Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales Curso 2011-2012






descargar 297.3 Kb.
títuloFacultad de Ciencias Jurídicas y Sociales Curso 2011-2012
página4/7
fecha de publicación31.05.2015
tamaño297.3 Kb.
tipoBibliografía
h.exam-10.com > Contabilidad > Bibliografía
1   2   3   4   5   6   7

Competitividad mundial y mujeres en el mundo laboral


En este apartado, se trata de hablar de la competitividad mundial y relacionarla con las mujeres en el mundo laboral. El objetivo es estudiar los diferentes países en el ranking de competitividad mundial para ver si han hecho cambios en cuanto al tema de las mujeres en el trabajo y ver si esos cambios se pueden relacionar con una mejor o peor posición en el nivel de competitividad resultante.

7.Análisis de los diferentes factores que influyen en el informe de competitividad mundial


En este apartado se trata de observar con qué factores se calcula la competitividad mundial para clasificar los países en un ranking y ver si hubo cambios entre los diferentes años de estudio, tomando como base los años: 2009, 2010, 2011 y 2012.

A tal efecto se ha utilizado la información proporcionada por el Foro Económico Mundial (“The World Economic Forum”: WEF ). Se creó en 1971 y fue creado el WEF con el objetivo de mejorar el estado global del mundo, a partir de estudios globales. Entre otros indicadores, el WEF elabora y publica el índice de competitividad mundial desde 1979 en el que se valoran los países de proveer altos niveles de prosperidad a sus ciudadanos, lo que depende también del acceso a recursos y del uso por los países de estos recursos disponibles. Así, el índice mide un conjunto de instituciones, políticas y factores que definen los niveles de prosperidad económica sostenible hoy y a medio plazo. El índice mide cómo una economía gestiona la totalidad de sus recursos y competencias a fin de incrementar el bienestar de su población y basa su medición en cuatro grandes pilares: desempeño económico, eficiencia del gobierno, eficiencia de las empresas e infraestructura.

8.Factores clave


Vamos a empezar en este apartado, analizando los factores clave que sirven para clasificar los países en el ranking de competitividad mundial. La clasificación se hace en base a doce pilares y vamos a ver , seguidamente, cada factor en detalle.

1 – Las instituciones

Este factor constituye el marco dentro del cual interactúan las personas, las empresas y los gobiernos, con el objetivo de generar ingresos y sobre todo riqueza en la economía. En efecto, este factor tiene un impacto importante en la competitividad.

El entorno institucional está determinado por el marco jurídico y administrativo en el cual los individuos, las empresas y los gobiernos interactúan para generar ingresos y riqueza en la economía de cada país. La importancia de un entorno institucional sólido y razonable se ha vuelto aún más evidente durante la crisis económica, dado el papel cada vez más directo que desempeña el Estado en la economía de muchos países.

La calidad de las instituciones tiene una fuerte influencia sobre la competitividad y el desarrollo. Este factor influye en las decisiones de inversión y en la organización de la producción, y desempeña un papel clave en las formas en que las distintas sociedades distribuyen sus beneficios y consiguen soportar sus costes de desarrollo de estrategias y políticas. Esto se observa tomando como ejemplo a los propietarios de la tierra, las accionistas de empresas, o los que tienen propiedad intelectual, en el hecho de que no estarán dispuestos a invertir en la mejora y el mantenimiento de su propiedad si sus derechos como propietarios no están protegidos.

El papel de las instituciones va más allá del marco legal, la actitud del Gobierno hacia los mercados, las libertades y la eficiencia de sus operaciones son también muy importantes: la excesiva burocracia, la corrupción, la falta de honestidad en el trato con los contratos públicos, la falta de transparencia y honradez, y la dependencia política de la autoridad judicial impone costes económicos significativos a las empresas y retrasa el proceso de desarrollo económico. Además, el manejo adecuado de las finanzas públicas también es fundamental para asegurar la confianza en el entorno empresarial nacional.

