De los italianos en México Desde los “conquistadores” hasta los socios de la Cooperativa de emigración agrícola “San Cristoforo” (1924) Renzo Tommasi José Benigno Zilli Mánica






descargar 89.48 Kb.
títuloDe los italianos en México Desde los “conquistadores” hasta los socios de la Cooperativa de emigración agrícola “San Cristoforo” (1924) Renzo Tommasi José Benigno Zilli Mánica
página1/3
fecha de publicación13.06.2015
tamaño89.48 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Literatura > Documentos
  1   2   3

De los italianos en México


Desde los “conquistadores” hasta los socios de la Cooperativa de emigración agrícola “San Cristoforo” (1924)

Renzo Tommasi - José Benigno Zilli Mánica




El Jueves Santo 21 de abril de 1519, cuando la armada al mando de Hernán Cortés llegó a playas mexicanas, reunía conquistadores de distintas regiones de España: los más numerosos eran los andaluces, le seguían los castellanos viejos, los extremeños, los leoneses, los portugueses, gallegos, asturianos, vascos, italianos y 14 de otras nacionalidades. Curiosamente –según Antonio Peconi– podríamos afirmar que “la conquista del Imperio de Moctezuma fue llevada a cabo por las fuerzas aliadas de la vieja Europa”1. Claro que el peso de los pocos conquistadores no españoles de la fuerza aliada “no pudo influir en el carácter nacional de la conquista”, sin embargo “esta mezcla de elementos disímbolos, unidos por el anhelo de aventura, deseo de fama y de riqueza pinta mejor el carácter errabundo de la raza europea, siempre dispuesta a dejar su tierra en busca de fortuna y mejores condiciones sociales”.

Por lo que toca a la participación italiana en la conquista hay que tener en cuenta del hecho que en 1251, el rey de Castilla, Fernando III el Santo, concedió a la República de Génova (y como él los sucesivos reyes castellanos) los mismos privilegios que concediera a la ciudad de Toledo, es decir poder comerciar con la ciudad de Sevilla y establecer en la misma una colonia con sus representantes y jueces. Por eso a lo largo de dos siglos y medio se estableció un considerable número de genoveses en los centros más importantes de las relaciones entre el Viejo y el Nuevo Mundo, o sea, en ciudades como Cádiz, Málaga, San Lúcar de Barrameda y en la misma Sevilla. Por eso encontramos muchos nombres de genoveses en las bases españolas del Caribe y en las otras posesiones de Ultramar. Pero hay dificultades para localizarlos porque muchos de los conquistadores extranjeros que se trasladaban a los territorios de la Corona españolizaban sus nombres y apellidos. No obstante eso, para Antonio Peconi no cabe duda que el primero de los italianos que llegó a México fue Juan Bautista, “vecino de Colima, nacido en Berazy [Varazze] en el teritorio de la Señoría de Génova, hijo legítimo de Bartolomé y Ana Blanca, que fue a Cuba en 1517, y estuvo en algunas armadas que se hicieron en servicio de Su Majestad, que pasó a la Nueva España con Grijalva en su descubrimiento y que volvió ahí con Pánfilo Narváez y se halló en la conquista de la Nueva España y de esta ciudad, en la de Pánuco, Michoacán y Zacatula y Yopelcingos y costa del Sur y Colima y Jalisco, que es casado y tiene seis hijos e hijas, cuatro legítimos y dos bastardos”2. En el Diccionario autobiográfico de Conquistadores y Pobladores de Nueva España (que recoge las informaciones de servicios y méritos de los conquistadores y de sus descendientes presentes en la Nueva España en 1547) se mencionan otros italianos, como Vincencio Corzo (Vincenzo Corso), “vecino de Pánuco, natural de la villa de Calve, Córcega” y “que tomó parte en algunos descubrimientos y después vino a esta Nueva España con Francisco Garay […] y tiene en encomienda el pueblo de Tamoz” y además los pueblos de Zayula y Tanzaquila; Bartolomé Chavarín, “vecino de Colima y natural de la ciudad de Chavare [Chiavari] en el reino de Génova […] que pasó a la Nueva España con Pánfilo de Narváez [1520]” al cual se les encomendaron los pueblos de Chipititlan en Colima y Yetla en la Purificación; Juan Bautista de Grimaldo, natural del pueblo de Xibari [Sibari], comarca de Saona [Savona] “que vino […] en el navío de Juan de Burgos”, llegó a las playas cerca de Veracruz en 1521 y se hallò en la conquista de la Ciudad de México “sirviendo de artillero, y Guajaqualco y Colima y Pánuco y no ha sido gratificado”; Francisco de Mesina, natural de Mesina [Messina] que pasó a tierra firme, a la provincia de Darien, en compañía del Adelantado Vasco Núñez de Balboa, y es uno de los primeros que descubrieron la Mar del Sur [Océano Pacífico] en 1513 y se “ha hallado en todo los trabajos del Perù entre Almagro y Pizarro, hasta que vino a esta tierra a servir a Su Majestad”; Jacobo Rolando, vecino de Pánuco y natural de San Remo, que pasó a tierra firme en 1507 y a la Florida y después a Michoacán, a Cuba “donde tornó a volver con Garay y ayudó a conquistar Pánuco, donde tuvo indios en reapartimiento […] y tiene seis hijos y está pobre e padece necesidad”; Francisco Corso, de la isla de Córcega, “que vivió en la capital azteca, que pasó a la conquista de Cuba con Diego Velázquez en 1507; Constantino Danyel, vecino de la capital y natural de Génova; Despíndola Cristóbal, “genovés, jefe de la guardia de De Soto durante la expedición de Florida; Díaz Domingo, “genovés, pasó a la Nueva España después de haber participado en la conquista de la Hispaniola y de Cuba”; Simón García, vecino de la Capital y natural de Génova, “uno de las catorce personas que descubrió el Perú”; Juan Siciliano, uno de los más conocidos italianos que tomaron parte en la Conquista del Imperio Azteca, “que pasó a las Indias el año de quinientos y dos con fray Nicolás de Ovado, a la isla Ispaniola […]; en el año de diecinueve pasó con el Marqués3 a esta Nueva España” y que fue dueño de una rica mina de plata en Pachuca llamada la Siciliana.

