Tema España: situación geográfica. Unidad y diversidad: España como unidad geográfica. La posición de España en el planeta Tierra y sus consecuencias geográficas






descargar 54.28 Kb.
títuloTema España: situación geográfica. Unidad y diversidad: España como unidad geográfica. La posición de España en el planeta Tierra y sus consecuencias geográficas
fecha de publicación18.06.2015
tamaño54.28 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Derecho > Documentos



Tema 1.- España: situación geográfica. Unidad y diversidad: España como unidad geográfica. La posición de España en el planeta Tierra y sus consecuencias geográficas

Introducción.-

La unidad al Reino de España, nombre oficial del Estado español o España, le viene dada desde el punto de vista político y es la cristalización temporal de un
proceso histórico, y no un imperativo desde la geografía física (de los territorios peninsulares incluye Canarias, Ceuta y Melilla y no incluye Andorra, Portugal o Gibraltar).

Así, cuando se habla de Unidad geográfica de España se suele hacer referencia al carácter peninsular de la mayor parte del territorio del Reino de España Este carácter peninsular de la gran mayoría de su territorio le aporta un carácter de bastión, de aislamiento, de unidad, que está contrarrestado por su posición. Esta hace de puente, de encrucijada, de mezcla de influencias físicas y humanas, lo que le da una gran diversidad natural y cultural. España, es una unidad, un país, pero de grandes contrastes.

I.- España como unidad geográfica

I.1.- El carácter peninsular e insular. España como bastión

La Península Ibérica constituye una de las tres que en el sur de Europa, se adentran profundamente en el Mediterráneo. De esta situación arrancan los rasgos comunes que las tres penínsulas (Ibérica, Itálica y Balcánica) presentan. Pero también existen unos rasgos originales que dan a la Península Ibérica una diferente personalidad geográfica, que derivan, especialmente, de su particular posición en el mediterráneo y de su particular configuración.

Está unida al continente europeo por el istmo de los Pirineos, una franja de tan sólo 440 kilómetros de largo que acentúa su carácter peninsular. Los Pirineos, una cadena montañosa que ha contribuido, tradicionalmente, al relativo aislamiento de España respecto a Europa, al dificultar el relieve las comunicaciones con el resto de Europa. El carácter peninsular y cuasi insular de la península, por un lado, y la disposición del relieve (la meseta en el centro, rodeada de los rebordes montañosos, las depresiones y las cordilleras exteriores) facilitan el aislamiento del exterior y acentúan el carácter continental de gran parte del territorio. Sería lo que Terán llamaba “España como bastión”

Tres características del relieve: su forma maciza su altitud media elevada, es de 660 m, y su disposición periférica del relieve.

La forma: ya Estrabón comparó la forma del contorno peninsular con una piel de toro extendida, debido a su forma ligeramente trapezoidal y a los amplios óvalos que dibujan algunas de sus costas sobre todo el litoral Mediterráneo.

Esta primera comprobación respecto a la forma maciza y escasamente recortada del contorno costero, es rica en consecuencias geográficas. En efecto, España en su conjunto no es un país de vocación marinera, a pesar de la proporción elevada de las costas peninsulares. En segundo lugar, la falta de profundas entalladuras (entrantes y salientes) del contorno costero dificulta la penetración de las brisas marinas y la propagación hacia el interior del poder temperante del mar, cuya acción, limitada a una estrecha franja costera, queda detenida pronto por los elevados relieves periféricos. Por eso el clima del interior es continental (inviernos rigurosos, veranos muy calurosos y escasa pluviometría).

La altitud media elevada: La altitud media de la península es de 660 m. Y en Europa solamente es superada por la de Suiza que de 1300 m. Conviene tener en cuenta que su altitud media más que por la existencia de altas cordilleras se debe a un bloque central elevado, la Meseta, cuya altura es el elemento de mayor peso, para tener en cuenta esta altitud media elevada. España es un país de altiplanicies elevadas. La Meseta constituye un bloque cuadrático, ligeramente basculada hacia el Atlántico.

