Tema la segunda república. La constitución de 1931. Política de reformas y realizaciones culturales. Reacciones antidemocráticas






descargar 111.18 Kb.
títuloTema la segunda república. La constitución de 1931. Política de reformas y realizaciones culturales. Reacciones antidemocráticas
página1/4
fecha de publicación12.06.2015
tamaño111.18 Kb.
tipoDocumentos
h.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4

I.E.S. Las Cumbres. Dpto. de Ciencias Sociales. Geografía e Historia.

Historia de España. Profesor: Juan Manuel Pan Huertas.

Curso 2014/15 E- Mail: cuantofaltapaquetoque@gmail.com


TEMA 9. LA SEGUNDA REPÚBLICA. LA CONSTITUCIÓN DE 1931. POLÍTICA DE REFORMAS Y REALIZACIONES CULTURALES. REACCIONES ANTIDEMOCRÁTICAS.

1. Introducción.

2. La proclamación de la II República.

3. Etapas, condicionamientos y conflictos de la II República:

3.1. El gobierno provisional. La Constitución de 1931.

A) El bienio progresista o Reformista (1931-1933) La reforma del ejército.

B) El problema religioso.

C) La Reforma agraria.

D) La Reforma del estado centralista. Las autonomías.

E) Reformas sociales y educativas.

3.2 El bienio conservador (Noviembre 1933-Febrero 1936)

A) El gobierno radical (Los inicios 1933-1934)

B) La Revolución de 1934.

C) El final del bienio derechista (1934-1936)

4. Las elecciones de 1936 y el frente popular.

5. Realizaciones políticas, sociales y educativas en la II República.

6. Andalucía y el movimiento político cultural regionalista: Blas Infante.

1.- INTRODUCCIÓN:

Contexto histórico:

En los años 1930, el creciente descontento de los alemanes hizo que Adolf Hitler tomara el control del país en 1933 con un apoyo de la población sin precedentes. Alemania dejó de lado la República de Weimar y se convirtió en un Estado totalitario al igual que la Italia de Benito Mussolini y la URSS de Yosef Stalin.

Alemania se desarrolla nuevamente, la economía se relanza con el impulso que le da la industria y la inversión del Estado en infraestructuras.

El Imperio Japonés se consolidaba en Asia, afectando los intereses de Europa y EE.UU., especialmente en el Pacífico. Japón crea un «Imperio títere» en China bajo el nombre de Manchukuo.

Gran Bretaña mantuvo su sistema político prácticamente inalterable, al contrario que Francia, que no logró consolidar una organización político-social fuerte. Rusia, que entre tanto se había transformado en la URSS, fue escenario de hambrunas endémicas, represión política y la Gran Purga.

El colapso de la República y la Guerra Civil Española desangró a España, la convirtió en un Estado totalitario y sirvió de preámbulo a la gran guerra que estaba por venir en el continente. La situación en el resto del mundo no sufrió alteraciones considerables. En EE. UU. El presidente Franklin Delano Roosevelt lideró la recuperación económica del país tras la crisis provocada por la gran depresión de 1929.

FIN DE LA MONARQUÍA. EL GOBIERNO PROVISIONAL

Las causas del fin de la monarquía van desde su desprestigio por ampararse en un dictador, la torpeza de Berenguer y Aznar en intentar rescatar el turnismo, que se acabaran los éxitos de la dictadura tras la crisis de 1929, u otras más generales como que se mantienen las fuertes desigualdades, a pesar del desarrollo industrial. Hay que sumar también la acción del Pacto de San Sebastián, que en agosto de 1930 reunió a tres fuerzas principales para realizar un futuro cambio para la república. Se añaden los regionalistas, los constitucionalistas –monárquicos pero reticentes con la monarquía-; republicanos históricos y el partido socialista. En el pacto había dos líneas de acción, la revolucionaria (ejemplo, le fracasado pronunciamiento de Jaca de 1930) y la política (campañas de prensa contra la monarquía). En las municipales del 12 de abril de 1931, ante un clima de incertidumbre y limpieza por parte del gobierno que confiaba ganar, acaban ganando los partidos no monárquicos en las capitales de provincias –zonas no controladas por los caciques-.