No queremos hacer un Ubi Sunt, pero vale la pena recordar a los que llevan un apellido toponímico que no dejan dudas: los Genovés, los de Veintemilla, los de Umbría, los Napolitano, los Berganciano, los Corzo o Corso, los Romano, los Monterroso, los Rapalo, los Remo.

Después de estos marineros y militares, la presencia “itálica” en México se precia de un personaje muy importante: Giovanni Paoli (Juan Pablos) de Brescia, reconocido por los historiadores de América como “el primer impresor del continente americano, que, dependiente de la casa Juan Cromberger, notable tipógrafo alemán residente en Sevilla, abrió en 1539 la primera imprenta en la ciudad de México y publicó en el mismo año la Breve y más compendiosa Doctrina Christiana en lengua mexicana y castellana, conocida come el más antiguo impreso de las Américas”4. El impresor ítalo en 1548 se hizo dueño de la imprenta (adquiriendo también los privilegios de monopolio de Cromberger, robustecidos por la cédula real de 6 de junio 1542) y con su nombre salieron obras como: Doctrina Christiana en lengua española y mexicana (1548), Doctrina Christiana en lengua de Guatemala (1550 - en lengua cakchiquel), Vocabulario en lengua castellana y mexicana de Fray Alonso de Molina (1555 - primer diccionario en la Nueva España) y Arte de la lengua de Michoacan copiada por el muy Reverendo padre fray Maturino Gylberti (1558 – en lengua tarasca). También el cuarto taller de imprenta en México fue abierto, entre 1577 y 1579, por el italiano Antonio Ricciardi, conocido como Ricardo, natural de Turín, llamado por los jesuitas, que en 1583 pasó a Lima (Perú) donde introdujo la imprenta.

