales o de pacientes/usuarios; evitación de las confrontaciones políticas en el marco regulador…
Pero también hay inconvenientes. Unos y otros dependen precisamente de la capacidad de regulación interna de los comportamientos que deben de ser democráticos estrictos. Inconveniente como que se conviertan en mecanismos de autoprotección del grupo profesional autorregulado, con lo que ello supone de pérdida de legitimidad; desprotección de la población; normas y reglamentos que no estén plenamente aceptados y observados, por los propios profesionales autorregulados.
La capacidad de autorregulación profesional debe ser universal y obligatoria porque, de no ser así, no podría garantizarse para todos y lógicamente se escaparían a la misma todos aquellos que tuvieran algún motivo.
Pero también, por la extraordinaria importancia de lo que salvaguarda y responder a derechos o bienes fundamentales. El control universal “garantiza para todos” aquello que de no ser así solo estaría garantizado para unos cuantos.

Se trata, pues, de ofrecer a todos iguales garantías.
Y la mejor forma de ejercer esa potestad la tienen los Colegios de Médicos, garantes como son de la mejor praxis médica.
Porque el sistema de alarma permanente en todo el territorio supera nuestras fronteras
Pero siendo así y si estamos donde estamos, y si no hay excesivas discordancias entre lo que se espera y lo que se ofrece, creo que no vamos mal con la capacidad de autorregulación demostrada y con el coste asumido por la misma.
Un análisis objetivo de la situación nos permite constatar que no existen tantos motivos para el pesimismo como muchos proclaman a diario. En el seno de la profesión existen activos suficientemente cualificados para llevar a cabo cualquier proceso de adaptación necesario; lo que necesitamos son visiones claras de futuro y una vocación decidida de cambiar las cosas.
Debemos analizar y criticar nuestra situación como Organización y Profesión, revisando los problemas más importantes que nuestro Pensamiento, Estructura y Actuación precisan. Pero conviene además y a continuación ofrecer propuestas alternativas de forma que no exista un problema detectado sin propuesta de solución con método para realizarlo y con tiempo para conseguirlo.


  1. Estructura de la Organización


¿Que Colegios necesitamos? ¿Queremos Colegios capaces de hacer cumplir normas y compromisos a todos los médicos o sólo Colegios de élite para defender los intereses de un grupo de médicos que se adscriban a ellos de forma voluntaria?
¿Como deben ser los órganos reguladores del ejercicio médico?¿Queremos una estructura gobernada por toda la profesión, donde pueda participar organizada y democráticamente la misma o solo por los grupos económica, política y sanitariamente más poderosos de la misma?
¿Queremos que el órgano regulador necesario de la profesión lo nombre la profesión o lo nombre el gobierno?
¿Queremos que nuestras normas y nuestro parecer profesional ante todo lo relacionado con lo social y lo sanitario lo decidamos nosotros o solo decidan órganos técnicos al servicio de políticas o intereses económicos predeterminados?
¿Queremos una sociedad vertebrada que participe en la modulación de las decisiones políticas?
¿Queremos una representación profesional débil, sin autonomía e independencia, sometida a los poderes político-económicos, y pagada por ellos, o por el contrario, una estructura de participación profesional real, independiente, responsable de sus aciertos y errores, basada en un contrato social con la ciudadanía y con la salud?
La profesión médica se ha convertido en una de las más reguladas en todo el mundo precisamente para proteger a los ciudadanos frente a los eventuales casos de abuso o incompetencia de los médicos, y para facilitar el ejercicio profesional en libertad y en condiciones adecuadas.
En las sociedades occidentales modernas, con sistemas democráticos consolidados, cuando se habla de regulación hablamos de órganos muy poco jerarquizados, independientes del estado y del capital. Hablamos de responsabilidad para establecer los criterios éticos y técnicos para la evaluación profesional de sus miembros y para disciplinar su desempeño. Hablamos de participación para fijar los períodos de formación y experiencia para la obtención de la titulación, que otorgan la autorización legal para ejercer, del registro de los profesionales en activo que debe estar bajo la responsabilidad de la profesión.

