Resumen Esta ponencia explora los efectos que ha tenido el legado histórico heredado de la economía política del franquismo en la configuración del mercado de trabajo en España y en sus persistentes desequilibrios.






descargar 137.9 Kb.
títuloResumen Esta ponencia explora los efectos que ha tenido el legado histórico heredado de la economía política del franquismo en la configuración del mercado de trabajo en España y en sus persistentes desequilibrios.
página1/4
fecha de publicación17.07.2016
tamaño137.9 Kb.
tipoResumen
h.exam-10.com > Derecho > Resumen
  1   2   3   4

El legado histórico franquista

y el mercado de trabajo en España
Jorge Sola

Departamento de Sociología I

Universidad Complutense de Madrid

E-mail: jorgesola@cps.ucm.es
Abstract / Resumen
Esta ponencia explora los efectos que ha tenido el legado histórico heredado de la economía política del franquismo en la configuración del mercado de trabajo en España y en sus persistentes desequilibrios. Según una visión muy extendida, la rigidez del mercado de trabajo franquista ha sobrevivido en la etapa democrática y es la causa principal de problemas como el alto desempleo o la dualidad del mercado laboral. Esta ponencia se propone mostrar que el legado histórico del franquismo sí que ha tenido efectos en las relaciones laborales contemporáneas, pero que estos efectos son distintos e incluso opuestos. En particular, sostiene que la principal herencia del franquismo es un modelo caracterizado por la subordinación económica (bajos salarios) y política (falta de recursos de poder) del trabajo en las relaciones laborales. Para desarrollar esta tesis llevo a cabo un ejercicio de sociología histórica recurriendo al enfoque de la dependencia de la trayectoria (path dependence), basado en el análisis de textos legislativo, estadísticas históricas, entrevistas en profundidad y literatura secundaria.
Palabras clave:

Mercado de Trabajo, Path Dependence, Franquismo, Poder, Economía Política

Introducción
El mercado de trabajo español es, en muchos sentidos, un caso extremo. En las últimas tres décadas se ha destacado por sus enormes desequilibrios. Con la crisis actual la tasa de desempleo ha superado el 25%, pero incluso durante la época del boom financiero-inmobiliario (1995-2007) apenas bajó del 10%, duplicando la media de la Unión Europea por aquél entonces. Igualmente, desde principios de los años noventa la tasa de temporalidad se ha situado en torno al 33%, y sólo ha descendido, recientemente, por la destrucción de empleo temporal como efecto de la crisis. El cuadro es tan negativo que incluso un conocido asesor de la patronal califica el mercado de trabajo español como un “mercado golfo”1. Estos desequilibrios también han tenido efectos económicos perversos sobre la productividad y la competitividad: la fácil disponibilidad de la contratación temporal desincentiva la formación en capital humano y la inversión tecnológica a medio plazo; si bien muchas de las críticas han ido dirigidas a los rigideces que protegen a los trabajadores insiders. Así, no es extraño que, con el estallido de la actual crisis, los problemas del mercado de trabajo y su reforma vuelvan a ser objeto de debate.
Según una visión muy extendida, muchos problemas de la economía española responden a la rigidez del mercado de trabajo, y esta rigidez es la herencia del legado histórico franquista. Esta visión del mercado de trabajo está perfectamente resumida en un artículo reciente de la ex-ministra conservadora Ana Palacio (2012):
Los males de la economía española están provocando nuevos temores en la zona euro, y gran parte de la culpa proviene de la legislación laboral que se remonta a la época de la dictadura del general […] la legislación laboral de Franco ofreció a los trabajadores una pétrea seguridad en el trabajo y fuertes derechos de negociación colectiva.
Pero esta opinión no se limita a un determinado espectro ideológico, ni debe interpretarse en términos de la disputa política nacional, pues también tiene eco en las filas progresistas, y es habitual encontrarla en investigadores internacionales del mercado laboral. La idea básica es doble: los problemas económicos responden a un mercado de trabajo excesivamente rígido, y esta rigidez es la herencia del legado histórico del franquismo. Si bien la primera parte ha sido puesta en cuestión, la segunda se da casi siempre por sentada, hasta el punto de que no se considera necesario aportar pruebas que la confirmen. ¿Es una idea verdadera? Mi posición es que es parcialmente engañosa, cuando directamente falsa, y el propósito de este artículo es mostrar las razones que avalan esta posición. Sin embargo, las conclusiones que pueden extraerse de este ejercicio de sociología histórica, en asuntos como el mercado de trabajo o el cambio institucional, van más allá del caso español.
Mi hipótesis no niega los efectos del pasado histórico reciente en la formación del mercado de trabajo. Marx escribió: “Los hombres hacen su propia historia, pero […] bajo aquellas circunstancias [que] les han sido legadas por el pasado” (1982), y los teóricos de la path-dependence2 han contribuido a mostrar cómo estas circunstancias determinan la dirección que puede tomar la evolución institucional. Lo que sostengo es que estos efectos han sido muy diferentes, sino opuestos a los de la visión dominante. Mi argumento puede resumirse así. Para entender los efectos del franquismo en el actual mercado de trabajo hemos de ampliar el foco de la mirada para incluir el resto de la economía política y modularlo para considerar los equilibrios de poder de clase en él. Al hacerlo, podemos apreciar las diferencias de la trayectoria histórica de España respecto al resto de Europa occidental tras la ii Guerra Mundial: mientras que el resto de Europa occidental vivió la llamada ‘era dorada del capitalismo’, caracterizada por un mayor protagonismo de la clase trabajadora y las políticas desmercantilizadoras, España sufrió cuatro décadas más bien oscuras de dictadura franquista. El franquismo creo una economía política con tres patas: un Estado políticamente autoritario y socialmente raquítico, una clase trabajadora y una estructura económica ineficiente. La pervivencia de algunos de estos elementos, aunque con formas y grados diferentes, tras la transición democrática ayuda a entender la situación del mercado de trabajo español en la actualidad. Creo que una parte de mi argumentación también puede ayudar a entender los casos de otros países del Sur de Europa con trayectorias históricas similares, como Portugal y Grecia. Pero también nos permite discutir teóricamente dos asuntos que van más allá de estos casos particulares: la pertinencia de usar el concepto de rigidez para analizar las relaciones laborales y la relevancia de los equilibrios de poder de clase para entender el cambio institucional en el capitalismo.
Este texto consta de cuatro apartados. En el primer apartado se expone el enfoque del path dependence como una ‘caja de herramientas’ apropiada para integrar este factor en la argumentación explicativa; en el segundo apartado se explora la naturaleza y los efectos de la ‘economía política del franquismo’, analizando dos de sus tres piezas: el Estado y la estructura productiva; mientras que en el tercer apartado se examina en detalle la tercera: las relaciones laborales bajo la dictadura franquista; en el cuarto apartado analizo los cambios y continuidades que trajo consigo el periodo de la transición postfranquista; y, por último, se exponen unas breves conclusiones.