Las restantes tierras peninsulares se adosan alrededor de este núcleo central, un triángulo al nordeste formado por la planicie del Ebro, la Cordillera Pirenaica y otro al sur formado por la llanura del Guadalquivir y las Cordilleras Béticas.

Disposición periférica del relieve peninsular:

http://iescasasviejas.net/1.web/salus/salus%20documentos/2bhgehu/temas/singularidad/unidad/sin%20titulo-10.jpg

Otro rasgo distintivo del relieve peninsular es lo que podemos llamar el cinturón de sierras periféricas. Así por cualquier parte abordar la Meseta se necesita salvar un desnivel fuerte, hasta alcanzar la altiplanicie castellana.

Por el norte la Cordillera Cantábrica. Por el este la Cordillera Ibérica. Si se intenta la penetración, la cadena Costero - Castellana de alturas modestas, pero paralela litoral, constituye un doble murallón que asila la llanura interior del Ebro. Si se intenta el paso desde el sur nos encontramos en la costa Sistema Penibético; y más allá, una vez atravesado el valle del Guadalquivir, es preciso traspasar Sierra Morena para llegar a la Submeseta sur.

Las consecuencias de la existencia de este "murallón" periférico, son muy importantes. En primer lugar, la dificultad de acceso hacia la Meseta dificulta la penetración de las comunicaciones y el contacto del centro con la periferia, también impide la influencia climática marítima en el centro de la península. Por otra parte, los ríos que nace en los rebordes montañosos de la península, se ven obligados a salvar desniveles profundos en un corto espacio, con lo que adquieren un carácter torrencial y tienen una gran fuerza erosiva que hace que excaven profundas gargantas. Esas características de la red fluvial han repercutido en las comunicaciones, así se explica que no existan en España los largos canales que en otros países de Europa facilitaron el transporte y estimularon desde el siglo XVIII el desarrollo de regiones industriales en el interior.

Las unidades de relieve se disponen alrededor de la meseta, por lo que conviene estudiar los restantes elementos del relieve peninsular en función de esa característica.
Existen unas unidades de relieve interiores, la Cordillera Central y los Montes de Toledo que surcan la Meseta. La Cordillera Central constituye un sistema montañoso mucho más largo y continuo que los Montes de Toledo dando lugar a la aparición de una Meseta septentrional y otra meridional. Por otra parte, la Meseta está rodeada en casi toda su periferia por un cinturón montañoso: los Montes de León, la Cordillera Cantábrica, la Cordillera Ibérica y Sierra Morena, que constituyen los rebordes montañosos de la meseta. En cambio la meseta queda abierta, en buena parte, por el lado occidental (influencia atlántica).
Ajenas a la meseta aparecen las unidades exteriores o periféricas que completan el borde nororiental, el meridional y gran parte del occidental, pero dar lugar a la definitiva configuración de la península. Tres llanuras, dos de ellas muy amplias bordean a la Meseta: la depresión del Ebro (Nordeste), del Guadalquivir (Sur) y la del Tajo - Sado (Oeste). Dos grandes cordilleras se sitúan en la parte nororiental (Pirineos) y la zona meridional (Cordillera Bética).

Las islas Canarias están marcadas por su origen volcánico, mientras que las Baleares son continuaciones de conjuntos morfoestructurales de la España peninsular.

I.2.-Territorios españoles

El nombre de España procede de Hispania, denominación que los romanos dieron a la península. Este término tiene un origen aún más antiguo: fueron los fenicios los que llamaron a estas tierras "i-shepham-im", que significa 'costa o isla de conejos'. Los griegos la llamaron Iberia, que proviene del rio Iber, de ahí lo de península ibérica.

Fue la constitución de los reinos de España y Portugal lo que provocó que la península perdiera su antiguo nombre y adoptara el de P. Ibérica. La península ibérica alberga los estados de España y Portugal, el principado de Andorra y el enclave de Gibraltar.