Del Siglo de Oro mexicano hay que destacar la obra, entre el 1590 y 1599, del ingeniero italiano Juan Bautista Antonelli, agregado al ejército español, que llegó a Veracruz para informar del estado del fuerte de San Juan de Ulúa, que no había resistido el ataque de los buques del pirata John Hawkhins. En 8 años revisó y reconstruyó el fuerte y proyectó un camino de Veracruz a México por la vía de Orizaba. En la Historia de la Cultura en México de García Rivas se subraya que “De este proyecto trazó un mapa de 30 por 45 centímetros a escala de 1: 37.000, ejecutado a seis colores, que es al parecer el primer mapa de un camino en el Nuevo Mundo. El proyecto durmió más de 300 años, pero al realizar la actual carretera en 1930 siguió fundamentalmente los trazos de ese mapa del año 1590”5.

En el siglo XVII se destaca la figura del jesuita florentino Orazio Carocci, que publicó un diccionario náhuatl-castellano y en 1645 el Compendio de la lengua mexicana. Otros personajes de gran relevancia fueron el príncipe Ettore Pignatelli (V Duque de Monteleón y VII Marqués del Valle de Oaxaca desde 1635 hasta 1653), el veneciano Francisco Barbarigo (que figuró entre los descubridores y primeros pobladores de Coahuila y en 1688 pasó con los indios tlaxcaltecas al Nuevo Reino de León, donde se dedicó a la minería), los que llegaron con el capitán Alonso de León, fundador del Reino de Nuevo León, el arquitecto Vincenzo Barroccio Scagliola (que trabajó en el Palacio Nacional de la Ciudad de México y luego construyó la catedral de Valladolid, la actual Morelia) y el doctor calabrés Juan Francisco Gemelli Careri (que escribió Viaje alrededor del mundo en el tomo de Viaje a la Nueva España, 1698-1709).

Por lo tanto, la primera aparición de los italianos en México es la de los conquistadores, de los capitanes de fortuna y la de emigrantes altamente profesionales, pero no se puede olvidar la presencia de los misioneros de varias órdenes religiosas. La orden donde más destacaron los italianos fue la de San Ignacio, especialmente en los siglos XVII y XVIII y en los territorios de Sonora. El gran misionero del Norte de México fue el padre jesuita Eusebio Francisco Kino (1645-1711) de Segno en el Valle di Non (Trentino). El misionero de la Alta Pimería, fue nombrado Rector de las Misiones y Cartógrafo Real de la California. Gran evagelizador y conocedor del desierto, a él se atribuye la compilación del mapa del Nuevo Reyno de la Nueva Navarra con sus confinantes otros Reynos del 1710, donde se señalan todos los pueblos cristianos de Indios, los reales de minas, las estancias y los ranchos, los presidios de ciudades antiguas y los poblados de Indios6. Con los viajes de Kino, se reconfirma definitivamente la peninsularidad de California, antes considerada por los navegantes como una isla. Existen varias estatuas en honor del cartógrafo, cosmógrafo, geógrafo y matemático en Washington, Tucson, Tijuana, Segno, Trento y en el pueblo que lleva su nombre: Magdalena de Kino.

Con los jesuitas7 y, después del decreto de expulsión del rey Carlos III en 1767, con los franciscanos, se acabó el proceso de penetración europea en el Estado de Sonora, empezado por los conquistadores seguidos por los mineros en busca de oro.

También en el siglo XVIII la presencia de los italianos sigue siendo la de doctores, de botánicos, de arquitectos militares, de literatos, de dueños de minas y, al final del siglo, de artesanos altamente especializados. Debemos a la Revolución francesa, a la ejecución de Luis XVI (21 de enero de 1793) y a la sucesiva declaración de guerra entre Francia y España el tener una lista de italianos residentes en la Nueva España en 1795.Y eso porque después de la paz de Aranjuez (22 de mayo de 1795) se dio la Real Orden “para remitir a estos reinos los franceses expulsos de esos dominios […]. Que sólo se toleren aquellos franceses que por las averiguaciones hechas y las que incesantemente deberá hacerse de la conducta de éstos, y aún de todo extranjero sin domicilio y con él, conforme a las leyes resulten de buena opinión y fama”8. El Virrey de la Nueva España, Marqués de Branciforte, giró disposiciones para que se ejecutara la Real Orden y así se redactaron también algunas listas de los extranjeros, y entre ellos de los italianos, que vivian en Ciudad de México y en la provincia. Es la segunda lista, después del Diccionario autobiográfico de Conquistadores y Pobladores, que nos da la oportunidad de conocer los nombres de los italianos que vivieron en México en el período colonial. En esta lista fueron censados 35 avecinados en la capital del virreinato y 3 en la provincia que trabajaban como sastres, relojeros, fonderos, vinateros, peluqueros, maestros de danza, cocineros etc. que llegaban de todas partes de Italia; muchos eran del Norte (18 genoveses, 6 piamonteses, 4 milaneses, 4 sardos, 3 romanos, 2 florentinos, 1 veneciano)9.