2 – Las infraestructuras

Una infraestructura amplia y eficiente es fundamental para garantizar el funcionamiento eficaz de la economía, ya que es un factor importante para determinar la ubicación de la actividad económica y los tipos de actividades o sectores que pueden desarrollarse en una economía. Una infraestructura desarrollada reduce el efecto de la distancia entre las regiones, la integración del mercado nacional y de la conexión a bajo coste con los mercados de otros países y regiones. Además, la calidad y extensión de las redes de infraestructura impacta significativamente en el crecimiento económico y afecta a las desigualdades de ingresos y la pobreza de varias maneras. Un transporte bien desarrollado con una red de comunicaciones es un requisito previo para el acceso de las comunidades menos desarrolladas al núcleo de actividades económicas y a sus servicios.

Los modos eficaces de transporte, incluyendo carreteras de calidad, ferrocarriles, puertos y transporte aéreo, permitirán a los empresarios obtener sus bienes y servicios de una manera segura y oportuna y facilitará la circulación de los trabajadores hacia puestos de trabajo más adecuados. Las economías también dependen de los suministros de electricidad que están libres de interrupciones y de escasez para que las empresas y las fábricas puedan funcionar sin problemas. Por último, una sólida y amplia red de telecomunicaciones permite un flujo rápido y libre de información, lo que aumenta la eficiencia económica global, ayudando a garantizar que las empresas puedan comunicarse y las decisiones puedan ser tomadas por los agentes económicos, teniendo en cuenta toda la información pertinente disponible.

3 – Salud y educación primaria

La estabilidad del entorno macroeconómico es importante para las empresas y, por tanto, es importante para la competitividad global de un país. A pesar de esto, lo cierto es que la estabilidad macroeconómica por sí sola no puede aumentar la productividad de un país, pero se reconoce que el desorden macroeconómico perjudica a la economía del país. El gobierno no puede prestar servicios de manera eficiente si tiene que hacer pagos de alto interés relacionados con antiguas deudas. La ejecución de los déficits fiscales limita la capacidad futura del gobierno para reaccionar ante los ciclos económicos. Las empresas no pueden operar de manera eficiente cuando las tasas de inflación están fuera de control. En suma, la economía no puede crecer de forma sostenible si el entorno macroeconómico no es estable. Este problema ha captado la atención del público más recientemente a través de los debates sobre las estrategias de salida para relajarse del gasto deficitario en el contexto de la acumulación reciente de deudas.

En este factor se evalúa la estabilidad del entorno macroeconómico.

4 – El entorno macroeconómico

Una fuerza de trabajo saludable es vital para la competitividad y la productividad de un país. Los trabajadores que están enfermos no pueden funcionar a su máximo potencial y van a ser menos productivos. La mala salud lleva a costes significativos para las empresas, ya que los trabajadores enfermos a menudo están ausentes o funcionan a niveles más bajos de eficiencia. La inversión en la prestación de los servicios de salud es tan importante como considerar la moral y otras consideraciones sociales de los trabajadores por parte de las empresas para una economía saludable.

Además de la salud, este factor tiene en cuenta la cantidad y la calidad de la educación básica recibida por la población, lo que es cada vez más importante en la economía actual. La educación básica incrementa la eficiencia de cada trabajador individual. Por otra parte, los trabajadores que han recibido poca educación pueden llevar a cabo sólo trabajos sencillos y manuales y resulta mucho más difícil adaptarse a los procesos de producción más avanzados y técnicos. La falta de educación básica, por tanto, puede convertirse en un obstáculo para el desarrollo de negocios en empresas que tienen dificultades para ascender en la cadena de valor mediante la producción de productos más sofisticados o de mayor valor añadido.

