Informe de la ponencia de estudio para la aplicación de las nuevas tecnologías a la gestión sanitaria






descargar 334.25 Kb.
títuloInforme de la ponencia de estudio para la aplicación de las nuevas tecnologías a la gestión sanitaria
página3/11
fecha de publicación30.05.2015
tamaño334.25 Kb.
tipoInforme
h.exam-10.com > Contabilidad > Informe
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

2.2. Comparecencia del Presidente de HL7 SPAIN, D. Carlos Gallego Pérez.
La habilidad de dos o más sistemas o componentes de intercambiar y utilizar la información. Así definió el compareciente la interoperabilidad.
Para que ésta pueda ser efectiva, hace falta que existan unas reglas de uso, que se apliquen unos estándares. Y en el ámbito de la sanidad, eso es HL7: un conjunto de normas que trabajan para la interoperabilidad, maduras, internacionalmente aceptadas y de aplicación real.
En España se creó en 2004 una sociedad científica sin ánimo de lucro cuyo objetivo es precisamente difundir el conocimiento de esos estándares de HL7 y apoyar su implementación en nuestro país; dicho de otro modo, una sociedad científica que trabaja en la normalización de los sistemas de información para la interoperabilidad en sanidad.
A día de hoy, la práctica totalidad de los países europeos, así como todas las Comunidades Autónomas, basan sus desarrollos tecnológicos –en distinto grado de evolución- en el uso de las normas de HL7.
A partir de esta idea inicial, expuso el compareciente las razones que, a su juicio, hacen conveniente utilizar unas mismas reglas de uso que faciliten la interoperabilidad en materia de salud: la tardía incorporación de las TIC’s en sanidad, la necesidad de intercambiar y comunicar la información que aportan los profesionales, de estructurarla, de desarrollar los servicios (el inicio fue el cambio de la historia clínica en papel por la historia clínica digital), de normalizar los sistemas de información, de garantizar la continuidad tecnológica y funcional, de garantizar la independencia de los sistemas.
En opinión del compareciente, lo más importante es aplicar estándares abiertos para que las normas puedan ser adoptadas por todos, sin pagar ningún royalty o copyright a nadie (HL7 lo es) y aceptadas internacionalmente (HL7 lo está en USA, Canadá y Francia, entre otros países que desarrollan estrategias de interoperabilidad).
Centrándose en España, el Sr. Gallego volvió a reiterar que todas las Comunidades Autónomas están en mayor o menor medida abordando la interoperabilidad basada en estándares (con el uso de HL7), y que existen proyectos de interoperabilidad que son referentes internacionales (como la historia clínica compartida de Cataluña, Andalucía, Valencia o Baleares, o la receta electrónica de Castilla y León, Extremadura o Andalucía); además, los profesionales conocen ya las normas y cómo aplicarlas (con 415 profesionales certificados en HL7, España es el primer país de Europa y el tercero del mundo – detrás de USA y la India), España, referente mundial en el uso de las normas HL7, ayuda a otros países a su despliegue, y ello con participación de todos los agentes: Administración pública, sanidad privada, empresas de desarrollo de TIC’s, universidades, comités científicos y técnicos. Buena prueba de ello es el proyecto epSOS, proyecto de interoperabilidad de historia clínica resumida y receta electrónica, en el que, con la coordinación del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, participan diferentes Comunidades Autónomas y adopta como estándar las normas de HL7.
Concluyó el compareciente su exposición, resumiendo en pocas frases lo ya transcrito: el avance de las TIC’s en sanidad es una realidad y la adopción del estándar de normas de HL7 ha hecho posible que España, el Sistema Nacional de Salud y los sistemas de salud autonómicos y sus profesionales altamente cualificados sean un referente mundial en materia de interoperabilidad. Para seguir avanzando sólo hace falta liderazgo – político y estratégico – y disponer de las herramientas de gobierno para poder abordar con corresponsabilidad la interoperabilidad.