Sin control universal no hay control.
Es necesario poseer unas herramientas de regulación y de buen gobierno, como son los Estatutos, Código deontológico y Sistemas de comunicación, que permitan alcanzar la transparencia suficiente y llegar a todas las audiencias. Y como contrapartida se asume un contrato social con la población y con el SNS, es decir COMPROMISOS
Queremos una organización comprometida con la defensa de la salud y con la obligación de paliar el miedo, el sufrimiento, el dolor y la enfermedad.
Queremos un ejercicio profesional de calidad, centrado en el paciente y en la defensa de sus intereses por encima de cualquier otro interés y condición.
Queremos asegurar una práctica profesional de calidad ante la sociedad, de máximas garantías: en base a una lógica y racionalidad sanitaria, ética y científica, colocadas en paralelo de otras lógicas también legítimas, económicas y políticas de las que también debemos entender.
Queremos una OMC con vocación de servicio y comprometida con humanizar el ejercicio profesional y con la defensa del SNS, por encima de intereses partidistas y/o privados.
Pues bien, a la Asamblea General de la Organización Médica Colegial, este discurso no le resulta extraño, se lo aseguro; y aquí están casi todos sus miembros. Claro que ¿quién ha dicho que sea fácil ser buen médico y además humanizar esta profesión?


  1. Planes de actuación


Por eso ahora toca afrontar y proponer realizar varias acciones complejas que deben asentar sobre un método apropiado, junto con otras acciones más simples pero igualmente coordinadas. Propondremos a la AG


  • Revisión de los Estatutos.

  • Revisión del Código Deontológico.

  • Reforzar las vías de comunicación, especialmente las internas.

  • Acreditación de la Formación Médica Continuada.

  • Limitación de la Variabilidad de la Práctica Médica.

  • Un modelo de relación estable con las A de pacientes

  • Certificación de la condición de médico y su habilitación para el ejercicio profesional, tanto en el escenario presencial como en el digital. “Carné de médico con firma electrónica”.

  • Certificación dinámica de la competencia en base a las acreditaciones en formación reglada y continua, esto nos tiene que llevar en un futuro a la

  • Revalidación (recolegiación) y certificación periódica de la competencia.

  • un Impulso a los servicios basados en las TICs pues para todo lo que es la e-medicina la certificación electrónica profesional es la piedra angular que la hace posible y fiable.


Entre las soluciones operativas en las que debemos centrar nuestros esfuerzos de forma inmediata son:


  • Registro y distribución de médicos.

  • Homologación y ordenación de títulos y funciones de los RRHH

  • Coordinación de la profesión (Foro de la Profesión Médica).

  • Participación de la profesión en la formación de grado.

  • Participación de los estudiantes de medicina en la vida colegial.

  • Atención al médico enfermo, discapacitado y/o dependiente.

  • Programa para el estudio y prevención de las agresiones y de la violencia en el ámbito sanitario.

  • Recolegiación y reconocimiento periódico de la competencia profesional (art.2.3.k)

  • Objeción de conciencia y consentimiento informado

  • Etica de los incentivos

  • Solidaridad y cooperación internacional.

  • Grandes debates sanitarios y problemas de salud.


Y, hechas estas reflexiones ¿Cuáles son los desafíos del SNS para los próximos años, en los que la OMC deberá participar como consecuencia de sus compromisos con el SNS y con el paciente?


  • ¿Tiene algún papel el médico y la OMC ante la crisis económica global pero que afecta concretamente al ciudadano y su salud?

