Las lenguas de españA. El bilingüismo






descargar 54.91 Kb.
títuloLas lenguas de españA. El bilingüismo
fecha de publicación14.06.2015
tamaño54.91 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Literatura > Documentos
LAS LENGUAS DE ESPAÑA. EL BILINGÜISMO

INTRODUCCIÓN
Aunque los estudios sobre el bilingüismo son recientes, su presencia en nuestra cultura es muy antigua. Cuando los romanos trajeron el latín se encontraron con lenguas autóctonas que no desaparecieron en un día, sino que convivieron en situación de bilingüismo con el latín durante un tiempo más bien largo. Lo mismo ocurrió en Al-Ándalus con el árabe que, antes de su desaparición, convivió durante siglos con la lengua romance andaluza.

En la actualidad, España es uno de tantos países que presentan una situación de bilingüismo: el español como lengua común, el catalán, valenciano, balear, gallego y euskera como lenguas habladas y enseñadas en sus respectivas comunidades. Todo ello supone una gran riqueza cultural para nuestra sociedad.

El bilingüismo no es más que uno de los fenómenos lingüísticos que se generan cuando dos lenguas están en contacto. La ciencia que estudia el bilingüismo se llama Sociolingüística.

LENGUAS EN CONTACTO

Relación entre las lenguas

No todas las lenguas tienen relación con todas las otras lenguas, pero todas las lenguas sí tienen relación con alguna otra lengua. Los motivos son muy variados: vecindad, invasión militar, emigración, comercio, prestigio cultural, etc. Cuando dos o más lenguas entran en contacto se producen varios fenómenos lingüísticos y diversas situaciones sociolingüísticas.

Fenómenos producidos por las lenguas en contacto
a. Importación de elementos de una lengua

Se trata de fenómenos como el sustrato (influencia de una lengua desaparecida en la lengua invasora como las lenguas prerromanas hispanas sobre el latín), o el superestrato (influencia de una lengua invasora en la lengua invadida que, no obstante, prevalece sobre la anterior como por ejemplo algunas lenguas indígenas americanas que, aunque han resistido al español sin embargo han sido influidas por él).

Normalmente una lengua importa elementos léxicos de otra, aunque no siempre. Podemos distinguir tres tipos principales:

-Extranjerismo: es la incorporación de una palabra extranjera sin ningún tipo de adaptación, como por ejemplo software o tifosi.

-Préstamo léxico: se coge prestado una palabra de otro idioma pero adaptándola a la fonética y morfología propias; normalmente el préstamo léxico viene a rellenar la ausencia de una palabra autóctona y, con el tiempo, se incorporan con normalidad al idioma. Es el caso de palabras como tomate (indigenismo) o fútbol (anglicismo).

-Calco semántico: en este caso no se toma prestado el lexema de otra lengua sino que se incorpora uno de los significados de una palabra de otro idioma a la palabra equivalente en la lengua receptora. Por ejemplo,

a la palabra española ratón se le ha incorporado un significado nuevo („dispositivo para el ordenador que se maneja con la mano‟) que procede de la palabra equivalente en inglés, mouse.

b. Convergencia e interferencia

Se trata de conceptos importantes para entender el fenómeno del contacto de lenguas y del bilingüismo. La existencia de una no excluye la otra, pueden darse ambas.

Se llama convergencia al influjo de una lengua sobre otra sin que se produzca ninguna transgresión en ninguno de los elementos del sistema de la lengua receptora (fonética, morfosintaxis, semántica). Así, por ejemplo, decir agur en vez de adiós, al despedirse de un amigo, no quebranta ninguna norma de la gramática española.

Ejemplos de interferencia

Del inglés al español: “Términos de uso” (< Terms of service; „Condiciones de uso‟); “Cliente corporativo” (< Corporate clients; „Empresas‟).

Del francés al español: “Jugar un papel” (< jouer son rôle; „Desempeñar un papel‟)

Del vasco al español (en zonas bilingües): sustitución del subjuntivo por el condicional: “Si tendría dinero, me compraría un coche”.

Del catalán al español (en zonas bilingües): concordancia en número del SN con el verbo haber: “Habían varios vecinos en el rellano”.

Al contrario, la interferencia se refiere al influjo de una lengua sobre otra con transgresión del sistema de la lengua receptora. Podemos distinguir tres clases de interferencia.