2.3.- Comparecencia del Director del Área de Desarrollo de Balidea, S.L., D. Diego Arias Mourelle.
El compareciente estructuró su exposición en tres bloques:


  1. Descripción de la situación actual y problemas que se plantean.

  2. Líneas de trabajo para aportar posibles soluciones.

  3. Conclusiones.




  1. El punto de partida de la exposición fue la constatación de la existencia de diversos repositorios de información, distribuidos a través de todo el territorio español, que progresivamente se van conectando entre sí. El sistema se ha creado de abajo arriba y los problemas planteados se han ido resolviendo mediante soluciones concretas que, igualmente, se han ido extendiendo progresivamente.

Los tres proyectos sobre los que pivota el sistema sanitario son la tarjeta sanitaria, la historia clínica y la receta electrónica, y se están definiendo los criterios para interoperar. Los problemas existentes derivan de la existencia de sistemas diferentes no totalmente estandarizados y la solución está en la integración y la interoperabilidad, que se conseguirán completamente a medio-largo plazo, por las fuertes inversiones que suponen y los distintos niveles de madurez que tienen los sistemas en cada Comunidad Autónoma.
Antes de pasar al segundo bloque de su intervención, las líneas de trabajo, el compareciente realizó un par de observaciones: la primera, que integrar servicios no requiere necesariamente integrar datos, sino saber localizarlos e identificarlos; y, la segunda, que la tecnología a nivel sanitario no es una limitación en estos momentos, si bien es cierto que existe una brecha tecnológica entre los servicios que se ofrecen y los que habitualmente usa el ciudadano.


  1. Las líneas de trabajo están claramente definidas: historia clínica, tarjeta sanitaria, receta electrónica, integración, interoperabilidad, definición de estándares y unificación.

El modelo tecnológico debe ser una plataforma de servicios que se abstraiga de la capa de datos que hay por debajo, una nube de servicios. No es necesario esperar a la integración completa a nivel de datos (que tardará porque depende de los grados de inversión posible en cada una de las comunidades autónomas) para poder plantear una integración a nivel de servicios que es factible con el nivel actual de madurez.
Este modelo permite dar funcionalidades genéricas y unificadas a la ciudadanía (tanto a nivel público como incluso privado), facilitando incluso la integración a nivel europeo y disminuyendo la brecha tecnológica actual entre lo que el ciudadano utiliza en el día a día de lo que el sistema sanitario a nivel operativo le aporta.
A continuación, ejemplificó el compareciente sus palabras con varios proyectos en marcha: la gestión de crónicos (prestación de servicios a través de Smart-TV, en lugar de utilizando otras tecnologías, como el ordenador o el teléfono móvil, por ser los pacientes personas con un sesgo de edad avanzada), o la gestión de las urgencias (información a los familiares a través de panel PC o identificación de las personas por reconocimiento facial); y un proyecto concreto, el expediente electrónico implantado por el Servicio Gallego de Salud, que permite al usuario actualizar su curriculum y sus méritos con la Administración de manera directa, con independencia de un proceso de selección.
El tipo de servicios que pueden obtenerse de la nube (que viene a ser un portal de información al que acuden tanto el ciudadano, como el personal sanitario, como el farmacéutico) son, por ejemplo, la receta electrónica, un certificado de vacunas, los datos clínicos de una persona … La puesta en marcha de este tipo de servicios – sólo esbozados en la exposición del compareciente- encaja perfectamente en proyectos de I+D+i, por el grado de colaboración que necesitan, tanto a nivel europeo como estatal; suponen una gran mejora del sistema y tienen una aplicabilidad y una trascendencia importante.
Un proyecto de I+D+i de este estilo debe ser impulsado a nivel estatal, con las colaboraciones de todas las Comunidades Autónomas, buscando financiación europea y, sobre todo, con un componente muy innovador, capaz de aportar soluciones a corto plazo.


  1. Las conclusiones finales sobre la visión de la situación las resumió el compareciente en las siguientes:



    • Las integraciones a nivel de datos que se están planteando son correctas, pero costosas y a largo plazo.




    • La tecnología actual nos permite plantear una capa (nube) de servicios para el ciudadano y el profesional que nos abstraiga del estado concreto de integración a nivel de datos.