La prioridad, a mi juicio, será consolidar las prestaciones sanitarias en un contexto de enormes dificultades económicas, y procurar que no se deterioren los servicios.
La crisis, lo crítico, puede ser un buen momento para reflexionar, para cambiar de rumbo y para cambiar los criterios, para cargarse de más razones; puede ser, en definitiva, una oportunidad sanitaria. El hiperconsumo, también el sanitario, crea problemas por lo que frenarlo no puede ser malo.
Incluso puede ser una oportunidad para un replanteamiento radical del contrato social entre la población, el sistema sanitario y los médicos y así evitar que la viabilidad del mismo pueda estar comprometida.
Si no lo hacemos, puede ser que ocurra que el que menos puede y más lo necesita, empiece a no recibir lo necesario.
Pero probablemente antes el que más pueda busque alternativas fuera de lo público que le permitan prescindir del mismo.
Para ello, es muy conveniente definir y alcanzar un Pacto de Estado por la Sanidad que debe seguir con más energía si cabe. Es una necesidad, una gran propuesta cuyos contenidos deben asumir los partidos políticos con el compromiso de no utilizar la sanidad como arma arrojadiza en los debates electorales.


  • Los acuerdos del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud en este punto deben ser de obligado cumplimiento.

  • Estamos atendiendo también displacer, y disconfort que provoca una demanda exagerada. . .por consiguiente ese pacto debe incorporar mecanismos de control estricto de la cartera de prestaciones y servicios que financia el sector público en todo el estado.

  • La incorporación de nuevas ofertas tiene que ponderarse con la capacidad de financiación del sistema para evitar desequilibrios futuros.

  • Es preciso que legislativamente se garanticen tiempos máximos en la listas de espera de consultas y de atención programada, medidos igual en todo el territorio, donde la referencia del tiempo es de quien sufre no del que administra.

  • Otro problema acuciante que debemos resolver, son los desequilibrios entre oferta y demanda de médicos y entre el efecto atractor de unas plazas y especialidades frente a otras que originan rechazo.


La medicina de familia disminuye su aceptación, no por su pérdida de prestigio –nunca ha tenido más- sino por las enormes diferencias con las demás en cuanto a exigencias personales y familiares, y por el desconocimiento que los médicos tienen de las mismas lo que promueve una valoración negativa generalizada. Es imprescindible aumentar su capacidad de resolución. Sino la diferencia entre las necesidades del paciente y la capacidad de resolución del médico origina sentimiento de fracaso.
Todo lo que consideramos como déficits relativos de médicos por mala distribución o mala gestión de los efectivos disponibles es considerado como déficits netos desde algunos ámbitos administrativos. Posiblemente las diferencias no son tanto de diagnóstico como del tratamiento que se desea llevar a cabo.
En este momentos son 6.000 los estudiantes que entraron este año y es preciso alcanzar progresivamente la cifra de 7.000 pero garantizando la calidad de la oferta formativa y las condiciones, recursos y financiación suficiente para llevarlo a cabo.

La creación de nuevas facultades, cuando estamos a la cabeza del mundo en número de facultades por habitante es un despropósito y una irresponsabilidad que pagarán nuestra profesión y nuestro país.


  • El fomento de la investigación es otro importante reto de la sanidad. Es preciso fomentar, de una vez y con rigor, la investigación clínica.

  • Hay más áreas con márgenes claros de mejora.