Después de esta lista se tiene que esperar hasta el 1856 para conocer otros datos cuantitativos del fenómeno migratorio italiano en el país mesoamericano. Datos recogidos por el Cónsul General Raffaele Benzi, enviado extraordinario del Reino de Cerdeña para subscribir el primer Tratado de Amistad, navegación y comercio con los Estados Unidos Mexicanos. Sin embargo, desde 1825, barcos piamonteses llegaban de vez en cuando a los puertos mexicanos de Veracruz (donde en 1848 se abrió el primer consulado piamontés), Tampico y Ciudad del Carmen pero las relaciones no eran muy satisfactorias por lo que el Ministro de Asuntos Exteriores Cavour decidió estipular un tratado que reglamentara las competencia consulares sardas en México10. El cónsul Benzi firmó, en nombre del rey de Cerdeña, Víctor Manuel II, el tratado del 1° de agosto de 1855 que se envió a Turín para su ratificación. En la espera, mientras estallaban luchas cruentas entre conservadores y liberales, el cónsul logró recoger numerosos datos sobre los italianos residentes en México que envió al presidente del Consiglio del Parlamento Subalpino, Camillo Benso, conde de Cavour, y que fueron publicados en el Boletín Oficial del Reino Sardo en 185611.

Los liberales que tomaron el poder en México convocaron de inmediato a los colonos. Ferrocarriles y colonos eran la fórmula de un seguro progreso nacional. Con decreto del 10 de mayo de 1856 se estableció el proyecto de establecer cuatro colonias entre Xalapa y Veracruz, pero por diversas razones se llevó a cabos sólo lo de una “Colonia Modelo” de Papantla con inmigrantes italianos para mostrar “una colonia-modelo que tenga por objeto hacer palpables las ventajas de la inmigración en la República”12. Dos años después, el 3 ed junio de 1858, llegó a Tecolutla el barco Sunderland, zarpado e Génova con 232 emigrantes genoveses y lombardos13.

En este momento se abre un segundo período de la emigración hacia México, lo de la emigración de los colonos que iban a México para trabajar sus tierras, ya no como conquistadores, aventureros o trabajadores ‘profesionistas’14. Pero es el comienzo de “toda una historia de fraudes y engaño”. Los italianos llegaron a Tecolutla en plena guerra civil (Guerra de Tres Años o de Reforma), abandonados por los mexicanos, porque sospechaban que eran mercenarios traídos para apoyar la causa liberal, en una tierra estéril que carecía de infraestructuras e infestada por el paludismo. Muchos de ellos murieron vencidos por el trópico. Fue un fracaso. Afortunadamente se trasladaron al rancho de El Cristo, entre Gutierrez Zamora y Papantla, donde las tierras eran más aptas a la agricultura. “Sembraron maíz para la polenta; se dedicaron con éxito a la cría del ganado; supieron aprovechar la principal riqueza de la región: la vainilla”15 y triunfaron en un lugar que en el año 1981 el “Veracruz Económico” describe como “el más hermoso espectáculo agrícola que puede verse en México”.