5 – Enseñanza superior y formación

La educación de calidad superior y la formación son cruciales para las economías que quieren ascender en la cadena de valor más allá de los procesos de producción simples. En particular, la economía globalizada de hoy requiere que los países promuevan una alta formación de los trabajadores, ya que son estos trabajadores que son capaces de adaptarse rápidamente a un entorno dinámico y a las necesidades cambiantes del sistema de producción. Esto se mide a partir de las tasas de la matriculación en educación segundaria y superior, así como por la calidad de la educación según la evaluación del mundo empresarial. El aumento del nivel de formación del personal también se tiene en cuenta debido a la importancia de la formación continua en el puesto de trabajo para garantizar una mejora constante de habilidades de los trabajadores y que en muchas economías se descuida.

6 – Eficiencia del mercado de mercancías

Los países con mercados de bienes eficientes están en buena posición para producir la mezcla correcta de productos y servicios teniendo en cuenta las características de la oferta y la demanda, con el fin de garantizar que estos productos puedan ser comercializados con mayor eficacia. La competencia en el mercado, es importante para impulsar la eficiencia del mercado y por lo tanto la productividad del negocio, asegurando que son las empresas más eficientes las que realmente prosperan. El mejor entorno posible para el intercambio de bienes requiere unos impedimentos mínimos para la actividad empresarial a través de la intervención del gobierno. Por ejemplo, la competitividad se ve obstaculizada por unos impuestos elevados y por las normas restrictivas y discriminatorias sobre la inversión extranjera directa (IED) que limitan la propiedad extranjera, así como en el comercio internacional. La crisis económica reciente ha destacado el grado de interdependencia de las economías de todo el mundo y el grado en que el crecimiento depende de la existencia de mercados abiertos. Las medidas proteccionistas son contraproducentes ya que se ha demostrado que reducen la actividad económica. La eficiencia del mercado depende también de condiciones de la demanda, tales como la orientación al cliente y la sofisticación del comprador. Por razones culturales o históricas, los clientes pueden ser más exigentes en unos países que en otros. Esto puede crear una ventaja competitiva importante, ya que obliga a las empresas a ser más innovadores y orientados al cliente y por lo tanto impone la disciplina necesaria para que se logre una mayor eficiencia en el mercado.

7 – Eficiencia del mercado laboral

La eficiencia y la flexibilidad del mercado de trabajo son críticos para asegurar que los trabajadores estén asignados a su uso más eficiente en la economía y es importante proporcionar incentivos para que realicen un mayor esfuerzo en los puestos de trabajo. Los mercados de trabajo, por lo tanto, deben tener flexibilidad, es decir, que los trabajadores puedan pasar de una actividad económica a otra rápidamente y a un bajo coste, y permitir fluctuaciones salariales sin mucho desorden social. Los mercados de trabajo eficientes también deben garantizar una clara relación entre los incentivos de los trabajadores y sus esfuerzos, así como la equidad en el ambiente de negocios entre mujeres y hombres.

8 – Desarrollo del mercado financiero

La reciente crisis financiera ha puesto de relieve el papel central de un buen funcionamiento del sector financiero para el desarrollo económico. Un sector financiero eficiente asigna los recursos ahorrados por los ciudadanos de una nación, así como los que entran en la economía desde el exterior, a los usos más productivos. Se canalizan recursos a aquellos proyectos empresariales o de inversión con más altas tasas de retorno esperadas más que a las conexiones políticas.

Una evaluación completa y adecuada de los riesgos es, por lo tanto, un ingrediente clave. La inversión empresarial es fundamental para la productividad. Entonces, las economías requieren mercados financieros sofisticados que puedan hacer que el capital sea disponible para inversiones del sector privado a partir de fuentes tales como préstamos de un sector bancario sólido, bolsas de valores, capital riesgo, y otros productos financieros. La importancia de este acceso a la capital se puso de relieve recientemente por la crisis de liquidez experimentada por las empresas y el sector público en los países en desarrollo y desarrollados. Para cumplir todas estas funciones, el sector bancario tiene que ser fiable y transparente, como se ha hecho tan claro recientemente, y los mercados financieros necesitan una regulación adecuada para proteger a los inversores y a otros actores de la economía en general.