Interferencia fonética: cambio en los sonidos, por ejemplo, los catalanoparlantes al hablar en castellano abren o cierran excesivamente la e y la o de acuerdo con su sistema fonético transgrediendo el del castellano.

Interferencia morfológica: cambio en la forma de las palabras como se percibe en la tendencia de los españoles a añadir una -s a los plurales italianos, aplicando la norma del plural español: spaghettis en vez de spaghetti que ya es plural.

Interferencia léxica: cambio en el significado, muchas veces por comodidad: en Cataluña, los emigrantes de habla española utilizan el verbo plegar con el significado de la lengua catalana („acción de interrumpir momentáneamente el trabajo para continuarlo después‟) que no tiene en castellano („hacer pliegues en una cosa, doblar‟).

c. Intercambio de códigos

Uno de los fenómenos que se producen en las lenguas en contacto y en el bilingüismo es el intercambio de códigos, esto es, la utilización de estructuras o palabras de dos lenguas en un solo discurso, en una misma frase. Un buen ejemplo de este fenómeno es el conocido como spanglish.

CLASES DE BILINGÜISMO

Existen dos tipos básicos de bilingüismo: individual y social

a. Bilingüismo individual

Se produce cuando un solo individuo habla y entiende suficientemente dos idiomas tanto oralmente como por escrito.

b. Bilingüismo social

Llamamos así al bilingüismo de una sociedad en la que se hablan dos lenguas o más. De acuerdo con esto la mayor parte de los países del mundo son bilingües, aunque no en todos los casos es igual. Podemos distinguir varias situaciones:

• Situación A: en un país hay dos lenguas correspondientes a dos grupos humanos diferentes, que hablan cada uno la suya. Unos cuantos individuos bilingües se encargan de la comunicación entre ambos grupos. Por ejemplo, durante el descubrimiento de América nativos y españoles hablaban cada uno su lengua, pero existía una serie de traductores bilingües que establecían la relación entre ambos.

• Situación B: todos los hablantes son bilingüe como en China donde hablan el mandarín como lengua común además del dialecto propio de cada zona.

• Situación C: consiste en que en un país hay dos grupos lingüísticos, uno es monolingüe y el otro bilingüe. En España hay un grupo monolingüe en aquellas zonas donde se habla solo castellano y otras zonas bilingües con una variada distribución social de las dos lenguas. Esta es la situación en Cataluña, Galicia, País Vasco, Comunidad Valenciana y las Islas Baleares.

c. La diglosa

Se trata de una de las variantes del bilingüismo que se refiere al distinto papel que ambas lenguas representan en el grupo social que las utiliza así como el ámbito en que lo hacen. La diglosia analiza el uso desequilibrado de dos lenguas en una comunidad bilingüe. La situación más corriente en la diglosia es que una de las lenguas se utiliza como vehículo de cultura (educación, comercio, organismos oficiales, medios de comunicación, literatura) mientras la otra se utiliza en el ambiente familiar, en fiestas populares, entre amigos.

Antes de la Constitución de 1978, El euskera se reservaba principalmente a algunos ambientes familiares, rurales, en actividades de ocio, etc. y apenas se usaba en la educación o en los medios de comunicación porque se utilizaba el castellano. Actualmente el País Vasco, en su relación con el castellano, ya no es diglósico, sino que tiende a ser bilingüe.

Los rasgos que definen la diglosia son la función de la lengua (familiar o social), su prestigio social, su herencia literaria, su forma de adquisición (materna o en la escuela) o la existencia de gramática, diccionario…

LAS LENGUAS DE ESPAÑA

Ahora, por primera vez, de manera efectiva, en la historia de España, la lengua de Galicia, País Vasco, Cataluña, Valencia y las Islas Baleares han sido reconocidas como cooficiales con el castellano y llevadas a las escuelas. Todo ha sido obra de la Constitución de 1978 que dice en su artículo 3º: “El castellano es la lengua española oficial del estado… y las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas comunidades autónomas”. Cada Comunidad Autónoma ha iniciado la normalización lingüística a través de programas educativos que combinen el estudio de la lengua materna con el del castellano. Esta nueva situación convertirá a dichas Comunidades en bilingües.