España está formada por una parte de la península ibérica, las islas Baleares y Canarias, las plazas africanas de Ceuta y Melilla, en total 504.782 km2, de los cuales 492.494 están dentro de la península ibérica. Canarias 7.273 Km2. Baleares 5.014 Km2. Ceuta, Melilla y otras posesiones africanas 32 Km2. Por extensión es el cuarto país de Europa tras Rusia, Ucrania y Francia.

I.3.- Límites.

Tiene unos límites claros y precisos. En la península los límites son al Norte con Francia y Andorra, al este con Portugal y al Sur con Gibraltar. Melilla y Ceuta limitan con Marruecos. Marruecos y Argelia son los países norteafricanos más cercanos desde la península.

Las Canarias están a algo más de 100 Kms de las costas marroquí y sahariana occidental y a más de 1000 kms. de la península ibérica.

La España peninsular tiene 1.944 Kms. de frontera terrestre y 3.963 Kms. de Costa. A estos habría que sumar más de 2000 Kms. de costas de las diversas islas e islotes (Baleares 1.057 y Canarias 1.156)

II.- La posición de España en el planeta tierra y sus consecuencias

La originalidad y la singularidad geográfica de España han sido reconocidas tradicionalmente, estableciéndose un debate entre geógrafos, historiadores, economistas, escritores... sobre su inclusión en un continente u otro, que en el fondo este debate refleja esa originalidad y singularidad que antes destacábamos. Ello tiene unas causas y unas consecuencias.

Latitud y consecuencias climáticas
La Península Ibérica aparece en una latitud relativamente baja. Oscila entre los 36° 0' (Sin Canarias) de la Isleta que está frente al núcleo de Tarifa y a los 43° 47' (del Cabo de Estaca de Bares, en un rocoso saliente de las tierras gallegas septentrionales).

De todo ello deducimos el primer momento el carácter mediterráneo que el clima de la península presenta. De este hecho arrancamos importantes consecuencias geográficas.

En las llanuras litorales y pre litorales se dan unas condiciones climáticas típicas: temperatura media anual elevada, inexistencia de un verdadero invierno, tendencia a una escasa pluviosidad y marcada sequía veraniega. En particular el cálido y seco verano, largo y estable, será un rasgo climático característico de gran parte de la península.

El carácter mediterráneo se refleja inmediatamente en todos los aspectos de están relacionados con aquel, por ejemplo se refleja en la vegetación; el predominio de especies termófilas y xerófilas, capaces de resistir la acusada sequía estival.

Por todo lo dicho anteriormente, se puede deducir que, si bien la península constituye un apéndice del continente europeo, no es fácil encuadrarla, desde el punto de vista físico desde el norte de Europa, por otro lado, también resulta difícil encuadrar la península dentro del marco africano. La península entre Europa y África no es lo uno ni lo otro, ni tan solo, una pura mezcla de ambos. Se trata de uno de los más claros ejemplos de la peculiaridad del mundo mediterráneo.
La posición de la península ibérica: la longitud

La Península Ibérica ocupa, en la zona latitudinal que corresponde al mediterráneo, una singular posición. No está en el centro del "Mare Nostrum", ni profundamente adentrada en aquel, como en el caso de la Península Balcánica. La península se sitúa en un extremo del Mediterráneo, donde sus aguas enlazan con las del océano Atlántico. La península aparece como algo periférico y marginal al alargado mar, lejos de su centro en un apartado limite. Con esta disposición la península se dibuja como un país occidental.

De esta manera, la península queda flanqueada por dos mares (mediterráneo al este y sur y Atlántico al sur, norte y oeste). Esta posición singular, en el límite suroccidental, da a la península unas características especiales, con una mezcla de influencias mediterráneas y atlánticas.