9 – Preparación tecnológica

En el mundo globalizado de hoy, la tecnología ha sido convertida en un elemento importante para las empresas poder competir y prosperar. El factor tecnológico mide la agilidad con la cual una economía incorpora la tecnología para mejorar la productividad de sus industrias, con especial hincapié en su capacidad para aprovechar al máximo la información y la comunicación (TIC) en las actividades diarias y procesos de producción para aumentar la eficiencia y la competitividad. Las tecnologías de información y comunicación se han convertido en la "tecnología de propósito general" de nuestro tiempo, teniendo en cuenta los efectos secundarios importantes para los demás sectores económicos y su papel como infraestructura de apoyo a toda la industria. Por lo tanto, el acceso y uso de TIC son herramientas clave de la preparación tecnológica de los países en general.

Que la tecnología utilizada se haya desarrollado o no dentro de las fronteras nacionales es irrelevante para su habilidad para mejorar la productividad. El punto central es que las empresas que operan en el país tengan acceso a productos avanzados y planos y la capacidad de usarlos. Entre las principales fuentes de tecnología extranjera, la inversión extranjera directa a menudo desempeña un papel clave. Es importante señalar que, en este contexto, el nivel de tecnología disponible para las empresas de un país debe ser distinguido de la capacidad del país para innovar y expandir las fronteras del conocimiento.

10 – Tamaño del mercado

El tamaño del mercado afecta a la productividad, ya que los mercados grandes permiten a las empresas aprovechar las economías de escala. Tradicionalmente, los mercados a disposición de las empresas se han visto restringidos a las fronteras nacionales. En la era de la globalización, los mercados internacionales se han convertido en un sustituto para el mercado interno, especialmente para pequeños países. Hay una clara evidencia empírica que muestra que la apertura comercial se asocia positivamente con el crecimiento. Aunque algunas investigaciones recientes arrojan dudas sobre la solidez de esta relación, el sentimiento general es que el comercio tiene un efecto positivo sobre el crecimiento, especialmente para los países con mercados internos pequeños. Así, las exportaciones se pueden considerar como un sustituto de la demanda interna para determinar el tamaño del mercado para las empresas de un país. Al incluir tanto los mercados nacionales y los extranjeros en nuestra medida del tamaño del mercado, le damos crédito a la exportación impulsada por las economías y áreas geográficas (por ejemplo, la Unión Europea) que se dividen en muchos países, pero tienen un mercado común único.

11 – Sofisticación de los negocios

La sofisticación de los negocios conduce a una mayor eficiencia en la producción de bienes y servicios. Esto permite, a su vez, aumentar la productividad y mejorar la competitividad de una nación. La sofisticación de los negocios se refiere a la calidad de las redes generales entre empresas, así como la calidad de las operaciones de las empresas individuales y sus estrategias. Esto es particularmente importante para los países en una fase avanzada de desarrollo, cuando las fuentes más básicas de mejora de la productividad se han agotado en gran medida.

La calidad de las redes de empresas de un país y las industrias de apoyo, atendiendo en la cantidad y calidad de los proveedores locales y su grado de interacción, es importante por una variedad de razones. Cuando las empresas y proveedores de un sector en particular están interconectados en grupos geográficamente próximos ("clusters"), la eficiencia se incrementa, se crean mayores oportunidades para la innovación, y las barreras a la entrada de nuevas empresas se reducen. Las operaciones de las empresas individuales y las estrategias (branding, marketing, presencia de una cadena de valor, y la producción de productos únicos y sofisticados), llevan a procesos de negocios sofisticados y modernos.