EL CATALÁN

El catalán es la lengua propia de Cataluña y, junto al castellano, es lengua oficial. El catalán también es la lengua de una extensa área del este del Estado español (las Islas Baleares, el País Valenciano y una parte de Aragón -la Franja de Poniente-), de Andorra (donde es la única lengua oficial), del sur de Francia (la llamada

Catalunya Nord) y de la ciudad italiana de L'Alguer. En conjunto, la lengua catalana se habla en un territorio de 68.000 km² donde viven casi 13,5 millones de personas. De éstas, se estima que más de 9 millones son capaces de hablarla, mientras que la pueden entender 11 millones
Variantes

El catalán se puede dividir en dos grandes zonas: dialecto occidental y oriental. En el occidental se distingue el catalán noroccidental y el meridional (que limita y se confunde con el valenciano); en el oriental podemos diferenciar el septentrional (Rosellon en el sur de Francia y zona pirenaica), catalán central y el balear. Además encontramos el aranés, una variante del occitano hablada en el Valle de Arán, y el alguerés (en la ciudad de Alguer).

Historia

El catalán es una de las lenguas románicas o neolatinas formadas a raíz de la disolución del latín, entre los siglos VIII y X, en los territorios del Imperio Carolingio que formaban los condados de la Marca Hispánica. Los primeros textos escritos en catalán que se conocen son fragmentos de la versión catalana del Forum Iudicum y un sermonario conocido como Les Homilies d'Organyà, los dos del siglo XII. Durante los Siglos de Oro el catalán vivió una etapa de decadencia en cuanto a la literatura culta, pero se mantuvo en la legislación y la Administración así como en lengua popular. Esta situación cambia hacia la segunda mitad del siglo XIX con la Renaixença, un movimiento político y cultural que devuelve el catalán a la categoría literaria. A comienzos del siglo XX, el catalanismo político reivindica la enseñanza del catalán y el uso de la lengua en la administración, lo cual posibilita la creación de la normativa moderna gracias, sobre todo, a la tarea del filólogo Pompeu Fabra. Durante la dictadura franquista (1939-1975), fue objeto de persecución sistemática, pero perduró como lengua de transmisión familiar hasta que, con la recuperación de las libertades democráticas, se devuelve la dignidad al catalán y se normaliza su uso en escuelas, medios de comunicación, mundo económico e industrias culturales.

La situación del valenciano

El valenciano comparte muchos rasgos lingüísticos con el catalán, pero el Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana reconoce al valenciano su cooficialidad. Existe una agria polémica en torno a su consideración como lengua independiente o como variante del catalán.

Rasgos lingüísticos:

-Sistema vocálico tónico de siete vocales con /e/ y /o/ abiertas y cerradas.

-Pérdida de las vocales finales átonas: sort, port...

-Conservación de F- latina: fil (hijo).

-Conservación de los grupos iniciales PL, FL, KL: plorar (llorar), flama (llama),

-Palatalización de la L inicial: lluna, llibre (libro)...

-Grafía ny para el sonido ñ: Catalunya.

-Artículo+posesivo+sustantivo: la meu mare.

EL GALLEGO

El gallego también es una lengua neolatina cuyo origen y desarrollo viene condicionado, especialmente, por su aislamiento geográfico. Se calcula que hablan gallego unos tres millones de personas repartidas entre la Comunidad de Galicia, principalmente, y las zonas limítrofes de las Asturias, León y Zamora así como la enorme cantidad de emigrantes gallegos repartidos por el mundo.

Variedades

La distribución de variantes más aceptada distingue tres grandes bloques: bloque occidental, bloque central y bloque oriental. Este último engloba las zonas asturiana, leonesa y zamorana.

Historia

Durante la Edad Media la lengua era el gallego-portugués pues aún no estaban diferenciados ambos sistemas. Los primeros testimonios datan del siglo XII y durante la Edad Media el gallego-portugués se convirtió en la lengua por excelencia de la poesía lírica. A partir del siglo XVI y hasta el siglo XIX (período conocido como los séculos escuros) su uso queda reducido al ámbito familiar, pese a los esfuerzos del Padre Martín Sarmiento. Desde el siglo XIX resurge en los niveles cultos y escritos gracias a un movimiento conocido como Rexurdimento que inspira la obra en gallego de Rosalía de Castro. Durante el primer tercio del siglo XX se producen importantes avances en el desarrollo del gallego como la creación de la Real Academia Galega en 1906 o su reconocimiento como lengua oficial en el Estatuto de 1936. Ilustran esta trayectoria, además, autores como Castelao. Como ocurre con otras lenguas, el período franquista supone un retroceso en este desarrollo hasta que la Constitución y el Estatuto de Autonomía (1981) traen un impulso de normalización de la lengua gallega. Con todo, el gallego se supo mantenerse vivo en el ámbito rural.

