Recomendaciones para definir los términos






descargar 31.54 Kb.
títuloRecomendaciones para definir los términos
fecha de publicación29.05.2015
tamaño31.54 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Derecho > Documentos

IES DAUTE – LOS SILOS 2º Bachillerato


VOCABULARIO PARA LA HISTORIA DE ESPAÑA :

La crisis del Antiguo Régimen y la construcción del Estado Liberal

Recomendaciones para definir los términos:

a) Empezar la definición incluyendo el término en una categoría: "institución política", "acontecimiento histórico", "personaje histórico", "proceso histórico", "acuerdo diplomático", etc.

b) Por tratarse de términos históricos es imprescindible señalar su cronología: fecha en que ocurre un acontecimiento, se promulga una ley...; fechas que limitan el comienzo y final de un periodo o proceso histórico, reinado...; fechas de nacimiento y muerte de un personaje, etc.

c) En algunos casos será necesario indicar la situación o el ámbito geográfico en el que localizamos el término: el lugar de una batalla, el territorio al que se refiere un decreto, la localización de un yacimiento, la ruta de un itinerario, etc. Evidentemente en muchos casos no será necesario indicarlo.

d) El grueso de la definición vendrá dado por las características o elementos principales que nos permiten entender el significado o la importancia histórica del hecho, concepto o personaje en cuestión. Dado el poco espacio disponible, habrá que seleccionar los aspectos más destacables.

AFRANCESADOS.- Intelectuales, funcionarios y alta nobleza que en la guerra de la Independencia apoyaron a José I Bonaparte y la Constitución de Bayona, pensando que la actitud reformista y progresista del nuevo régimen sería positiva para España. Las Cortes de Cádiz los condenaron. Una vez acabada la guerra, son perseguidos por Fernando VII y muchos se exilian a Francia. En 1820, con el pronunciamiento de Riego, fueron amnistiados.

ALFONSINOS.- Grupo de políticos monárquicos moderados, liderados por Cánovas del Castillo, que pretendían la restauración de los Borbones en la persona de Alfonso XII, en quien su madre, Isabel II, había abdicado en el exilio el 25 de junio de 1870. Consiguieron aglutinar a numerosos sectores de las clases poderosas del país durante el Sexenio Democrático (1868-1874): las jerarquías eclesiásticas, la burguesía textil catalana, la burguesía comercial ligada a los intereses coloniales, la nobleza y los terratenientes. A finales de 1874 conseguirán sus propósitos. Durante la Restauración, van a formar parte del sistema de partidos dinásticos. Se les llamó también canovistas o conservadores.

ANTICLERICALISMO.-  Movimiento ideológico que tiene a la Iglesia católica como su gran enemiga. Para ellos en España la Iglesia católica ha sido la responsable de su decadencia y su falta de modernización durante la etapa contemporánea pues era contraria al liberalismo y al parlamentarismo, apoyando el absolutismo de Fernando VII, a los carlistas, a los conservadores de Cánovas del Castillo, a los partidos de derecha durante la II República, al bando sublevado del general Franco durante la Guerra Civil y a la dictadura “nacional-católica” franquista. No sólo ven la Iglesia como la defensora y encubridora de las clases altas, sino como una parte de ellas. Anticlericales fueron una parte de los liberales, los republicanos y el movimiento obrero. Durante la Segunda República conoció su momento más álgido. Sin embargo, el anticlericalismo se diluyó como ideología y movimiento con la propia modernización de la sociedad española a partir de los años sesenta del siglo XX y el nuevo papel de sectores del clero progresistas que se posicionaron contra el régimen franquista apoyando los movimientos de oposición.

APOSTÓLICO.- Después del triunfo del pronunciamiento de Riego y Quiroga en 1820, partidario de la autoridad absoluta de la monarquía, y católicos intransigentes, que se opusieron al régimen constitucional y que lograron imponer su política a partir del triunfo de los Cien Mil Hijos de San Luis en 1823. En 1827 se sublevaron – revuelta de los agraviados – en Cataluña contra la evolución de Fernando VII que consideraban demasiado liberal. Después de la muerte de Fernando VII en 1833, la mayor parte de apostólicos se convirtieron en carlistas.

CAMARILLA.- Grupo de personas, amigos o familiares, que rodean al rey o la reina y que influyen, a través de él o ella, en las decisiones del gobierno. Tienen especial incidencia los religiosos y los militares. Comenzaron con el sistema absolutista, y fue el último rey absoluto, Fernando VII, quien dio especial protagonismo a los consejos de su grupo de amigos. Las camarillas de su hija Isabel II fueron las más escandalosas de la historia, ante todo porque se trataba ya de un sistema constitucional que era sistemáticamente burlado por la reina. Luego Alfonso XIII resucitó la fórmula, de modo solapado, con sus camarillas de amigos generales y aristócratas.