    • El no realizar esto con cierta premura agrandará la brecha tecnológica entre el sistema sanitario y la ciudadanía y empeorará la percepción que tienen de la misma.




    • El I+D+i es un marco de trabajo adecuado para plantear un proyecto de este estilo obteniendo resultados tangibles a corto plazo


Con estas reflexiones finalizó el Sr. Arias Mourelle su intervención.

3.- Sesión de 12 de febrero de 2012.
3.1.- Comparecencia del Gerente Comercial del Área Sanitaria del Instituto Científico de Innovación y Tecnologías aplicadas (INCITA), D. Miguel ÁngelBarea Lázaro.
El Sr. Barea partió en su exposición del análisis de la realidad sanitaria actual: cuarenta por ciento del presupuesto de cualquier Comunidad Autónoma está destinado a sanidad y, de este presupuesto, el setenta por ciento se invierte en la gestión de pacientes crónicos.
INCITA propone, como nuevo modelo de gestión para la optimización de los recursos técnicos y humanos, una plataforma de sanidad digital, en la que se han invertido más cuatro millones de euros (dos millones y medio financiados por la Unión Europea como proyectos de I+D+i, y el restante millón y medio de recursos propios) y que ha dado resultados de éxito -pese al obstáculo de la limitada productividad de los sistemas sanitarios actuales- en el Hospital de Barbastro y en el Hospital Clínico de Barcelona, con una serie de proyectos de telemonitorización de pacientes crónicos.
Los tradicionales sistemas de telemonitorización y teleasistencia están basados en un pack de sensores del paciente que permiten, por así decirlo, montar en casa del paciente una habitación de hospital, lo cual tiene un coste muy elevado y una utilización insuficiente para amortizar dicho coste, a lo que hay que unir las inversiones en licencias y el riesgo de la comisión de errores en las mediciones por parte de los pacientes y la nula interoperabilidad con historias clínicas electrónicas.
La plataforma digital que INCITA propone pretende mejorar la gestión sanitaria, la calidad de vida de los pacientes y disminuir los costes, sobre la base de la aplicación de las tecnologías de la información y de las comunicaciones al sector sanitario, haciendo que los dispositivos vayan de casa a casa del paciente a través de una persona, que no necesita una cualificación especial porque únicamente maneja los dispositivos y porque las mediciones pasan automáticamente del dispositivo al historial clínico del paciente, sin ninguna interacción humana. De este modo, un pack de sensores atiende a muchos pacientes y disminuye la frecuencia de visitas arbitrarias.
Este nuevo modelo de gestión implica la creación de nuevos perfiles (teleasistentes sanitarios, profesionales o voluntarios), de un CAU médico (un centro sanitario especializado en red), y permite que los profesionales sanitarios, cuya excelencia es el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades, se centren en eso, prescindiendo de otras tareas no puramente médicas.
También conlleva ventajas para los pacientes: evita desplazamientos innecesarios, se les da mayor seguimiento, más independencia, mayor información, y, aunque está basado en la tecnología, favorece una salida más cercana y personal.
El NationalHealthService británico aplicó un modelo de telemonitorización semejante y calculó que supuso un ahorro de un 30% de gasto sanitario en pacientes crónicos; además de que este modelo provocó una disminución del 15% de emergencias ambulatorias, del 20% en la admisión de urgencias, 14% de días de hospitalización y un 45% la tasa de mortalidad de los pacientes que habían sido telemonitorizados.