Esto hace que las elecciones se tomen como un plebiscito contra la monarquía. El día 13, al conocerse los resultados, la gente salía a la calle para manifestarse a favor de la República. El día 14 se proclama la república en Madrid, Barcelona y otras provincias, en medio de un ambiente festivo. El conde de Romanones, ministro de Estado, recomendó a Alfonso XIII abandonar España. Cuando el general Sanjurjo, jefe de la guardia civil, hizo saber que sus hombres no lucharían por la monarquía, el rey se exilia. Un gobierno provisional, presidido por el conservador Niceto Alcalá-Zamora, con representantes de las diversas tendencias de la coalición republicano-socialista (menos carlistas, PNV, anarquistas y comunistas), y se pone manos a la obra a transformar el Estado. La situación internacional no podía ser más desfavorable, la crisis económica de 1929 y la depresión de los años 30 provocaron un ambiente hostil entre las naciones. La ascensión del fascismo y nazismo provocaron también una desestabilización de las democracias. La crisis económica, por su parte, también afectó a España lo que hizo aún más difícil enfrentar las necesarias reformas en las estructuras del país. Ante la implantación de la República, los grandes poderes económicos (terratenientes, industriales, financieros) retiraron sus fondos de la Bolsa, redujeron los préstamos y créditos, hundiendo el sistema financiero.

El primer conflicto serio fue contra la Iglesia Católica. Un sector de obispos siguiendo instrucciones del Vaticano esperaron y acataron el nuevo régimen, pero otros, encabezados por el cardenal Segura, arzobispo de Toledo, mostró una actitud beligerante, elogiando en un artículo a Alfonso XIII y las relaciones Estado-Iglesia durante la monarquía («Cuando los enemigos del reinado de Jesucristo avanzan resueltamente, ningún católico puede permanecer inactivo»). El gobierno ordenó la expulsión de Segura. En este contexto en mayo hubo quema de conventos y otros centros religiosos en Madrid, Cádiz, Sevilla, Málaga... por parte de la extrema izquierda.

2.- LA PROCLAMACIÓN DE LA REPÚBLICA.

La Segunda República es uno de los momentos clave de la historia contemporánea española. El proyecto de democratización y modernización que se abre en 1931, y que tantas esperanzas despertó en amplias capas de la población española, concluyó con una cruenta guerra civil. El debate sobre las razones de ese fracaso histórico sigue siendo uno de los elementos clave de la historiografía española.

En su transcurso, la tensión social fue en continuo aumento hasta acabar en julio de 1936, en la sublevación militar que dio origen a la Guerra Civil, una tragedia que ha marcado de manera rotunda el devenir histórico de España.

Las elecciones municipales celebradas el 12 de abril habían supuesto un giro en la situación política. El voto urbano, significaba un rotundo rechazo de la Monarquía. Aunque en las primeras horas parecía que el Gobierno encajaría el golpe y esperaría a las futuras elecciones legislativas a partir de la tarde del día siguiente, 13 de abril, los acontecimientos se precipitaron. Las calles de las principales ciudades se llenaban de manifestantes, mientras el Comité Revolucionario permanecía a la expectativa sin saber cuál sería la actitud del Gobierno. En éste ya se habían producido las primeras reacciones: Berenguer, ministro de la Guerra, ordenaba a los Gobernadores Militares, aceptar el resultado de las elecciones <>, Romanones convencía a sus colegas de que la caída de la Monarquía era irreversible, y De La Cierva proponía resistir, pero ningún otro Ministro le apoyaba.

A las siete de la mañana del 14 de abril, la República era proclamada en Eibar (Guipúzcoa). En las horas siguientes, la población comenzó a salir a las calles, y la República fue proclamándose en Valencia, Sevilla, Oviedo y Zaragoza. También a primera hora de la mañana Romanones recomendó al Rey la salida del país, aceptada por Alfonso XIII. Mientras se hacían los preparativos para partir, el general Sanjurjo, Director General de la Guardia Civil, se puso a las órdenes del Comité republicano. Al atardecer, cuando ya L. Companys había proclamado la República en Barcelona, los miembros del Comité llegaron a la Puerta del Sol, donde tomaron posesión del Gobierno del país y proclamaron la República. Alfonso XIII partió hacia Cartagena, donde embarcó rumbo a Marsella. Su familia lo haría al día siguiente, bajo protección del recién formado Gobierno republicano.

3. ETAPAS, CONDICIONAMIENTOS Y CONFLICTOS DE LA REPÚBLICA

3.1- EL GOBIERNO PROVISIONAL.LA CONSTITUCIÓN DE 1931.

El 14 de abril de 1931, constituido el Comité Revolucionario en Gobierno Provisional, se proclama la II República, en medio de grandes manifestaciones populares de adhesión, con una prensa mayoritariamente republicana, en la que ABC y El Debate constituyen la excepción. La composición del Ejecutivo responde a la unión de fuerzas políticas del Pacto de San Sebastián. Es un Gobierno de concentración republicana con la presidencia de Niceto Alcalá Zamora (Derecha liberal Republicana) e integrado por Fernando de los Ríos (PSOE), Justicia; Alejandro Lerroux (Partido Republicano Radical), Estado; Manuel Azaña (Acción Republicana), Guerra; Francisco Largo Caballero (PSOE), Trabajo; Marcelino Domingo (Partido Republicano Radical-Socialista), Instrucción Pública; e Indalecio Prieto (PSOE), Hacienda, Casares Quiroga ( ORGA) y Nicolau d'Olwer.( Republicano catalana). Fuera de la coalición quedaban la derecha monárquica, los nacionalistas vascos y el obrerismo más radical (comunistas y anarquistas).