CANTONALISMO.- Movimiento político español insurreccional que se dio durante la Primera República (1873) por parte de los federales intransigentes. Se trata de establecer una serie de ciudades independientes que se federarían libremente. Nunca fue un movimiento secesionista. Tuvo una gran influencia del movimiento obrero, sobre todo anarquista. Donde tuvo mayor importancia fue en Andalucía y en Levante, constituyéndose en Juntas locales que adoptaron medidas radicales contra la Iglesia y algunas redistribuciones de tierra. La más grave de las insurrecciones cantonalistas, la de Cartagena, fue reducida en enero de 1874.

CARLISMO.- Movimiento político que tuvo su origen a la muerte de Fernando VII en 1833 y en el conflicto sucesorio surgido, al no aceptar la Pragmática Sanción que anulaba la Ley Sálica y permitía a Isabel II suceder en el trono a su padre. Pero ello es simplemente el casus belli que genera la primera guerra carlista, las causas profundas hay que buscarlas en la defensa del Antiguo Régimen, la monarquía absoluta, el poder de la religión y la estructura federal de España. Su lema es "Dios, Patria, Rey y Fueros". Muchos historiadores ven el carlismo como una reacción ante los nuevos tiempos que se iban imponiendo. Van a tener sus bases sociales en los pequeños campesinos, parte del clero y la pequeña nobleza, teniendo sus feudos territoriales en País Vasco, Navarra, Aragón, Cataluña y el Maestrazgo. Durante el siglo XIX hubo tres guerras carlistas (1833-39, 1847-48, 1872-76), en la época de la Restauración el carlismo se convirtió en una fuerza política organizada dentro de la vida política española y en la Guerra Civil apoyaron al bando nacional -los requetés- y formaron parte del partido único Falange Española Tradicionalista y de las JONS. Durante la dictadura franquista también formaron parte del Movimiento Nacional. El carlismo se ha atomizado y dividido durante el siglo XX; una parte permaneció fiel a sus orígenes absolutistas, otra derivó hacía el nacionalismo con gran influencia en la formación del PNV e incluso otra derivó a postulados izquierdistas. 

CARTA OTORGADA.- Conjunto de disposiciones legislativas que a modo de una Constitución es la base legal de un país. La diferencia con la Constitución es que la Carta Otorgada no tiene su origen en la soberanía nacional, sino que es el rey quien la "otorga" al pueblo. A esta modalidad pertenecen el Estatuto de Bayona de 1808 y el Estatuto de Martínez de la Rosa de 1834, en la regencia de María Cristina, en una etapa de transición entre el absolutismo y el liberalismo. Sinónimo de Estatuto Real.

CONCORDATO.- Nombre que recibe el tratado entre la Iglesia y el Estado para regular jurídicamente sus relaciones. Los dos grandes concordatos en la historia contemporánea española fueron el de 1851 y el de 1953. El de 1851 trataba de solucionar las malas relaciones con la Iglesia tras el apoyo de ésta a los carlistas, la desamortización de Mendizábal y la desaparición del diezmo. Ambos concordatos significaron un aumento de poder para la Iglesia católica española ya que se reconocía la unidad religiosa de España, se le sufragaron los gastos del culto y el clero y se le aseguró el control de la enseñanza, entre otros privilegios. La Constitución de 1978 estableció la no confesionalidad del Estado y un nuevo conjunto de acuerdos con la Santa Sede han establecido un nuevo marco de relaciones Iglesia-Estado, aunque no se ha superado del todo el espíritu del concordato de 1953.

CRISTINOS.- Partidarios de la reina regente María Cristina y del régimen constitucionalista durante la primera guerra carlista (1833-39).

DESAMORTIZACIÓN.- Acción legal consistente en liberar las tierras que no podían ser vendidas con anterioridad, sobre todo las que pertenecían a la Iglesia, las comunales y las de propios. La desamortización, al permitir la puesta en venta de estas tierras, debía conducir a una transformación social y en última instancia a una redistribución de la tierra. Tuvo una gran trascendencia pues significó acabar con la estructura de la propiedad del Antiguo Régimen. En España se dio en el siglo XIX como un proceso que, además del precedente de Godoy (venta de las propiedades de los jesuitas expulsados), arranca con los decretos de las Cortes de Cádiz, continua con la proclamación como bienes nacionales de todas las propiedades religiosas durante el trienio liberal y la ley de Mendizábal (1837) que confiscó de nuevo los bienes del clero para ponerlos en venta y termina con la desamortización general de Madoz en 1855. Las leyes desamortizadoras suelen coincidir con momentos en los que los progresistas acceden al poder. Aunque modernizó la estructura de la propiedad en España, aumentó su concentración en manos de la burguesía agravando el problema agrario en España.