La experiencia del sistema de telemonitorización (o enfermedad virtual) de Barbastro, denominado “Proyecto Dreaming” -del que se va a iniciar una segunda fase- se aplicó a ochenta pacientes (cuarenta grupo de control, cuarenta intervención) y, al margen de la mejora de la calidad de vida de los pacientes, se cuantificó en 1.858 euros por paciente y año el ahorro sanitario.
Teniendo en cuenta que en España hay más de veinte millones de pacientes con alguna dolencia crónica, el ahorro (sobre todo en contención de los servicios de urgencias, hospitalizaciones y consultas especializadas) es significativo; máxime cuando nuestro sistema sanitario actual está pensado más para agudos que para crónicos, más en la curación que en la prevención de la enfermedad.
En cuanto al funcionamiento del sistema, se basa en unas aplicaciones informáticas desarrolladas en función de las constantes vitales del paciente, que incluyen una serie de reglas y procesos personalizados, alarmas y notificaciones que saltan cuando las mediciones que se realicen salen de las pautas establecidas por el médico. El sistema permite, además, incorporar agendas médicas, llamadas a urgencias, consultas automáticas… Todo ello con la incorporación de las medidas de seguridad (biometría, firma electrónica, etc.) que se requieran para la identificación inequívoca tanto del paciente como del teleasistente, en evitación de cualquier tipo de fraude. La comunicación, a través de redes móviles, va cifrada. La plataforma permite, además, un acceso multicanal (para que también los familiares del paciente puedan obtener información), que el sistema sea interoperable y la interacción con historiales clínicos electrónicos.
Todo esto se hace en el cloudcomputing, en la nube, que permite ofrecer al sistema sanitario unas inversiones iniciales nulas y una adaptación continua a la carga de los usuarios. Aun así, el tema -ya comentado al inicio por el compareciente- de las licencias hace que el proyecto sea inabordable si no se cobra un pago por uso (por periodo de tiempo y paciente atendido).
En cualquier caso –concluyó el compareciente- el sistema de plataforma tecnológica que ofrece INCITA permite poner en marcha un modelo de gestión sanitaria que adecúa roles y competencias, que genera ahorro de costes, que ofrece una solución integral de asistencia y telemonitorización y que ha cosechado éxito tanto en España, como fuera de ella, por lo que se muestra como una línea a seguir.
3.2.- Comparecencia del Presidente de Ingenieríade la Información (IN2), D. Rafael Paulet Cuello.
¿Se pueden dar más y mejores prestaciones, ahorrando en el Sistema Nacional de Salud?
A esta pregunta intentó dar respuesta en su intervención el compareciente, desde la perspectiva IN2, empresa de ingeniería de software, experta en la implantación de soluciones basadas en tecnología open source.
A juicio del compareciente, hay que partir de la idea que el sistema de salud debe estar centrado en el ciudadano. El ciudadano debería tener una identificación única en sus relaciones con el Estado, con una carpeta ciudadana que contenga toda la información referente a él, de donde colgaría también la carpeta de salud y el historial clínico compartido -que sería de su propiedad- desde la que accederá el profesional sanitario, previa autorización y consentimiento.
Y para conseguir este objetivo, son necesarias tres palancas: estandarización y normalización, cooperación versus imposición y tecnología.