El cabo de Roca en las tierras portuguesas queda exactamente a 9° 29' de longitud oeste. Casi tan occidental como la costa oeste de Irlanda que no alcanza los 11° y rebajando ampliamente todas las tierras continentales de Europa; que en la Bretaña francesa no llegan a los 5°.El cabo Touriñán (La Coruña) a 9º17’W. El extremo más oriental es el Cap de Creus (Girona) a 3º19’

La península ibérica por tanto constituye la más meridional de las tierras atlánticas europeas y la más occidental de las tres penínsulas mediterráneas

II.1.- La posición o situación de encrucijada. El Puente

Como hemos visto la Península está situada entre el dominio templado y cálido, y entre las influencias atlánticas y mediterráneas, aunque disfruta de las dos, es la segunda su característica más importante. España es la península europea más meridional y la más occidental, además se encuentra entre dos mares (mediterráneo y atlántico) y la más próxima al continente africano.

Todo ello la sitúa a medio camino entre África, Asia, América y Europa, es decir, en una situación de encrucijada. Es, precisamente, su posición de encrucijada entre continentes, que tiene un origen histórico, lo que ha contribuido a ser considerada crisol de diversas culturas. Por otro lado, la posición de transición entre varios continentes o zonas geográficas le confiere una gran diversidad interior que hace que España sea un país de contrastes. La situación y la posición de la península ibérica la han convertido en un lugar de encuentro. Desde el punto de vista natural, nos llegan influencias climáticas del atlántico, del mediterráneo, de Europa y de África. En España se dan también especies de flora y fauna característica de Europa y África. Pero ese carácter de encrucijada se radicaliza desde el punto de vista humano. Históricamente la península ha sido tierra de paso, de llegada y de acogida de muchas civilizaciones y lo sigue siendo en la actualidad para los inmigrantes africanos y americanos. A partir del S. XVI La península será una de las plataformas ideales para las comunicaciones con el nuevo mundo y las expediciones marítimas hacia África central y del sur. La vinculación de las Islas Canarias, Madeira y Azores a las potencias ibéricas acentuaron esta situación de trampolín.

En la actualidad las corrientes migratorias Sur-Norte tienen, además de lugar de destino, en nuestras tierras un lugar de paso privilegiado y de nuestra importancia geoestratégica dan cuenta también las bases militares de Morón y Rota que permiten al gigante USA una magnifica plataforma para el control del Mediterráneo y Oriente próximo.

II.2.- Consecuencias: Posición geoestratégica

De la situación y posición geográfica de España se deriva un posicionamiento geoestratégico de primer orden. España ha hecho, sigue haciendo y posiblemente hará de puente entre Europa, África y América. Esta posición geoestratégica envidiable se fundamenta además de en la posición y la situación, en factores humanos. Por otra parte, el estrecho de Gibraltar y los puertos españoles posibilitan una posición especial para el tráfico de personas y mercancías. Por su posición ha sido un lugar de encuentro de elementos físicos y humanos.

Ventajas e inconvenientes de la posición de España.-

http://iescasasviejas.net/1.web/salus/salus%20documentos/2bhgehu/temas/singularidad/slide-9-728.jpg

Acceso a dos mares de gran importancia a lo largo de la historia, pero ocupa una posición periférica en el continente europeo.

Determinismo geográfico.- El hecho que España se encuentre entre dos mares, el Atlántico y el Mediterráneo y entre dos continentes, África y Europa; ha condicionado también su Historia.


-De esta forma, España se ha convertido en lugar de asentamiento de pueblos de diversa procedencia, siendo poblada desde la Prehistoria (el ser humano más antiguo conocido en Europa, el Homo antecessor, se ha encontrado en el yacimiento de Atapuerca, Burgos); hasta la Antigüedad, siendo colonizada por fenicios, griegos, cartagineses y romanos; en la Edad Media, los visigodos llegaron desde el Sur de Francia y ocuparon la Península convirtiéndola en su reino. Más tarde, desde el Norte de África, los árabes y beréberes, derrotaron a Don Rodrigo en la batalla de la Janda, extendiendo su presencia en la península durante 800 años.