1. Path dependence y cambio institucional.
La caja de herramientas teórica más apropiada para abordar mi objeto de estudio es el enfoque del path dependence, que ha recibido un creciente interés en la literatura académica durante los últimos años. Este enfoque admite formulaciones más amplias o restringidas; podemos partir de la versión ofrecida por Margaret Levy (1997: 28), según la cual “una vez que un país o una región ha emprendido un camino determinado, los costes de invertirlo son muy altos; habrá otros puntos de elección, pero el afianzamiento de ciertos entramados institucionales obstruye una sencilla vuelta a la elección inicial”. La idea general de este enfoque es la siguiente: en un determinado punto crítico (critical juncture) se produce un acontecimiento contingente que hace que un ente (un país, una institución, una organización, etc.) adopte una forma o tome una dirección; y a continuación, en virtud de una serie de mecanismos de auto-refuerzo, se dan las condiciones para que en el futuro esa forma se reproduzca o se permanezca en esa dirección. Levy ofrece una imagen plástica: “quizás la mejor metáfora es un árbol, en lugar de un camino. Desde el mismo tronco salen diferentes ramas cada vez más pequeñas. Aunque es posible dar media vuelta o saltar de una a otra (…) la rama por la que uno empieza a escalar es aquélla por la que tiende a seguir” (Levy, 1997). Es importante distinguir la génesis del proceso, que depende de un punto crítico contingente e imprevisto, de los mecanismos de reproducción, que responden a una suerte de inercia relativamente determinista3.
La lógica general que subyace a este modelo ha sido aplicada al estudio de las innovaciones tecnológicas, pues ayuda a explicar por qué determinados productos han triunfado sobre otros más eficientes por razones aparentemente azarosas (como ocurrió con el vhs frente al betamax). Igualmente, algunos historiadores económicos han aplicado esta lógica a las instituciones económicas. Una vez establecidas, las instituciones generan mecanismos de auto-refuerzo, haciendo más difícil el cambio en (o de) las propias instituciones. Eso explicaría por qué en la historia económica no se produce una convergencia espontánea hacia instituciones más ‘eficientes’ (en el sentido de más favorables para el desarrollo económico). Puesto que las reglas institucionales incentivan determinados comportamientos, los actores tienden a adoptar tales comportamientos; lo que a su vez refuerza esas instituciones y pone trabas a su posible transformación. A través de este mecanismo se generan ‘rendimientos crecientes’ (increasing returns) que hacen muy costosa, en términos de aprendizaje, coordinación y adaptación, la creación de nuevas instituciones o la alteración de las existentes. Como observa North, si la matriz institucional crea incentivos para la piratería, la gente invertirá sus esfuerzos en llegar a ser buenos piratas, aunque esto perjudique la eficiencia general de la economía.
Paul Pierson (2000) ha defendido una aplicación de este argumento a la vida política, dado que también se producen casos –que pueden ser descritos como procesos de auto-refuerzo (self-reinforcing) o retroalimentación positiva (positive feedback)– en los que, una vez que se ha emprendido un camino, cada paso que se da en esa dirección incrementa la probabilidad de permanecer en él, debido a que los beneficios relativos, en comparación con otras posibles alternativas, van creciendo. O dicho de otro modo: los costes de apartarse de esa trayectoria superan a los de permanecer en ella. Cabe preguntarse, sin embargo, para quién son los beneficios relativos que se obtienen de reproducir ciertas instituciones: al fin y al cabo, la sociedad está caracterizada por relaciones de poder y fuentes de conflicto cuya comprensión requiere una visión menos utilitarista de la historia que oscurece los efectos distributivos de las instituciones políticas (Thelen, 1999).
El propio Pierson es consciente de esta circunstancia y observa que deben tenerse en cuenta ciertos rasgos característicos de la vida social, como su intrínseca complejidad y opacidad, el protagonismo de la acción colectiva, la alta densidad de las instituciones, o el recurso a la autoridad política para reforzar las asimetrías de poder. Pero para incorporar estos aspectos de la vida social resulta más provechoso contemplar otros mecanismos de retroalimentación positiva además de los ‘rendimientos crecientes’. James Mahoney (2000) ha propuesto otros tres mecanismos además del ‘utilitarista’. El mecanismo funcional explica la reproducción de una institución por los efectos funcionales de ésta para el sistema general en el que está integrada4. Este mecanismo puede verse obstruido si se produce un desajuste que hace que las instituciones dejen de resultar funcionales. El mecanismo de poder enfatiza la desigual distribución entre los actores de los costes y beneficios que reporta una institución, y los conflictos a los que esto puede dar lugar: una institución es capaz de sobrevivir incluso si no proporciona ‘beneficios relativos’ a la mayor parte de individuos, siempre que la minoría que sí los obtiene tenga el suficiente poder para asegurar su reproducción. Además, suele producirse una retroalimentación positiva entre el afianzamiento de una institución y el poder del grupo que se beneficia de ella, de modo que se produce un circulo virtuoso entre el empoderamiento del segundo y la consolidación de la primera. Sin embargo, se puede llegar a un umbral en el que la situación de desposesión del grupo desfavorecido conduzca a un conflicto que revierta la situación. El mecanismo de la legitimación, por último, está basado en las actitudes y creencias subjetivas acerca de lo que es moralmente apropiado: una vez que una institución está establecida, la creencia de los individuos en su legitimidad –se exprese ésta de un modo activo o pasivo– contribuye a reproducir esta institución en virtud de que es vista socialmente como legítima, y a su vez, la propia reproducción de la institución puede incrementar su legitimidad entre un mayor número de individuos.