No era un gobierno revolucionario; la mayoría eran hombres de clase media conscientes de la necesidad de modernizar el país, pero partidarios de hacerlo por la vía democrática y legal. Todos asumieron como función prioritaria asentar República hasta el momento de poder convocar Cortes Constituyentes.

El Gobierno Provisional era consciente de:

a) Al asumir el poder sin haber mediado elecciones legislativas previas, desconocía el respaldo real del pueblo a cada una de las fuerzas que lo componías. Para hacer frente a este problema se tuvieron que convocar Elecciones Constituyentes.

b) Que era necesario consolidar urgentemente la naciente República, ante la presión social que demandaba soluciones inmediatas a los problemas. Estos problemas graves eran, además, estructurales e históricos, y generados durante siglos (el religioso, el de la propiedad agraria la reforma del ejército, la reforma educativa y el regional).

Siguiendo lo acordado en el Pacto de San Sebastián, el Gobierno Provisional convocó Elecciones a Cortes Constituyentes para el día 28 de junio. Paralelamente emprendió con premura reformas cuyo inicio no podía esperar al debate constitucional. Una serie de Decretos Ministeriales pusieron en marcha un proyecto de reforma agraria ( Decreto de laboreo forzoso que obligaba a los propietarios a tener las tierras cultivadas y el decreto de términos municipales que obligaba a los propietarios a contratar preferentemente a los jornaleros y braceros del propio término municipal), la reforma del ejército(Conseguir un ejército moderno y eficaz , reduciendo el excesivo número de oficiales y establecer la primacía del poder civil; Decreto de retiros, que ofrecía a los oficiales el retiro voluntario y conservar su sueldo íntegro, Se abolió la ley de Jurisdicciones de 1906)y el inicio de negociaciones con catalanes y vascos para pactar una solución autonómica.

La nueva República tuvo que enfrentarse pronto a una serie de conflictos sociales (huelgas en Sevilla, Asturias, Barcelona,...), a la creciente animadversión de empresarios y propietarios agrícolas y a la oposición de parte de la jerarquía católica. (Conflicto con el cardenal Segura, arzobispo de Toledo por la emisión de una carta pastoral donde se ensalzaba a Alfonso XIII y se criticaba la proclamación de la República, y por parte de la prensa conservadora, ABC y El debate , periódico afín a Acción Católica).

  • LA CONSTITUCIÓN DE 1931.

Finalmente, el 28 de junio de 1931, tuvieron lugar las elecciones a Cortes Constituyentes en un ambiente de relativa tranquilidad. Poco antes de la convocatoria de las elecciones que modificaba la ley electoral de 1907 con el que se pretendía acabar con las prácticas del sistema caciquil. Las urnas dieron una clara mayoría de la coalición republicano-socialista. La nueva Constitución, aprobada en diciembre de 1931, reflejó las ideas de esta mayoría. Estos son sus principales rasgos:

Abiertas las Cortes el 14 de julio de 1931 bajo la presidencia del socialista Julián Besteiro, se encomendó a una comisión de juristas encabezada por Ossorio Gallardo que elaborase un anteproyecto de Constitución. En poco tiempo ese anteproyecto estuvo ultimado y se pasó a una Comisión Constitucional de las Cortes compuesta por representantes de todos los grupos parlamentarios: 5 del P.S.O.E.; 3 del Partido Radical; 2 del Partido Radical-Socialista, Acción República y Esquerra Republicana de Cataluña; y 1 de ORGA, Asociación al Servicio de la República y Partidos Federal, Nacionalista Vasco, Progresista y Agrario. Al frente de ellos estuvo otro ilustre jurista, el profesor Jiménez de Asúa, perteneciente al grupo socialista.

Si en la elaboración del proyecto constitucional había reinado la concordia, no fue así en los debates en el plenario, donde los votos particulares de las minorías generaron encendidas discusiones. Quizás la más importante y virulenta de todas fue la relativa a la cuestión de libertad religiosa que, al no ser aceptada por las fuerzas conservadoras, provocó la retirada de las mismas del debate constituyente e incluso la dimisión del Presidente Alcalá Zamora, un hombre de profundas convicciones religiosas.

Así, con la ausencia de los diputados de la derecha más conservadora –89 en total –, con 368 votos a favor y ninguno en contra, la Constitución republicana fue aprobada el 9 de diciembre de 1931.