-En la Edad Moderna, la tradición marinera, el deseo de riquezas, la búsqueda de una ruta alternativa para llegar a las Indias; un Estado fuerte y moderno, fundado por los Reyes Católicos, al acabar la Reconquista, constituyen, entre otros, los factores por los que España fue la pionera en los descubrimientos geográficos junto a los portugueses, llegando al descubrimiento del Nuevo Mundo. Posteriormente, la forja de un Imperio, el de Felipe II, en cuyos dominios “nunca se ponía el Sol”, llevó al apogeo de la Monarquía Hispánica, con fuerte presencia en Europa y en América.


-Más tarde, llegó una larga decadencia, pero España nunca ha perdido su valor geoestratégico (importancia en el plano político, militar, pero también económico), precisamente por su posición y lazos históricos por un lado en el Sur, en el Magreb y los países árabes; en el Norte, pues España siempre ha tenido un peso en la historia y la cultura europea; en el Oeste, los países de América latina, países con los que compartimos lazos culturales, políticos, económicos, que tienen su repercusión, por un lado, en la consideración que se ha tenido de España en el exterior, unido a que estas relaciones le han convertido en una potencia que tiene proyección mundial, por razones
diversas, tanto desde una perspectiva histórica como en el momento actual, España es un País que tuvo y mantiene un considerable peso geoestratégico en el escenario mundial.

II.3.- Consecuencias: España País de contrastes

Pero la gran consecuencia de esta posición es la diversidad natural y humana existente en España, que es a su vez su gran originalidad y singularidad. España país de contrastes. El hecho de que esté formado por diversas unidades; península e islas, que sea tan extensa y que esté situado entre dos mares, dos continentes, perteneciendo a Europa, del que lo separa una barrera tan fuerte, al menos antes, como los Pirineos y muy cerca de África, que sea una encrucijada de distintas influencias convierten a España en un país original y singular por su diversidad. En el siglo XIX el geógrafo francés E. Reclus dijo que España era un continente en miniatura.

Contrastes naturales.-

Litológicos.- En España existen tres tipos de materiales; silíceos, calizos y arcillosos, con características y morfologías distintas.

http://www.eweb.unex.es/eweb/botanica/fve/geopeniberica/litolo3.jpg

http://www.eweb.unex.es/eweb/botanica/FV

Geomorfológicos.- Existen distintos tipos de relieve, como pueden ser los macizos antiguos o jóvenes, las mesetas o las depresiones...La diversidad en el modelado también es grande; modelado granítico, cárstico, volcánico, dunar, litoral...

Climáticos.- Como resultado de la confluencia de masas de aire de diverso origen. Esto le da una configuración climática especial, caracterizada por un clima oceánico, de abundantes precipitaciones que componen la España húmeda (Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco), con precipitaciones superiores al umbral de los 800 mm anuales. En contraste con la España húmeda, la España seca se localiza en la franja litoral mediterránea, al Este y al Sur de la Península, y en el interior peninsular, constituyendo el clima mediterráneo, que adquiere rasgos de clima mediterráneo continentalizado conforme avanzamos al interior peninsular. De la misma forma, en Canarias, se da, por su posición geográfica, a un clima subtropical.

El clima de la península se puede concebir como una "lucha" casi continua entre las influencias atlánticas y mediterráneas; es decir entre el influjo de las depresiones y vientos húmedos que proceden del océano y de la tendencia a la estabilidad característica del mediterráneo. La influencia atlántica equivale a una mayor pluviosidad (lluvias) y a una mayor inestabilidad atmosférica. La influencia mediterránea representa la tendencia hacia la sequía. En conjunto, y expresado en cifras medias, la ventaja en buena parte de la península es para las influencias mediterráneas con un tiempo seco, cálido y estable en concreto a lo largo del periodo estival. Estos hechos climáticos tienen una clara plasmación en la vegetación natural. Una especie que puede simbolizar con bastante precisión el flujo mediterráneo es la encina, que puede adaptarse a un verano relativamente cálido y seco; su area de expansión cubre buena parte de la Península Ibérica. Por el contrario, las especies que podemos llamar atlánticas son claramente higrófilas/hidrófilas, exigiendo una pluviosidad relativamente elevada a los largo de todo el año, en ocasiones una humedad mantenida también permanentemente y, por ello, una reducción o inexistencia del característico verano mediterráneo. Podría simbolizar estas tendencias el roble y el haya.