12 – Innovación

El último factor explicativo de la competitividad es la innovación tecnológica. A pesar de que las ganancias sustanciales se pueden obtener mediante la mejora de las instituciones, la construcción de infraestructuras, la reducción de la inestabilidad macroeconómica, o la mejora del capital humano, todos estos factores con el tiempo parecen funcionar con rendimientos decrecientes. Lo mismo es aplicable a la eficiencia de la mano de obra, financiera y de mercados de bienes. A largo plazo, los niveles de vida se pueden mejorar sólo por la innovación. La innovación es particularmente importante para las economías cuando se acercan a fronteras del conocimiento y a la posibilidad de integrar y adaptar tecnologías exógenas que tienden a desaparecer.

Para concluir, es importante señalar que todos estos factores o pilares funcionan de manera interdependiente aunque se estudien de forma separada en este informe. Cada factor tiene un impacto sobre los demás y parecen reforzarse entre sí.

9.Cambios entre los informes 2009-2010 y 2010-2011


  • Tabla .1. Top 10 2009-2010 23:




Suiza




Estados Unidos




Singapur




Suecia




Dinamarca




Finlandia




Alemania




Japón




Canadá

10º


Países Bajos

Fuente : Elaboración propia a partir del WEF

Los resultados del informe WEF para los 10 países en 2010 recogidos en la tabla 1., muestran una disminución medible en la puntuación media desde el año anterior (medición entre 1 y 10) , pasando de 5,51 sobre una puntuación máxima de 7, a 5,45 en 2010. En otras palabras, parece que en el contexto de la recesión, el rendimiento de la competitividad de los países con mejor desempeño, en promedio, se ha reducido. Esto implica que en muchos casos los países que mejoran en el ranking lo hacen presentando un rendimiento a través de los distintos indicadores similar a los de los años anteriores. Los países que forman el TOP 10 seguían siendo los mismos que el año 2010, aunque con algunos cambios entre ellos. En el Ranking, Suiza destronó a Estados Unidos del primer nivel del ranking gracias a la estabilidad de la economía del país.

Estados Unidos es el hogar de las empresas más sofisticadas e innovadoras que operan en los mercados. La superpotencia es muy eficiente y también está dotada de un sistema universitario excelente que colabora estrechamente con el sector empresarial en I + D. Con todas estas cualidades combinadas con las oportunidades de escala que ofrece el tamaño de su economía doméstica, la más extensa del mundo, Estados Unidos seguía siendo muy competitivo. Estados Unidos también se destaca por su mercado laboral, por la facilidad y asequibilidad de la contratación de los trabajadores y una significativa flexibilidad salarial. Algunos aspectos del entorno institucional podrían ser fortalecidos, con especial interés en la parte del entorno empresarial sobre la capacidad del gobierno para mantener las relaciones con el sector privado a largo plazo, y en la percepción de que el gobierno malgasta sus recursos.

Europa

Desde el año anterior, varios países europeos observaron a un debilitamiento de su rendimiento y competitividad. Sin embargo, Europa seguía destacando entre las regiones más competitivas del mundo. Seis países europeos se encuentran entre las 10 o 12 mejores posiciones y ocupan los 20 primeros puestos del ranking en 2010, de la siguiente manera: Suiza (1 ª), Suecia (4 º), Dinamarca (5 º), Finlandia (6 º), Alemania (7 º), Países Bajos (10), Reino Unido (13), Noruega (14), Francia (16), Austria (17), Bélgica (18) y Luxemburgo (21).

Asia y Pacifico

Detrás de las dos economías regionales en el TOP 10, Singapur y Japón, los otros países de Asia y el Pacífico se extendían en todo el ranking, con Timor-Leste (126) cerrando el ranking regional. Por tanto, era la región con la mayor difusión en las actuaciones. Tal vez no sea sorprendente, dado que alberga casi dos tercios de la población mundial, con una gran diversidad entre los países individuales. La escasa población de Mongolia está en contraste con países como Bangladesh, uno de 30 países con mayor densidad de población del mundo, y los pequeños países como Singapur, de características urbanas y de alta tecnología o como Taiwán y Corea basados en la innovación agrupándose en la región rica en petróleo de Brunei. Esta gran diversidad económica, geográfica y cultural se refleja en las variaciones en el panorama de la competitividad.