El texto constitucional reflejó los avances políticos que se habían realizado tras la Primera Guerra Mundial, tiene influencia de la Constitución alemana, la austriaca, mexicana y otras.

En el artículo 1º se da la definición de España como una “República democrática de trabajadores”, donde se aprecia claramente la influencia del Partido Socialista, pero que se matizó con la expresión “de toda clase”, introducida posteriormente por Alcalá Zamora en el debate y que fue aceptada con el propósito de alcanzar el máximo consenso en algo tan importante como la definición del Estado. Contenía una amplia declaración de derechos y libertades.

Otro concepto clave de la Constitución es el de la soberanía, apenas mencionada en el brevísimo preámbulo al texto constitucional, acaso por no poner el adjetivo nacional que podría incomodar a los catalanistas. En cambio en el propio Artículo Primero se dice que todos los poderes de la República “emanan del pueblo”, en lo que sí se puede interpretar como una manera de entender que esa soberanía reside en el pueblo.

La mayor novedad consistió en la solución del problema “regional”, así el Artículo 1º definía a España como un “Estado integral”, elaborando un concepto nuevo que en realidad era un compromiso entre los partidarios del federalismo y del unitarismo. El título primero de la Constitución dibuja la posibilidad de que varias provincias se constituyan en región autónoma, con un sistema de competencias propias, otras compartidas con el gobierno central y otras exclusivas de éste. El tema de las Autonomías y sus Estatutos fue, después del religioso el más debatido. Más a su vez, debe observarse que en ningún momento aparece el término nacionalidad, sino provincias o regiones y que, reconociéndose la oficialidad del castellano para todo el Estado, se contempla la variedad lingüística como una realidad que deberá ser regulada por leyes posteriores.

Cuando la Constitución fue aprobada ya se había elaborado y aprobado por Referéndum masivo el Estatuto Catalán, que preveía una autonomía superior a la que después permitió la Constitución. También se habían iniciado los procesos para la aprobación de los Estatutos de Euskadi y Galicia, que no tendrán vigencia hasta iniciada la Guerra Civil.

La declaración de derechos. Es más amplia que cualquiera de las anteriores Constituciones. Se recogen también las libertades de asociación política y sindical y la mayoría de edad a los veintitrés años, tanto para los hombres como para mujeres; la república se convertía así en uno de los primeros países en reconocer el sufragio universal femenino.

En la parte relativa a familia, economía y cultura se recogían los principios más modernos y democráticos. El matrimonio civil y basado en la igualdad de los cónyuges y la aprobación del divorcio, obligaciones de los padres hacia los hijos, lo mismo que con los hijos ilegítimos, cuya distinción discriminatoria desaparecía, etc.

La cultura aparece como función primordial del Estado, que debe extenderla a toda la población por encima de las diferencias económicas de los individuos, respetando la libertad total de los enseñantes, estableciendo una educación primaria obligatoria y gratuita.

En toda la regulación de derechos es evidente la influencia socialista.
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Tema la segunda república. La constitución de 1931. Política de reformas y realizaciones culturales. Reacciones antidemocráticas iconTema La Segunda República. La Constitución de 1931. Política de reformas...

Tema la segunda república. La constitución de 1931. Política de reformas y realizaciones culturales. Reacciones antidemocráticas iconTema La Segunda República (1931-1936)

Tema la segunda república. La constitución de 1931. Política de reformas y realizaciones culturales. Reacciones antidemocráticas iconLa Segunda República 1931-1936

Tema la segunda república. La constitución de 1931. Política de reformas y realizaciones culturales. Reacciones antidemocráticas iconSegunda república española (1931-1936)

Tema la segunda república. La constitución de 1931. Política de reformas y realizaciones culturales. Reacciones antidemocráticas iconComentarios de Texto – segunda república (1931-1936)

Tema la segunda república. La constitución de 1931. Política de reformas y realizaciones culturales. Reacciones antidemocráticas iconConstitucion politica de la republica de honduras de 1982

Tema la segunda república. La constitución de 1931. Política de reformas y realizaciones culturales. Reacciones antidemocráticas iconTema 10. La II república española (1931-1936)

Tema la segunda república. La constitución de 1931. Política de reformas y realizaciones culturales. Reacciones antidemocráticas iconReformas modernizadoras y reacciones sociales

Tema la segunda república. La constitución de 1931. Política de reformas y realizaciones culturales. Reacciones antidemocráticas iconTema 14. La crisis del estado liberal, la segunda república y la guerra civil

Tema la segunda república. La constitución de 1931. Política de reformas y realizaciones culturales. Reacciones antidemocráticas iconHistoria de españa tema 14: La crisis del Estado Liberal, la Segunda República y la Guerra Civil






© 2015
contactos
h.exam-10.com