Rasgos lingüísticos

-Sistema vocálico de siete vocales con /e/, /o/ abiertas y cerradas.

-Evolución de los diptongos latinos AU>ou; AI>ei: ALTERUM>outro (otro), FECTUM>feito.

-Conservación de la F inicial: falar (hablar).

-Transformación de PL-,FL-, CL- en el sonido palatal /ch/: chuvia

-Evolución del grupo latino –KT->it: NOCTE>noite; LACTE>leite.

-Diminituvo en –iño, -iña: camiño.

-Contracciones de preposición+artículo: dos (de los).

VASCO O EUSKERA

Se trata de la única lengua del estado que no proviene del latín sino que ya existía antes de la llegada de los romanos. No se sabe a ciencia cierta el origen del vasco aunque se le ha emparentado con lenguas del Cáucaso y del norte de África. Según datos de 2006 hablan vasco unas 850.000 mil personas a las que hay que unir alrededor de medio millón que lo entienden aunque no lo hablan.

Considerada por la Unesco como lengua en peligro de extinción debido a la presencia del castellano y el francés, el euskera se distribuye por las tres provincias del País Vasco y Navarra así como por el Departamento francés de los Pirineos Atlánticos (conocido como País Vasco francés).

Variedades

El vasco presenta una fuerte fragmentación debido a factores geográficos aunque se puede dividir, al menos, en cinco zonas lingüística. No obstante, ha experimentado un proceso de normativización con una gramática, una ortografía y un diccionario unificado que ha dado como resultado el euskara batua.

Historia

Como vimos el vasco es una lengua prerromana. Aparte de algunas inscripciones funerarias de época romana, sus primeros testimonios escritos se encuentran en las Glosas emilianenses del siglo X. El primer libro impreso en vasco, Linguae Vasconum Primitiae, data de 1545. Se han establecidos varias etapas en la historia del vasco:

Euskera medieval: desarrollado entre los siglos XI-XV, se centra principalmente en fuentes documentales monásticas.

Euskera clásico: entre los siglos XVI-XVIII se desarrolla la literatura en euskera principalmente.

Euskera moderno: poco a poco el euskera va perdiendo fuerza en territorio francés y en Navarra. No obstante se producen

Euskera batúa: a partir de 1968 se produce una unificación del idioma adoptando una serie de normas en busca de un euskera literario unificado, también llamado euskera batúa.

Rasgos lingüísticos

-Sistema vocálico de cinco vocales.

-Posposición del artículo: etxea („la casa‟).

-Orden inverso de las palabras en la oración con respecto al castellano: Gernikako arbola („De Guernica el arbol‟), sujeto+objeto+verbo.

-Existencia de un sujeto ergativo que va con verbos transitivos y termina en –k: nik („yo‟ con verbos transitivos) frente a ni („yo‟ con verbos intransitivos).

-Fuerte presencia de léxico de origen latino o castellano.


 Castellano

El castellano, dialecto románico surgido en Castilla, nació en una franja montañosa tardíamente romanizada con fuertes raíces prerrománicas (Burgos, Oviedo, Iria, Flavia, Amaya, Pamplona), en la cual se desarrollaron algunos de los condados y reinos medievales españoles.

La modalidad idiomática navarro-aragonesa, utilizada en el lugar en donde influían tres reinos (Castilla, Navarra y Aragón), dio origen en el siglo X, a los primeros documentos peninsulares en una lengua romance: las Glosas emilianenses y las Glosas silenses. Del año 1042 datan las primeras jarchas escritas en romance castellano, aunque con caracteres árabes o hebreos. Como dice Menéndez Pidal “la base del idioma es el latín vulgar, propagado en España desde finales del siglo III a.C., que se impulsó a las lenguas ibéricas”. De este substrato ibérico procede una serie de elementos léxicos como: “cervesia”- cerveza; “braca” - braga; “camisia” - camisa, lancea-lanza.

.