América Latina y el Caribe

El panorama descrito por la competitividad del WEF del año 2010 para América Latina y el Caribe era bastante alentador. Una serie de países - entre ellos Uruguay (mejora hasta 10 plazas), Brasil (hasta 8 plazas), Trinidad y Tobago (hasta 6 plazas), Colombia y Perú (ambos de hasta 5 plazas), y Costa Rica (hasta 4 plazas) - estaban dando cuenta de avances importantes en el medio de un gran choque externo sobre la demanda de exportaciones y la disponibilidad de financiación, provocada por la actual crisis económica mundial y la reducción de los precios de los productos básicos. Esto refleja la fuerza de la mayoría de los países de la región que les permite resistir a la crisis, gracias a los fundamentos macroeconómicos más sólidos de los años anteriores. Lo más notable de estos países es que se reducen los niveles de deuda y se produce un aumento de las reservas de divisas. Las previsiones en 2009 eran, que aunque el PIB promedio de la región se contraería en un 1,9 por ciento en 2009, se preveía que comenzase a crecer de nuevo en 2010 a un 3,1 por ciento- una tasa mayor que la tasa de crecimiento promedio proyectada del mundo en ese año de sólo un 1,9 por ciento. Por otra parte, se esperaba de varias economías que siguieran creciendo moderadamente en 2009: las estimaciones de crecimiento eran: Panamá (2,5 por ciento), Perú (2 por ciento) y Colombia (0,6 por ciento), entre otros. Al mismo tiempo, el potencial importante de la región no parecí haber sido plenamente reflejado hasta 2009 en los índices de competitividad. Sólo Chile (30) aparecía entre los 30 mejores a nivel mundial, seguido de las pequeñas economías del Caribe de Puerto Rico (42) y Barbados (44 ª), y todavía había una brecha importante, aunque empieza a disminuir en los anteriores años, con respecto a al segundo grupo de latinos con mejores resultados de América, a saber, Costa Rica (55 ª) y Brasil (56 ª). Panamá (59), México (60 ª) y Uruguay (65 º), que aparecían en la mitad superior del ranking, completan la lista de las economías más competitivas de la región.

Medio Oriente y África del Norte

El Medio Oriente y África del Norte parecían haber sido algo menos afectados por la crisis económica global que otras economías emergentes. Con la excepción de Kuwait y Arabia Saudí, todos los países de la región esperaban tasas de crecimiento positivas a lo largo de 2010 con respecto a 2009. Las diferencias significativas entre los países persisten. En muchos países exportadores de energía, abundantes recursos de petróleo han desencadenado una ola de reformas destinadas a mejorar la competitividad.

África Subsahariana

Después de una impresionante tendencia ascendente del PIB africano en los años anteriores, la crisis económica mundial ha planteado preguntas sobre cómo será sostenible este crecimiento a largo plazo. Aunque las economías de África estén menos ligadas a muchas otras partes del mundo mediante mercados mundiales, la región no se ha librado de las consecuencias de la crisis económica: a finales de 2009 el FMI proyectaba una ligera disminución en el PIB de la región. Sin embargo, a pesar de estas preocupaciones, algunos países africanos siguen estando bastante bien.

Sudáfrica y Mauricio habían mantenido en 2009 un rendimiento estable y todavía estaban en la mitad superior del índice, y había habido mejoras medibles a través de áreas específicas en una serie de otros países africanos. Por otro lado, había habido algunas bajadas significativas registradas en los países que antes estaban dando pasos adelante. Más en general, observamos que África subsahariana, como el resto del mundo, se enfrentaba a un retraso de competitividad, lo que requería esfuerzos a través de muchas áreas para colocar la región en un crecimiento sostenible y que siguiera desarrollándose.