Esta variedad geográfica también se puede simbolizar a través de la influencia de las tierras nórdicas y meridionales, o sea de los continentes europeo y africano. Este influjo tiene su reflejo en los aspectos térmicos del clima. Europa representaría en este sentido para la península la tendencia a las bajas temperaturas: invierno con régimen anticiclónico y con la penetración de aire frío, pesado, estable y con la irrupción de los vientos duros y helados del norte. África en cambio, representaría la tendencia a las altas temperaturas cuando soplan los vientos cálidos meridionales se concreta bien dicha tendencia. Podríamos escoger dos plantas que representan estas influencias de las condiciones climáticas de Europa y África en su península. Por un lado el Abeto blanco simbolizaría la vegetación que requiere un largo invierno. Por otro lado una palmácea, el palmito, constituiría un buen ejemplo de las plantas que requieren un clima cálido con inexistencia de un verdadero invierno

Biogeográficos.- El clima condiciona que se dé una vegetación también contrastada: por un lado, en la España Atlántica, siempre verde; que se encuentra en Galicia y en la cornisa Cantábrica, se extiende una vegetación caracterizada por bosques caducifolios (robles y hayas) y en la costa por las landas (matorral espinoso) y prados naturales. En la España seca, encontramos los bosques perennifolios de encinas y alcornoques, con matorral en zonas degradadas por la acción antrópica. De igual forma, cuanto más al sur y al este, más árido se vuelve el clima, encontrando una vegetación xerofítica, adaptada a una prolongada sequía con especies como el palmito, especialmente en el Sudeste peninsular (Almería, Murcia). También peculiar es la vegetación endémica de la laurisilva en las islas Canarias.

http://www.ign.es/espmap/img/mapas_clima_bach/clima_mapa_05.gif

http://www.ign.es/espmap/mapas_clima_bac

Hídricos.- Cuecas hidrográficas distintas en el norte y en el sur, en el oeste o en el este

Contrastes humanos.-

Numerosos son los contrastes humanos, desde el punto vista agrario podemos establecer las diferencias entre secano y regadío, campos abiertos o campos cerrados, agricultura atlántica o mediterránea. Zonas muy industriales y otras sin sector secundario. Igual cabe decir del turismo. Desde el punto de vista de los asentimientos los contrastes los podemos establecer entre el mundo urbano y rural o desde el punto de vista económico, la España del norte y este contra la españa del sur y oeste, o la del interior y la periferia.

Uno de los contrastes humanos existentes en la península se vincula a los desequilibrios regionales. España no es un país en el que se haya desarrollado uniformemente sus regiones. La especialización territorial de algunas actividades y las crisis de ciertos sectores han marcado profundas diferencias entre provincias y autonomías.

La renta nacional tiene los mismos desequilibrios. La provincia con una renta mayor es Baleares, fruto del turismo, y está muy por encima de provincias como Lugo, Cáceres o Zamora. La franja oeste y sur de España tiene una renta per cápita muy inferior a la de Madrid, Cataluña, Levante o Baleares. Regiones como Asturias o el País Vasco, que tradicionalmente fueron de las de mayor renta, han perdido posiciones, aunque siguen por encima de la media. Esta diferencia se debe a muchos factores, entre los que destacan las políticas de desarrollo de estas regiones y su mayor cercanía a los mercados europeos. En el centro de la península sólo Madrid constituye un punto más desarrollado. Los desequilibrios regionales internos también son muy importantes. Estos desequilibrios regionales económicos se unen a los desequilibrios políticos, lingüísticos, de tradiciones e históricos regionales creando el problema político más importante de la historia contemporánea española: La estructura de España. Acontecimientos tan actuales como los de Cataluña o el País Vasco nos muestran como esta riqueza cultural y natural que es la diversidad española, también puede ser origen de grandes problemas, como los creados entre los nacionalismos español y los periféricos.