Por ejemplo, el paciente tipo es un paciente con comorbilidad, polimedicado, que vive con escaso apoyo social y familiar o es dependiente.
Pues siendo así, todo camina en sentido contrario, los servicios desintegran y atomizan sus prestaciones en múltiples intervenciones profesionales.
Intervenciones que responden a una clasificación de los procesos y necesidades en el mismo paciente como si se tratara de individuos distintos, lo que además de multiplicar la actividad profesional aumenta exponencialmente los riesgos de iatrogenia.
Pero también aumentan innecesariamente las necesidades de médicos en actividades globalmente injustificadas.
Es preciso cambiar un modelo asistencial fundamentalmente para agudos a uno de crónicos, con polipatología y múltiples tratamientos que debemos abordar integralmente y no solo desde ópticas parciales como el control de los polimedicados.
Cuando hablamos de abordaje integral al individuo con problemas crónicos o con polipatología incurable estamos hablando de todo lo que condiciona su vida y enfermedades en un momento determinado y a lo largo de la misma, incluida la atención en la muerte.
Incluye mantenerle permanentemente en el radar sanitario sin perderle la pista y sostenerle en el entorno que desea todo el tiempo que sea posible, previniendo riesgos evitables o recuperando funcionalidad perdida. Hablamos de atención sanitaria y social y esto requiere un dibujo distinto y bien diferenciado.
Este nuevo dibujo conforma escenarios asistenciales diferentes, aunque mantengan lo sustancial.
En ellos debemos trabajar en equipo multidiciplinar y exigir el concurso de las demás profesiones sanitarias, pero debemos revisar todas las funciones en conjunto y las de cada uno en particular, y pactar los cambios precisos. También troncalidad y aéreas de capacitación tienen relación con esta propuesta.
Redistribución de funciones: transferencias y delegación
Debemos dejar claro cómo se distribuyen los espacios profesionales y las competencias entre nuestros vecinos más próximos. Médicos, enfermeros, auxiliares y otros profesionales sanitarios bien formados, con tecnología apropiada, con competencias y responsabilidades bien definidas y asignadas.
¿Es posible reconsiderar las funciones que realizamos cada cual en el SNS? ¿Es posible transferir responsabilidades? ¿Es posible delegar responsabilidades ordenadamente para ajustar necesidades, oferta y demanda? Si en todos los casos es posible pensar en esas propuestas desde el interés de todas las partes y abordarlas como tales.
Hacerlo paroxísticamente en función de oportunidad política o coyuntura económica, o solo para aquellas cuestiones de interés de parte o ajenas a la necesidades sanitarias o asistenciales de la población, es condenarse a un fracaso seguro.
Y les aseguro que en ese caso la profesión médica dirá siempre NO. Y les aseguro que sin los médicos es difícil avanzar. Discutir sí, distraer de los problemas también, pero avanzar me temo que no.
Vamos a poner fechas ya, para que se sienten nuestros equipos para elaborar un plan de trabajo que permita a todas las partes –y digo a todas- compatibilizar intereses sociales con profesionales, mayores beneficios o mejor posición en el mundo sanitario por obligaciones y funciones necesarias para el SNS.

Por otra parte
El modelo implícito al SNS (contractual, de financiación y retributivo) condiciona definitivamente el ejercicio profesional y conlleva en parte la segmentación extraordinaria y progresiva del ejercicio médico sin estímulos a la cooperación interprofesional ó a la articulación entre niveles.
Es improrrogable dotar de más autonomía de gestión a los profesionales médicos, a través de unidades de gestión clínica, y departamentos con capacidad de organización y de gestión real.

Directamente relacionado con lo anterior, los sistemas de incentivos para los profesionales y para los centros sanitarios tienen que tener más en cuenta el desempeño, la carga de trabajo, la actividad asistencial, docente e investigadora, y los resultados obtenidos.
Una última cuestión a considera por la Asamblea General y ya valorada positivamente por el PLENO
Red de colegios solidarios, Formando parte de ese nuevo compromiso social del médico, creemos que es necesario aunar nuestro compromiso con las causas sanitarias en otros lugares del planeta donde las cosas con un poco de ayuda pueden mejorar mucho. La confianza en la autorregulación de la profesión médica exige trasladar a otros los valores adquiridos.
Las organizaciones médicas en el mundo no disfrutan de la capacidad que tiene la nuestra, ni sus profesionales pueden organizarse para ofrecer más y mejor asistencia.
Ni se les permite articularse deontológica ni éticamente para responder a intereses contrarios a la salud.
Nuestros médicos jóvenes necesitan nuevos espacios y propuestas para seguir con entusiasmo en esta profesión.
Hay muchos médicos que organizados en estructuras de cooperación internacional intentan compartir lo que mejor tienen y muchas veces sin las garantias necesarias.
Nuestros colegios colaboran ofreciendo recursos y el Consejo General ha sido cabecera del II Foro Iberoamericano de Entidades Médicas.
Entiendo que la Asamblea General debería reflexionar sobre una manera distinta de compromiso social expresado en cooperación al desarrollo.
Facilitemos, pues, que el medico que lo dese participe y refuerce su compromiso social mas allá de nuestras fronteras.
Ayudemos a otros colegas a que adquieran a capacidad de servicio y conocimiento del que disponemos nosotros.
¿Tenemos y podemos hacer algo contra el hambre, la muerte injustificada por falta de vacunas y de medicamentos básicos?
¿Los médicos pueden actuar en estos países sin autorregulación, autonomía y control deontológicos suficiente?
¿Podemos incentivar la formación y la educación?
¿Merecería la pena realizar acciones finalistas y pedir cuentas de ellas?
No me gusta jugar a las adivinanzas, por ello siguiendo el último trabajo de HELIOS PARDEL, me permito adelantar, no aventurar, que la profesión médica sobrevivirá sin problemas como entidad social específica en el próximo futuro si conseguimos que:


  • La profesión no se ciegue en la defensa de sus intereses estrictamente corporativos y adopte una dirección decidida en la promoción de la calidad y la vigilancia de la ética y de la competencia profesional.




  • Si nuestras estructuras y funciones se transformen alcanzando acuerdos con todos los ámbitos de representación profesional (incluidos los estudiantes) y como fruto de la interacción con las estructuras de decisión política, y por supuesto con la sociedad y las asociaciones de pacientes.




  • Si la profesión mantenga la confianza que en ella han depositado la sociedad y los pacientes mediante el liderazgo en las reivindicaciónes sociales justas.


Si es así, la profesión mejorará sus posiciones
Permítanme para ir finalizando y como también somos SOCIEDAD, que haga una serie de agradecimientos en los que no desearía olvidar a nadie
En primer lugar a la Excma. Sra. Ministra de Sanidad y Política Social, por su presencia en este acto. Ya todos los miembros de su gabinete así como a los consejeros por su apoyo. Os lo agradezco
A todos los miembros de la Asamblea General presidentes y vocales nacionales, las muestras de afecto, confianza y apoyo sincero que me han dispensado. (ellos, algunos muy especialmente han sido los grandes responsables de que volviera de Secretario General y que hoy este aquí).
A los componentes de las Comisiones Permanentes de las que he formado parte y, en especial, a la última con la cual intentaremos mejorar el legado que nos han transmitido A GUILLERMO SIERRA, PACO TOQUERO, A TEODORO SACRISTAN, A MANOLO SANCHEZ, A ISACIO A JESUS AGUIRRE, A JOSE MARIA, a JERONIMO F TORRENTE
A Isacio Siguero, por sus palabras. Él ha sido para mí una persona clave en estos últimos meses.
Y a los anteriores Presidentes, a Ricardo Ferré, Alberto Berguer, José Fornes, Ignacio Sánchez Nicolay,
Agradecimiento a Guillermo Sierra, el fue quien me llamó cuando había terminado mi tiempo como Vocal Nacional y me encontraba libre de responsabilidades, consolidándose así esta trayectoria de trabajo en la organización que me ha conducido hasta aquí.
Agradecer el trabajo eficaz y silencioso de las Comisiones Centrales de Deontología y recordarlos a todos en las figuras de sus dos últimos presidentes, Gonzalo Herranz, Rogelio Altisent y Marcos Gómez
No me puedo olvidar de nuestro personal de los que están en los diferentes departamentos y sus responsables, sois nuestro soporte sin vosotros no sería sostenible la OMC. Incluyo a los jubilados que con frecuencia nos visitan, con un recuerdo especial para PALOMA, Resu y Belinda, a todas les deseo que vuelvan pronto.
Tengo mucho que agradecer al ilustre Colegio de Médicos de Toledo, la Federación de Médicos titulares y rurales, la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos, la Vocalía Nacional de médicos titulares, la Sociedad Española de Medicina General. Y aquí permítanme que mencione a tres compañeros a los que de una manera especial les agradezco su lealtad con mi persona y las ayudas que siempre me proporcionaron: Ignacio Burgos, Manolo Solla y Benjamín Abarca, y en ellos a las Juntas directivas y Plenos respectivos de las diferentes momentos de la SEMG.
Están aquí conmigo tantas y tantas personas, que por una razón u otra configuraron las respuestas que íbamos dando a cada uno de los problemas que han ido surgiendo a lo largo de la historia sanitaria y, en especial, de la Organización Médica Colegial.
Y a mi Comunidad Autónoma por el buen trato que siempre me ha dispensado tanto a mi persona como a la OMC
A mi esposa, a mis hijos y a mi familia. Aunque ellos se siente orgullosos, la verdad es que les quitado y les quito mucho tiempo. Gracias aunque saben que siempre he sido así y, por lo tanto, no les sorprendo.
Y cómo no, honrar la memoria de todos los compañeros que han aportado su dedicación e inteligencia al servicio de la Organización Médica Colegial: Jerónimo Aizpiri, Ignacio Sánchez Nicolay, Helios Pardell, Ricardo Cedrón … El Dr. Aizpiri, él nunca hubiera imaginado que aquel aprendiz de médico titular llegaría a ser elegido, por consenso, Presidente de la Organización Médica Colegial.
He procurado que estén aquí hoy todos los que de forma directa o indirecta han tenido algo que ver con el gran honor y compromiso que hoy adquiero.
Ya termino, les he presentado algunas reflexiones sobre los desafíos de la Organización Médica Colegial y les he descrito de donde vengo, la historia que me ha configurado, las personas más importantes en mi vida de representación, en mi vida corporativa y personal.
Ahora solo me queda agradecerles muy sinceramente la atención que me han prestado.
Muchas gracias por su atención.