El fracaso de la “Colonia Modelo” de Papantla no perjudicó las relaciones diplomáticas entre la República mexicana y el recién nacido Reino de Italia, pero congeló los proyectos de colonización italiana, proyectos que volvieron a tomar fuerza bajo el gobierno del general Manuel González (1880-1884). El plan de colonización promovido por el ministro de Fomento, don Carlos Pacheco, no podía no tener en cuenta las indicaciones de su encargado de negocio en la corte de Roma, E. Velasco, el cual comunicó, después de haber visitado varias regiones del centro y sur de Italia y haber conocido las costumbres y los hábitos de sus habitantes (habla de mafia en Sicilia y de camorra en Nápoles), “que es incuestionable en sus rasgos generales, la poca conveniencia de la inmigración italiana en México”16. Se refería sobre todo a la Italia del Sur. Pero él mismo señaló también que la población de jornaleros de Lombardía se hallaba en estado de miseria, enferma de pellagra (absorción habitual de maíz averiado), que vivía en tugurios infectos, con salarios insuficientes y ocasionales derivados de contractos leoninos, víctima de la usura, concluyendo: “Aún entonces se debe poner como condición que los inmigrantes serán del Norte de Italia, es decir, piamonteses, lombardos o ligures”. Pero luego del fracaso de la experiencia con genoveses y piamonteses de la colonia modelo, se buscaron colonos provenientes sobre todo del Tirol meridional y que fueran agricultores comprobados17. El gobierno mexicano les prometió lotes de terrenos en varias colonias que variaban de diez a quince hectáreas. Si pensamos que en el Trentino (Tirol Meridional) un focus (núcleo familiar ampliado de tipo patriarcal) podía contar apenas con una hectárea y media de terreno cultivable para sobrevivir18, se entiende porque después de una propaganda de seis meses 45 familias de Trentinos se agregaron a otras 58 familias de Mantua, de Milán, de Belluno y de la zona de Valdobbiadene (Alto Véneto), un total de 431 individuos, de los que 259 eran mayores de doce años, y 39 con menos de dos años19. Llegaron a Veracruz con el vapor Atlántico el 19 de octubre de 1881 y luego fueron trasladados a la Colonia Manuel González, cercana de Huatusco. Los descendientes de los colonos habitan hoy en la Colonia, en Huatusco, Córdoba, Orizaba, Veracruz, Xalapa y en muchas poblaciones por donde pasa el tren del Istmo.20 En el segundo barco, el Casus, llegó toda clases de personas, la mayoría del Sur Italia, que ya vagaban sin trabajo en Nueva York. Fueron trasladados en la colonia Barreto en el estado de Morelos, pero fue un fracaso. En el terzer barco, el vapor Messico, legaron a Veracruz, el 24 febrero 1882, 1,513 colonos de la Alta Italia y del Tirol (Trentino) que fueron distribuido en las colonias de La Ascensión o Colonia Aldana (en los linderos del D.F.; desapareció en 1908), de Mazatepec o Carlos Pacheco (Puebla; en 1908 quedaban sólo 47 italianos), otra vez Barreto o Porfirio Díaz (Morelos; en 1908 quedaban sólo 31 italianos) y Ciudad de Maíz o Díez Gutiérrez (San Luis de Potosì; en 1908 había sólo 139 italianos) donde todavía quedan algunas familias (muchas se fueron después a San Antonio, Texas)21. El 25 de septiembre de 1882, llegó en el vapor Atlántico la última partida de estos colonos que eran parte de un inmenso proyecto. Eran 605 y fueron trasladados a la colonia de Chipilo, que será la de más duración y fama22.

En 1902, el cavaliere Egisto Rossi –Comisario de la Emigración en misión–, hombre sumamente inteligente, visita de parte del gobierno italiano las colonias italianas que existen en México veinte años después de haber sido fundadas. Ofrece una descripción detallada de cada una de ellas y esboza un juicio complexivo que resulta sumamente aleccionador. Hay que citarlo al pie de la letra: “De todo lo que he venido exponiendo creo que se deduce que la tentativa de colonización italiana hecha por el gobierno mexicano en los años 1881-1883 estuvo lejos de ser un éxito. Baste decir que de los 2581 emigrantes que desembarcaron en aquel tiempo en Veracruz y que venían destinados para estas colonias, hoy, veinte años después, no quedan más que 1041 y que este número está hecho en gran parte no con gente de las familias originales, sino de los descendientes nacidos en el lugar. Y de las 22,468 hectáreas que el gobierno adquirió para la fundación y el desarrollo de estas colonias solamente una porción muy raquítica, o sea, unas 3,000 hectáreas se encuentran efectivamente en posesión de ellas”23.