  • Tabla .2. TOP 10 de 2010-201124




Suiza




Suecia




Singapur




Estados Unidos




Alemania




Japón




Finlandia




Países Bajos




Dinamarca

10º


Canadá


Fuente : Elaboración propia a partir del WEF

Situación en 2010-2011

Los países que conformaban el TOP 10 en 2010-2011 seguían siendo los mismos que el año anterior como se puede ver en la Tabla .2. , con algunos cambios en la clasificación entre ellos mismos. A finales de 2010 Suiza mantenía la primera posición, caracterizado por una excelente capacidad de innovación y una cultura empresarial muy sofisticada.

Europa y Centro de Asia

En 2010 observamos cómo la crisis económica mundial había afectado de una forma especialmente dura a varios países europeos, conduciendo a un aumento del desempleo, y a preocupaciones sobre la sostenibilidad de la deuda soberana. Sin embargo, Europa continuaba en general ocupando un lugar destacado entre las regiones más competitivas del mundo. Seis países europeos se encontraban entre los 10 primeros, y doce entre los 20 primeros, de la siguiente manera: Suiza (1 ª), Suecia (2 º), Alemania (5 º), Finlandia (7 º), Países Bajos (8), Dinamarca (9 º), Reino Unido (12), Noruega (14), Francia (15), Austria (18), Bélgica (19) y Luxemburgo (20).

Asia y Pacifico

Por tercer año consecutivo, Hong Kong mantenía su posición de 11°, con una ligera mejora en la puntuación. Mantenía su liderazgo en las medidas de desarrollo de su mercado financiero y, por primera vez, encabezaba el pilar de la infraestructura. La calidad de la infraestructura de transporte, energía y telefonía era simplemente excepcional, con una puntuación de 6,8 sobre 7 en el pilar. En total, Hong Kong aparecía en el top 10 de siete de los doce pilares de GCI. Se trataba de uno de los centros comerciales del mundo más importantes. Desde el inicio, la crisis había sacudido a Hong Kong con rapidez y con fuerza, con su economía creciendo a un ritmo moderado en el segundo semestre de 2008 y la contratación de un 2,7 por ciento en 2009. Pero la economía de Hong Kong había demostrado su resistencia y el FMI preveía una tasa de crecimiento de alrededor del 5 por ciento para 2011. Ofrecía uno de los mejores negocios del mundo gracias a sus instituciones de clase mundial, su infraestructura, la eficiencia de su mercado y el dinamismo de su sector financiero, e incluso mejora ligeramente en cada una de estas dimensiones. En particular, Hong Kong se encontraba a finales de 2010 detrás de Singapur solo por la diferencia en la eficiencia del gobierno.

América Latina y el Caribe

Como reflejo de la gran capacidad de adaptación dentro de América Latina y el Caribe frente a la reciente crisis económica mundial, la evaluación para la región en 2010 apuntaba a importantes progresos realizados por varios países en la mejora y el refuerzo de la competitividad en sus fundamentos. Mientras que Bolivia, Panamá y Paraguay mostraban las mejoras más grandes, muchas de las otras economías regionales mejoraron ligeramente o se mantenían estables, incluyendo a Brasil, Chile, Costa Rica, y Uruguay. Todo esto confirma los importantes avances que la región ha hecho en las últimas décadas hacia un mercado financiero más sólido la diversificación de la gestión, aumento de la eficiencia del mercado y la apertura, y la exportación, entre otras áreas.

Todo lo expuesto, además de la creación en la región de una senda de crecimiento más sostenible en el largo plazo, ha ayudado a sobrellevar la crisis económica mundial que comenzó en 2008, por lo menos eso parece hasta 2011. En particular, los niveles de reducción de la deuda (con perfiles de vencimiento más largos) de la mayoría de los países de la región, junto con el aumento de sus reservas en moneda extranjera, habían sido fundamentales en el fortalecimiento de su capacidad de resistencia y en la capacidad para apoyar su economía con las medidas de estímulo. Aunque el PIB regional se contrajo un 1,8 por ciento en 2010, en 2011 se estimaba que crecería un 4 por ciento, impulsado por el aumento del consumo interno y la mejora de las condiciones externas. Se esperaba un desempeño satisfactorio en términos históricos y más sólido que la del proyecto de opinión para las economías avanzadas, que era considerablemente inferior en un 2,3 por ciento.