Juan José Rodríguez Sendín

Presidente del Consejo General de Colegios de Médicos

Madrid, 22 mayo 2009


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Discurso del Dr. Juan José Rodríguez Sendín en el acto de toma de posesión como Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España iconDiscurso de Toma de Posesión de Excmo. Sr. D. Vicente Álvarez Areces...

Discurso del Dr. Juan José Rodríguez Sendín en el acto de toma de posesión como Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España iconActo en recuerdo de Antonio Vicente Mosquete, Primer presidente del...

Discurso del Dr. Juan José Rodríguez Sendín en el acto de toma de posesión como Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España iconComo fija categoría literaria en la pri­mera mitad del siglo XIX...

Discurso del Dr. Juan José Rodríguez Sendín en el acto de toma de posesión como Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España iconDiscurso de su excelencia presidente mohamed abdelaziz, jefe del...

Discurso del Dr. Juan José Rodríguez Sendín en el acto de toma de posesión como Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España iconDiscurso del Presidente del Gobierno en la presentación del Informe...

Discurso del Dr. Juan José Rodríguez Sendín en el acto de toma de posesión como Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España iconDiscurso del presidente del gobierno, don mariano rajoy, en la apertura...

Discurso del Dr. Juan José Rodríguez Sendín en el acto de toma de posesión como Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España iconLa obra de Velázquez como fuente del arte contemporáneo José Manuel Rodríguez Martín

Discurso del Dr. Juan José Rodríguez Sendín en el acto de toma de posesión como Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España iconMensaje del Presidente del Consejo de Administración

Discurso del Dr. Juan José Rodríguez Sendín en el acto de toma de posesión como Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España iconJosé maría aznar, presidente del gobierno de españa el 11 de marzo de 2004

Discurso del Dr. Juan José Rodríguez Sendín en el acto de toma de posesión como Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España iconDiscurso del Presidente del Gobierno en el debate de totalidad sobre...






© 2015
contactos
h.exam-10.com