La lengua árabe fue decisiva en la configuración de las lenguas de España, el castellano entre ellas, pues los árabes asentaron su dominio en la península durante ocho siglos. Durante tan larga estancia hubo muchos momentos de convivencia y entendimiento. De su organización social y política se aceptaron la función y la denominación de atalayas o, alcaldes, almacenes y alguaciles. Aprendieron a contar y a medir con ceros, de sus sastres, de sus albañiles que construían zaguanes, alcantarillas y azoteas, y a cultivar diferentes frutas y verduras. No podía entenderse correctamente la evolución de la lengua y de la cultura de la península sin conceder a la influencia del árabe el que le corresponde.

El castellano medieval : el nombre de la lengua procede de la tierra de castillos que la configuro, Castilla, y antes del siglo X no puede hablarse de ella. Por entonces existían cuatro grandes dominios lingüísticos en la península que pueden fijarse por el comportamiento de la vocal breve y tónica latina o en sílaba interior de palabra como la “o” de “portam” que diptongo “ue” en castellano.

(Puerta, uo en el leonés y en el aragonés, ua en el mozárabe). En términos generales se mantuvo la “o” del latín (porta) en la lengua del extremo occidental, el galaico portugués, y en el catalán del extremo oriental, que ejercería su influencia posterior por las tierras mediterráneas, fruto de la expansión política.

El castellano fue tan innovador en la evolución del latín como lo fueron los habitantes de Castilla en lo político. A esta época pertenecen las glosas silenses y las glosas emilianenses, del siglo X, que son anotaciones en romance a los textos en latín: contienen palabras y construcciones que no se entendían ya. Las primeras se escribieron en el monasterio de Silos, donde para aclarar el texto de un penitencial puede leerse “quod: por ke”, “ignorante: non sapiendo”; las emilianenses se escriben en el monasterio de San Millan de la Cogolla.

En el sur, bajo dominio árabe, las comunidades cristianas hablaban mozárabe heredado de la época anterior a la conquista musulmana. En esta lengua se escriben algunos de los primeros poemas líricos romances: las jarchas (composiciones escritas en alfabeto árabe o hebreo, pero que transcritas corresponden a una lengua arábigo-andaluza). El primer paso para convertir el castellano en la lengua oficial del reino de Castilla y León lo dio en el siglo XIII Alfonso X, que mando componer en romance, y no en latín, las grandes obras históricas, astronómicas y legales.

La publicación de la primera gramática castellana de Elio Antonio de Nebrija en 1500 y de la toma de Granada por los Reyes Católicos, establece la fecha inicial de la segunda gran etapa de conformación y consolidación del idioma. A estos momentos correspondió la expansión de Castilla, por lo tanto el contacto con otras culturas. El castellano consiguió consolidarse como lengua dominante frente a otros dialectos peninsulares al llevarse a cabo la unidad política de Castilla y Aragón y ser ésta la lengua de los documentos legales, de la política exterior y la que llego a América de la mano de la gran empresa realizada por la Corona de Castilla. Los intelectuales del momento se dedicaron a sistematizar la lengua, analizarla y divulgarla. Lo demuestra la publicación del gran Diccionario de Alcalá, obra de la Universidad Complutense creada por Cisneros; la aparición de la Minerva de Francisco Sánchez de las Brozas, conocido por El Brocense, que es una gramática normativa y descriptiva, la publicación del Tesoro de la lengua castellana o española (1611) de Sebastián de Covarrubias, primer diccionario de la lengua, que contiene cuanta información histórica y sincrónica había disponible en el momento de su publicación.

En Francia, Italia, Inglaterra se editaban gramáticas y diccionarios para aprender español, que fue la lengua diplomática hasta la primera mitad del siglo XVIII. En esta etapa de la lengua se llegó al esplendor literario que representaban los autores del Siglo de Oro. El léxico incorpora palabras originarias del italiano (los nombres de la métrica y perceptiva literaria, palabras relacionadas con las bellas artes), los americanismos ofrecen una lista de palabras procedentes del quechua y el guaraní y que designan realidades que en Europa no se conocían ( huracán, sabana, maíz, caribe, colibrí, caníbal, cacique, enagua), de la familia de las lenguas “náhuatl” habladas por los nahuas, se incorporan hule, chocolate, tomate, cacao, petate y aguacate.

En el año 1713 se fundó la Real Academia Española. Su primera tarea fue la de fijar el idioma y sancionar los cambios que habían introducido los hablantes a lo largo de los siglos, siguiendo unos criterios de autoridad. En esta época ya había finalizado el cambio fonético y morfológico y el sistema verbal.