El proceso de organización político-administrativa de España.

Antecedentes.

Tras la guerra de sucesión, con la victoria de la alternativa defendida por Francia, desde 1714 se va conformando un estado unitario fuertemente centralizado. Estado que sobrepasaba con mucho lo que hoy conocemos con el reino de España, pues hemos de recordar que España estaba compuesta por territorios en todos los continentes y que hasta época bien reciente formaban parte del estado español países como Guinea Ecuatorial o Sahara occidental.

En el año 1833, y perdida la mayor parte de las colonias, la España peninsular y los dos archipiélagos son dotadas de una estructura provincial, a semejanza de los departamentos-prefectura francesa e imbuidas del mismo jacobinismo centralista administrativo. Con algunos vaivenes (especialmente durante las dos repúblicas) ese entramado se mantuvo hasta el fin de la dictadura franquista.

Las Comunidades autónomas.

La división territorial de España en unidades menores con características económicas, culturales, etc…. existe desde la Antigüedad. Un largo proceso histórico ha cimentado nuestra división política- administrativa en Comunidades Autónomas.
Como respuesta a los deseos manifestados históricamente en algunos territorios del estado español se implanta a partir de la constitución de 1978 el estado autonómico. La autonomía reconoce un autogobierno limitado.. con el objetivo de:

  • Responder al deseo de autogobierno de muchas regiones que quieren recuperar viejos derechos

  • Modernizar las estructuras del Estado

  • Dar estabilidad a la organización político-administrativa para emprender políticas de desarrollo regional

  • Adecuar las realidades económicas, sociales, culturales,……con su marco territorial.

El artículo 2 de la Constitución establecía varias vías para acceder a las autonomías:

    1. vía rápida para las regiones históricas ( Cataluña, P. Vasco y Galicia)

    2. vía del 151, utilizada por Andalucía1

    3. vía del 143 “vía lenta” que seguirían el resto de las regiones.

Las CC.AA. asumen una serie de competencias que recogen de la Administración Central del Estado o de las Administraciones Locales. Sus órganos de poder (con diversos nombres) tienen un Consejo de Gobierno y un Parlamento. Sirve también de demarcación para la administración de Justicia (Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad AutónomaEn la primera década del S XXI se inician varios procesos de actualización de varios estatutos de Autonomía, siguiendo el ejemplo de Cataluña. Cuyo estatuto ha dado lugar a un importante encontronazo entre lo aprobado en referéndum por el pueblo Catalán y la sentencia del Tribunal Constitucional. Es un ejemplo de la tensión que históricamente ha sido una constante en la conformación de la unidad del estado español.

Las provincias ejercen un triple papel. 1) Como subdivisiones administrativas del Estado y las comunidades autónomas con sus respectivas delegaciones de ministerios y consejerías. 2) Como agrupación de municipios en las Diputaciones provinciales.

En las islas existen otras subdivisiones como los cabildos (Canarias) y Concejos (Baleares) insulares.

Otras figuras de división territorial. Según las comunidades autónomas la función de los organismos es distinta (por Ej. las diputaciones vascas ,forales, con importantes competencias fiscales y de actuación) o existen otros distintos como las comarcas y veguerías catalanas que difícilmente conviven con la estructura provincial, o las peculiares “parroquias” de Asturias y Galicia.

En determinados terrenos de la administración pública estatal las divisiones administrativas no coinciden con las comunidades autónomas. Ejemplos: Confederaciones hidrográficas, regiones militares.

El poder local.

El tercer gran escalón de la división administrativa son los municipios. De los que hay más de 8000 en España. Con unas grandes disimetrías, desde dos con más del millón de habitantes a muchos con unas pocas decenas de empadronados, e incluso otros que desaparecen por falta de personal.

Las diputaciones provinciales agrupan a los municipios y sus mandatarios son elegidos de manera indirecta a partir de los electos municipales y tienen algunas competencias, no muchas, para dinamizar la situación de los municipios, especialmente los más pequeños.