El proyecto del presidente Manuel González y del ministro de Fomento Carlos Pacheco había previsto unos 200,000 inmigrantes italianos y su modelo era curiosamente la “República Oriental del Uruguay”. En la correspondencia diplomática de aquellos años hay todo un estudio de lo que se hace en Montevideo para atraer a los colonos italianos: no hay agentes especiales de emigración, como sí los hay para la Argentina, pero los cónsules y vicecónsules tratan para obtener que el mayor número posible de emigrantes italianos se dirija a Montevideo y han alcanzado un resultado verdaderamente halagador. Lo primero que han procurado hacer es dar a conocer a su país por medio de publicaciones que han puesto al alcance de los más pobres. Además procuran que los periódicos italianos de mayor circulación se ocupen del asunto. Para el transporte aprovechan las líneas de vapores establecidas para el Plata.

Uruguay era el verdadero modelo para México. En Montevideo existe un establecimiento central de inmigración que tiene por objeto proteger a los emigrantes que llegan al territorio de la república, proveerles de lo que necesitan por el momento y proporcionarles los informes que puedan hacerlos falta para obtener trabajo o una posición que mejore su suerte y fortuna. Se dice que esta Comisión de Inmigración nombrada por el gobierno ha funcionado con tal regularidad y empeño que habiendo llegado a Montevideo en los últimos años una cantidad anual de 16,000 emigrantes poco más o menos “no ha habido uno que se queje de no haber sido diligentemente atendido”. Y se añade: “A esto se debe que el Uruguay sea uno de los países de América más favorecidos por la inmigración italiana […]. Este aumento de población laboriosa e inteligente produjo un desarrollo rapidísimo del comercio, de las artes y de la industria en general”. Todo esto se dice a la Secretaría de Agricultura y Fomento de México “a fin de patentizar la conveniencia y posibilidad de obtener muy superiores ventajas en México empleando los mismos o análogos medios”24.

A pesar de estas recomendaciones basadas en modelo o paradigma del Uruguay la inmigración agrícola italiana a México se redujo a muy poca cosa, como se ha dicho. Durante años y años no se volvió a saber de los pocos colonos que habían logrado establecerse – “Cayeron como piedra en pozo” como dijo sabiamente un descendiente de inmigrantes véneto-trentinos, don Oscar Zuccolotto. Moisés González Navarro termina su libro sobre la colonización en México de 1877- 1910 con esta sentencia: “Así terminó oficialmente la gran ilusión del México independiente hasta la revolución: la colonización extranjera”25. Al cumplir los cien años los descendientes cobraron conciencia de su origen y muchos de ellos han visitado los pequeños pueblos de donde partieron sus antepasados. Ha sido un verdadero descubrimiento tanto para ellos como también para las autoridades de Trento, de Belluno y de Treviso que ni sabían de su existencia.

Acabado el proyecto Pacheco, en 1885 llegó a México Dante Cusi, nacido en Brescia en 1848 que, junto con Luis Brioschi, lombardo, se trasladó a Apatzingán (Michoacán) donde compró tierras baldías (terrenos nacionales incultos) y organizó dos grandes colonias agrícolas parecidas a las cooperativas agrícolas italianas: Hacienda Lombardía y Hacienda Nueva Italia26. “Por 40 años, éstas fueron el modelo de colonización agrícola en México; desafortunadamente fueron desmembradas en tiempo de la reforma agraria del Presidente Cárdenas”27.

Otro tipo de emigración a México fue lo de 35 mineros trentinos (de Brez – Valle di Non) que en 1890 se establecieron en Sierra Mojada (Coahuila) cerca de la ciudad de Chihuahua. Aunque varios de ellos regresaron a su pueblo en Trentino, sus descendientes viven en Ciudad de México, Guadalajara y en la misma Chihuahua28.