Estos cuatro mecanismos proporcionan un marco más rico, y deben entenderse como tipos ideales que aparecen entremezclados en la realidad social. Hay que advertir un último peligro: este enfoque corre el riesgo de ser excesivamente determinista al subrayar la reproducción de las instituciones pero descuidar su posible transformación. Y es, retomando la metáfora arbórea de Levy:,en ocasiones una rama se rompe y hay que saltar a otra. Es importante tener esto cuenta para integrar en el análisis los shocks internos o las contradicciones internas que conducen al cambio institucional.
Pues bien, en este capítulo voy a argumentar que podemos aplicar este enfoque a nuestro caso de estudio. La Guerra Civil (1936-1939) y su desenlace favorable al bando fascista puede interpretarse como un punto crítico que trastocó los equilibrios de poder de clase y creó nuevas instituciones económico-políticas. Bajo la dictadura franquista, se configuró una economía política caracterizada por la subordinación del trabajo, la ineficiencia empresarial y el raquitismo del Estado. Estos tres elementos tendían a retroalimentarse positivamente de un modo que expondré en el siguiente apartado. Las relaciones laborales y los bajos salarios eran una pieza crucial de esta economía política. Este modelo se reprodujo, con cambios, durante los dos periodos del franquismo. La transición fue una oportunidad para revertir esta trayectoria histórica y transformar dicha economía política, y en particular, las relaciones laborales. En ella se daban cita un shock exógeno (la crisis económica) y la maduración de procesos que venían desarrollándose desde años atrás (la crisis política del régimen y el desarrollo del movimiento obrero). Sin embargo, muchos aspectos de la economía política franquista sobrevivieron, con otra forma y en diferente grado, a la transición democrática, lo que explica la situación del mercado de trabajo actual.


2. La economía política del franquismo.
La guerra civil y la derrota de la República pueden considerarse un punto crítico en la historia de la economía política en España. Este episodio terminó con el proyecto modernizador y trastocó los equilibrios de poder de clase, impidiendo el establecimiento de un pacto social entre capital y trabajo similar a los del resto de Europa. La República había significado un triunfo de las clases populares, que irrumpieron con ella en la vida política y consiguieron grandes avances en sus condiciones de vida y trabajo (Vilar, 2006: 126); y el movimiento obrero fue uno de los grandes protagonistas de este proyecto político. El levantamiento fascista debe interpretarse, en este sentido, como un intento de frenar este proceso de reforma social y restaurar el poder de clase. Estas dos citas, de un empresario y de un responsable de prensa de Franco respectivamente, reflejan dicha motivación:
En 1931 hubo un cambio político en España, y de entonces acá fue creándose y adquiriendo luego, de día en día, mayor ímpetu la lucha de clases. En esta lucha llevábamos peor suerte las clases burguesas. En el motín callejero, en la discusión de la plaza pública, podía la masa obrera (…) Era constante el comentario ‘esto no puede seguir así’ (Morales cit. en Fontana, 1986: 13).
Tenemos que matar, matar y matar ¿sabe usted? … No cabe esperar que se libren del virus del bolchevismo. Ahora espero que comprenda usted qué es lo que entendemos por regeneración de España … Es nuestro programa exterminar un tercio de la población masculina española. Con eso se limpiaría el país y nos libraríamos del proletariado (Gonzalo de Aguilera cit. en Richards, 1998: 47).
Si bien no existió nada parecido a un plan de exterminio, sí que tuvo lugar una violencia política dirigida a extirpar el ‘virus del bolchevismo’, es decir, a terminar con las expresiones organizadas de la clase trabajadora. En algunas ciudades bastaba con tener un carnet de la ugt para ser ejecutado sumariamente5. Según el historiador Josep Fontana: “la represión cumplía en el campo franquista una función política fundamental, ligada a las necesidades de una guerra de clases de los menos contra los más: la de paralizar al enemigo por el terror”6 (1986: 18). En estas circunstancias, “las élites empresariales y las clases privilegiadas no pactaron acuerdos políticos con las clases populares simplemente porque éstas habían sido derrotadas por las armas y el terror” (Fernández Steinko, 2010: 151).
El gráfico 1, que recoge la evolución de la distribución funcional de la renta en salarios y beneficios, representa visualmente esta restauración del poder de clase. La masa salarial se incrementó a lo largo del primer tercio de siglo, especialmente en los años de la República, pero la dictadura rompió con esta evolución y produjo una enorme inflexión en favor de los beneficios. Este giro favorable a las rentas de capital no tuvo parangón en ningún otro país avanzado (Catalán, 1989), y solo empezó a modificarse en los años 60 con la reconstrucción del movimiento obrero. Según diversas estimaciones, los salarios reales industriales cayeron a la mitad tras la guerra y no empezaron a recuperarse hasta 15 años más tarde. Como resumen Carreras y Tafunell (2007: 272): “Uno de los principales objetivos de la insurrección de julio de 1936 fue interrumpir e intervenir las tendencias en la distribución de la renta y la riqueza nacionales dominantes durante la República […] Su victoria fue la de los terratenientes y los empresarios”.