Junto a este organigrama aparecen nuevas figuras como consorcios, organismos de áreas metropolitanas, que intentan dar respuesta a las nuevas realidades urbanas y a la complejidad de servicios a que tienen que atender los municipios y que necesitan formas de asociación muy variadas.

Conclusiones.-

Por su forma y posición España presenta factores que tiende a la unidad, al aislamiento, al bastión, a la fortaleza y otras que la empujan a características completamente contrarias como la función de puente, de encrucijada entre diversos mundos y ser lugar de acogida de diversas influencias y elementos naturales y humanos. Por ello dentro de su unidad España tiene una gran diversidad. La frase de España es un país de contrastes resume este tema. Dos problemas actuales están relacionados con la situación geográfica española. Por un lado, la crisis mundial actual ha afectado de forma significativa a España como miembro del modelo de desarrollo mediterráneo, periférico al centro europeo. Así España, junto a Portugal, Grecia, Italia e Irlanda están sufriendo más los rigores de la crisis de la UE. Por otra parte, esa diversidad mencionada ha hecho que se desarrolle a lo largo de la historia un modelo de organización política que ha llevado a enfrentar en los dos últimos siglos al nacionalismo español con los periféricos. Casos actuales como las recientes noticias de Cataluña o País Vasco hay que verlos desde esa perspectiva.

c:\users\jose castilla\appdata\local\microsoft\windows\temporary internet files\content.ie5\32odjowq\text2mindmap.pnghttp://www.text2mindmap.com/jbMvBB

1 ). La conformación de las mismas se previó a “dos velocidades” la rápida para las llamadas históricas (Cataluña, País Vasco y Galicia” y el resto por la vía “lenta” (art. 143 CE). Andalucía se salió del guión y a través del referéndum del 28 de F de 1980 optó por la vía rápida, lo que aceleró la configuración del mapa autonómico general. Hay 17 Comunidades Autónomas y dos ciudades autónomas (Ceuta y Melilla).


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Tema España: situación geográfica. Unidad y diversidad: España como unidad geográfica. La posición de España en el planeta Tierra y sus consecuencias geográficas iconTema 1: españA: situación geográfica. Unidad y diversidad

Tema España: situación geográfica. Unidad y diversidad: España como unidad geográfica. La posición de España en el planeta Tierra y sus consecuencias geográficas icon15. la industria en españA. El proceso de industrialización y sus...

Tema España: situación geográfica. Unidad y diversidad: España como unidad geográfica. La posición de España en el planeta Tierra y sus consecuencias geográficas iconTema 1: la singularidad geográfica de españA

Tema España: situación geográfica. Unidad y diversidad: España como unidad geográfica. La posición de España en el planeta Tierra y sus consecuencias geográficas iconTema 0: la singularidad geográfica de españA

Tema España: situación geográfica. Unidad y diversidad: España como unidad geográfica. La posición de España en el planeta Tierra y sus consecuencias geográficas iconEspaña presenta gran singularidad geográfica

Tema España: situación geográfica. Unidad y diversidad: España como unidad geográfica. La posición de España en el planeta Tierra y sus consecuencias geográficas iconEspaña presenta gran singularidad geográfica

Tema España: situación geográfica. Unidad y diversidad: España como unidad geográfica. La posición de España en el planeta Tierra y sus consecuencias geográficas iconEspaña presenta gran singularidad geográfica

Tema España: situación geográfica. Unidad y diversidad: España como unidad geográfica. La posición de España en el planeta Tierra y sus consecuencias geográficas iconEspaña presenta gran singularidad geográfica

Tema España: situación geográfica. Unidad y diversidad: España como unidad geográfica. La posición de España en el planeta Tierra y sus consecuencias geográficas iconEspaña presenta gran singularidad geográfica

Tema España: situación geográfica. Unidad y diversidad: España como unidad geográfica. La posición de España en el planeta Tierra y sus consecuencias geográficas iconTema 16. El transporte en españa y su papel en el territorio. Las...






© 2015
contactos
h.exam-10.com