  • La estandarización y la normalización de todos los protocolos de actuación, de los catálogos de diagnóstico, de laboratorio y de fármacos, la receta electrónica y el historial clínico compartido permitirán interoperar entre las distintas Administraciones, y, con ello, aumentará la eficiencia del sistema y la calidad del servicio. Es preciso trabajar en los protocolos de comunicación que van a permitir compartir la información clínica del paciente, tanto con el modelo de interoperabilidad como con el contenido .


- Cooperación versus imposición. Cooperación entre las Comunidades Autónomas y el Estado, entre las entidades de salud pública y privada, entre los distintos colectivos profesionales de la salud: médicos, enfermeros, cuidadores, farmacéuticos; cooperación que debe aportar más eficiencia y eficacia al sistema.
- La tecnología es la herramienta que nos va a ayudar a conseguir el objetivo apuntado; pero no es una solución en sí misma, lo puede hacer si previamente se es capaz de ordenar las dos palancas anteriores.
Tras esta exposición inicial, el compareciente hizo una breve referencia a experiencias concretas, como el tratamiento de crónicos en el País Vasco (un proyecto del Dr. D. Rafael Bengoa), y, en telemedicina, al proyecto ICOR de insuficiencia del corazón, realizado por Telefónica y el ParcSalut Mar en Barcelona.
En este último punto, el Sr. Paulet propuso la tecnología open source como alternativa, porque es un código abierto, que puede utilizar cualquier empresa, y que tiene la particularidad de que no se paga una licencia de uso (lo que permite un ahorro cercano al treinta por ciento de lo que viene a ser el coste de un proyecto informático).
En opinión del compareciente, al Estado le ha faltado el liderazgo necesario para proponer, en colaboración con las Comunidades Autónomas, soluciones de interoperabilidad, normalización de protocolos de actuación, catálogos de servicios, etc… del sistema de salud
Hoy existan múltiples iniciativas en algunas Comunidades Autónomas -algunas de ellas muy buenas- para solucionar el mismo problema; por ejemplo, en el tratamiento de crónicos, estaría bien colaborar y coordinarse con ellas, de manera que sus experiencias se pudiesen compartir.
En este punto, el compareciente recordó que los servicios sanitarios a los crónicos -que suponen el 30% de la población- representa el 80% del gasto sanitario y se prevé que aumente de manera sostenida en los próximos años. Las nuevas tecnologías, en especial la móvil, permitirían reducir de una manera muy sustancial la factura sanitaria y, además, aumentarían la esperanza de vida y la satisfacción de los usuarios.
Advirtió, también, el compareciente de los riesgos del empleo de la tecnología en materia de salud: la fractura social -que, de hecho, hoy ya existe- y la falta de inversiones, información y formación.
En cuanto a las recomendaciones, el compareciente hizo varias para terminar su exposición:
- Fomentar la colaboración, mejores prácticas y transparencia.
- Acordar un identificador único (que no una tarjeta única) que disponga de certificado digital, que permita acceder de forma segura a la carpeta de salud del ciudadano (si bien, en este aspecto, la Ley Orgánica de Protección de Datos supone un grave obstáculo para el uso, por parte del profesional, de la información en el ámbito sanitario). Lo más racional en este punto, sería utilizar el DNI electrónico para el acceso del ciudadano y el profesional a su historial clínico.
- Crear un marco legal para garantizar al ciudadano que es propietario de su información.
- No centralizar -sino compartir- la información de salud y facilitar su acceso, de manera segura, a los profesionales, allí donde estén.
Interoperar, colaborar, cooperar… es el camino a la transparencia y a la eficiencia del Sistema Nacional de Salud. Porque hacerlo entre todos –concluyó el compareciente- suma y no resta.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

similar:

Informe de la ponencia de estudio para la aplicación de las nuevas tecnologías a la gestión sanitaria iconInforme sobre las perspectivas de futuro en el abordaje de las actuales...

Informe de la ponencia de estudio para la aplicación de las nuevas tecnologías a la gestión sanitaria iconTaller de empleo nuevas tecnologías informáticas para la gestión administratiova II

Informe de la ponencia de estudio para la aplicación de las nuevas tecnologías a la gestión sanitaria iconLas Nuevas Tecnologías

Informe de la ponencia de estudio para la aplicación de las nuevas tecnologías a la gestión sanitaria iconLas nuevas tecnologías en la publicidad

Informe de la ponencia de estudio para la aplicación de las nuevas tecnologías a la gestión sanitaria iconLa Historia Atlántica y las nuevas tecnologías

Informe de la ponencia de estudio para la aplicación de las nuevas tecnologías a la gestión sanitaria iconLa Historia Atlántica y las nuevas tecnologías

Informe de la ponencia de estudio para la aplicación de las nuevas tecnologías a la gestión sanitaria iconLa Historia Atlántica y las nuevas tecnologías

Informe de la ponencia de estudio para la aplicación de las nuevas tecnologías a la gestión sanitaria iconLa Historia Atlántica y las nuevas tecnologías

Informe de la ponencia de estudio para la aplicación de las nuevas tecnologías a la gestión sanitaria iconLa Historia Atlántica y las nuevas tecnologías

Informe de la ponencia de estudio para la aplicación de las nuevas tecnologías a la gestión sanitaria iconLa Historia Atlántica y las nuevas tecnologías






© 2015
contactos
h.exam-10.com