Gráfico 1: Evolución de la participación de la masa salarial en la renta (1914-2011).
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Resumen Esta ponencia explora los efectos que ha tenido el legado histórico heredado de la economía política del franquismo en la configuración del mercado de trabajo en España y en sus persistentes desequilibrios. iconResumen: El presente artículo analiza la naturaleza política del...
«organización política y social». Para ello se necesita del conocimiento de la política, formándose la investigación disciplinada...

Resumen Esta ponencia explora los efectos que ha tenido el legado histórico heredado de la economía política del franquismo en la configuración del mercado de trabajo en España y en sus persistentes desequilibrios. iconEl conocimiento histórico. Tiempo histórico y categorías temporales....
«la Historia es la Geografía del tiempo y la Geografía es la Historia del espacio». El tiempo pasado no está aislado sino que ha...

Resumen Esta ponencia explora los efectos que ha tenido el legado histórico heredado de la economía política del franquismo en la configuración del mercado de trabajo en España y en sus persistentes desequilibrios. iconHistoria social y cultural de la política. Actores y prácticas en...

Resumen Esta ponencia explora los efectos que ha tenido el legado histórico heredado de la economía política del franquismo en la configuración del mercado de trabajo en España y en sus persistentes desequilibrios. iconCongreso Internacional Historia y Políticas de la Memoria: La violencia...

Resumen Esta ponencia explora los efectos que ha tenido el legado histórico heredado de la economía política del franquismo en la configuración del mercado de trabajo en España y en sus persistentes desequilibrios. iconPrólogo
«parir más pronto». En resumen: el hombre, mediante sus técnicas, va sustituyendo al Tiempo, su trabajo va reemplazando la obra del...

Resumen Esta ponencia explora los efectos que ha tenido el legado histórico heredado de la economía política del franquismo en la configuración del mercado de trabajo en España y en sus persistentes desequilibrios. iconEl derecho del trabajo ha elevado el valor de la fuerza del trabajo....

Resumen Esta ponencia explora los efectos que ha tenido el legado histórico heredado de la economía política del franquismo en la configuración del mercado de trabajo en España y en sus persistentes desequilibrios. icon¿El pueblo elegido?
«legado de odio» y la más amenazadora «metáfora del exterminio», como dijo el filósofo. Y la suya, la judía, la que le impusieron...

Resumen Esta ponencia explora los efectos que ha tenido el legado histórico heredado de la economía política del franquismo en la configuración del mercado de trabajo en España y en sus persistentes desequilibrios. iconTema 15: “la españa del franquismo (1939 – 1975)”

Resumen Esta ponencia explora los efectos que ha tenido el legado histórico heredado de la economía política del franquismo en la configuración del mercado de trabajo en España y en sus persistentes desequilibrios. iconResumen El presente trabajo estudia un total de once palabras con...

Resumen Esta ponencia explora los efectos que ha tenido el legado histórico heredado de la economía política del franquismo en la configuración del mercado de trabajo en España y en sus persistentes desequilibrios. iconEn el siguiente trabajo trataremos se investigo acerca del movimiento...






© 2015
contactos
h.exam-10.com