Medio Oriente y África del Norte

Después de un período relativamente próspero, el Medio Oriente y Norte de África habían experimentado un descenso durante la crisis económica mundial, con tasas de crecimiento promedio de la caída del 6,1 en 2009 a un 2,2 por ciento en 2010. Sin embargo, se habían visto menos afectados por la desaceleración de algunas otras regiones porque se mantenían vínculos débiles con los mercados globales. Además, muchos países impulsaron estímulos masivos de la economía, lo que ayudó a evitar la recesión y en muchos casos, también dio lugar a mejoras en la infraestructura. En general, la crisis económica mundial ha puesto de relieve algunas de las vulnerabilidades a las que las economías de la región fueron expuestas y esto condujo a una creciente brecha entre las economías del Golfo y el resto de la región, una tendencia que se ha observado en los últimos años. Si bien todos los países del Golfo con excepción de los Emiratos Árabes Unidos subían en la clasificación de 2010, todos los demás países de la región con la excepción de Túnez (y nuevos participantes de Irán y el Líbano) estaban en declive.

África subsahariana

Hasta 2011, África había experimentado un crecimiento impresionante durante la década anterior, y había a la crisis económica mundial relativamente bien. En efecto, al salir de la crisis, el FMI preveía un crecimiento del PIB del 4,7 por ciento en 2011 y muy por encima del 5 por ciento para los próximos años. Sin embargo, una evaluación de la competitividad de las economías africanas planteaba preguntas acerca de cómo la sostenibilidad de este crecimiento sería en cuanto a cada factor a más largo plazo y ponía de relieve que necesitaban atención urgente para permitir a África alcanzar todo su potencial económico. Sin embargo, a pesar de estas preocupaciones, algunos países africanos seguían bastante bien. Sudáfrica y Mauricio permanecían en la mitad superior del índice, y había habido mejoras medibles a través de áreas específicas en una serie de otros países africanos. Por otro lado, en 2010 se dieron algunas bajas significativas registradas en los países que antes estaban dando pasos adelante. De manera más general, la región de África subsahariana acusaba un retraso en comparación con el resto del mundo en cuanto a competitividad, lo que requería esfuerzos a través de muchas áreas para colocar la región en un crecimiento sostenible y seguir un camino de desarrollo en el futuro.

  • Tabla .3. Previsiones para 2011-2012 25




Suiza




Singapur




Suecia




Finlandia




Estados Unidos




Alemania




Países Bajos




Dinamarca




Japón

10º


Reino Unido


1   2   3   4   5   6   7

similar:

Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales Curso 2011-2012 iconDepartamento Académico de Ciencias Sociales, Jurídicas y Económicas

Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales Curso 2011-2012 iconDepartamento Académico de Ciencias Sociales, Jurídicas y Económicas

Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales Curso 2011-2012 iconCalendario escorlar curso 2011-2012

Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales Curso 2011-2012 iconI. E. S. Fuengirola nº1 4º E. S. O. Curso 2011/2012

Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales Curso 2011-2012 icon2º P. C. P. I. Ambito social. Curso 2011-2012

Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales Curso 2011-2012 iconLibros de texto curso escolar: 2011/2012

Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales Curso 2011-2012 iconLibros de texto curso 2011/2012 2º bachillerato

Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales Curso 2011-2012 iconFacultad de Ciencias Sociales y Humanidades

Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales Curso 2011-2012 iconFacultad de Ciencias Administrativas y Sociales

Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales Curso 2011-2012 iconFacultad de Derecho y Ciencias Sociales






© 2015
contactos
h.exam-10.com