Caso particular fue lo de 1,000 trabajadores italianos que parece creían ir a trabajar a los ferrocarriles en Francia y que, de una vez, llegaron en 1900 a Veracruz a sueldo de una compañía norteamericana, la Empresa Ferrocarril Veracruz al Pacífico, destinados a la finca azucarera y cafetera de Motzorongo, sita en la jurisdicción de Córdoba. Sintiéndose engañados por los contratistas, cuando llegaron a Motzorongo no encontraron nada de lo prometido, y sobre todo, el clima les resultó insoportable. Así que regresaron a pie a Veracruz y empezaron la primera huelga en México en pleno periodo del porfiriato o del liberalismo más puro. Los italianos tienen el honor de haber introducido las huelgas en México. Después algunos regresaron a Italia, otros se fueron a los Estados Unidos o se dispersaron por todo el país29. Estos “braceros” y los colonos que llegaron en el segundo barco del proyecto Pacheco (Casus, del 27 de enero de 1882) aportaron a México los apellidos de la Italia del Sur que uno encuentra todavía, porque todos los demás apellidos de las colonias agrícolas son de la Alta Italia y del Tirol, según lo exigía la primera cláusula del contrato de colonización, que en todo ello seguía las indicaciones de E. Velasco30.

A pesar de la revolución mexicana y el renovado auge del nacionalismo31, y a pesar de las recomendaciones clarísimas del cavaliere Egisto Rossi, la colonización agrícola italiana de México comenzó otra vez en 1924 con una nueva forma: la cooperativa. El 7 de junio de 1924 llegó al puerto de la Veracruz el vapor Espagne con 300 individuos procedentes del Trentino.

“El Informador” del 19 de junio de 1924 anunciaba:
“En breve llegarán trescientos. Dos poderosas sociedades se han establecido – la Sociedad Italia Nuova para la colonización en Sinaloa y la Cooperativa de Emigración Agrícola San Cristóforo – para favorecer la corriente migratoria de Italia a México y favorecer preferentemente la explotación agrícola de la costa del Pacífico. La primera de dichas sociedades tiene adquiridos terrenos en Navolato, municipio del distrito de Culiacán, Sin., los que serán colonizados por doscientos inmigrantes italianos que salieron de Saint Nazaire con destino a Veracruz. La cooperativa de Emigración Agrícola San Cristóforo adquirió tierras en la hacienda de San Lorenzo de La Estanzuela en el Estado de Jalisco y a bordo del trasatlántico “Espagne” llegaron de Saint Nazaire 150 emigrantes todos ellos de la provincia italiana de Trento y conocedores de los trabajos agrícolas. Esta cooperativa es un modelo en su especie: sus estatutos fueron aprobados por el gobierno italiano y en ellos la parte principal la forma el trabajo de cada individuo, es decir, a más horas de trabajo y a mayor constancia corresponde mayor posibilidad de adquirir, y se dice que si alguno de los miembros de la cooperativa no cumple sus compromisos perderá todo derecho. Esta corriente de emigrantes italianos, peritos en agricultura, se intensificará poderosamente hasta lograr cifras de alta consideración y se considera que es la que conviene a México a todas luces”32.
También estos dos flujos, el de la Cooperativa agrícola di emigrazione S. Cristoforo y el de la INCISA, fracasaron en muy poco tiempo33. Algunos socios de la Cooperativa S. Cristoforo se fueron a las minas de Santa Rosalía y después intentaron pasar a Estados Unidos, pero se quedaron en Tijuana, donde hay todavía una numerosa colonia de italianos, que sigue siendo muy importante en la sociedad mexicana34.

La inmigración italiana a México desde entonces fue no más en grupos sino singular. Técnicos y administradores, enólogos, constructores, científicos, educadores, industriales, ganaderos italianos encontraron en México una tierra fértil cultural y económicamente. De ello han testimonio los marineros italianos que luego del ataque japonés a Pearl Harbour (el 7 de diciembre de 1941) y la declaración de guerra entre México e Italia (el 28 de mayo de 1942) fueron tomados presos, secuestradas sus naves que estaban en los puertos mexicanos, e internados en la fortaleza de Perote y que luego se establecieron en Guadalajara35.