DIVISIÓN PROVINCIAL DE JAVIER DE BURGOS.- El espíritu centralista del liberalismo se manifestó en 1833 con la reforma administrativa de Javier de Burgos, por la cual se dividió España en provincias y regiones. La división provincial realizada ha perdurado hasta la actualidad, la regional tuvo en 1978 algunas modificaciones, sobre todo, en las regiones de León, Castilla la Vieja y Castilla la Nueva.

FORALISMO.- Corriente que defiende la restauración de los privilegios históricos para los territorios forales españoles, especialmente el País Vasco, Navarra, Valencia y Cataluña. Los fueros son propios del Antiguo Régimen y por ello el carlismo los tenía como uno de sus objetivos en su lucha contra la consolidación del liberalismo en España.

GOBERNADOR CIVIL.- Funcionario, que aparece a mediados del siglo XIX en España, y recibió en un primer momento el nombre de jefe político. Surgieron cuando la división administrativa provincial de 1833 hizo necesario sustituir a los intendentes y corregidores del Antiguo Régimen. Nombrados por el Gobierno, dependen directamente del Ministerio del Interior (o de Gobernación). Durante la época franquista, los gobernadores civiles eran también jefes provinciales de Falange o del Movimiento Nacional, más adelante. En la actualidad reciben el nombre de Delegados del Gobierno.

GOBIERNO PROVISIONAL.- Se le denomina así a los gobiernos resultantes de un proceso revolucionario y no de la decisión de los electores. Generalmente estos gobiernos provisionales toman una serie de medidas urgentes y convocan elecciones a Cortes Constituyentes. Así fue el caso del gobierno provisional salido de la Gloriosa (1868) o de la proclamación de la Segunda República (1931).

GUERRILLA.- Conjunto de operaciones bélicas llevadas a cabo en pequeña escala, con fuerzas reducidas, con el propósito de hostigar al enemigo. También recibe este nombre el grupo reducido de civiles armados no pertenecientes al ejército regular, que lucha atacando al enemigo por sorpresa y en escaramuzas, gracias a su conocimiento del terreno y el apoyo de la población local. Desde el siglo XVIII, este tipo de lucha ha sido frecuentemente practicado en España; especialmente durante la Guerra de la Independencia, donde los jefes guerrilleros (Mina, “El Empecinado”…) desempeñaron muchas veces papeles destacados en la resistencia contra los franceses. Este tipo de acción aparece también en las guerras civiles del siglo XIX y durante la Guerra Civil de 1936-39; las guerrillas republicanas se mantuvieron incluso después de la instauración de la dictadura franquista.

IZQUIERDA Y DERECHA POLÍTICA.- La izquierda, referida a tendencia política, defiende en un sistema parlamentario posiciones progresistas en el sentido de cambios y reformas políticas, sociales y económicas que favorezcan la igualdad entre los ciudadanos. Se le opone el concepto de derecha que centra sus ideas en la libertad, el orden y el conservadurismo social. Los conceptos de derechas e izquierdas aparecen durante la Revolución francesa y definía a los grupos que se sentaban a ambos lados de la presidencia en la Asamblea Constituyente.

JUNTAS.- Forma política de asumir la soberanía por territorios en momentos en que se considera que hay vacío de poder. Constituidas por las personalidades que se consideran representativas de la sociedad, siempre tienen carácter interino y siempre recurren a armar una tropa ciudadana para defender su poder. En el siglo XIX fueron la expresión de una conciencia de soberanía compartida federal entre los distintos pueblos que se empiezan a organizar desde el inicio de la Guerra de la Independencia (1808). Reclamando la soberanía nacional, libremente, por ausencia de una monarquía absoluta. Es el momento en el que se crean las Junas Supremas Provinciales, que asumían la soberanía abdicada por los Borbones en manos francesas. Organizadas luego como Junta Central, impulsaron la convocatoria de Cortes, de cuyo trabajo salió la Constitución de 1812. Sentado tal precedente, la fórmula de constituirse en Juntas se hizo habitual en la lucha de los liberales del siglo XIX, sobre todo para forzar un cambio en el gobierno. Durante el reinado de Isabel II van a estar relacionadas con el partido progresista y aparecen en momentos revolucionarios, como en 1836, 1854 y 1868. Va a ser un fenómeno estrictamente urbano, teniendo como brazo armado a la Milicia Nacional. En el siglo XX el concepto de Juntas cambió de significado y se utilizó sobre todo en la crisis de 1917 por sectores militares con afanes corporativistas.