Coincidiendo con otro momento de esplendor literario, el primer tercio del siglo XX, aparecieron las nuevas modificaciones gramaticales que hoy aun están en proceso de asentamiento. De ellas cabe citar: la reducción del paradigma verbal en sus

formas compuestos de indicativo y subjuntivo, la sustitución de los futuros por perífrasis verbales (tengo que ir-ire), la práctica desaparición del subjuntivo, la reduplicación de los pronombres átonos en muchas estructuras oracionales y con los verbos de significación pasiva, que están desarrollando una conjugación en voz media como en le debo dinero a María; la posposición casi sistemática de los calificativos, la reducción de los relativos, prácticamente limitados a “que” y “quien” en la lengua hablada. Junto a ello, la irrupción continua de neologismos, que nombran innovaciones técnicas y avances científicos, tiene dos momentos: los anteriores a la mitad del siglo XX, que contiene raíces clásicas como termómetro, televisión, átomo, neurovegetativo, psicoanálisis, morfema, y los neologismos apenas castellanizados, siglas y calcos del inglés y fruto de la difusión que de ellos hacen las revistas especializadas, la publicidad o la prensa.  
LOS DIALECTOS HISTÓRICOS

Por razones sociohistóricas, la extensión y el prestigio del castellano redujeron las posibilidades de expansión y desarrollo del leonés y el aragonés, dos dialectos derivados del latín vulgar.

Actualmente, los dialectos históricos constituyen un conjunto de hablas que se utilizan en territorios donde la lengua general es el castellano. Las fronteras, imprecisas en algunas zonas, del leonés con el gallego y del aragonés con el catalán determinan una gran influencia de estas lenguas en todos los niveles lingüísticos.
1.1. El leonés:

El leonés, formado por un conjunto de variedades románicas, se extiende por Asturias, centro y oeste de Santander, norte y oeste de León, oeste de Zamora y Salamanca y norte de Cáceres. Se considera que las hablas del dialecto asturiano, llamado bable, son las de mayor coherencia y vitalidad.

Características del leonés:

• Conservación de la f- inicial latina o aspiración de este sonido, que puede

Pronunciarse como /x/: fema,jembra (< femina), fariña yjanna (< farina).

• Cierre de las vocales -e, -o en posición final de palabra: /e/ > /í/(estí) ; /o/ > /u/:cuerpu.

• La evolución de la /l/ latina sola o agrupada con otros sonidos ha tenido resultados diversos: luna > lluna, chuna; mullere > muyer; flamma > chama.
1.2. El aragonés:

El aragonés se halla constituido por un conjunto de hablas que carecen de unidad y cuya extensión se reduce a los valles pirenaicos.

Características del aragonés

• Mantenimiento de la f- inicial latina en algunas zonas: fariña.

• Evolución del grupo /kt/ > /iV, /t/:_(feito, feto)

• Conservación de los grupos iniciales /pl-/, /kl-/ y /fl-/: clama (llamar), plan (llano),flama (llama).


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Las lenguas de españA. El bilingüismo iconTema 14. Las lenguas de españA. El bilingüismo

Las lenguas de españA. El bilingüismo iconTema Las lenguas de España. El bilingüismo

Las lenguas de españA. El bilingüismo iconOrigen y desarrollo del castellano y de las demás lenguas peninsulares....

Las lenguas de españA. El bilingüismo iconTema las lenguas de españA

Las lenguas de españA. El bilingüismo iconLa mayoría de las lenguas de Europa y Asia meridional (más de 150 lenguas)

Las lenguas de españA. El bilingüismo icon2008 Año Internacional de las Lenguas Maternas / Suplemento Cultural en Lenguas Originarias

Las lenguas de españA. El bilingüismo iconUnidad 12: Origen y evolución del castellano. El bilingüismo. Variedades del español en España

Las lenguas de españA. El bilingüismo iconNacionalismos y Lenguas en España

Las lenguas de españA. El bilingüismo iconLenguas y dialectos de España. El español en el mundo

Las lenguas de españA. El bilingüismo iconPolémica en torno a español o castellano
«correcto» denominar a una de las lenguas hablada en España, en Hispanoamérica, en Guinea Ecuatorial y en otras zonas hispanohablantes...






© 2015
contactos
h.exam-10.com