La comunidad italiana actual en México es una comunidad consistente y organizada que está esparcida por todo el territorio, goza de estructuras culturales y sociales (Istituto Italiano di Cultura, Dante Alighieri, Casas de Italia, Círculos de emigrados). Tiene una excelente revista llamada “Punto d’Incontro” (3,500 ejemplares cada dos meses) dirigida por Giovanni Capirossi y Paolo Pagliai. La comunidad italiana goza de muy buena fama en la sociedad mexicana. Los antiguos colonos descubren poco a poco sus raíces y ya no tienen temor al nacionalismo mexicano que parecía estar contra todo lo extranjero. México, en efecto, como la mayor parte de los países, descubre que su formación social está constituida por una gran variedad de etnías y naciones que forman un tejido multiforme que en realidad es una riqueza. Los descendientes de los pocos colonos italianos que llegaron son uno de esos hilos dentro del sarape mexicano del que hablaba el cineasta Eisenstein, porque hoy ya es un lugar común decir que hay “Many Mexicos”, como lo postulaba L. B. Simpson muchos años atrás36. Los descendientes de los colonos italianos son una porción muy pequeña, pero están todavía allí y poco a poco cobran conciencia de su identidad e historia sin renegar de su pertenencia a la nación que acogió a sus antepasados.
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

De los italianos en México Desde los “conquistadores” hasta los socios de la Cooperativa de emigración agrícola “San Cristoforo” (1924) Renzo Tommasi José Benigno Zilli Mánica iconCompetencia: Caracterizar los principales hechos históricos del mundo...

De los italianos en México Desde los “conquistadores” hasta los socios de la Cooperativa de emigración agrícola “San Cristoforo” (1924) Renzo Tommasi José Benigno Zilli Mánica iconEl presente volumen trata del período de transición señalando el...

De los italianos en México Desde los “conquistadores” hasta los socios de la Cooperativa de emigración agrícola “San Cristoforo” (1924) Renzo Tommasi José Benigno Zilli Mánica iconDesde los últimos años del siglo III a. C. hasta el final de la República,...

De los italianos en México Desde los “conquistadores” hasta los socios de la Cooperativa de emigración agrícola “San Cristoforo” (1924) Renzo Tommasi José Benigno Zilli Mánica icon«la huelga como primera manifestación de los derechos colectivos...

De los italianos en México Desde los “conquistadores” hasta los socios de la Cooperativa de emigración agrícola “San Cristoforo” (1924) Renzo Tommasi José Benigno Zilli Mánica iconSalidas los sábados desde Madrid con un mínimo de 10 personas desde...

De los italianos en México Desde los “conquistadores” hasta los socios de la Cooperativa de emigración agrícola “San Cristoforo” (1924) Renzo Tommasi José Benigno Zilli Mánica iconSocios de la Cooperativa Rural Alfa, fundada en 1938 Foto: Enviado especial / Graciela Calabrese

De los italianos en México Desde los “conquistadores” hasta los socios de la Cooperativa de emigración agrícola “San Cristoforo” (1924) Renzo Tommasi José Benigno Zilli Mánica iconLa narrativa desde los años 70 hasta nuestros díAS

De los italianos en México Desde los “conquistadores” hasta los socios de la Cooperativa de emigración agrícola “San Cristoforo” (1924) Renzo Tommasi José Benigno Zilli Mánica iconLiteratura medieval I (Desde los orígenes hasta el siglo XIV)

De los italianos en México Desde los “conquistadores” hasta los socios de la Cooperativa de emigración agrícola “San Cristoforo” (1924) Renzo Tommasi José Benigno Zilli Mánica iconLiteratura medieval I (Desde los orígenes hasta el siglo XIV)

De los italianos en México Desde los “conquistadores” hasta los socios de la Cooperativa de emigración agrícola “San Cristoforo” (1924) Renzo Tommasi José Benigno Zilli Mánica iconEs un largo periodo de tiempo que comprende desde la aparición de...






© 2015
contactos
h.exam-10.com