LIBERALISMO DOCTRINARIO.- Doctrina política de origen francés que tiene una interpretación singular en España, el moderantismo; que consiste en guardar las formas de un régimen representativo, pero sin renunciar a los privilegios que favorecen a las oligarquías de poder. Los principales teóricos del liberalismo doctrinario en España fueron Jovellanos, Martínez de la Rosa, Donoso Cortés y Cánovas del Castillo. Al ser una fórmula de transacción entre la monarquía hereditaria y el gobierno representativo, define la forma de gobierno con un claro pronunciamiento a favor de la monarquía. Este reconocimiento va a llevar aparejado el principio de soberanía compartida. Asimismo, se mostrará contrario a la igualdad y, en consecuencia, al sufragio universal, creando un sistema político de representación oligárquica amparado en el sufragio censitario. Conservadores en materia social y religiosa, los moderantistas españoles tendieron —al contrario que el común de los liberales de otras naciones europeas— a no conceder tanta importancia a la separación Iglesia-Estado. De esta manera la Iglesia católica siguió gozando de un papel preponderante en la vida pública.

MASONERÍA.- Sociedad secreta creada durante el siglo XVIII que fue la más extendida por todo el mundo, cuyos principios fundamentales descansaban en las corrientes de la Ilustración. En la actualidad es una asociación secreta inspirada en principios liberales y extendida por diversos países, cuyos miembros profesan principios de fraternidad, se reconocen entre sí mediante signos y emblemas y se dividen en grupos denominados logias. En España apareció por influencia inglesa. En el siglo XIX se extienden por España con carácter secreto porque luchan contra el absolutismo (que la persiguió), la confesionalidad del Estado (por lo que fue denostada por la Iglesia católica)... A lo largo del siglo XIX evolucionó hacia el conservadurismo liberal y se extendió entre las clases altas y el ejército. Tras el reinado de Fernando VII, el gran protagonismo de la masonería en España se dio en la etapa franquista, por la obsesión y persecución de la que fueron objeto estas sociedades por Franco, que las culpaba de la introducción del liberalismo en España y de todos los males del siglo XIX y XX de la nación española: pérdida de las colonias, llegada de la República, anticlericalismo, "separatismo", etc. Era considerado algo extranjerizante y no propio de la España tradicional.

MILICIAS.- Nombre dado en 1812 a las fuerzas nacionales encargadas del orden interior, y cuya actuación, al contrario que el Ejército, no rebasaba los límites de la provincia; de hecho, estas milicias se habían organizado espontáneamente para luchar contra los franceses durante la Guerra de la Independencia. Fernando VII decidió disolverlas en 1814. El término milicia se aplicó, desde entonces, a toda fuerza espontánea, compuesta de voluntarios, que reaparecía en cada movimiento popular. En 1820 resurgieron las milicias, a las que en 1822 se les dio el nombre de Milicia Nacional, término de nuevo utilizado en 1834. Reapareció en 1854, durante el bienio progresista; y, sobre todo, en 1868, cuando esta milicia urbana se presentó como la milicia de los voluntarios de la libertad. En 1875, cuando el Ejército restableció el orden y dio comienzo la Restauración, dejó de existir. El término reapareció en 1936, cuando, para hacer frente a la sublevación militar del general Franco, campesinos y obreros armados se constituyeron espontáneamente en milicias, organizando cada sindicato y cada partido las suyas. Pero a medida que avanzaba la guerra, la reorganización del Estado y la restauración del Ejército pasaron por la militarización de las milicias, y por tanto perdieron su autonomía.

PARTIDO POLÍTICO.- Agrupación de ciudadanos con el objetivo de alcanzar el poder político de acuerdo a unas ideas y a un modelo de organización social y económica de la sociedad. Son propios de las sociedades democráticas. Las dictaduras aunque se oponen al pluralismo político instauran el dominio de un partido único. En España, durante la Restauración, los partidos dinásticos, no eran partidos modernos de masas, tal como los conocemos hoy, con sus sedes, agrupaciones, y afiliados. Se trataba de partidos de notables, es decir, la reunión de varios líderes políticos con sus respectivas clientelas, sus órganos de prensa, sus apoyos locales. Así, cada uno de estos políticos lideraba una facción. La misión del líder era mantener unidas a las diferentes facciones del partido, y repartir los beneficios del poder equilibradamente entre ellos. Por ello, era necesario que el líder del partido fuera una figura con el carisma suficiente como para aglutinar en torno suyo a todas las facciones. Durante el último cuarto de siglo, Cánovas y Sagasta fueron los líderes indiscutibles, pero tras su muerte se sucedieron las divisiones internas en sus respectivos partidos, lo que unido al ascenso de otros partidos políticos, nacionalistas, obreristas y republicanos, acabó por dinamitar las bases del sistema de la Restauración.

PRONUNCIAMIENTO.- Alzamiento preferentemente militar, aunque también puede ser civil, con el que el jefe de una tropa o institución se erige en portavoz de un sector social o de un estado de opinión representativo de la voluntad nacional y busca el apoyo de las fuerzas políticas y la opinión pública para lograr un cambio en la política del gobierno, o incluso la conquista directa del poder. El término fue utilizado por primera vez en el levantamiento del general Riego en 1820. Han sido muy numerosos y decisivos en la historia contemporánea española debido a la macrocefalia militar, a la abundancia de guerras y a la debilidad política del sistema democrático. El pronunciamiento se producía mediante arengas, bandos, proclamas o manifiestos donde explicaban las causas de su actitud y amenazaban con el uso de la fuerza al tiempo que pedían el apoyo popular. En España los ha habido de muy distinto signo político y con pretensiones diversas: restaurar el absolutismo, instaurar la República, abolir el absolutismo, acabar con el poder de los moderados, terminar con el poder de los progresistas, etc. Un pronunciamiento no es un golpe de Estado porque no busca el asalto directo del poder y tampoco es un cuartelazo porque no es sólo un movimiento militar, sino que es parte de una conspiración política con importantes apoyos cívicos.

SOCIEDADES PATRIÓTICAS.- Lugares de debate político que extendieron los principios liberales en los años del Trienio liberal (1820-23). En España tuvo su precedente en las Sociedades Económicas de Amigos del País y los cafés de finales del siglo XVIII, y en las tertulias que surgieron a partir de la invasión francesa. Las sociedades patrióticas fueron en principio reuniones informales en cafés, teatros, casas particulares o en dependencias de ayuntamientos, hasta institucionalizarse con estatutos y reglamentos. Así se convirtieron en lugares donde se debatía cuanto afectaba a la vida política, y también en punto de encuentro para manifestaciones o asonadas.

SUFRAGIO CENSITARIO.- Dotación del derecho a voto sólo a la parte de la población que está inscrita en un censo. Este censo suele tener ciertas restricciones; éstas generalmente son económicas (como la posesión de un determinado nivel de rentas u oficio) o relacionadas con el nivel de instrucción (leer y escribir) o social (pertenencia a determinado grupo social) o estado civil (casado). En España cuando se establece este sistema electoral sólo podían votar los ciudadanos que pagaran como impuesto a Hacienda una determinada cantidad; el censo. En España prevalece desde 1834 hasta 1868 y desde 1877 a 1890, con una reducción cada vez mayor de las cuotas necesarias para tener derecho a voto.

SUFRAGIO UNIVERSAL.- Derecho a voto a toda la población adulta de un Estado, independientemente de su raza, sexo, creencias o condición social. En España está limitado este sufragio quedando excluidos de este derecho: los menores de edad (18 años), extranjeros, condenados por sentencia judicial firme, los declarados incapaces y los internados en un psiquiátrico con autorización judicial incapacitante.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Recomendaciones para definir los términos iconRecomendaciones para definir los términos

Recomendaciones para definir los términos iconRecomendaciones para definir los términos

Recomendaciones para definir los términos icon¿Son fiables las recomendaciones de los analistas de renta variable?

Recomendaciones para definir los términos iconTérminos sobre ciudades que debéis dominar para selectividad

Recomendaciones para definir los términos iconLiteratura española
«gesta» o «cantar», términos con los que el autor describe su obra en los versos 1085 y 2276, respectivamente

Recomendaciones para definir los términos iconResumen de los Términos Económicos de la Oferta

Recomendaciones para definir los términos iconTaller fragmento: el cantar del mio cid grado 10
«gesta» o «cantar», términos con los que el autor describe su obra en los versos 1085 y 2276, respectivamente

Recomendaciones para definir los términos iconJustificación y Recomendaciones

Recomendaciones para definir los términos iconGeneralidades, definir cada concepto y resaltar su importancia

Recomendaciones para definir los términos iconActividad definir “Deshonestidad vs error académico” hacer






© 2015
contactos
h.exam-10.com